MONARQUÍA VS REPÚBLICA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 31-10-2008 en General. Comentarios (20)
http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/bander.jpg 

 

En los últimos dos años nuestra monarquía nos está dando bastante juego, y eso permite que se abran breves debates en los medios de comunicación respecto a las actuaciones de nuestros monarcas, que esporádicamente conducen a algunos debates sobre la institución monárquica y su futuro. Viendo como actúan los medios de comunicación españoles respecto a este tema, actuando como verdaderos guardianes de la institución monárquica y omitiendo cualquier crítica que razonablemente se puede hacer a la corona o a su portador, viendo cómo se lleva a juicio a la gente por dibujar caricaturas y quemar fotos y teniendo unas leyes protectoras de la corona que rayan lo antidemocrático (quizá el motivo que produce la ausencia de debates, llevando a los periodistas a la autocensura), la verdad es que estos debates generan gran interés, sobre todo por lo poco acostumbrados que estamos a ellos.

Muchas veces, posiblemente llevados por la autocensura de la que hablaba antes, opinólogos y politólogos de toda naturaleza insisten, cada vez que se abre el debate monarquía-república, en que no hay debate, puesto que los españoles votaron a favor de la monarquía en el referéndum de la constitución del 78 y eso legitima a la monarquía. Dijo un alto cargo del partido Nazi que cuando se repite una mentira mil veces se convierte en verdad. En este país seguramente la mayor mentira convertida en verdad para la mayoría de la población es la afirmación anterior. La monarquía no ha sido nunca llevada a referéndum, ni el pueblo español ha dado nunca opinión al respecto. En el 78 se votó un paquete con decenas de leyes y se le preguntó al país si estaba de acuerdo con la globalidad. Se planteaban dos opciones: Democracia con monarquía, o monarquía con una ley semidictatorial que regía entonces. ¿Dónde demonios está la elección de régimen? El argumento es tan absurdo que produce sonrojo escucharlo, y produce un sentimiento muy extraño refutarlo, porque parece que estés explicándole a alguien que el cielo es azul, que es tan obvio que no encuentras forma de argumentarlo elaboradamente, sintiéndote un idiota.

Decir que los españoles eligieron la monarquía es como decir que eligieron que  el Tribunal de Cuentas fuese el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica de Estado. Decir que el pueblo español apoyó la monarquía es como decir que en el 2002 el 82% de los franceses quería que gobernase Chicac, ya que este fue el porcentaje de votos que sacó frente a Le Pen. Es decir, un argumento para niños de 5 años.

Imagino y espero que con el tiempo aparezcan periodistas más “valientes” en este aspecto y se atrevan a decir que la monarquía es algo que nunca se ha sometido a la voluntad popular, y que seguramente habría que hacerlo. Es curioso ver como también los políticos pasan por encima del debate sobre la forma de estado haciendo esperpénticos regates. Si a un político repreguntas si le parecería bien un referéndum sobre la monarquía en España te responderá cualquier cosa menos lo que le estas preguntando. Dirá que el respeta el ordenamiento jurídico, o que el Rey lo ha hecho muy bien, o que el debate no importa a los Españoles, pero no responderá.

Quizá deberíamos los ciudadanos insistir en la pregunta, mediante los foros en los que podamos expresarnos. Y más que una pregunta haría dos.

1º/ ¿Usted piensa que debería haber una república en España si la mayoría de los españoles lo desease así?

2º/ ¿Cree que es democrático y aceptable que los cargos del estado se hereden por derecho de sangre?

Las respuestas de un demócrata, de derechas, centro o izquierda, deberían ser Sí y No respectivamente. Otras respuestas serían poco democráticas. Si esto se le plantea a los políticos, y las respuestas son las que deben ser, el debate estaría abierto, y, además, no debería crear ninguna fricción puesto que las posiciones coincidirían.

Y una vez abierto el debate, una vez interiorizadas estas ideas por la sociedad española, será cuando realmente los españoles sepamos que podemos decidir democráticamente cómo queremos que sea nuestro país en el futuro, y no nos sintamos atados por una herencia y una tradición que nadie de nosotros ha aprobado.