LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Soriano,

INVERSIONES DALPORT

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 20-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Dalport.jpg 

 

Hace algo más de un mes la empresa Inversiones Dalport S.A compró casi el 50% de las acciones del Valencia C.F a sus hasta entonces principales accionistas. Digo comprar, aunque lo que hizo Dalport fue realmente un simulacro de compra, puesto que no ha pagado las acciones y hay serias dudas de que lo vaya a hacer.

Al día siguiente el ex presidente del Valencia Vicente Soriano, designado representante de Dalport, habló de una gran operación de 500 millones de euros para sanear el Valencia, sin dar demasiadas explicaciones. Dijo que en pocos días el presidente de Dalport aparecería en Valencia para dar una rueda de prensa, y esperando nos quedamos.

 

Como suele pasar en el mundo del futbol, mundo dado poco al raciocinio, la lógica y el pensamiento crítico, muchos aficionados creyeron en Dalport como la salvación del Valencia, pero poco duró la alegría, porque ni siquiera en un mundo como este cosas tan extrañas pueden pasar desapercibidas. Una sociedad desconocida, con sede fiscal en Uruguay (un paraíso fiscal), con sede en España situada en un Chalet, con un presidente desconocido, sin ni siquiera página web… ¿Tiene esa empresa decenas de millones de euros para comprar acciones? Era muy raro. Por no hablar de las obvias dudas que se observaban en la operación ¿Cómo compran acciones con un precio multiplicado por 15 cuando pueden comprarlas en la ampliación de capital? ¿Por qué pagan un precio por acción a Soler muy superior al que el propio Soler les habría vendido las acciones con una mínima negociación?

 

Lo que se ha sabido desde ese día es muy oscuro. Dalport no ha podido pagar a algunos de las personas que les han vendido las acciones, su garantía fiscal se basa en unos bonos de Ford Motor Company firmados por un señor que está en prisión, y que ningún banco avala, sus representantes se sabe que son unos piratas sólo con oírlos hablar…

Lo único que reviste de mínima seriedad a Dalport es que está asesorado por el prestigioso Bufete de abogados cuatrecasas, del que conocí una vez a uno de los socios y me pareció una persona relativamente seria (tampoco mucho no os voy a engañar, aunque era un tío muy simpático). Fuera de ahí, no hay nada.

 

Afortunadamente el consejo de administración del Valencia C.F vio bien la jugada de Dalport y ha acelerado el proceso de ampliación de capital, que convertiría la mayoría de Dalport en humo. Si Dalport no compra 46 millones de euros en acciones antes del viernes 21 de agosto, su mayoría desaparecerá, siempre y cuando se complete la ampliación de capital.

Muchos aficionados, a pesar de las evidencias, siguen creyendo en Dalport, síntoma claro de poca capacidad lógica. Estas personas a veces se dedican a insultar a periodistas que desprestigian a Dalport. Es el caso del Jefe de deportes de la cadena SER en Valencia, Pedro Morata, periodista serio y valiente, atípico entre tanto periodista hooligan, al que estos fanáticos odian. 

 

Todo esto parece algo Kafkiano, algo absurdo. Pero ¿Qué pretende realmente Dalport? ¿Realmente pretendía comprar el Valencia con cromos del Coyote? ¿Qué demonios es esta empresa?

La verdad es que la verdadera naturaleza de Dalport es un misterio. Parece claramente una sociedad destinada a realizar operaciones especulativas, pero ¿Qué quiere del Valencia?

Puede ser que realmente quisiese hacer una operación de compra venta del campo, generar un club potente, y revender las acciones. Esto es lo que vende Dalport. Pero ante la oscuridad de la empresa, su desconocimiento del mundo del futbol, etc. No parece que esto sea posible.

 

Otra posibilidad es que pretendiese comprar las acciones del Valencia con bonos poco solventes (por no decir falsos), parar la ampliación de capital, y generar una operación de compra venta de estas mismas acciones. Sin embargo, tal y como está el Valencia y al precio que hipotéticamente le han comprado las acciones a Soler, esta idea, de ser la que tenía Dalport en mente, no demuestra más que el nulo conocimiento de las personas que dirigen esa sociedad y lo absurdo de todo esto.

Hay otra opción que se ha adivinado estos días. Hace pocos días un representante de Dalport le ofreció al Valencia C.F revenderle las acciones. La verdad es que es un absoluto despropósito, porque justamente el Valencia está inmerso en una ampliación de capital que va a devaluar el precio que ha pagado Dalport por acción a menos de la décima parte. ¿Qué pretendían? ¿Cobrar dinero y no pagar a Soler y Soriano? Porque es la única explicación para una acción tan absurda, que sea un fraude.

Doy más ideas, ¿Puede ser algún tipo de sociedad que pretenda limpiar dinero? Yo lo veo probable, sobre todo viniendo del país que viene.

 

Parece que la increíble historia de Dalport va a llegar a su fin en breves días. Pero su aparición en Valencia, aunque parece que fallida, creo que demuestra que el Futbol Español, y probablemente el internacional, puede verse invadido (si no lo está ya) por personas, empresas y sociedades de oscuras intenciones y dudosa legalidad.

 

EL VALENCIA C.F Y SU AFICIÓN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-10-2008 en General. Comentarios (1)

Desde la llegada de Vicente Soriano a la presidencia del Valencia las turbulentas aguas que azotaban la entidad parecen haberse convertido en una balsa de aceite. La sensación, fortalecida por los moderadamente optimistas primeros resultados, es producto de la lógica evolutiva. Peor no se podía estar. A pesar de esta situación no faltan las voces entre la afición valencianista que claman contra el juego del equipo, contra  sus dirigentes y solicitan la vuelta del mesías Juan Villalonga con sus Cracks de Papel.

La afición de los equipos de futbol es, en términos generales, una turba salvaje y narcotizada por idioteces. Entiéndase que me refiero a la "masa", no al aficionado corriente. El aficionado corriente es una persona normal, con toda la diversidad que la sociedad ofrece. Tiene sus propias ideas, disfruta y sufre con su equipo, le gusta "picar" a los aficionados contrarios cuando su equipo gana y le "jode" que le "piquen" a él. Es, al fin y al cabo, una persona normal, civilizada. Cuando hablo de la afición, de la "masa", me refiero a aquellas personas para las que su equipo de futbol es su religión, que se manifestarían contra un presidente de un club de futbol, pero jamás saldrían a manifestarse en contra un presidente del gobierno; me refiero al que se gasta 900€ en un pase cuando su familia no llega a fin de mes, en definitiva, hablo del "cafre". Y son esos cafres los que gritan, insultan y silban como energúmenos en los campos, los que llaman a las radios exaltados, mandan “sms” a las televisiones insultando; en definitiva, los que crean lo que se llama la opinión de la "afición".

La historia del valencia de los últimos años demuestra que esta masa, gracias a sus grandes dotes de análisis intelectual, está prácticamente siempre equivocada. Los presidentes y entrenadores que jalean, fracasan estrepitosamente. Los que insultan y critican, obtienen buenos resultados gracias a su gestión. Cada decisión que se ha tomado escuchando a la afición, ha sido un absoluto desastre.

La "afición" del valencia fue en gran parte culpable de la situación del equipo el año pasado. Su inquina a un buen entrenador como Quique Sánchez Flores provocó su destitución, y ahí comenzaron todos los problemas. La "masa" deseaba un entrenador "mediático", y tuvieron al irrepetible Koeman, como deseaban. No estoy eximiendo de responsabilidad a Juan Soler, principal responsable de la situación. Pero hay que recordar que esta masa no cuestionó al presidente Soler hasta que su fracaso fue estrepitoso, mientras Cortés y Ortí fueron despreciados e insultados desde el primer día (sólo Ortí consiguió ser respetado cuando se hizo la mejor temporada de la historia del club), porque entonces la "masa" quería el populismo de Paco Roig.

Si a esta gente se le diese a elegir hoy, caerían irremediablemente rendidos al populismo del señor Villalonga, por muy evidente que resulte la manipulación de los sentimientos mas básicos del aficionado que mostró los pocos días que regió el club. Que el señor Villalonga quiera usar el Valencia para lucrarse de una u otra manera no parece un problema, pues lo único que ven es la demagogia populista que les promete ser el mejor equipo del mundo.

Dentro de la "masa" fanática del futbol está lo peor de la sociedad. Grupos ultraderechistas, alcohólicos, hombres violentos, personas frustradas con sus propias vidas. Es una desgracia que esta gente, con su insoportable ruido, oculte a la inmensa mayoría de aficionados. Al final se crean estereotipos de las aficiones, de las ciudades, por energúmenos que no representan más que a una minoría.

Seguramente los dirigentes de los clubes de futbol potencian a este tipo de aficionados, los "usan" como un ejército borreguil para sus fines (mientras la marea no se vuelve en su contra). También podríamos hablar de la responsabilidad de la prensa deportiva, del periodismo deportivo en general, haciendo un tipo de periodismo dirigido a Hooligans, lleno de chovinismo y frivolidad. Pero eso es otra historia.