JORGE ALARTE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 23-08-2009 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Alarte.jpg 

La verdad es que tiene cara de buena persona

 

El otro día en el blog amigo Ulises 3000, que administra uno de nuestros lectores, Nicolás Mengual, estuvimos debatiendo sobre la posible moción de censura en la alcaldía de Benidorm que el PSPV de ese municipio quiere llevar a cabo con la ayuda de un tránsfuga del PP.

La polémica surgía porque el secretario general de los Socialistas Valencianos, Jorge Alarte, ha prohibido a sus compañeros de Benidorm llevar a cabo ninguna moción de censura con ningún tránsfuga, en cumplimiento del pacto antitransfuguismo que el PP y el PSOE tienen firmado. Los socialistas de Benidorm, por el contrario, quieren realizar la moción de censura, seguramente influenciados por el pasado de Benidorm, en el que una moción de censura apoyada por un tránsfuga del PSPV dio la alcaldía a Eduardo Zaplana, iniciando así la fulgurante carrera política de este señor.

 

He hablado muchas veces sobre el PP de la comunidad Valenciana, pero creo que casi nunca del PSPV, y me gustaría hacerlo ahora analizando la figura de su nuevo y flamante secretario general, Jorge Alarte, que lleva poco menos de un año en el cargo.

Jorge Alarte es un hombre joven, alcalde del municipio de Alaquás hasta hace unos días, en el que ha ganado las tres últimas elecciones municipales con mayoría absoluta. Llegó a la secretaría general después de unas ajustadísimas primarias en las que venció por un estrecho margen al alcalde de Morella, Ximo Puig.

Políticamente, Alarte representa en Valencia lo que representó Zapatero a nivel nacional en el año 2001. Juventud, nueva gente y centrismo. De hecho, Alarte era el candidato preferido por Ferraz. Sin embargo aquí lo más importante son las características exclusivamente valencianas que representa Alarte.

La propuesta de Jorge Alarte para Valencia representa una aceptación tácita de ciertas políticas del PP que, según esta percepción de la realidad en nuestra comunidad, la sociedad Valenciana ha interiorizado. Un ejemplo de esto es la propuesta de cambio de la denominación tradicional del partido, que Alarte quería cambiar de Partido Socialista del País Valenciano a Partido socialista de la Comunidad Valenciana, algo que finalmente no prosperó prevaleciendo el arraigo a su denominación histórica.

Otra de las cosas que Alarte ha aceptado es la política de grandes eventos del PP, algo que había sido criticado por anteriores liderazgos y que ahora se considera un error táctico el haberlo hecho.

También es destacable otro punto de la nueva política del PSPV, que es la aceptación de que la sociedad Valenciana es victimista y, por lo tanto, hay que actuar en consecuencia, y conviene ponerse detrás de aquellas pancartas reivindicativas de inversiones, traspasos de competencias, conflictos interregionales, etc. Que no supongan una contradicción con la política del PSOE a nivel nacional y con las decisiones del gobierno de Madrid.

 

Como veis, la propuesta política de Alarte es pura táctica. Os voy aponer un ejemplo del viernes pasado, que creo que es muy ilustrativo.

El PSOE de la ciudad de Valencia tiene interpuesto un recurso sobre el cambio de uso de la parcela que contendrá al futuro estadio de Mestalla. Los socialistas entienden que no cumple los planes de ordenación urbana, y consideran que el ayuntamiento ha realizado un trato de favor al Valencia C.F, perjudicando a la ciudad.

Pues bien, Jorge Alarte fue el viernes pasado a suscribir acciones del Valencia C.F. El consejo de administración del Valencia organiza actos mediáticos en la suscripción de acciones por parte de personalidades importantes, y ahí se enmarcó la suscripción de Alarte, en la que hizo declaraciones a los medios. En esa declaración, Alarte anunció la retirada del recurso por parte del PSOE de Valencia, como forma de apoyo al Valencia C.F. en este momento que tanto lo necesita.

¿Por qué anuncia Alarte esto? Sencillamente porque piensa que la política del PP de trato de favor al Valencia C.F da buenos resultados electorales, y la contraria (que es la que ha defendido el PSPV hasta hoy) no. Como veis, no es una cuestión de principios políticos, sino pura táctica.

 

En el caso de la alcaldía de Benidorm, que he comentado antes, sí que estoy de acuerdo con Alarte. El PSPV debe ser respetuoso con el pacto antitransfuguismo por mucho que el PP no lo sea. El PSPV debe ser honrado y competir con armas honrada, por mucho que sus rivales no lo sean. Me parece fundamental que un partido sea ético. Si el PSPV piensa ganar al PPCV siendo igual de aprovechado y “sucio”, no va a ganar las elecciones en la vida, porque no habrá motivo alguno para votar al PSPV y no al PP.

Y ahí es donde no entiendo la política de Alarte en el resto de frentes. ¿Qué se pretende imitando la política del PP? Hay una ley de la política que dice que si un partido imita a otro, no ganará nunca, puesto que la sociedad siempre va a preferir al original que a la copia. Si Alarte piensa que por imitar al PP en ciertas facetas, por aceptar de facto este vicitimismo enfermizo que parece asolar esta tierra, por coger aquellas partes del discurso del PP que son populares, sean adecuadas o no; en definitiva, si piensa que por eso va a conseguir que aquellos que dicen que los socialistas son unos “catalanistas”, unos “traidores”, que quieren hundir Valencia, etc. Le voten, Alarte se está equivocando gravemente.

Hay gente que no te va a votar nunca, y eso es lo primero que se debe tener claro cuando se dirige un partido político. Y, en consecuencia, orientar tu política a los que sí te pueden votar, a los descontentos, a los que piensan que esta comunidad está dirigida por unas personas que se creen que esto es su cortijo, a los que desean un modelo distinto de sociedad, a los que creen que la política es algo más honesto que lo que nuestros actuales dirigentes creen.

 

A pesar de que Alarte no es santo de mi devoción, creo que merece una oportunidad. Pero también creo que debe crear una política original, y no una copia barnizada de la política del PP. Alarte parece que le quiere dar un toque de ética a la política Valenciana, quiere mostrarse como un dirigente que lucha contra la corrupción y que quiere darle un contenido moral a la acción política. Eso es bueno, y es un camino que el PSPV debe realizar, pero no debe ser el único.

Los contenidos políticos son importantes, los partidos tienen un componente de ideas, en este caso de ideas socialdemócratas, que hay que intentar aplicar. Y Alarte tiene una asignatura pendiente en ese punto.