EL SUEÑO AMERICANO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 22-10-2008 en General. Comentarios (5)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/aznar.jpg 

 

“Hijo, de mayor serás presidente de los EE.UU”. Esta es la frase que representa el sueño americano. Un país donde cualquiera puede llegar a donde se proponga, donde todo es posible si uno se esfuerza. El americano medio cree que esta realidad existe, que todo americano podría llegar a presidente si se esfuerza lo suficiente. Forma parte de la esencia de la cultura americana, y creo que los americanos no permitirían que nadie mostrase que se equivocan.

De todos modos el sueño americano sí perece haberse cumplido parcialmente. No quiero decir que cualquiera pueda ser presidente independientemente de su procedencia social; pero lo que sí es verdad es que cualquiera puede ser presidente independientemente de su capacidad intelectual. La aparición de George W. Bush demuestra el éxito y fracaso del sueño americano. Con sus pocas luces ha conseguido llegar a presidente, aunque presumiblemente lo haya conseguido gracias a su papá, lo que ensombrece un poco el glorioso sueño.

En la vieja Europa también se ha conseguido importar este particular sueño americano, y lo tenemos aquí en España. El señor Aznar, profesor emérito de la universidad de George Town, ha conseguido demostrar también aquí que las capacidades intelectuales no son óbice para ejercer el cargo más importante del estado. Hombre gris, capaz de hacer dormir al bebé más rebelde con sólo abrir la boca, fue una marioneta en manos de un equipo de asesores que intentaron con él en el cargo borrar la imagen franquista que daba al PP de Fraga.

El curioso señor, en cierto momento de su mandato, pasó de ser un monaguillo obediente a creerse el Faraón de las Españas, cambio que realizó en cuestión de semanas sin sufrir aparentes conmociones cerebrales. El rencor, la altivez y sobre todo la soberbia pasaron a ser parte fundamental de su personalidad. Parecía que no podía ser peor, pero nos equivocamos. Desde que dejó la presidencia del gobierno, el Sr.Aznar ha pasado a un nuevo estado Kármico, en el que la nunca abandonada soberbia ha dejado paso a la paranoia como característica dominante.

Cada una de las intervenciones de Aznar desde que dejó el gobierno han sido alucinantes. Es capaz de mezclar la autoría de ETA en el 11-M con la de Al-Qaeda (a veces las segrega en función de dónde esté, dejando para la parroquia nacional las opiniones más manipuladoras) sin inmutarse y, además, decir que no ha dicho nada de eso. Es capaz de proclamar el Apocalipsis Zapateril adoptando un tono similar al del líder de la secta más destructiva. Si le apetece, aconsejará a la gente que conduzca borracha. Y, en los ratos libres que tiene de poner a su país a parir por el resto del mundo, puede decir que no hay que dedicarle un duro al cambio climático, porque “no hay unanimidad en la comunidad científica” (y como todos sabemos, él estuvo siempre muy preocupado de intentar buscar la unanimidad). En su propio partido no saben como esconderlo. Más de uno le pondrá velas a san cucufato para que se quede mudo de forma crónica.

Con el tiempo y después de acostumbraros, las opiniones de Aznar, lejos de escandalizar, son tomadas a cachondeo. Ha pasado a ser un personaje de la farándula Hispana, de los que disparan audiencias cuando salen en programas frívolos, porque la gente se ríe de ellos. Es como la Carmen de Mairena de la política.

Yo no sé como su familia le deja salir en público (Será que opinan los mismo), la imagen de Aznar, ya tocada cuando dejo la presidencia, está en niveles subterráneos. No creo que sea bueno para el país que, cuando de aquí 100 años se estudien los presidentes de esta época, haya uno que estuviese un poco” pirao”.

La imagen de Suárez se cuida, ya que está enfermo de Alzahimer. Sus familiares no quieren que España vea al gran político de la manera que está. Creo que con Aznar se debería hacer lo mismo. Cualquier política acertada que haya realizado va a quedar ocultada por las barbaridades que ha dicho posteriormente a su presidencia. Deberían esconderlo y salvar su imagen histórica de él mismo.