LA MANIFA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 18-10-2009 en General. Comentarios (15)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/manifaaborto.jpg 

Aunque vayan de rojo, no son del partido comunista. Cosas de modernos.

 

Se había anunciado mucho la manifestación del aborto de ayer sábado. Le llamo la manifestación “del aborto” porque no sé muy bien si era contra la reforma de la ley del aborto o contra el aborto en sí, así que la voy a llamar del aborto a secas.

Los organizadores, viejos especialistas en este tipo de actos puesto que ya convocaron alguna antaño contra el matrimonio homosexual y alguna otra más, venían avisando que iba a ser la manifestación más grande de la historia de la democracia.

 

Como este país se ha convertido en una absoluta caricatura de sí mismo, y las personas que pululan por las primeras de los periódicos y televisiones han perdido la vergüenza y el sentido de la honestidad hace bastante tiempo, cuando oyes estás cosas ya adivinas como te van a contar las cosas.

Cuando alguien dice que va a convocar la manifestación más grande de la historia de la democracia, ya sabes que, como mínimo, te van a decir que han acudido 2 millones de personas, independientemente del número que realmente acuda.

En la legislatura pasada las ganas de figurar, de manipular, la sensación de unos cuantos de creerse más listos que los demás, el convencimiento de que la población es imbécil, la falta de respeto por la verdad, el aprovechamiento político, etc. Llevaron a la curiosa práctica de ir aumentando en cada manifestación convocada los asistentes en medio millón. En la primera manifestación convocada contra el gobierno dijeron que había medio millón de personas, en la segunda un millón, en la tercera millón y medio, en la cuarta dos millones, y a partir de esa se plantaron porque alguna persona con un mínimo de vergüenza les debió decir que no podían hinchar más la cifra para no ser tomados por perturbados.

 

Por supuesto, los organizadores dijeron que 2 millones de personas desfilaron por las calles de Madrid, como todos sabíamos desde anteayer. La comunidad de Madrid, con su presidenta metida en el “fregao”, otorgó sin ningún problema millón y pico de manifestantes. La policía nacional dio 250.000 asistentes, cifra que parece más lógica y que es similar a la de las manifestaciones de la legislatura pasada.

Pero lo gracioso del caso es que el único estudio independiente, el de la empresa LYNCE, que ya bajó hace tres meses la presencia de personas en el desfile del orgullo gay del ridículo millón y medio que dieron los asistentes a unas 60.000, otorgó a esta manifestación una presencia de 55.000 personas.

Obsérvese como la práctica de multiplicar por 20 ó 30 cualquier manifestación se ha convertido en algo habitual en todos los sitios. La desvergüenza de este país ha llegado a límite tal que quien no convoque millón y medio de personas parece un mindundi. Da igual que sea el foro de la familia, o la asociación de gays y lesbianas, aquí todos convocan a millones de personas con cualquier cosa.

Esta ridícula forma de intentar tener fuerza política lo único que hace es que la fuerza de la calle, de las manifestaciones, de las personas que luchan para cambiar algo quede totalmente desprestigiada. Hoy una manifestación ya no vale para nada. La fuerza de la calle no es tal, y el caso que va a hacer un gobierno a una manifestación es nulo. Y todo, gracias a estos manipuladores de todas las tendencias que han convertido la reivindicación callejera en una herramienta de engaño ¡Qué gran servicio habéis prestado al país! Enhorabuena.

 

 

Hay una segunda cosa que me llamó enormemente la atención. Como ya sabíamos Mariano Rajoy no iba a acudir a la manifestación, al igual que se suponía que no iba a acudir ningún miembro de su equipo dirigente. Sin embargo, la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, sí que iba a acudir.

La verdad es que tiene cierto punto de rocambolesco. Aguirre (teóricamente liberal) acuda a una manifestación con gente que lo que quiere es convertir cualquier aborto en un delito; y en cambió Rajoy, que se le supone conservador aunque nadie sabe realmente lo que es, no acude por considerar excesivamente dogmática la convocatoria. Es el mundo al revés.

 

Pues bien, como Aguirre iba el señor Rajoy se debió asustar y mandó allí a su número dos, María Dolores de Cospedal, quien seguramente debía ser proclive a ir antes de que Rajoy dijese que no iba a ir nadie de la dirección del PP hace un tiempo.

Esperpéntico PP: Aguirre va para “captar” apoyos en un entorno donde no está Rajoy, y Rajoy, asustado, manda a su segunda para no permitírselo. En medio de una manifestación que se supone se debe acudir o no en función de tus ideas no de tus intereses.

 

Así pasamos el rato en la política Española. Luego queremos no tener crisis.