El derecho a la vivienda

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 21-01-2011 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/viviendadigna.jpg 

 

La constitución española declara la vivienda como un derecho. La constitución dice “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos".

A pesar de este artículo los poderes públicos nunca han legislado nada en este sentido excepto, quizá, las leyes de vivienda protegida. Sin embargo nunca ha habido una regulación específica en el sector ni se han hecho esfuerzos para regular los precios de una manera adecuada. Siempre ha primado más el concepto de vivienda como activo económico que como derecho.

 

Ahora parece que por primera vez una administración española, el gobierno vasco, quiere convertir este párrafo constitucional en una realidad. El anteproyecto de ley de la ley vasca de vivienda pretende que la vivienda se convierta en un derecho. Bien, esto es la declaración política, ahora hay que ver cómo se convierte esto en una realidad legal.

¿Cuáles son las ideas del gobierno vasco para convertir la vivienda en un derecho? Básicamente estas dos: La entrega de una vivienda en alquiler o ayuda similar a las personas en riesgo de exclusión social que no puedan acceder a una vivienda, y el cobro de un canon a las viviendas vacías.

Con estas propuestas el gobierno vasco cree que podrá hacer la vivienda más accesible a quienes no pueden acceder a ella, pero me gustaría analizar las dos propuestas y su conveniencia o no.

 

La entrega de una vivienda en alquiler o una renta para el alquiler no es algo totalmente nuevo. La renta de emancipación de 210 euros que cobran los jóvenes de ingresos menores a 22.000 euros existe desde hace años, y aunque no cubre la totalidad del coste de la vivienda como en la ley proyectada, sí representa una ayuda parcial. La deducción fiscal a la primera vivienda también es en cierta manera una ayuda a la vivienda, aunque con otro procedimiento. La novedad aquí radicaría en que el gobierno vasco se haría cargo, por lo que se entiende, del importe íntegro del alquiler o alquilaría él la casa.

Bien, si analizamos las dos medidas parciales que he comentado, la renta joven y la deducción por vivienda, podemos decir que ambas supusieron, en el momento del boom, un aumento de los costes de la vivienda. La deducción sirvió para hinchar la burbuja inmobiliaria, y la renta joven sirvió para que todos los pisos de alquiler para estudiantes subiesen de coste. Este dinero público sirvió para que promotores, constructoras y propietarios se enriqueciesen.

¿Qué consecuencias podría tener esta medida? Podría pasar que los pisos más baratos aumentasen de precio de alquiler, generando un sobrecoste para el estado. También habría que ver a cuantas personas afectaría. Según lo que se ha dicho las personas con rentas menores a 9.000 euros anuales (12.000 para familias de 2 miembros y 15.000 para las de tres) tendrían derecho a la vivienda. En principio parecen límites bajos, pero hay mucha gente parada y jubilados con rentas menores a esas (por lo menos fuera del país vasco).

 

Por otro lado la fijación de estos límites de renta puede generar problemas. Una persona que tenga ingresos de 8.500 euros anuales tendría derecho a una vivienda, pero el que gana 10.000 euros no. Esto generaría un desajuste, pues el que gana 10.000 posiblemente tenga que gastar más de la mitad de su renta en el alquiler de una vivienda, quedando en situación mucho peor que la otra persona.

Generar barreras económicas de este tipo tiene muchos problemas. Cuando Rajoy propuso en 2008 una exención del pago de IRPF a rentas menores a 15.000 euros me pareció un disparate por la misma razón, pues generaría que las rentas de 15.000 a 18.000 euros anuales estuviesen objetivamente peor que las primeras, y porque eso además generaría un “tapón” de sueldos en 14.900 euros anuales.

En este caso podría pasar algo similar en cuanto a la injusticia de la medida.

 

Respecto a la tasa a pagar por vivienda vacía la idea es la siguiente. Cuando la vivienda lleve más de dos años vacía se tendrá que pagar una tasa anual de 10 euros anuales por cada metro cuadrado (900 euros anuales para una vivienda de 90 metros cuadrados).

La idea, francamente, no me parece mal, y más en un entorno en que el impuesto de patrimonio ha desaparecido (yo preferiría recuperarlo y quizá suavizar algo esta tasa), sin embargo tiene problemáticas importantes. La más importante de todas es la dificultad de demostrar que una vivienda está vacía. Esto se suele saber por empadronamiento, pero en casos de una familia con dos pisos normalmente uno de los cónyuges se empadronaría en la casa vacía y evitaría la tasa. Ahí tenemos una forma muy fácil de evitar la tasa, aunque sí afectaría a personas y familias con muchas propiedades.

 

En mi opinión hay políticas mucho más efectivas de vivienda que podríamos usar. El Holanda, por ejemplo, quienes tienen muchos pisos en alquiler están sometidos a una regulación por la que el ayuntamiento fija los precios de un porcentaje alto de ellos (no sé si es un tercio). Los precios, por supuesto, son bajos, y eso empuja el precio libre hacia la baja.

No digo que las intenciones del gobierno vasco sean malas, todo lo contrario. Hay que comenzar de una vez a hacer políticas activas de acceso a la vivienda, pero creo que esta propuesta debe ser depurada, sobre todo la primera de ellas.

En cualquier caso es muy importante reducir el coste de la vivienda en España. En un contexto de bajada de costes laborales como este la única manera de que los ciudadanos no vean afectada su economía muy negativamente es esta reducción del coste en la vivienda. Si realmente hay que bajar sueldos para ser competitivos, ésta es la única solución para no esquilmar a la clase baja y la media.