DIE LINKE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-09-2009 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/oskarlafontaine.jpg 

Oskar Lafontaine, el principal dirigente de Die Linke.

 

El domingo pasado se celebraron elecciones regionales parciales en Alemania. En los tres Lander en los que se han celebrado elecciones, la CDU, partido de la Canciller Merkel, ha bajado su porcentaje de voto respecto a las anteriores elecciones, en algún caso de forma contundente. El resultado adverso para la CDU parece abrir un poco el panorama ante las elecciones federales de finales de septiembre, que parecían conceder una amplia ventaja al partido de la canciller sobre el SPD.

Pero lo que más interés me causa de estas elecciones ha sido la espectacular subida del partido Die Linke (La izquierda), el partido más a la izquierda del espectro alemán.

 

Die Linke nació hace unos años por la fusión de dos fuerzas, el Partido del socialismo democrático, refundación del antiguo SED de la RDA, y el WASG, escisión sindicalista e izquierdista del SPD, dirigida por el ex ministro Oskar Lafontaine.

Este partido dice defender el Socialismo democrático, que no la socialdemocracia. Digamos que quiere una evolución socialista de la actual democracia alemana, algo que lo acerca a las esencias originales de la socialdemocracia, o incluso del Eurocomunismo, aunque obviamente este último término no se nombra al ser casi desconocido en Alemania.

A nivel europeo comparte coalición con partidos como IU, o los partidos comunistas francés e italiano.

 

Die linke es el segundo partido de Alemania en los Lander orientales del país (Los que formaron parte de la antigua RDA), por encima del SPD.

Esto muestra bien a las claras como la división este-oeste continua siendo una realidad en Alemania, sobre todo a nivel psicológico. Muchos alemanes del este se sienten frustrados ante la realidad de la reunificación y de la economía de libre mercado. Se les prometió que vivirían mejor, pero muchos de ellos sienten no ya que no viven mejor, si no que viven en una situación de inseguridad que antes no tenían, que no les gusta y a la que no están acostumbrados.

Podríamos pensar que La Izquierda es un partido de nostálgicos de la RDA, pero no es así. De hecho, en los últimos años, die linke ha entrado en muchos parlamentos regionales del oeste de Alemania, hasta el gran éxito del pasado domingo en el Sarre, en el que ha obtenido en 21% de los votos, y casi supera al SPD.

El Sarre es un pequeño Lander occidental, que hace frontera con Francia. El espectacular resultado de Die Linke allí demuestra que no nos encontramos ante un movimiento meramente del este, si no que existe a nivel general de toda Alemania incertidumbres, desigualdades, inseguridad y frustración con el sistema. Bien es verdad que Oskar Lafontaine, candidato de Die Linke en el Sarre, había sido en el pasado canciller de este lander, cuando militaba en el SPD, y seguramente por eso el resultado ha sido tan espectacular, pero ¿Hubiese sacado Die Linke este resultado si fuese meramente un partido “Ostalgico”? Es obvio que no.

 

De todos modos Die Linke todavía es en Alemania un partido proscrito. La CDU, de forma bastante demagógica, lo considera todavía como si fuese el antiguo SED de la RDA.

Die Linke no es el SED. Ni siquiera el PSD era el SED, puesto que en el proceso de refundación se expulsó del partido a los antiguos dirigentes del SED que se negaban a las reformas democráticas. Además, su fusión con el WASG lo ha abierto por la derecha.

Por otro lado el SPD tampoco quiere saber nada de Die Linke, por causas muy distintas. En el SPD consideran a los escindidos del WASG como traidores, y ahí radica su principal problema con este partido, por encima de los antiguos comunistas orientales.

 

De todos modos es bastante probable una alianza con el SPD en el Sarre, ya que no sería el primer caso de alianzas regionales (la hay en Berlín). Sin embargo, no veo nada claro un pacto en Turingia, puesto que ese pacto debería llevar a un miembro de Die Linke a la cancillería regional.

¿Se atreverá el SPD a abrirle la cancillería a un miembro de Die Linke? Ya no es la enemistad que se tienen ambos partidos, si no el uso político que podría hacer la CDU de una alianza Die Linke-SPD a pocas semanas de las elecciones, agitando el fantasma anticomunista.

Por todo ello, no creo que el SPD de atreva a eso, si es que tiene que decidirlo antes de las elecciones federales. Otra cosa sería que el SPD pasase a la oposición a nivel federal, y tuviese que decidir después el gobierno de Turingia.

 

En Alemania se abre un tiempo muy interesante. 5 partidos nacionales de todas las tendencias políticas están en liza. Hay neoliberales, conservadores, socialistas, verdes e izquierdistas. Creo que va a ser un buen escenario para analizar las tendencias, las esperanzas y los anhelos de los europeos.