LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Valencia,

La retirada de Carmen Alborch

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 04-10-2010 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/carmenalborch.jpg 

 

Hace un par de semanas Carmen Alborch, exministra de cultura y portavoz del grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Valencia, declaraba su intención de no repetir como candidata a Alcaldesa de Valencia por el PSPV. La decisión abrió un proceso de primarias en el PSPV local entre los candidatos Manuel Mata y Joan Calabuig, de las que el segundo ha salido vencedor.

 

La decisión, para mi, era esperada aunque no deseada. En estos momentos de desprestigio de la política Carmen Alborch era uno de esos pocos candidatos que te podían hacer coger una papeleta del partido socialista y meterla en una urna. Y digo esto aún reconociendo una realidad: Carmen no era una buena candidata para Alcaldesa de Valencia.

No, no está bien explicado, quiero puntualizar. Yo creo que Carmen Alborch hubiese sido una buena alcaldesa, pero creo que era una mala candidata y, por lo tanto, una mala política para presentarse a unas elecciones tan difíciles como estas.

Cuando escuchabas a Carmen daba una cierta sensación de desgana, como si le costase enfrentarse a un micrófono y tener que leer una declaración oficial. Sé sentía incómoda con estas cosas, con esta batalla política de gestos y eslóganes. No parece que le gustase la política, por lo menos esta política.

 

El candidatos anterior a ella, Rafael Rubio, era bastante mejor candidato para el PSPV. Rubio es un político disciplinado, serio, que sabía saltar a la yugular del equipo de gobierno municipal cuando convenía, sin excesos verbales demasiado demagógicos. Daba la sensación de ser un buen gestor, un hombre preocupado y trabajador. Sin embargo su defecto era su imagen sin carisma, de hombre gris. Un hándicap demasiado grande para enfrentarse a la todopoderosa Rita Barberá.

Actualmente Rubio hace una buena labor, dentro de sus posibilidades, en la diputación de Valencia enfrentándose al impresentable presidente de la diputación Alfonso Rus, macarra y garrulo donde los haya.

 

Recuerdo que en la elecciones de 2007 Rita Barberá le tenía un respeto casi reverencial a Carmen Alborch. No la criticaba abiertamente como suelen hacer los miembros del PP con cualquier candidato socialista. Barberá tenía todas las de ganar, eso es verdad, y quizá eso podía justificar la campaña respetuosa y de perfil bajo que hizo, sin embargo se notaba que había algo más.

Y Carmen Alborch hizo lo mismo con Barberá. Ni una descalificación fuera de tono ni una campaña volcada en el desprestigio de la alcaldesa. Una campaña con guante de seda, que fue muy limpia pero que, por la inercia de la realidad electoral de este país, era muy conveniente para Rita y muy perjudicial para Carmen.

Carmen no lo hizo así por nada en especial, lo hizo así porque ella no sabe hacerlo de otra manera. Para los militantes socialistas más acérrimos quizá eso fuese un problema, pero para alguien como yo era algo valorable. Claro, valorable si estuviésemos en la democracia limpia y normal en la que no estamos. ¿Es necesario cuando te enfrentas al PPCV hacerlo con sus mismas armas? ¿Debes mantener el respeto y el estilo en cualquier caso para no ser como ellos? Es el interminable debate de la política.

 

Para mí, en una elección entre Rita Baberá y Carmen Alborch la decisión estaba clara. Carmen tendrá la desgana y los hándicaps que se quiera, pero aún así la diferencia era enorme. Rita Barberá representa el populismo, el victimismo, el chovinismo estúpido y la incultura folklórica. Simplemente por el currículum de Carmen, por su estilo y sus preocupaciones personales, ya era mucho mejor candidata que la eterna Rita Barberá. Por mucho que le cantasen aquello de “Alborch, Alborch, a cada a descanasar” en referencia a lo que trasnochaba en algunas fiestas de entornos intelectuales hace algunos años, la diferencia con Rita Barberá era colosal, y no sólo de tamaño.

Ya veremos que nos trae el nuevo candidato socialista, Joan Calabuig, al que no conozco. Se enfrenta a una batalla perdida de antemano, y creo que él lo sabe. Su labor no es intentar ganar, algo que no hará, si no intentar recuperar terreno para enfrentarse en mejores condiciones en el futuro. Y sobre todo intentar presentarse ante la opinión pública como un hombre serio y razonable, buen gestor y, sobre todo, darle un enfoque distinto a esta ciudad que lleva demasiado tiempo mirándose al ombligo y generando proyectos megalomaniacos a costa de una deuda insoportable, en vez de preocuparse del bienestar y las necesidades más terrenales de sus vecinos.

 

FARMACIA DE GUARDIA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 30-01-2010 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/cruzfarmacia.jpg 

 

Me ha hecho mucha gracia ver que anuncian en la televisión una película de la antigua serie Farmacia de Guardia, que emitían hace años en antena 3. Tengo que reconocer que nunca vi esa serie, pero me parece estar viendo una serie parecida en nuestra querida comunidad Valenciana, tan pepera ella.

 

Cuando Camps fue a declarar ante el juez por el caso Gürtel, el honorable president dijo que no tenía facturas de los trajes porque los había pagado en metálico, como suele decir cualquier persona que no tiene alguna factura que necesita.

La cantidad de dinero era elevada, así que no parecía muy lógico eso de ir con centenares o miles de euros en los bolsillos a pagar trajes en una tienda. Pero Camps tenía una coartada magnífica. Su mujer es farmacéutica, y el dinero lo había sacado de la caja de la farmacia de la mujer, por la que habría pasado antes de ir a Milano y Forever Young.

¿Se puede sacar miles de euros de una farmacia de barrio? Tendré que hablar con algún chorizo, policía o farmacéutico para que me comente si esto es posible, porque a mi me parece muy difícil semejantes cajas en un día vendiendo frenadoles y aspirinas, aunque también es cierto que hay medicamentos muy caros.

 

Pues bien, una vez la independiente justicia Valenciana ha absuelto temporalmente a nuestro casi prejubilado president hasta nueva orden, la farmacia parece que se ha establecido como símbolo regional valenciano, adelantando por la izquierda (perdón, por la derecha) a símbolos tan queridos como la horchata o la naranja.

Hace unos días se descubrió que el nuevo y flamante secretario general de la comunidad valenciana, Antonio Clemente, sustituto del defenestrado Ricardo Costa, se había comprado un estupendo Jaguar.

También Costa había tenido algún problemilla con un cochazo, que creo recordar que estrelló, y por ese incidente se supo el tren de gasto que llevaba el señor que decía tener la cuenta bancaria con mil euros negativos. Pero caso de Clemente, que nunca ha sido tan osado al hablar de su cuenta bancaria, es algo diferente. Clemente se compró el Jaguar con intermediación del Bigotes, que parece que le consiguió un descuento de 3.000 euros, habiendo grabaciones en el sumario del caso Gürtel sobre esta cuestión.

 

Claro, con el Bigotes por medio ya sabes que cosas normales, es decir, legales no te vas a encontrar. Y por eso los periodistas le preguntaron a Clemente si el Jaguar lo había pagado él, o en cambio era un regalo del vivaz y presuntamente corrupto empresario. Clemente respondió  que el coche se lo había comprado él, ¿Cómo? ¿Con su sueldo de diputado? No, con su sueldo de Farmacéutico.

Siempre se ha dicho que los farmacéuticos eran bastante conservadores, sobre todo en los pueblos. Debe ser verdad, pues parece que el PP está lleno de ellos. Cuando estuve el la facultad un par de años estuve recibiendo clase en el aulario de la facultad de farmacia de la universidad de Valencia. Se ve que por allí repartían carnets del PP, pero ante mi despiste habitual no me debí dar cuenta.

 

Y ante este estado de las cosas no podía faltar el bufón del reino, el presidente de la diputación de Valencia Alfonso Rus. El payaso de Rus, que no pierde segundo en la vida para hacer el ridículo delante de un micrófono, dijo que el descuento que le consiguió el Bigotes a Clemente era una mierda, y que él le hubiese conseguido uno mucho mayor.

A Rus, propietario de un Ferrari con el que va a los mítines y que incomprensiblemente es capaz de conducir cuando difícilmente llegará a los pedales, esto del Jaguar le parecía cosas de pobres con mal gusto.

 

Como no hay mal que por bien no venga, esto de convertir la farmacia en un símbolo Valenciano me parece bien. Con tanto debate sobre los símbolos religiosos y los crucifijos en colegios y centros públicos, ¿Qué mejor que sustituir los crucifijos por la cruces verdes de la farmacia en los colegios valencianos? Es un símbolo universal que todos podemos aceptar, católicos o no.

Hace unos días fue fiesta en Valencia capital, al ser San Vicente Mártir. Siempre he oído que es fiesta sólo en la capital, “de cruces para dentro” reza la expresión. Es que en Valencia, caballeros, pasa todo de cruces para dentro.

JORGE ALARTE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 23-08-2009 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Alarte.jpg 

La verdad es que tiene cara de buena persona

 

El otro día en el blog amigo Ulises 3000, que administra uno de nuestros lectores, Nicolás Mengual, estuvimos debatiendo sobre la posible moción de censura en la alcaldía de Benidorm que el PSPV de ese municipio quiere llevar a cabo con la ayuda de un tránsfuga del PP.

La polémica surgía porque el secretario general de los Socialistas Valencianos, Jorge Alarte, ha prohibido a sus compañeros de Benidorm llevar a cabo ninguna moción de censura con ningún tránsfuga, en cumplimiento del pacto antitransfuguismo que el PP y el PSOE tienen firmado. Los socialistas de Benidorm, por el contrario, quieren realizar la moción de censura, seguramente influenciados por el pasado de Benidorm, en el que una moción de censura apoyada por un tránsfuga del PSPV dio la alcaldía a Eduardo Zaplana, iniciando así la fulgurante carrera política de este señor.

 

He hablado muchas veces sobre el PP de la comunidad Valenciana, pero creo que casi nunca del PSPV, y me gustaría hacerlo ahora analizando la figura de su nuevo y flamante secretario general, Jorge Alarte, que lleva poco menos de un año en el cargo.

Jorge Alarte es un hombre joven, alcalde del municipio de Alaquás hasta hace unos días, en el que ha ganado las tres últimas elecciones municipales con mayoría absoluta. Llegó a la secretaría general después de unas ajustadísimas primarias en las que venció por un estrecho margen al alcalde de Morella, Ximo Puig.

Políticamente, Alarte representa en Valencia lo que representó Zapatero a nivel nacional en el año 2001. Juventud, nueva gente y centrismo. De hecho, Alarte era el candidato preferido por Ferraz. Sin embargo aquí lo más importante son las características exclusivamente valencianas que representa Alarte.

La propuesta de Jorge Alarte para Valencia representa una aceptación tácita de ciertas políticas del PP que, según esta percepción de la realidad en nuestra comunidad, la sociedad Valenciana ha interiorizado. Un ejemplo de esto es la propuesta de cambio de la denominación tradicional del partido, que Alarte quería cambiar de Partido Socialista del País Valenciano a Partido socialista de la Comunidad Valenciana, algo que finalmente no prosperó prevaleciendo el arraigo a su denominación histórica.

Otra de las cosas que Alarte ha aceptado es la política de grandes eventos del PP, algo que había sido criticado por anteriores liderazgos y que ahora se considera un error táctico el haberlo hecho.

También es destacable otro punto de la nueva política del PSPV, que es la aceptación de que la sociedad Valenciana es victimista y, por lo tanto, hay que actuar en consecuencia, y conviene ponerse detrás de aquellas pancartas reivindicativas de inversiones, traspasos de competencias, conflictos interregionales, etc. Que no supongan una contradicción con la política del PSOE a nivel nacional y con las decisiones del gobierno de Madrid.

 

Como veis, la propuesta política de Alarte es pura táctica. Os voy aponer un ejemplo del viernes pasado, que creo que es muy ilustrativo.

El PSOE de la ciudad de Valencia tiene interpuesto un recurso sobre el cambio de uso de la parcela que contendrá al futuro estadio de Mestalla. Los socialistas entienden que no cumple los planes de ordenación urbana, y consideran que el ayuntamiento ha realizado un trato de favor al Valencia C.F, perjudicando a la ciudad.

Pues bien, Jorge Alarte fue el viernes pasado a suscribir acciones del Valencia C.F. El consejo de administración del Valencia organiza actos mediáticos en la suscripción de acciones por parte de personalidades importantes, y ahí se enmarcó la suscripción de Alarte, en la que hizo declaraciones a los medios. En esa declaración, Alarte anunció la retirada del recurso por parte del PSOE de Valencia, como forma de apoyo al Valencia C.F. en este momento que tanto lo necesita.

¿Por qué anuncia Alarte esto? Sencillamente porque piensa que la política del PP de trato de favor al Valencia C.F da buenos resultados electorales, y la contraria (que es la que ha defendido el PSPV hasta hoy) no. Como veis, no es una cuestión de principios políticos, sino pura táctica.

 

En el caso de la alcaldía de Benidorm, que he comentado antes, sí que estoy de acuerdo con Alarte. El PSPV debe ser respetuoso con el pacto antitransfuguismo por mucho que el PP no lo sea. El PSPV debe ser honrado y competir con armas honrada, por mucho que sus rivales no lo sean. Me parece fundamental que un partido sea ético. Si el PSPV piensa ganar al PPCV siendo igual de aprovechado y “sucio”, no va a ganar las elecciones en la vida, porque no habrá motivo alguno para votar al PSPV y no al PP.

Y ahí es donde no entiendo la política de Alarte en el resto de frentes. ¿Qué se pretende imitando la política del PP? Hay una ley de la política que dice que si un partido imita a otro, no ganará nunca, puesto que la sociedad siempre va a preferir al original que a la copia. Si Alarte piensa que por imitar al PP en ciertas facetas, por aceptar de facto este vicitimismo enfermizo que parece asolar esta tierra, por coger aquellas partes del discurso del PP que son populares, sean adecuadas o no; en definitiva, si piensa que por eso va a conseguir que aquellos que dicen que los socialistas son unos “catalanistas”, unos “traidores”, que quieren hundir Valencia, etc. Le voten, Alarte se está equivocando gravemente.

Hay gente que no te va a votar nunca, y eso es lo primero que se debe tener claro cuando se dirige un partido político. Y, en consecuencia, orientar tu política a los que sí te pueden votar, a los descontentos, a los que piensan que esta comunidad está dirigida por unas personas que se creen que esto es su cortijo, a los que desean un modelo distinto de sociedad, a los que creen que la política es algo más honesto que lo que nuestros actuales dirigentes creen.

 

A pesar de que Alarte no es santo de mi devoción, creo que merece una oportunidad. Pero también creo que debe crear una política original, y no una copia barnizada de la política del PP. Alarte parece que le quiere dar un toque de ética a la política Valenciana, quiere mostrarse como un dirigente que lucha contra la corrupción y que quiere darle un contenido moral a la acción política. Eso es bueno, y es un camino que el PSPV debe realizar, pero no debe ser el único.

Los contenidos políticos son importantes, los partidos tienen un componente de ideas, en este caso de ideas socialdemócratas, que hay que intentar aplicar. Y Alarte tiene una asignatura pendiente en ese punto.

 

INVERSIONES DALPORT

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 20-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Dalport.jpg 

 

Hace algo más de un mes la empresa Inversiones Dalport S.A compró casi el 50% de las acciones del Valencia C.F a sus hasta entonces principales accionistas. Digo comprar, aunque lo que hizo Dalport fue realmente un simulacro de compra, puesto que no ha pagado las acciones y hay serias dudas de que lo vaya a hacer.

Al día siguiente el ex presidente del Valencia Vicente Soriano, designado representante de Dalport, habló de una gran operación de 500 millones de euros para sanear el Valencia, sin dar demasiadas explicaciones. Dijo que en pocos días el presidente de Dalport aparecería en Valencia para dar una rueda de prensa, y esperando nos quedamos.

 

Como suele pasar en el mundo del futbol, mundo dado poco al raciocinio, la lógica y el pensamiento crítico, muchos aficionados creyeron en Dalport como la salvación del Valencia, pero poco duró la alegría, porque ni siquiera en un mundo como este cosas tan extrañas pueden pasar desapercibidas. Una sociedad desconocida, con sede fiscal en Uruguay (un paraíso fiscal), con sede en España situada en un Chalet, con un presidente desconocido, sin ni siquiera página web… ¿Tiene esa empresa decenas de millones de euros para comprar acciones? Era muy raro. Por no hablar de las obvias dudas que se observaban en la operación ¿Cómo compran acciones con un precio multiplicado por 15 cuando pueden comprarlas en la ampliación de capital? ¿Por qué pagan un precio por acción a Soler muy superior al que el propio Soler les habría vendido las acciones con una mínima negociación?

 

Lo que se ha sabido desde ese día es muy oscuro. Dalport no ha podido pagar a algunos de las personas que les han vendido las acciones, su garantía fiscal se basa en unos bonos de Ford Motor Company firmados por un señor que está en prisión, y que ningún banco avala, sus representantes se sabe que son unos piratas sólo con oírlos hablar…

Lo único que reviste de mínima seriedad a Dalport es que está asesorado por el prestigioso Bufete de abogados cuatrecasas, del que conocí una vez a uno de los socios y me pareció una persona relativamente seria (tampoco mucho no os voy a engañar, aunque era un tío muy simpático). Fuera de ahí, no hay nada.

 

Afortunadamente el consejo de administración del Valencia C.F vio bien la jugada de Dalport y ha acelerado el proceso de ampliación de capital, que convertiría la mayoría de Dalport en humo. Si Dalport no compra 46 millones de euros en acciones antes del viernes 21 de agosto, su mayoría desaparecerá, siempre y cuando se complete la ampliación de capital.

Muchos aficionados, a pesar de las evidencias, siguen creyendo en Dalport, síntoma claro de poca capacidad lógica. Estas personas a veces se dedican a insultar a periodistas que desprestigian a Dalport. Es el caso del Jefe de deportes de la cadena SER en Valencia, Pedro Morata, periodista serio y valiente, atípico entre tanto periodista hooligan, al que estos fanáticos odian. 

 

Todo esto parece algo Kafkiano, algo absurdo. Pero ¿Qué pretende realmente Dalport? ¿Realmente pretendía comprar el Valencia con cromos del Coyote? ¿Qué demonios es esta empresa?

La verdad es que la verdadera naturaleza de Dalport es un misterio. Parece claramente una sociedad destinada a realizar operaciones especulativas, pero ¿Qué quiere del Valencia?

Puede ser que realmente quisiese hacer una operación de compra venta del campo, generar un club potente, y revender las acciones. Esto es lo que vende Dalport. Pero ante la oscuridad de la empresa, su desconocimiento del mundo del futbol, etc. No parece que esto sea posible.

 

Otra posibilidad es que pretendiese comprar las acciones del Valencia con bonos poco solventes (por no decir falsos), parar la ampliación de capital, y generar una operación de compra venta de estas mismas acciones. Sin embargo, tal y como está el Valencia y al precio que hipotéticamente le han comprado las acciones a Soler, esta idea, de ser la que tenía Dalport en mente, no demuestra más que el nulo conocimiento de las personas que dirigen esa sociedad y lo absurdo de todo esto.

Hay otra opción que se ha adivinado estos días. Hace pocos días un representante de Dalport le ofreció al Valencia C.F revenderle las acciones. La verdad es que es un absoluto despropósito, porque justamente el Valencia está inmerso en una ampliación de capital que va a devaluar el precio que ha pagado Dalport por acción a menos de la décima parte. ¿Qué pretendían? ¿Cobrar dinero y no pagar a Soler y Soriano? Porque es la única explicación para una acción tan absurda, que sea un fraude.

Doy más ideas, ¿Puede ser algún tipo de sociedad que pretenda limpiar dinero? Yo lo veo probable, sobre todo viniendo del país que viene.

 

Parece que la increíble historia de Dalport va a llegar a su fin en breves días. Pero su aparición en Valencia, aunque parece que fallida, creo que demuestra que el Futbol Español, y probablemente el internacional, puede verse invadido (si no lo está ya) por personas, empresas y sociedades de oscuras intenciones y dudosa legalidad.

 

VALENCIA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 15-08-2009 en General. Comentarios (9)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/torresserrano.jpg 

 

El otro día un compañero de trabajo me comentaba, hablando de política, que el PP había cambiado (a mejor) la ciudad de Valencia, y que el PSOE, en sus años en la Generalitat y ayuntamiento, había hecho muy poco.

Este comentario se lo he oído a mucha gente, y se percibe que es un pensamiento mayoritario entre los ciudadanos de la ciudad de Valencia. Quizá ese sea el misterio por el que Rita Barberá gana holgadamente todas las elecciones.

 

Sin embargo, si hacemos un análisis objetivo, los datos nos indican que eso no es así, y si comparamos las actuaciones que llevaron a cabo la generalitat y ayuntamiento socialista y el popular, vemos que los dos han hecho cosas parecidas.

Lo que si que es cierto es que Valencia ha cambiado mucho desde la restauración de la democracia, y a mejor. Pero vamos a hacer un análisis de partidos y proyectos.

 

El PSOE gobernó la Generalitat Valenciana durante 12 años, de 1983 a 1995, y el ayuntamiento de Valencia durante 12 más, de 1979 a 1991.

En estos años creo que se hicieron proyectos muy importantes para la ciudad de Valencia. El más importante, a mi modo de ver, fue el Jardín del Turia, conversión del antiguo cauce del río Turia, que parte la ciudad en dos, en un inmenso jardín de 110 Ha.

Otro proyecto muy positivo fue el paseo marítimo de Valencia, que al pertenecer a la costa creo que lo hizo el gobierno de Felipe González. La Playa, durante los 80, estaba muy deteriorada debido a que los barrios marítimos eran una zona de tráfico de droga. Eran los 80 y la época de la heroína y los yonquis.

Recuerdo de niño que en la playa se veían jeringas usadas que habían usado los drogadictos en días anteriores. Todo eso cambió a finales de los 80 y principios de los 90, con las obras del paseo marítimo y la regeneración de la playa, dotándola de servicios. También es cierto que la época de la heroína pasó.

Otro proyecto muy importante fue la red de metro Valencia. Siempre se había dicho que Valencia no podía tener metro, por la composición se su subsuelo, que estaba por debajo del nivel del mar. Pero en 1986 se comenzaron las obras del metro de Valencia, que finalizaron en 1988. Posteriormente se hizo la línea 3, que se inició en el 93 e inauguró su primer tramo en el 95.

Por otro lado, también hubo una importante política cultural, que podemos resumir en la construcción del Palau de la Música y el Instituto Valenciano de arte moderno (IVAM), ambos construidos a finales de los 80.

 

El PP gobierna el ayuntamiento de Valencia desde 1991 (18 años y subiendo) y al Generalitat desde 1995 (14 años).

El proyecto estrella del PP es, probablemente, la ciudad de las artes y las ciencias. Este proyecto originalmente lo proyectó la generalitat Socialista, que incluso llegó a iniciar las obras. Cuando llegó al poder el PP paralizó la obra, y cambió parte del proyecto inicial, del que quedan el museo de las ciencias y l’hemisfèric. A pesar de ser, objetivamente, un proyecto compartido por dos gobiernos diferentes, el PP ha capitalizado su construcción y se suele asociar a su gestión, algo no del todo exacto.

Además de esto también es muy importante la conversión de la dársena del puerto, para albergar la copa América. Aquella zona, típicamente portuaria hace años, se ha convertido en una zona de ocio ultramoderna, que también central es parte del circuito urbano de Fórmula 1.

Otra cosa muy importante, para mí más que las anteriores, ha sido el lavado de cara importante del centro histórico de Valencia. La rehabilitación de fachadas y calles era una asignatura pendiente de esta ciudad que el Ayuntamiento ha realizado, aunque aún queda trabajo por realizar.

Podemos destacar también la construcción del Palau de Congresos, el bioparc (un enorme Zoo con esencia de parque temático) y el parque de cabecera que lo envuelve, y  la construcción de numerosos y modernos puentes sobre el jardín del Turia.

También ha habido mejoras en la red de metro (se han construido líneas nuevas y ampliado antiguas) y la reforma del céntrico mercado de Colón.

 

Creo que no me dejo nada sustancial. A pesar del aparente empate, como he comentado, hay una filosofía popular que indica que el PP ha realizado grandes obras en esta ciudad y el PSOE casi ninguna.

¿Por qué sucede esto? Creo que hay varios factores. El primero es que hay gran desconocimiento de qué administración ha hecho cada cosa. El solapamiento del gobierno municipal del PP con la generalitat socialista lleva a la confusión, y es posible que haya ciudadanos que asocien el paseo marítimo o el IVAM al gobierno de Rita Barberá, y no a la Generalitat de Joan Lerma.

Por otro lado creo que hay una tendencia natural a comparar épocas distintas y sacar conclusiones políticas en función de los sentimientos que te asocian. Por ejemplo, quien recuerda la Valencia de 1987 y la de 1997 considerará mejor, posiblemente, la Valencia de 1997, y la asociará a Barberá y a Zaplana, aún cuando los proyectos que hacen a la Valencia de 1997 mejor se deban, en gran parte, a la generalitat y ayuntamiento socialista.

Y por último creo que la política de comunicación (o propaganda, como queráis) del PP es mucho mejor que la del PSOE. También es cierto que ahora vivimos en una época más mediática y de más sobre información, pero hay que reconocer que en este aspecto el PP supera al PSOE ampliamente.

 

En fin, supongo que de aquí a medio siglo se observarán las cosas desde una perspectiva más exacta, y no tendremos esta visión sesgada y confusa que tenemos ahora. Las ciudades se construyen por la historia. Su belleza, importancia o esencia no se debe a una administración determinada, si no a los siglos de historia, de conflictos, de proyectos y de ilusiones que se plasman en sus edificios.