TURISMO VERANIEGO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 26-07-2009 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/playallena.jpg 

No, no van de peregrinación a la Meca...

 

Supongo que muchos de vosotros estaréis ya pensando en las Vacaciones (si es que no las habéis empezado ya). Desgraciadamente yo este año no voy a tener vacaciones en Agosto, aunque con la jornada intensiva y los fines de semana sí tengo muchas posibilidades de ocio que se pueden aproximar a lo que unas vacaciones significan.

 

De todos modos me gustaría tratar el tema de las vacaciones de verano. Ahora mismo llego de pasar el fin de semana en la playa de Gandia. La verdad es que, por ahora y a pesar de las aglomeraciones, se puede estar en Gandia relativamente a gusto. La cantidad de gente es aún soportable. Sin embargo en cuanto llegue agosto aquello se llena hasta límites insoportables. Y quien habla de Gandia puede hablar de cualquier cuidad costera medianamente turística del mediterráneo, por no hablar de otras regiones que no conozco en profundidad.

Diferentes veranos he viajado a Benidorm, Ibiza, Benalmádena, Gran Canaria, Mazarrón, etc. Y todos estos sitios parecen cortados por el mismo patrón: Aglomeraciones, playas invivibles, restaurantes a rebosar, “Guiris” que parecen creer estar en su país y, en definitiva, multitud de realidades a mi modo de ver bastante estresantes.

Muchas veces me cuesta creer que a las personas que veranean en estos sitios realmente estén encontrando lo que buscan. ¿Alguien puede descansar en un sitio así? Me resulta complicado de creer. Me viene a la memoria un programa de “sketches” de humor que hacían en canal 9 hace un par de años, socarrats (En Castellano significa “quemados”) en cuya canción de inicio decía algo así como “Empezabas ilusionado las vacaciones, y quien te iba a decir que acabarías socarrat”; la verdad es que pienso que eso es lo que le debe de pasar a mucha gente.

 

Para huir de esta “playitis” que parece que tenemos todos, el año pasado opté por un viaje corto más cultural, que fue la ruta León-Segovia (Con una horripilante parada en el Valle de los caídos, algo que dejo para un futuro post). Y la verdad es que fueron unas vacaciones muy placenteras: Temperaturas agradables, escaso turismo, lugares interesantes que visitar, gastronomía excelente y precios bastante económicos. Me impresionó Segovia, una ciudad preciosa que parece sacada de un cuento, que me pareció un sitio excelente donde vivir, por lo menos en verano. León me gustó menos a nivel estético, aunque disfrutamos de unas temperaturas envidiables y comimos muy bien.

 

Esta serie de experiencias me hacen reflexionar sobre que es lo que realmente buscamos en unas vacaciones. Cada persona tiene su preferencia (Divertirse, descansar, etc.), seguramente dependiendo de su situación social y edad.

Sin embargo, sea cual sea la preferencia de las personas, parece que elegimos el turismo de sol y playa como la única alternativa posible. Es como si tuviésemos una especie de prejuicio que nos dijese que unas vacaciones sólo son vacaciones si estás en la playa. ¿Es que queremos presumir de moreno? ¿O es simplemente un cliché social?

 

Creo que esto nos lleva a desaprovechar excelente oportunidades de turismo de interior, a no viajar a pequeñas ciudades encantadoras de Castilla que seguramente están en su mejor momento para ser visitadas, tanto por clima como por tranquilidad. E incluso, siendo muy osado, esto podría ser aplicado a una gran capital, ¿Cuántas cosas puedes ver en Madrid en Agosto que no podrías ver en el resto del año? ¿Cuándo te puedes mover por la ciudad con esa tranquilidad?

 

De todos modos no penséis que milito en algún tipo de turismo anti playero ni nada por el estilo. Me encanta ir a playas poco concurridas (algo que ya es difícil de encontrar en Valencia), así como ir a la playa en los meses de Junio y septiembre, donde puedes disfrutar del clima y a la vez de la tranquilidad, lo que pasa es que, lo reconozco, no me gustan nada las aglomeraciones, ni en la playa, ni en un centro comercial ni en ninguna parte.