MERCADONA, EN EL BLOQUE DEL ESTE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 17-07-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/mercadona.jpg 

 

Una de las cosas que se comenta que dejaba clara la diferencia entre un país del bloque soviético y un país capitalista occidental era los supermercados.

En los países comunistas, los supermercados eran tiendas bastante austeras. Generalmente existía una sola marca por tipo de producto. Por ejemplo, si querías un café instantáneo sólo existía una marca, fabricada en alguna fábrica de algún país del este, y esto era habitual para la mayoría de productos. Una buena muestra de esto la podéis ver en la excelente película “Good Bye Lenin”, que recrea la época de la reunificación en la Alemania del este, y donde se pueden observar las peripecias del joven protagonista para conseguir los productos típicos de la RDA que, una vez se reunifica Alemania, desaparecieron de las tiendas.

 

En occidente, por el contrario, y como todos vemos a diario, tenemos multitud de marcas que fabrican el mismo producto. La verdad es que hoy existen muchísimas marcas de todo, pero bueno hace 20 años también podías encontrar una variedad interesante en los mismos productos.

Esta diferencia, según he oído muchas veces, muestra la superioridad del sistema capitalista sobre el socialista de economía planificada, sobre todo en el terreno económico, pero también refiriéndose a las comodidades que puede éste sistema otorgar a la población.

 

Y en este contexto llegó la crisis. Y la crisis potenció un fenómeno muy importante a nivel de alimentación, que es el de las marcas blancas. Para quien no lo sepa, las marcas blancas son aquellos productos que encontramos bajo las marca del supermercado al que vayamos, y que tienen un precio sustancialmente inferior al de las marcas conocidas.

Con las dificultades económicas las marcas blancas han subido como la espuma. La gente quiere comprar más barato, y acude masivamente a estos productos. No sé muy bien como estará la cuota de mercado de las marcas blancas, pero estoy seguro que de año y medio a esta parte se puede fácilmente haber duplicado.

 

Mercadona creo que fue el primer supermercado que creó su marca blanca hace muchos años, Hacendado. Esta marca, de una calidad bastante aceptable, fue muy bien acogida desde el principio y se convirtió en uno de los pilares de Mercadona.

Pero en el último año mercadona ha decidido hacer un cambio de política empresarial. Quizá por la crisis, mercadona ha decidido reducir al máximo la presencia de marcas en su supermercado, con el objetivo de potenciar la marca Hacendado, y dejando muy poco espacio para otras marcas. Últimamente en Mercadona  hay muchos productos en los que sólo te ofrecen dos posibilidades: O la marca más conocida, o marca Hacendado. Muchas marcas como Coca-cola, Danone u otras, o ya no se encuentran en el supermercado, o en breve dejarán de estar disponibles.

 

Mercadona, según dice, quiere “facilitar” al cliente la elección del producto, ofreciéndole un producto de calidad que ya ha sido, digamos, filtrado por los ejecutivos de la sociedad, y que es el seleccionado para ofrecer al consumidor.

A mi esto me recuerda mucho a los comentarios, en un punto cínicos, del mundo del socialismo real. Al ciudadano se le daba lo conveniente, lo mejor para él, y quien decidía que era lo mejor para el ciudadano era el partido comunista.

 

A pesar de la evidente diferencia de una situación a otra (aquí, si no te gusta, te vas a otro supermercado) me resulta muy curioso que, el símbolo de la superioridad productiva del mundo capitalista hace 20 años, haya sido sustituido en una de las empresas más importantes de España por una criterios que recuerdan al pragmatismo del socialismo real. Creo que es un hecho que nos puede llevar a reflexionar cómo aquellos principios que nuestra sociedad occidental nos da por verdades absolutas no son más que puntos de vista relativos.

 

Ya veremos qué resultado la da esto a Mercadona. La verdad es que Mercadona, a ojos de la población, tiene muy buena fama como empresa, tanto por su funcionamiento como por las condiciones laborales de sus trabajadores, que la gente cree muy buenas.

Por mi experiencia personal, ya que he trabajado con muchos proveedores de mercadona y conozco algunos de sus trabajadores, creo que ese criterio, si ha sido verdad alguna vez, hoy no lo es.

Los modos de negociación de mercadona son asfixiantes y prepotentes. Las empresas que trabajan para mercadona tienen que trabajar a márgenes económicos ajustadísimos, cuando los márgenes de mercadona son bastante mas amplios de lo que la gente cree.

Además, cada vez más conozco trabajadores de mercadona muy descontentos, tanto por la presión que reciben como por otras causas.

 

Quizá fue todo siempre un mito, o quizá la propia dinámica empresarial ha convertido a este supermercado con un buen modelo empresarial en una empresucha más.