Tiempo de Rubalcaba

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 04-11-2010 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/rubalcaba.jpg 

 

Cada una de las remodelaciones ministeriales que hace Zapatero me gusta menos que la anterior. Si la vez anterior no comprendí como pudo prescindir de un excelente ministro como Bernat Soria, o del propio César Antonio Molina; hoy no comprendo como puede remover a Trinidad Jiménez de su puesto de ministra de sanidad ó prescindir de Miguel Ángel Moratinos cuando queda escasamente año y medio para las elecciones.

Seguramente mi opinión sobre Moratinos sorprenderá al lector, pero no tengo mala opinión sobre él. Moratinos ha sido uno de los pocos ministros “técnicos” que ha tenido el ministerio de exteriores en democracia. Diplomático de carrera se notaba que era conocedor de las cuestiones internacionales bastante mejor que casi cualquier miembro del PSOE. Cayó en desgracia ante una parte de España cuando reconoció que el gobierno Aznar había apoyado el golpe de estado contra Chávez, algo que era cierto pero que probablemente no debió decir en un programa de televisión. Después de eso, su ausencia de carisma hizo el resto.

Respecto a Trinidad tengo que decir que no me parece que haya hecho una mala labor en el ministerio de sanidad. Hay políticos que una vez llegan a ministro se les ve mucho más competentes y capaces que cuando eran políticos de partido, un caso muy claro de esto es el de Pepe Blanco. Trinidad igual no llegaba a tanto, pues no parece una mala política aunque su estilo personalmente no me gusta mucho, pero creo que es una injusticia remover ministros que no han tenido una sola crítica. Ya veremos que hace en exteriores, pero a priori diría que no es su mejor destino por su carácter.

 

El cambio de gobierno que ha hecho Zapatero responde a una premisa general: Introducir hombres políticos en el gobierno. Por eso los más “técnicos” o los que tenían un perfil más bajo políticamente han sido barridos. Es el tiempo de los Ramón Jáuregui, Pepe Blanco, Leire Pajín y, sobre todo, es tiempo de Rubalcaba.

Porque el cambio de gobierno ha llevado a muchos cambios de peones, pero uno de ellos se ha convertido en Reina. Rubalcaba se ha convertido formalmente en el hombre fuerte del gobierno, en la cabeza de la política de partido en el gobierno.

En la primera época de Felipe González sus gobiernos tenían un carácter dual. Felipe González actuaba de hombre moderado, paciente, sensato, dialogante. Sus virtudes eran potenciadas por su vicepresidente, Alfonso Guerra, que era quien hacía el trabajo sucio más político, más tendente a fidelizar a los votantes izquierdistas. Esos gobiernos eran realmente bicéfalos, aunque la cabeza de Felipe salía más que la de Guerra.

Creo que algo parecido va a pasar con Rubalcaba y Zapatero. Rubalcaba no va a usar ese estilo tan “popular” de Guerra, pero sí va a ser el azote del PP y el político destinado a recuperar la confianza entre sus votantes. Estoy casi convencido que va a ser la imagen del PSOE y del gobierno en casi todos los aspectos.

 

La derecha mediática, esa que no tiene ni criterio ni sentido de nada y que es simplemente un altavoz servil a los intereses de un partido político que empieza por P y acaba por P, arremetió duramente contra Rubalcaba desde el minuto siguiente a ser designado vicepresidente. Los editoriales y artículos de opinión se multiplicaban hablando del GAL, del 11-M y de cualquier cosa que le pudiesen sacar al ministro, fuese real o simplemente mito.

Cómo los Alfonso Usía, los Carlos Dávila o las Isabel San Sebastián de turno atacaban al ministro no mostraba más que una realidad obvia: La derecha, perdón la derechona (No confundir a la derecha con esta gente) está acojonada. Rubalcaba es, políticamente hablando, demasiado hueso para ellos.

Realmente Rubalcaba es un político sobresaliente. Como domina los tiempos, las expresiones faciales, los tonos y los gestos en el discurso político es increíble, en mi opinión adecuados para un curso de oratoria. Rubalcaba convence por sus gestos, sus formas y su calculado cinismo de perfil bajo. Creo que no hay un solo político en España ahora mismo que, ni de lejos, pueda igualarle en este aspecto.

 

Desgraciadamente para el PSOE a este partido no lo salvan ni 10 Rubalcabas. Sin embargo, este movimiento del gobierno me ha hecho reflexionar sobre el futuro del PSOE y las elecciones de 2012.

Creo bastante probable que Zapatero haga como Aznar y no se presente a un tercer mandato. Si esto es así, pocas personas de primera línea del PSOE estarán dispuestas a recoger este encargo destinado al fracaso, por lo menos ninguna joven. Es lógico, esas elecciones pueden acabar con la carreta política de cualquier socialista.

Ya expresé hace meses que el mejor candidato para el PSOE sería Rubalcaba. Es también un político que lleva muchos años en primer plano de la política, es imagen de épocas pasadas y ya no es joven. El PSOE se podría permitir “quemarlo” si les consigue un buen último servicio, que podría ser por ejemplo no perder por mayoría absoluta.

 

¿Será todo este movimiento la preparación de Rubalcaba para ser candidato a presidente del gobierno? No lo descartemos del todo, no es algo que sea imposible. Quizá la vicepresidencia sean las “prácticas” de Rubalcaba para enfrentarse a Rajoy en 2012. Quizá se le quiera dar un papel central en el gobierno para afianzar su imagen pública.

Si Alfredo Pérez Rubalcaba se presenta finalmente a candidato a presidente del gobierno, me parece que a Don Mariano y a los suyos les va a dar un patatús.