LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

rajoy,

Entrevista a Mariano Rajoy en EL PAÍS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-11-2010 en General. Comentarios (13)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/marianorajoy.jpg 

 

En el diario EL PAÍS del pasado domingo 30 de Octubre pudimos leer una entrevista a Mariano Rajoy por parte de Javier Moreno. La entrevista es incisiva y un tanto agresiva, como creo que es conveniente hacer a los líderes políticos.

No quiero dejar de comentar muchas de las respuestas del que probablemente será futuro presidente del gobierno.

 

Pregunta: ¿Cuáles son entonces las medidas en España que producirían crecimiento y empleo?

Rajoy: ¿Qué creo yo que hay que hacer? Pues algo similar a lo que ha hecho Cameron, que en cierta manera lo hicimos nosotros, lo recuerdo perfectamente porque estaba allí, claro, en un Consejo de Ministros antes del verano de 1996.

Pregunta: Es decir…

Rajoy: Yo creo que en este momento en España, cuando el problema fundamental es el paro, lo que hay que hacer es ayudar a quienes pueden generar riqueza y puestos de trabajo. Creo que las pequeñas y medianas empresas, sobre todo, y los trabajadores autónomos, han sido maltratados en los últimos tiempos. Y después hay tres o cuatro cosas capitales. Primero: objetivo básico y hay que cumplirlo, reducir el déficit público y la deuda pública. Finalizar el proceso de reestructuración de las Cajas de Ahorros. Hay otro punto que me parece urgente en España, que es la energía. Hay que reunir a todo el mundo, y todo el mundo va a tener que hacer algún sacrificio, porque lo que no podemos aceptar es que la única forma de resolver los problemas de energía que hay en España sea subiendo la tarifa a los ciudadanos o a nuestras empresas.

 

Analicemos el texto. Rajoy dice que sus medidas son parecidas a las de Cameron y que son las mismas que ellos hicieron (¿?). Cuando el periodista le incita a que las explique empieza a decir banalidades. “Generar riqueza y puestos de trabajo”, “Pequeñas y medianas empresas”. Vale muy bien, pero eso no es nada, necesitamos cosas concretas. Rajoy propone “Reducir déficit público y deuda pública” y “finalizar el proceso de reestructuración de las cajas de ahorro”.

Estas dos medidas son exactamente las que está tomando el actual gobierno de España, así que Rajoy realmente lo que ha dicho aquí es que va a continuar la misma política del gobierno sin decirlo.

Lo único interesante aquí es lo que dice de la energía. Rajoy dice que no hay que subir la factura de la luz, y lo dice sabiendo que existe un déficit tarifario en España, por lo que los “sacrificios” de los que habla sólo puede ser que las empresas eléctricas ganen menos dinero o bien que las cosas sigan como ahora, es decir, que sea el estado quien pague el déficit con los impuestos de los ciudadanos. Como es obvio que no le va a pedir a las eléctricas que ganen menos dinero, tiendo a pensar que esto no es más que un artificio para que el ciudadano crea que no le suben la luz cuando el estado la está pagando, por otra parte, con sus impuestos. O sea, nada.

 

Pregunta: ¿Entonces cómo piensa reducir más el déficit? ¿O es que las medidas de este Gobierno sí son suficientes para cumplir nuestros compromisos?

Rajoy: Las medidas que ha adoptado Zapatero son fundamentalmente unas medidas de coyuntura, es decir, ha bajado el sueldo el 5% a los funcionarios, podría subírselo el 3% o bajárselo el 7%. Lo mismo pasa con las pensiones, podría subirlas o bajarlas mucho más o no congelarlas, son medidas coyunturales. Yo creo que lo primero que hay que hacer es una política económica que cree riqueza y que genere ingresos. No está escrito en ningún sitio que por bajar impuestos no vayan a aumentar los ingresos públicos. Y luego hay reformas estructurales que pueden ser muy útiles. Hay una que a mí me parece capital, la ley de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto de endeudamiento para todas las Administraciones públicas.

 

Analicemos esto. Para Rajoy el enorme impacto de la bajada de sueldo de funcionarios y congelación de las pensiones son medidas “coyunturales”. Él mismo congeló los sueldos de los funcionarios cuando era ministro de administraciones públicas, y como dice en la respuesta anterior a ésta “Hay que hacer algo parecido a lo que hace Cameron, que es en cierta manera lo que hicimos nosotros”. ¿Entonces cuándo lo hace él es conveniente y cuando lo hace otro coyuntural?

Luego dice otra frase vacía “Política económica que cree riqueza e ingresos”, y una cosa que repetirá en adelante y que me parece muy grave “En ningún sitio está escrito que por bajar impuestos no vayan a aumentar los ingresos públicos”. Este último comentario, que no es tan estúpido como parece, no es más que el rescate de la Curva de Laffer, ecuación que sirve a los economistas “liberales” para justificar una bajada de impuestos en base a un análisis generalmente absurdo y siempre subjetivo de la ecuación. Os dejo link.

 

Pregunta: Vayamos a cosas concretas. Las pensiones: ¿mantendría usted los aumentos en las pensiones como hasta ahora, sin ninguna congelación?

Rajoy: Pues sí, porque yo quiero cumplir el pacto de Toledo (…)

Pregunta: Edad de jubilación, ¿a los 65 años?

Rajoy: Otra prioridad es que la jubilación sea verdaderamente a los 65, porque la media de jubilación en España son los 63. Y yo creo que habría que introducir estímulos para que la gente siguiera trabajando.

Pregunta: ¿Aumentar el periodo para el cálculo de la jubilación?

Rajoy: Sí, yo creo que eso hay que hacerlo.

Pregunta: Sanidad: ¿copago sí o no?

Rajoy: No, yo no soy partidario en este momento del copago.

Pregunta: ¿El sueldo de los funcionarios?

Respuesta: El sueldo de los funcionarios, a fecha de hoy, se hubiera subido con arreglo al IPC. A fecha de hoy.

Pregunta: ¿Recuperaría usted el recorte que les ha infligido el Gobierno de Zapatero?

Rajoy: Pues depende de cuál sea la situación económica del país en el momento en que yo esté en el Gobierno.

Pregunta: Las prestaciones por desempleo.

Rajoy: No es mi intención recortarlas en estos momentos.

Pregunta: ¿En estos momentos?

Rajoy: No es mi intención recortarlas, mi intención es crear empleo (…) Por eso le digo que al final de todo está una política económica que genere confianza y que dé empleo.

 

Analicemos. Excepto la aceptación de que hay que aumentar el periodo para el cálculo de la jubilación, el señor Rajoy no hubiese recortado nada, ni pensiones, ni sueldos, ni prestaciones de desempleo, ni establecería el copago, nada.

¿Cómo demonios piensa reducir el déficit? Con otra frase vacía “Política económica que genere confianza y dé empleo”. No voy a rebatirlo aquí, será el propio entrevistador que le muestre sus flagrantes contradicciones.

 

Pregunta: Dejar sin efecto la subida del IVA, que es algo que usted ha propuesto reiteradamente, supondría al menos otros 5.000 millones.

Rajoy: Vamos a ver la recaudación a final de año, yo no voy a entrar a discutirlo (…) Habrá que verlo, pero yo en ese momento creo que la subida del IVA no es buena para el consumo.

Pregunta: Le digo todo esto porque cuantificando las diez propuestas fiscales que han hecho ustedes en los últimos meses resulta una merma de 30.000 millones en ingresos para el Estado, lo que representa unos tres puntos más de PIB de déficit. Si por otro lado no recorta nada, hay algo que no cuadra.

Rajoy: Mire, las cosas no se pueden hacer así. Ir viendo lo que dice uno, lo que dice otro (¡!!)(…)La economía no es una foto fija. La economía requiere dinamismo, requiere generar confianza, hay factores subjetivos, hay reformas estructurales y, por tanto, a mí ese argumento no me vale.

Pregunta: Durante meses decían que mejor recortar subvenciones a partidos, sindicatos y patronales que a funcionarios o pensionistas, y cuando finalmente lo detallan resulta que proponen recortar 12 millones a los partidos y cinco millones a sindicatos y patronales. Le recuerdo que el déficit son 100.000 millones.

Rajoy: El déficit no se liquida en 24 horas (…) Por tanto, yo no le puedo aceptar eso: nosotros hemos presentado unas enmiendas y creemos que lo más importante desde el punto de vista del recorte del gasto es la ley de estabilidad presupuestaria.

 

Estoy convencido que a la mayoría de lectores les pasará más o menos desapercibido lo que Rajoy está diciendo aquí, pero es algo verdaderamente impresentable.

Habla de ley de estabilidad presupuestaria, pero parece que la estabilidad la va a sacar del aire. Es decir, si se prohíbe el déficit por ley, y no hay recursos para mantener los servicios no tendrá más remedio que recortar lo que está negando que va a recortar. Es decir, está engañando transparentemente al lector.

Cuando el entrevistador le muestra las obvias contradicciones de sus respuestas, Rajoy sólo responde con lo mismo de antes: ”Hay que generar confianza” “dinamismo”. La confianza y el dinamismo que él establecerá desde el gobierno es su escudo para defender sus contradictorias medidas.

¿Y si no se genera la confianza que él vende? ¿Y si baja los impuestos y no recorta el gasto como el pretende y no mejor la economía? Esa política, si fracasa, llevaría a España a la bancarrota Griega.

 

Fuera de ahí no hay mucho destacable en la entrevista. Palabras vacías y ambigüedades de este estilo:

 

Pregunta: ¿Y si Mas se lo pone como condición para apoyarle a usted en caso de que le necesite en Madrid tras las generales de 2012? Concierto o sistema de financiación con efectos similares.

Rajoy: La gente tiene la suficiente inteligencia para saber lo que es razonable y sensato, y lo que debe hacer.

Pregunta: ¿Eso es un sí o un no?

Rajoy: Eso es exactamente lo que he dicho, señor director.

 

Rajoy en estado puro.

Quizá lo único destacable es que a la pregunta de si asegura que mantendrá vigente la ley del matrimonio homosexual en el caso que el tribunal constitucional la valide responde con un contundente “No”, cuando dos años atrás no se quiso comprometer con la respuesta. La sensación es que seguramente no dijo la verdad hace dos años.

 

Yo no creo que Rajoy sea tan irresponsable para hacer lo que se intuye que haría leyendo esta entrevista. Al final, si gobierna, hará exactamente lo mismo que está haciendo este gobierno por los motivos que todos conocemos. Pero de hacer caso a lo que dice Rajoy, es decir, si creyésemos en su palabra y le diésemos credibilidad a entrevistas como estas, a mi me produciría pavor que este señor gobernase España.

Sus respuestas, cuidadosamente ambiguas para no enfadar al votante medio, analizadas con cuidado muestran a un político irresponsable. Frente al lector cuidadoso, dejan en evidencia el cinismo y la demagogia de su autor.

Quien vaya a depositar en este señor sus esperanzas en el futuro de la nación allá él. Yo me niego, señores, a ser transparentemente engañado.

 

Hacia lo inevitable

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 12-10-2010 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/agentesmith.jpg 

Licencia Friki....

 

Las últimas encuestas sobre unas posibles elecciones generales en tiempo presente indican que el PP sacaría mayoría absoluta. Más de 13 puntos de diferencia se convierten en una distancia escandalosa, que viene por el hundimiento del PSOE y no tanto por el aumento de la intención de voto del PP, que ha aumentado escasamente.

Más clarividente aún es la valoración del presidente del gobierno, político bien valorado hasta hace unos meses y que actualmente es el peor valorado, incluso por debajo del presidente de ERC. Creo que todo se puede resumir en una frase: El absoluto hundimiento del PSOE y su presidente.

 

No son extraños estos resultados. Además del lógico desgaste del presidente y el PSOE, y del cambio de voto de aquellos que necesitan tonificarse con la ilusión de que un cambio de gobierno puede cambiar las cosas, la razón fundamental de este hundimiento es que la política del PSOE se ha convertido en lo opuesto a lo que su base electoral quiere. Cuando tienes perdido el voto de los que no te han votado y, además, te dedicas a hacer políticas que desagradan a los que te han votado, no hay más resultado que este.

Claro que si el resultado de las encuestas fuese el contrario podríamos hacer el argumento al revés. Es decir, imaginemos que el PSOE le saca 10 puntos al PP, ¿Qué estaríamos diciendo? Diríamos que el PSOE se ha convertido en el partido único de España, porque tiene la fidelidad de los votantes de izquierda por su fachada progresista y que, además, se ha convertido en la derecha real del país, pues las políticas que está haciendo son esencialmente conservadoras, y que por eso ha acabado ocupando el espacio político de la derecha. Algo así como cuando Manuel Azaña le dijo en tono de broma a los ministros de centro-derecha que le cedían el gobierno “Ustedes tienen que entender que la derecha de la república soy yo, y ustedes son unos aprendices extraviados”.

Porque realmente el PSOE es ahora mismo la izquierda nominal y la derecha real, es decir, igual que se ha convertido en el foco de todas las desafecciones se podía haber convertido en el foco de todas las adhesiones. Quizá en una época de bonanza lo hubiese sido, como le pasó a los laboristas británicos.

 

Este es un proceso lógico en todos los países de nuestro entorno. Los gobiernos se están desgastando y perdiendo elecciones, y los gobiernos de izquierda más porque están realizando políticas contrarias a su idiosincrasia. Pero lo que me preocupa especialmente del caso Español es que existe un sujeto pasivo que sin merecerlo, o siendo claros mereciendo lo contrario, se va a encontrar con una mayoría, posiblemente absoluta, en sus manos.

En otros países las opciones menores están creciendo bastante, si no es en representación real sí por lo menos en votos. Pero aquí en España las dos fuerzas menores a nivel nacional, IU y UPyD no despegan. La encuesta del diario público, por ejemplo, les da poco más del 12% entre las dos formaciones, con lo que no pasarán de 15 escaños entre los dos.

La verdad es que la encuesta de Público, concretamente, tiene datos bastante raros. Que la estimación de voto de CiU se haya multiplicado por más de dos respecto a la encuesta pasada indica que la encuesta no está muy bien hecha y que las encuestas en Cataluña han sido pocas. Ciertamente si el PSOE va a bajar 15 puntos su estimación de voto y el PP sube muy poco, ¿Dónde demonios está ese voto?

 

En cualquier caso me preocupa sobremanera el resultado y me hace replantearme, una vez más, hasta que punto los ciudadanos españoles estamos ejerciendo convenientemente el sufragio universal. La democracia se supone que debe dar al ciudadano la capacidad de elección sobre distintas opciones políticas, distintos programas, distintas ideas, etc. El ciudadano debe analizar las opciones y decidir, de forma consciente, qué es lo mejor para su país.

¿Realmente estamos haciendo esto? Yo creo que no. Los españoles no estamos analizando a los partidos y los programas, las ideas y las soluciones que nos plantean. Estamos votando bien reactivamente, bien por desconocimiento profundo de la cruda realidad, bien atrapados por la telaraña bipartidista que nos han tejido durante los últimos 30 años. Rajoy no es el presiente elegido por este país, no, es un señor al que le cae el poder en las manos por rotación, sin que haya hecho nada para merecérselo.

Personalmente no puedo entender ni soportar que un partido que no ha propuesto nada y que, si hacemos caso a sus palabras, parece no tener ideología (recordemos que se presenta como el partido de los trabajadores), pueda llevarse una victoria electoral. Cualquier persona mínimamente enterada sabe que el PP hubiese hecho lo mismo que ha hecho el PSOE, y que cuando llegue al poder va a ser un puro continuismo del gobierno anterior. ¿Por qué votamos así? Es pura rabia, desesperanza, tonificarnos en una ilusión que sabemos que no es real, castigo, incapacidad para pensar más allá de las opciones preconcebidas.

 

El PSOE merece una derrota en las urnas. Un duro golpe le llevará al rincón de pensar donde están otras ex socialdemocracias europeas, que es el sitio donde deben de estar para replantearse hacia donde tienen que ir una vez la tercera vía se ha hundido en la nada.

Pero que el PP gane por puro rebote es algo que creo que este país no se merece. Y no es que el PP sea peligroso ni que su líder lo sea, el problema es el método, es cómo estamos haciendo uso de nuestro derecho al sufragio, es cómo no tenemos la más mínima exigencia para entregarle a un señor las llaves de la gobernabilidad del reino.

Rajoy no es peligroso, pero no puedo de dejar de pensar qué pasaría si a la cabeza del PP hubiese un loco, un fanático o un iluminado. ¿Ganaría igual las elecciones? Todos sabemos la respuesta, y esa respuesta es tan peligrosa que creo que hay que intentar dar soluciones antes de que esto pueda suceder.

 

 

EMPATE A CERO...O A MENOS UNO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 18-07-2010 en General. Comentarios (20)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/zapajoy.jpg 

 

Ya ha acabado el debate sobre el estado de la nación, y si estos debates siempre me han parecido que no valían para nada creo que este se ha llevado el título a los debates inútiles y futboleros.

 

Empezó hablando el presidente del Gobierno. El discurso no fue técnicamente malo, como por otro lado era exigible después de estar encerrado preparándolo. Hizo un discurso relativamente sentimental, recordando a discursos históricos como algunos de Kennedy o de Churchill, aunque obviamente la categoría política del protagonista era mucho menor.

El discurso de Zapatero se basó en justificar el por qué ha tomado las medidas que ha tomado, es decir, en porque se ha convertido en un partido liberal económico y ha dejado de ser socialista. La idea de la necesidad extrema y la inevitabilidad, sin haberlo dicho así, fue la que inspiró su discurso.

Claro, como suele pasar en estos discursos es todo una mezcla de medias verdades y por lo tanto medias mentiras. Ni una sola autocrítica, ni una sola mención a sí había alguna alternativa, obvió absolutamente su responsabilidad al haber hecho una política liberal económica durante 6 años. No le tocaba a él hacer este discurso ciertamente, pero vamos como el PSOE se ha convertido en la izquierda nominal y la derecha real en el mismo partido, es decir, un partido que abarca la totalidad del espectro política en realidad o en ficción, pues podía haberse hecho la oposición a sí mismo.

El resumen del discurso era que se seguiría haciendo lo mismo y tomando las mismas medidas. Sangre, sudor y lágrimas. Las promesas: Anuncios de contactos y estatut de Cataluña. Así está el país, no da para más.

 

Después de este discurso le tocaba al líder de la oposición. Con este gobierno enfrente Rajoy subía a la tribuna con la victoria a un centímetro de sus dedos. Era fácil, lo único que había que hacer era presentarse como un candidato a futuro presidente del gobierno y explicar las medidas que se deberían de tomar en el gobierno y el por qué el PP era la mejor opción para España.

Que éste es el discurso que tocaba en una posición tan ventajosa lo sabe hasta el representante universitario más inexperto, y no hace falta decenas de asesores para que te lo digan. En una posición como esa no hay que ser excesivamente agresivo, toca ser claro y conciso, parecer responsable y la propia inercia te lleva a la victoria absoluta. Pero por alguna razón incomprensible para mí el discurso obvio y claro no se hizo, al contrario. Lo que se oyó de boca de Rajoy fue un ataque sin cuartel al presidente del gobierno, al que intentaba personificar como responsable de todos los males. Recuerdo una frase que decía algo así “España puede salir de la crisis, si, con este gobierno, no”…Y se hacen estas frases sin rubor, como si fuese un maestro de niños de tercero de primaria. Para acabar un váyase Sr. Zapatero. Esto es lo que hay, si es que hay algo.

 

Yo no puedo entender, no puedo concebir lo que hace Rajoy, lo que hace el PP. Si fuese votante del PP me sentiría ofendido, pues sólo hay simplismo, demagogia y hooliganismo. El discurso es insultante en sí mismo, parece dirigido para memos, hace al receptor tener la sensación de que le están insultando en su cara, de que le toman por tonto.

No decir ni una sola propuesta cuando es lo único que necesitas para convencer de que debes ser presidente del gobierno es absolutamente increíble, aunque la verdad todos sabemos el por qué. Las medidas que tienen el PP y Rajoy son exactamente las mismas que está haciendo el PSOE. Pero hombre, un poco de imaginación joder, un poco de fantasía pseudo económica: Expectativas, confianza, criticar algo de algún impuesto, alguna idea absurda. Algo, algo estúpido, increíble, castillos en el aire, pero dí algo hombre.

Lo que no se puede hacer es decirle a la gente que tienes que gobernar tú para que el país se recupere cuando no tienes nada que aportar. ¿Cómo se va a recuperar el país? ¿Por magia? Si no fuese simple propaganda y subnormalización colectiva, cualquiera diría que estos señores deben pensar que están elegidos por dios para gobernar.

 

Cuando analizamos los problemas sociales, políticos y económicos de España nos centramos mucho en las políticas, las ideas, las medidas, como se supone que debe ser correcto. Pero nuestro país tiene un problema de base que me parece que es el origen, el primer paso para comenzar a hablar de la resolución de problemas. El voto Español, el voto del ciudadano Español está cautivo, no cautivo por ninguna razón política especial si no cautivo por la propia personalidad política española, por la enorme falta de exigencia que tenemos.

Los españoles parece que no tenemos dignidad democrática. Entiéndase lo que quiero decir. Nuestro voto es un arma muy valiosa, y su ejercicio lleva asociado un ejercicio de responsabilidad colectiva y representa un convencimiento respecto a una política o unas personas concretas. Pero parece que los Españoles, muchos de nosotros, no nos respetamos a nosotros mismos. Somos capaces de ir a una urna a votar a un señor que es un corrupto, que es un mentiroso o que nos está tomando por idiotas.

Sabemos que el candidato x es demagogo, cínico y que es un cuatrero a la caza del voto, y en vez de rechazarlo y buscar otro candidato le votamos, bien porque representa nominalmente las siglas que nos gustan o bien para que no ganen “los otros”. Para mi, eso es no respetarse a sí mismo como ciudadano, tirar un voto a la urna como quien tira la quiniela es mancharse las manos democráticamente hablando.

Y ojo no hablo de equivocarse, todos nos hemos equivocado yo el primero. Hablo de votar conscientemente a un impresentable sabiendo positivamente que ese hombre es un impresentable. Eso no tiene nombre.

 

Los condicionantes para que el bipartidismo quede virtualmente barrido son cada día mayores, sin embargo nada apunta a que esto vaya a ser así. Y si estamos dispuestos a validar, una vez más, a los que no se merecen ser validados; si estamos dispuestos a entregar la gobernación a personas que transparentemente no se lo merecen, creo que estamos incumpliendo el primero de los condicionantes para poder mejorar las cosas a través de la política: Respetarnos a nosotros mismos como votantes y, por lo tanto, ser responsables con nuestro voto.

 

GÜRTEL EN LA GUERRA FRÍA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 13-10-2009 en General. Comentarios (8)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Rajoyaguirre.jpg 

La foto fue cortada a la altura del pecho para que no se viesen los cuchillos que llevaban en las manos

 

Creo que si quisiésemos podríamos hacer post diarios del caso Gürtel durante muchísimo tiempo. La trama Gürtel parece que es un agujero negro que poco a poco va a ir atrayendo a políticos, comunidades y administraciones del PP a su centro de gravedad. Con sólo un tercio del sumario conocido, hay cuatro comunidades salpicadas, decenas de imputados, jueces que han arriesgado su carrera para proteger a imputados, etc.

Sin embargo, y fuera de las implicaciones penales del proceso que no me cansaré de repetir que no deben confundirse con las políticas, el tema Gürtel parece que va a hacer saltar por los aires esa aparente unidad de ideas y acción de la que presume el PP.

 

Los partidos políticos tienen unidad cuando las cosas van bien, pero se convierten en fuentes de conflicto cuando no es así. Tengamos en cuenta que en un partido político pululan muchísimas personas que lo único que desean es un cargo político. La gestión interna de un partido consiste muchas veces en saber colocar a todo el mundo en un puesto donde no levanten la voz, y así obtener la tranquilidad interna.

Esta realidad común a todos los partidos políticos es muy acusada en el PP, al ser este un partido menos “ideologizado”. En un partido más a la izquierda, o en una derecha situada en un eje distinto, hay mucha más gente que milita en él por una convicción intelectual y por ideología política. En los grandes partidos, en esos que se autodenominan como realistas, prácticos y técnicos es mucho más frecuente ver gente que se toma el partido como un trabajo, cuando no como un negocio directamente.

 

En este contexto da la sensación de que ante el miedo de perder los cargos públicos para siempre si se es salpicado por la corrupción las costuras internas del PP están empezando a ceder.

Camps tiene una muy gorda montada en Valencia. Los escondidos Zaplanistas están a puntito de salir de las trincheras. El honorable Camps, que hasta hace unos meses parecía un inamovible señor feudal con poderes infinitos, tiene ya la fecha de caducidad escrita en la frente. Los que le rodean lo saben, y tardarán en apuñalarle lo que dura un caramelo en la puerta de un colegio.

 

Pero la realidad del PP a nivel nacional se mueve en otros parámetros. Las decisiones, las acciones políticas, las exigencias de dimisiones y la estrategia política obedecen a la estrategia militar que marcan los asesores del señor Rajoy para ganar esa guerra fría que todos sabemos que existe pero que permanece aparentemente soterrada hasta el momento adecuado, que parece que ya ha llegado. Es la guerra entre Esperanza y Mariano.

Aguirre también toma decisiones políticas pensando en esta guerra. Aguirre, más inteligente que sus compañeros, ha visualizado bastante bien que esto de Gürtel puede ser el entierro de la dirección general del partido y de su líder. Por eso se ha dado prisa en tomar medidas contundentes y quitarse a los corruptos de en medio.

Observando a Aguirre nos damos cuenta que su principal objetivo es parecer un político contundente contra la corrupción, y lo está consiguiendo increíblemente por mucho que su comunidad sea una de las mas afectadas por el caso Gürtel. Estoy convencido que Aguirre saldrá victoriosa y fortalecida de todo esto.

 

El cese de Costa está enmarcado en esta guerra. Rajoy no tenía demasiado claro esto de tomar decisiones, sobre todo porque exige algo que don Mariano no tiene: Valor y capacidad de tomar decisiones que pueden no salirte bien. En la entrevista con Camps, ante la negativa de éste de hacer dimitir a Costa el señor Rajoy no debió insistir mucho. Al día siguiente estaba hablando de indiferencia ante las informaciones (Patético, con todas las letras). Pero claro, Aguirre movió ficha y Rajoy no se podía quedar atrás pareciendo un tibio, por lo que debió mandar órdenes contundentes a Valencia.

 

Que en los próximos meses el PP tome decisiones o se enroque detrás de alguna conspiración judeo-masónica dependerá, fundamentalmente, de cómo actúe Aguirre y como reaccione Rajoy ante esto. Ya puede seguir canal 9 con su asquerosa e insultante manipulación informativa, ya pueden Cospedal y Soraya intentar desviar la atención con la primera mosca que se cruce que el tren de la realidad no se detiene ni tiene socavones en la vía como el AVE. El futuro de la actual cúpula del PP está en que entiendan esto.

 

El PSOE y Zapatero deben estar encantados. Con el PP enfrascado en una guerra fría evidente y salpicado por la corrupción, a poco que mejore algo la economía volverán a ganar las elecciones.

Si Felipe González hubiese tenido esta oposición estaría gobernando todavía.

LA INCREIBLE LEVEDAD

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 10-09-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/zapaterorajoyreproches.jpg 

 

Se hablaba mucho del debate de política económica que iba a tener lugar en el congreso de los diputados. El gobierno había hablado mucho de una pequeña subida de impuestos sin precisar y la oposición hablaba de reformas.

Finalmente llegó el debate, y parece que se volvió a repetir la maldición que cae sobre este país: El presidente del gobierno no propuso nada en claro, y el líder de la oposición no propuso nada directamente.

 

Sé que es fácil echarle la culpa al gobierno de la situación económica. Es lo sencillo, lo que responde a esa tendencia humana de simplificar en nuestra mente las cosas que no comprendemos y buscar un chivo expiatorio, y por eso no voy a hacerlo.

Zapatero no tiene culpa de esta crisis, bien, aceptado. Posiblemente no tenga las herramientas en sus manos para dar un vuelco a la situación, puesto que en las actuales economías de libre mercado entre las leyes europeas que prohíben inmiscuirse en la economía, la economía de mercado globalizada que te impide hacer una política fiscal agresiva y novedosa so pena de ahuyentar la inversión y el capital, y la práctica total privatización del sistema económico es muy difícil hacer algo más que medidas paliativas.

Pero a pesar de todo esto da tristeza ver como el gobierno actúa aparentemente sin rumbo, sin ideas claras, sin intención de generar una política a largo plazo para impulsar ciertos sectores productivos, sin un programa de acciones claras y sin un liderazgo necesario para llevar a cabo ciertas medidas aunque sean impopulares.

Ha hablado Zapatero de Plan de economía sostenible, pero ¿Qué es eso presidente? Es algo muy bueno y muy bonito, que va a arreglar las cosas rápidamente…Grandes palabras vacías de realidad me temo.

 

Pero cuando ves la alternativa y ves lo que hay enfrente, te dan ganas de coger un avión hacia el país de habla hispana más lejano.

Enfrente está la oposición del PP, que por supuesto critica todo. Ya sabemos que Zapatero no hace nada, que ha creado la crisis él solito con algún tipo de superpoder oculto, que no están de acuerdo con subir los impuestos, con los 420 euros y tampoco cuando los 420 euros no se dan a todos; No están de acuerdo con la deducción de 400 euros y tampoco con quitarla. En fin, la típica tarea de oposición mal entendida a la que el PP nos tiene acostumbrados.

El PP habla de “reformas”, palabra totémica que, en el fondo, o no implica nada o implica algo inconfesable que no conviene decir. Porque el PP critica las políticas del gobierno, pero no propone alternativas. Habla de reformas, pero no han dicho ni una sola reforma que se deba hacer. Han llegado incluso a proponer una reforma laboral sin abaratar el despido ni eliminar derechos sociales, algo mágico que seguramente debe tener alguna relación con el milagro de los panes y los peces porque si no no se entiende. En fin, el PP piensa que los ciudadanos son imbéciles y que pueden convencer sin proponer absolutamente nada.

 

Objetivamente el único que ha propuesto un plan es Cayo Lara, el secretario general de IU. Cayo Lara ha hablado de una banca pública que financie la economía y que las administraciones públicas paguen a 30 días. Ha hablado de subida del tipo máximo de IRPF y de salario mínimo de 1000 euros (creo que eran mil). En fin, ha propuesto las famosas “reformas” de las que otros hablan.

Su posición será conveniente o inconveniente, las medidas serán positivas o absolutos delirios, pero por lo menos proponen algo, no engañan y son claros. Dado lo que hay, lo lamentable que hay, creo que por lo menos merece reconocimiento.

 

La economía es una disciplina muy difícil. Es como una manta que cuando tiras para arriba para taparte la cabeza dejas descubiertos los pies y viceversa. No hay soluciones efectivas claramente, ni políticas que de antemano sepas que van a ser positiva, siendo cada medida compleja y, aunque beneficie a unos, suele perjudicar a otros. Algunos hablan de reformas económicas que seguro mejorarán la economía, pero mienten, porque no lo saben, nadie lo sabe, no hay más que ver como está la economía internacional para ver que estos gurús de la economía no son más que telepredicadores elegantes.

Pero eso no implica que te puedas quedar congelado y sin hacer nada. Está muy bien que se quiera proteger a los desfavorecidos y eso es exigible, pero la economía Española necesita cambios, y no precisamente las reformas que algunos predican.

Necesitamos subir sustancialmente el nivel de la empresa de este país. Hace falta un empresariado con mentalidad moderna, hace falta gente con ganas de innovar. Hace falta una cultura empresarial de generar economía real, y no pelotazos para forrarse. Necesitamos menos “picaresca” y menos pirata. Necesitamos una mentalidad menos consumista, más realista. Necesitamos que la población tenga unas nociones básicas de economía, y que no caiga otra vez es aquello de “esto sube siempre”, “esto es una inversión segura”, etc.

Necesitamos bancos vigilados y regulados que no dejen dinero a todo el mundo creando una burbuja especulativa terrible. Necesitamos tener los servicios básicos cubiertos por el estado, necesitamos sueldos más altos, una vivienda que sea considerada como un bien de primera necesidad y con un régimen que no permita especular con ella. Necesitamos muchas cosas que no tenemos.

 

Zapatero está siguiendo un principio liberal claro. El gobierno no interviene en la economía de libre mercado, por lo que hay que paliar la situación de los desfavorecidos hasta que la economía vuelva a reactivarse por ella sola. Los liberales, en el fondo, deberían de aplaudirle; los socialistas, en cambio y por mucho que levante el puño, no.

Los gobiernos alemán y Francés están tomando medidas bastante más intervencionistas que el gobierno Español. En el fondo, siendo ortodoxos, son políticas menos liberales y más izquierdistas que las de nuestro gobierno. Sin embargo, aquí se acusa a Zapatero de hacer medidas izquierdistas, algo que deja en evidencia al acusador.

 

Qué desazón estar sometido a una de estas dos alternativas. Qué San Obama nos ayude, que falta nos hace.