GARZÓN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 27-05-2009 en General. Comentarios (8)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/garzon.jpg 

Esta mañana nos hemos despertado con la noticia de que ha sido admitida a trámite una querella del sindicato ultraderechista “manos limpias” contra el juez Garzón, por su causa abierta contra el franquismo y la desaparición de personas ocurrida durante ese negro periodo de la historia de España.

El juez Garzón es una personalidad que levanta pasiones y odios por igual. Si me apuran, diré que levanta más odios que pasiones, y eso es debido a que ha atacado todos aquellos frentes que ha creído que debía atacar, independientemente de donde provengan. Como adivinará el lector, yo me posiciono entre los defensores de Garzón, y durante este escrito intentaré mostrar el porqué.

 

Para empezar, me gustaría destacar que, a pesar de lo que el imaginario popular cree, gracias a las campañas propagandísticas de ciertos medios de comunicación y partidos, Garzón no es un juez que se dedique a “perseguir” al PP y a la derecha. La historia de Garzón es muy amplia, y en ella ha tenido tiempo de escandalizar a los socialistas (recordemos que Garzón fue el juez más activo contra el GAL), a los nacionalistas (Ha investigado muchas veces al amplio entorno de ETA, provocando el rechazo de los nacionalistas) y al PP (Caso Gürtel, fosas de la guerra civil). Además, también ha abierto causas contra Pinochet, Berrusconi, Guantánamo, Jesús Gil, Osama Bin Landen, etc. Por último, hay que destacar que ha dirigido muchas operaciones contra el tráfico de drogas.

Independientemente de que Garzón sea una persona de Izquierdas, que lo es, creo que su carrera acredita su independencia política, y creo que actúa guiado por sus principios. Por eso, y dejando ya de lado la tontería de la persecución al PP, creo que la única crítica legítima que se le puede hacer a Garzón es su excesivo afán de protagonismo, eso que tanto se le dice de ser un “juez estrella”.

¿Es Garzón un juez estrella? Si tengo que mojarme, yo diría que sí, Creo que a Garzón le gusta el protagonismo y le gusta estar metido en todos los “fregaos”. Sin embargo, creo que eso no le inhabilita como persona respetable, y mucho menos como juez. Quizá incluso esas características personales sean buenas para el trabajo que hace.

Yo soy una persona que ha formado sus ideas (aunque estén siempre en formación) en base a muchas influencias, que a veces podrían parecer contradictorias. Una de las influencias que tengo es el Krausismo, que defiende que la evolución y progreso de la sociedad muchas veces depende de la existencia de hombres ejemplares y providenciales. Sin ser una verdad absoluta, comparto en parte esta visión. La existencia de grandes pensadores, políticos relevantes, científicos brillantes, etc. Hacen que la que sociedad mejore en su conjunto. Y creo que esto mismo puede ser aplicado a un Juez.

Países como el nuestro o como Italia, más temperamentales, incultos y fanáticos, y menos tolerantes, “legales” e ilustrados (comparativamente con el norte de Europa), creo que la existencia de estas personalidades es especialmente importante.

Igual que Giovanni Falcone, juez Italiano asesinado por la camorra, fue una personalidad importante para Italia, provocando su muerte un “despertar” en la sociedad Italiana contra la camorra; Baltasar Garzón, que no olvidemos que tiene a Falcone como referencia, puede ser una de esas personas que canalicen causas justas y fuerzas sociales que de otro modo no serían canalizadas (si es que la puñetera dicotomía mental de esta sociedad se lo permite).

 

Entonces, ¿Ha prevaricado Garzón? Lo desconozco. En principio, no parece muy lógico que se puedan perseguir criminales allende las fronteras siderales y no se pueda hacer un proceso al mayor genocida de la historia de España y a su régimen. Pero los caminos de la judicatura son inescrutables…

De todos modos, e independientemente de la realidad jurídica de la actuación de Garzón, yo le defenderé. Igual que dicen que robar a un ladrón tiene cien años de perdón, creo que prevaricar por una buena causa también debe tenerlos. Decía Azaña que el anarquismo era “la admiración por el héroe”, por encima de la legalidad. Llámenme anarquista pues…