LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Llamazares

CUESTIÓN DE IRPF

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 25-06-2009 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/llamazares.jpg 

 

Ayer se discutió en el congreso de los diputados la política fiscal futura de nuestro país. El partido del gobierno, el PSOE, estuvo buscando durante toda la sesión los votos de otras fuerzas parlamentarias para sacar adelante sus políticas.

Durante la mañana, el PSOE pactó con IU limitar los famosos 400 euros y el cheque bebé para las rentas más altas, subir el IRPF para personas con grandes ingresos (se hablaba de 90000 euros anuales) y derogar la ley “Beckham”, que permite a los extranjeros residentes en España cotizar un máximo de un 24% de IRPF durante sus primeros años de estancia.

 

Sin embargo por la tarde se desdijo de lo pactado. Como también quería pactar con CiU el tope del techo de gasto, y CiU no aceptaba lo pactado por la mañana, el PSOE rompió el acuerdo con IU, para sorpresa de todo el mundo.

La verdad es que es increíble como, estando a 7 diputados de distancia de la mayoría absoluta y teniendo decenas de combinaciones posibles para conseguirla, el PSOE pueda gestionar tan mal sus pactos puntuales. Si le faltasen 25 diputados para aprobar sus leyes se entenderían estos giros estrambóticos, pero faltándole 7 demuestran una incapacidad absoluta para gestionar negociaciones parlamentarias, o bien es que, directamente, no saben ni lo que están haciendo.

 

Lo propuesto por IU me parece algo, en términos generales, bastante sensato. Lo de la ley Beckham es un folklorismo que solo sirve para atraer a futbolistas extranjeros a España, creando unas ventajas fiscales inaceptables. Si nos quejamos de que los extranjeros que abren un negocio no pagan seguridad social durante varios años, no podemos aceptar esto tampoco.

Lo del aumento de IRPF para gente que cobre más de 90000 euros también me parece correcto, siempre que se haga con una progresividad razonable. Mantener los tipos máximos de IRPF en el 45% cuando hace poco estaban al 49% no es lo más sensato en momentos como este. Esta medida perjudicaría a un 1% de la población, y ese perjuicio les puede representar el duro golpe de tenerse que comprar un BMW de 35000 € en lugar de un Mercedes de 40000 €.

 

Parece que hay más polémica con el tema de los 400 euros y el cheque bebé. Lo primero que debemos tener claro que esto son beneficios que hace dos años no existía, así que su desaparición no nos puede parecer una catástrofe.

La eliminación de la deducción de 400 euros para rentas superiores a 30000 € no representa prácticamente nada. Creo que a una persona que gana, en el caso mínimo, 2000 euros netos al mes (o 1700 con 14 pagas) que le dejen de retener 33 euros no le debe suponer un gran trauma. En momentos de crisis creo que es un esfuerzo mínimo que podemos soportar, porque, en el fondo, no supone más que una cena, una tarde de cine en pareja y con dos niños, o dejar de comprarte una camisa que te gusta.

 

En el tema del cheque bebé me surgen más dudas. En mi opinión, el ritmo frenético de la sociedad actual y el inmenso coste relativo de los artículos básicos de consumo está suponiendo una bajada muy peligrosa de la natalidad. El compatibilizar la vida laboral con tener hijos se convierte en algo muy costoso, tanto económicamente como en gestión del tiempo, lo que lleva a que pocas familias se atrevan con más de uno o dos hijos a lo sumo, siendo muchas las que lo prorrogan indefinidamente en el tiempo, y otras directamente asumen que no pueden tener hijos a pesar de querer tenerlos.

 

Sin embargo, seamos realistas, el cheque bebé no soluciona nada. Los 2500 euros han volado al poco de nacer el hijo.

Más que cheques bebé lo que debería hacer el estado es una amplia red de servicios públicos gratuitos para toda la sociedad. Desde guarderías públicas para todos, pasando por un impulso para convertir en gratuitos ciertos servicios de salud que hoy no lo son, como la odontología, la compra de lentes correctoras u otras; hasta libros de texto gratuitos, IVA mínimo para productos de primera necesidad para la infancia, transporte público gratuito para menores, etc,etc.

Digamos, un modelo más “nórdico” basado en los servicios públicos gratuitos o subvencionados.

 

En resumen, con la excepción parcial del cheque bebé, que me genera alguna duda, las propuestas de IU parecían muy coherentes y presumiblemente aceptables por la inmensa mayoría de la población.

Una lástima que el PSOE todavía no sepa si prefiere estar al sol o estar a la sombra.

 

EL PARTÍDO ÚNICO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 20-10-2008 en General. Comentarios (4)

Ya está aquí. El Plan de rescate de nuestra maltrecha economía ha sido aprobado hoy por una abrumadora mayoría. El gobierno Socialista ha aprobado la misma medida que cualquier otro país con gobierno conservador, la oposición conservadora ha asentido igual que cualquier oposición socialista, y los regeneracionistas de UPyD han estado tan de acuerdo como los malvados nacionalistas que quieren destruir España. Tan sólo a dos gallegos despistados y a un médico en franca retirada se les ha ocurrido oponerse. Viendo tal estado de las cosas nos debemos encontrar ante una medida excelente, con la que no cabe discusión alguna, nacida gracias a las mejores virtudes de los hombres que, unidos, se han comprometido por una vez a darle un soplo de esperanza a la humanidad. Pues bien, permitidme la herética osadía de discrepar.

Las políticas aprobadas hoy en España, al igual que las que se aprobarán en el resto de Europa, se tratan simplemente de un tratamiento sintomático de los problemas creados por la crisis. Hay crisis de liquidez, pues inyectemos dinero a los bancos para que sigan dando préstamos. La única medida “transformadora” (Uy, que he dicho), es una vaga soflama futurista sobre la búsqueda de un sistema de control para que esto no vuelva  a pasar. Refundar el capitalismo, ha dicho Sarkozy. Parece que la refundación se basa cambiar alguna cosa para que nada cambie. Vamos, despotismo ilustrado.

¿Cuál es el plan? Superamos la crisis mediante la compra de activos de los bancos, y cuando ésta pase pues los volvemos a vender, volviendo la situación a la inicial. Vamos, quedarnos como estábamos. Refundación lo llaman ahora.

Por lo que parece, los máximos dirigentes mundiales piensan (sus asesores piensan, mejor dicho) que con un vago sistema de control sobre el crédito y los movimientos del capital el capitalismo funcionará como una seda. Eso mismo es lo que pensaron la señora Thatcher y el señor Reagan cuando convirtieron el sistema en el desaguisado que tenemos ahora. Eso pensó el Gran economista  John Maynard Keynes sobre su teoría monetarista, hasta que la crisis de los 70 demostró que la economía no era tan simple como las teorías Keynesianas. Eso pensaron también los teóricos del liberalismo económico, hasta que la crisis del 29 se llevó esa idea por delante. La fe en haber encontrado el sistema perfecto ha sido la constante en la historia de la economía .La diferencia es que en cada crisis anterior, se han tomado medidas transformadoras, equivocadas o no, que han cambiado el sistema económico parcialmente. En esta crisis, las mentes pensantes han decidido que no van a inventar nada más, y que la solución es volver  a la situación anterior, aunque sea ésta la que ha creado el problema.

Los bancos reciben dinero para que den préstamos. Preguntando a Zapatero en una entrevista del domingo pasado le preguntaron que pasaría si un banco decidiese usar ese crédito para comprar un banco extranjero, puesto que los controles sobre el dinero prestado van a ser más bien escasos. Después de divagar un segundo, y decir que eso no debería pasar, Zapatero se desmarcó con esta sorprendente declaración “Si un Banco Español decide comprar un banco extranjero, eso nos hace fuertes como País”. ¡Suban la apuesta señores! Yo, que siempre había pensado que lo que era bueno era que hubiese empresas en España, me quedé patidifuso. No sabía ya si la entrevista era a Rajoy, a Bush o al líder de la mafia siciliana, puesto que seguramente cualquiera de ellos hubiese dicho lo mismo.

Sólo el futuro jubilado Gaspar Llamazares hizo una declaración coherente estos días. Vino a decir que era indigno que el dinero se diese a los bancos, y que el dinero lo tenía que prestar el ICO (instituto de crédito oficial). El malvado comunista tragacuras, que yo pensaba que tenía que haber gritado a favor de la revolución y de la nacionalización definitiva de la banca,  resulta que se había vuelto un Keynesiano más. ¡Si Lenin levantara la cabeza! Nadie le ha respondido. Lo que diga Llamazares, o quién sea, no merece ni el más mínimo comentario por parte de nadie, aunque venga precedido de un argumento moral impecable.

El partido único mundial, que todavía no tiene líder (debería ser un banquero), no tiene porque responder ni dar argumentos de sus actos. Como no hay alternativa, como no hay peligro de que llegue la “oposición”, ¿Para que justificar lo que se hace? Ellos a mandar, y los demás a  tragar.