LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

izquierda,

REFLEXIONES SOBRE UPyD

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 29-07-2010 en General. Comentarios (19)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/upydlinux.jpg 

Mirad que dibujo más "guapo" he encontrado

 

Vosotros sabéis que tengo bastante simpatía a todos aquellos proyectos de ámbito nacional que se oponen al actual bipartidismo si no son excesivamente majaderos. En este aspecto le tengo una simpatía relativa a UPyD, un partido que creo que puede estar llamado a ocupar un papel importante dentro de la política Española.

Los principios fundacionales de UPyD me resultan muy interesantes. Se presentó como una formación intelectual progresista que se oponía a la política de pactos con los nacionalistas que hacía el PSOE, marcando claramente cierto carácter Jacobino. En su fundación fueron muy importantes intelectuales como Fernando Savater, que viendo lo que hay en política me parecía que podían hacer aportaciones muy interesantes.

Más tarde Rosa Díez ha ocupado un papel central en la política del partido, y en mi opinión ésta política, que antaño no me desagradaba, ha caído en lo mismo que el resto de políticos profesionales, en el lenguaje simplista, la propaganda fácil, la personalización de los males en una persona y todo esto aderezado con algo que creo le hace mucho daño, una cierta inquina personal de fondo contra el presidente del gobierno.

 

UPyD nació como proyecto progresista, pero creo que se encontró con un regalo envenenado. Este regalo fue la colaboración entusiasta de muchos medios derechistas a su causa, fundamentalmente de la COPE de Losantos, con la nunca oculta intención de desgastar al PSOE potenciando a UPyD.

Supongo que un partido que acaba de nacer no puede perder ocasión de promocionarse en los medios de comunicación, por lo que Díez y UPyD aceptaron de buen grado el tutelaje de Losantos, aunque imagino que con más de una discusión o descontento internos.

Creo que este hecho llevó a militar en UPyD a personas que más que estar de acuerdo con su proyecto fundacional entraron en UPyD en base a una idea personal fundamental: La oposición radical al nacionalismo. Y eso pudo llevar a personas nada afines al progresismo y al liberalismo (en un sentido progresista de la palabra) a este partido, personas cercanas a ese “liberalismo” económico e incluso Losantiano.

Esto no ha hecho más que potenciar las teóricas dos caras de UPyD, la “liberal”  y la progresista, que no deberían ser incompatibles mientras los planteamientos ideológicos sean moderados, pero que se puede convertir en algo ingobernable con gentes ortodoxas y fanatizadas.

 

Por la línea “editorial” que sigo en este blog sabéis que me gusta potenciar este tipo de alternativas para que en España se pueda generar una democracia más variada y de mayor calidad que el turno político que nos gobierna ahora, así que estuve el otro día buceando por los blogs de UPyD a ver qué encontraba.

Entre los varios interesantes que encontré estaba el Blog de Gorka Maneiro. Gorka Maneiro es el único diputado autonómico en Euskadi de UPyD, algo que yo no sabía cuando empecé a leer su blog.

En uno de sus artículos le pregunté a Gorka sobre las políticas de UPyD contra la crisis, sin saber como ya he dicho que era diputado de UPyD. Tres medidas fueron las citadas por mi: Impuesto de patrimonio, aumento del tramo máximo del IRPF y reducción del gasto militar.

La respuesta fue esta:

Gracias, Pedro. Tus preguntas tendrán respuesta en el tercer y último capítulo. No obstante, te adelanto un par de cosas: sí estamos a favor de recuperar el impuesto sobre el patrimonio (y así lo hemos dicho por activa y por pasiva), sí estamos dispuestas a realizar una reforma fiscal para hacer el sistema más progresivo y en principio no nos hemos posicionado a favor de reducir los gastos militares, medida que puedo entenderla perfectamente como aspiración utópica pero que resulta ser de muy difícil aplicación (por lo que me cuentan), puesto que la situación de nuestro ejército y de nuestros militares es bastante mejorable

 

La respuesta me agradó bastante. Observad la respuesta e intentad manteneros ajenos a las siglas. Objetivamente estas medidas económicas que me comentó Gorka Manero son bastante más izquierdistas que las que, en el mismo terreno, ha tomado el socialista gobierno de España.

Cuando me enteré por algún comentario que Gorka era diputado de UPyD estuve buscando alguna información más sobre él. Leí que incluso fue miembro del PSE y vi esta entrevista, donde confirma su faceta izquierdista y hace algo que me parece muy valiente para un diputado por Euskadi: Situarse contra el concierto económico vasco por ser un privilegio. La verdad me recordó mucho a aquellos republicanos de izquierda que durante la segunda república pensaron que había que conceder un estatuto de autonomía a Euskadi a cambio de eliminar el privilegiado régimen económico del concierto.

 

Quería comentar este caso para mostrar como en UPyD y probablemente en otros partidos hay ideas y gentes que parecen a priori muy válidas. Nunca he querido cerrar puertas para el diálogo y el entendimiento a ninguna persona por el partido que milite o las ideas que diga profesar. Creo que las cosas se ven hablando, y que sorprendentemente encontramos similitudes y objetivos comunes con las personas menos esperadas.

Este blog siempre ha estado abierto a todo el mundo, y creo que todos los comentaristas que tienen una línea política muy distinta a la mía se sienten cómodos comentando aquí, por lo menos así lo espero. No es sólo una cuestión de etiqueta, es una cuestión de método, de tener la menta abierta y de asumir la premisa de que es posible que estés equivocado. Creo que eso es lo que nos hace “crecer” y mejorar como ciudadanos y darle un contenido verdaderamente sólido a las ideas que defendemos.

 

Para acabar quiero copiar lo que le escribí a Gorka Manero como reflexión general a las medidas que proponía:

Las medidas que propones, que entiendo son las mismas que propone UPyD, son plenamente homologables a la parte más moderada del espectro político que está a la izquierda del PSOE.
Esta realidad nos hace reflexionar sobre el hecho de que la verdadera dualidad en política está, más que en derecha e izquierda nominal, entre los que han ocupado el poder y tienen váyase a saber qué intereses, y los que no lo han hecho

A lo que Gorka respondió: “Creo que aciertas mucho

 

BUSCANDO A LOS CATÓLICOS SOLIDARIOS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-07-2010 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/cristorevolucionario.jpg 

 

Yo no soy muy dado (nada dado) a asistir a ningún oficio religioso como ya sabéis, lo que pasa es que muchos de estos actos forman parte del calendario de efemérides de las personas cercanas y eso hace que asistas independientemente de tus creencias y convicciones.

El otro día estuve, pues, en una boda religiosa. Generalmente en este tipo de actos, si la persona no es muy cercana, suelo sentarme en las últimas filas sin intervenir ni molestar. Sin embargo en este caso me encontraba en un entorno rural, donde la iglesia ocupa aún un carácter relativamente central que ya no ocupa en las ciudades, por lo que me senté en segunda o tercera fila, atendiendo bastante más al evento.

El asunto es que mientras decía misa el cura, un hombre joven de menos de 30 años, dijo una frase que me llamó la atención, era algo así: “Que los que tienen en poder económico lo usen para el beneficio de la mayoría”.

La frase me llamó la atención, en parte por cierta incoherencia histórica pues todos sabemos que la Iglesia católica en los países de mayoría de este credo (por lo menos en Europa, pues hay excepciones en Latinoamérica) ha apoyado de forma tradicional a quienes tenían el poder económico siempre que éstos fuesen nominalmente católicos, a pesar de que lo de “usar el poder económico para beneficio de la mayoría” no se viese por ninguna parte. Pero más que con eso me quedé con el hecho de que la doctrina católica, en teoría, sí entiende y defiende la ayuda al prójimo y la solidaridad, y eso me gusta.

 

Ya desarrolle en el post “Pizarro, Caritas in veritate y el pactismo” de Enero algunas de la ideas que quiero volver desarrollar aquí. El mundo vive hoy un ataque total de los mercados, que tiene como objetivo conseguir el máximo grado de desaparición de los derechos sociales en los distintos países del mundo. Si por quienes mueven los mercados dependiese, el estado del bienestar acabaría pulverizado, sanidad y educación incluidas.

Los que somos hijos de la “izquierda intelectual” (oí el otro día esta expresión y me gustó) siempre hemos visto a la iglesia católica como una fuerza ultraconservadora, quizá en parte por que la época que nos ha tocado vivir y también por la herencia del pasado en este país (guerra civil). Nosotros querríamos un estado totalmente laico, sin religión en las escuelas y con una iglesia autofinanciada, al más puro estilo Francés.

Sin embargo a veces pienso si no estamos concentrándonos en un ámbito demasiado pequeño. Esto es una cuestión de etiqueta, lo sé, pero a mi no me gustaría caer en exactamente lo mismo que le critico reiteradamente a la izquierda con marchamo nacionalista, eso de concentrarse en tu “nacioncita” y en sus comparativamente minúsculos problemas indentitarios cuando estás asistiendo una batalla global por la destrucción del estado social.

Estar levantando la bandera del laicismo de forma reiterada quizá nos hace perder la visión de conjunto, y estar atacando a quienes seguramente podrían ser nuestros aliados en el conflicto real de esta época.

 

Pocos meses después del inicio de la Guerra Civil y poco antes de morir, el líder anarquista Buenaventura Durruti sorprendió a sus seguidores con esta frase: “Estoy dispuesto a renunciar a todo excepto a la victoria”. Se refería Durruti a que el objetivo principal y único en ese momento era ganar la guerra civil contra los militares rebeldes, y que este objetivo era prioritario a cualquier revolución colectivista, que aceptaba prorrogar indefinidamente en aras de una alianza común y amplia.

Si quitamos de en medio este lenguaje bélico y violento, yo me siento como Durruti. Hoy en día, independientemente de los privilegios poco aceptables que pueda tener la iglesia católica, España es un país moralmente “libre”. Nadie nos impone una religión, un credo, un modo de vida, nadie nos discrimina por eso. De hecho España es un país poco religioso donde la libertad de costumbres está absolutamente consolidada, fuera de estrambóticas declaraciones de algún alto cargo de la Iglesia que más que una amenaza suena a persona que vive fuera de la realidad.

Y precisamente por eso creo que deberíamos buscar amplias zonas de acuerdo con aquellos que, siguiendo la palabra de cristo, predican y defienden la solidaridad entre los hombres. No nos dejemos cegar por una cúpula católica ultraconservadora, no me estoy refiriendo a eso. Me refiero a aquellos que realmente aceptan el mensaje de solidaridad y fraternidad desde un punto de vista católico, de aquellos miembros progresistas del clero, de aquellos teólogos que defienden al hombre por encima del mercado, de aquellos herederos de las antiguas democracias cristianas pactistas y defensoras del estado del bienestar.

 

Como comenté en mi post de enero el principal inconveniente para esto es, probablemente, la existencia de un papado y una cúpula católica ultraconservadora, que con sus discursos intentan hacer, una vez más, un giro hacia el conservadurismo social y la moral restrictiva, con la implicaciones políticas que tiene esto posteriormente.

Fijémonos en las elecciones presidenciales de Polonia. Todos estamos muy contentos de que el energúmeno de Jaroslaw Kaczynski y sus políticas moralistas y ultraconservadoras hayan sido derrotadas en Polonia a manos del liberal y moderno Komorowski. Ahora miramos a Polonia como si se hubiese quitado un lastre de encima, como si hubiese vuelto a la senda de la modernidad y de la sensatez.

Claro, pero luego hay que leer entre líneas. Porque entre las modernidades del Sr. Komorowski está la de reducir el déficit público, recortar el gasto público e incidir en las privatizaciones. Parece que no va a tomar medidas radicales en este sentido por pragmatismo político, pero ideológicamente Komorowski es un liberal económico derechista. En cambio Kaczynski, dentro de todo era opuesto a la reducción del gasto público y no se fiaba de los grandes grupos multinacionales, de los que Komorowski es, digamos, aliado.

¡Ojo!, no estoy diciendo que prefiera a Kaczynski frente a Komorowski, que no lo prefiero todo lo contrario, simplemente quiero evidenciar el problema que existe actualmente con estos políticos católicos. Jamás apoyaría a un individuo como Kaczynski, paranoico perseguidor de homosexuales y comunistas, y por eso mismo por mucho que el estado social esté amenazado es imposible aceptar alianzas con individuos así. Pero esta situación, esta división, lleva a que las medidas neoliberales se implementen por todas partes. Recordemos que la izquierda Polaca ha apoyado a Komorowski frente al último de los Kaczynski, como me parece lógico.

 

¿Serán capaces los católicos de base de priorizar el mensaje de la solidaridad cristiana antes que el mensaje moralista? ¿Somos capaces desde la izquierda a ser pragmáticos y ceder para generar una alianza lo más fuerte posible en defensa del estado del bienestar? Al final, como casi siempre en la historia de la política, si esta alianza de principios ha de generarse la harán los miembros más activos, moderados y menos prejuiciosos de ambos lados. Lo que yo no veo tan claro es si en esta sociedad dual, mediatizada constantemente con batallas estúpidas, de pasiones bajas y miedosa ante las posturas heterodoxas será capaz de darnos  miembros capaces y valientes que tengan esta altura de miras.

 

¿CÓMO SE CONSTRUYE UN MOVIMIENTO POLÍTICO?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 22-06-2010 en General. Comentarios (11)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/manosentrelazadas.jpg 

 

Ya hemos presentado la idea de que nuestros actuales movimientos políticos dentro del progresismo y la izquierda han perdido su poder de convicción y reforma. Aceptando esta idea concluimos fácilmente que necesitamos construir un nuevo movimiento político pero la pregunta es, ¿Cómo se construye un movimiento político nuevo?

Crear un movimiento a nivel europeo y europeísta como el que he propuesto es muy complicado, y para ello muy probablemente habrá que comenzar generando movimientos nacionales embrionarios. Pero aún hablando a nivel nacional, no es fácil en absoluto.

En principio hay varios modelos, varias posibilidades para crear un nuevo movimiento político, que me gustaría listar:

 

-          La amalgama de partidos: Esta es una posibilidad que comentan muchas personas situadas a la izquierda del PSOE. La idea es que todos los partidos a la izquierda de éste y con unos objetivos más o menos comunes se unan en una gran coalición inclusiva y abierta.

Personalmente, la idea no me gusta nada para el caso Español. La unión de minúsculos partidos como los que tenemos aquí degeneraría probablemente en un ambiente enfermizo de rencores, dogmatismos ideológicos, peleas endogámicas y excesivos candidatos para ocupar cargos políticos. Una coalición así sería muy plural, pero a la vez demasiado amplia, con personalidades excesivamente diferentes, con objetivos finales casi opuestos. No tendría futuro.

 

-          El modelo Anguita: La IU de Julio Anguita también era una amalgama de partidos (aunque con un partido central mayor a los demás), pero permanecía como un movimiento ideológico coherente debido fundamentalmente a sus claros objetivos, definidos en aquello del “programa, programa, programa”. El objetivo, el programa estaba claro, y en base a eso se añadían los distintos partidos y grupos. La fuerte personalidad, la honestidad y la seriedad de Anguita probablemente ayudó a mantener esta unión.

 

-          El modelo Mockus: Una personalidad destacada, un hombre honesto, un político carismático. Antanas Mockus era conocido en Colombia, y su personalidad catapultó al partido verde a la segunda vuelta de las presidenciales. Un partido pequeñito se convirtió en la alternativa al Uribismo.

Es posible que un liderazgo de una personalidad destacada sea el mejor camino para crear un movimiento político. Pero este método también tiene un riesgo, que es que el movimiento sea visto como un personalismo, y que no sobreviva a su fundador.

 

-          Un partido que consiga ser el estandarte de las demandas populares: En este caso podríamos incluir a Les Verts en Francia o a la Italia de los Valores en Italia. Ambos partidos sacaron resultados espectaculares ante el desprestigio de las fuerzas de izquierda en ambos países, y consiguieron representar bastante bien los anhelos de una parte de la sociedad: Los Verdes Franceses fueron vistos como algo mucho más reformador que los socialistas y mucho más moderno que los comunistas.

En Italia, el hartazgo hacia la corruptocracia de Berlusconi llevó a muchos italianos a votar a un partido cuya principal demanda era la ética y la transparencia política.

 

-          El modelo Die Linke: Die Linke fue creada por la fusión de los excomunistas del PSD y los socialdemócratas que abandonaron el SPD por estar en contra de su política de recortes sociales. Un líder reconocido como Oskar Lafontaine ha llevado a este partido a superar ampliamente la barrera del 10% de los votos.

Este modelo se nutre fundamentalmente de la disidencia de políticos conocidos y de un fuerte sentimiento de malestar con el partido mayoritario de la izquierda,

 

 

Básicamente estos son los 5 modelos conocidos por los que se podría generar una alternativa política al PSOE y al bipartidismo imperante.

¿Cuál es más apto para España? En mi opinión el que más futuro tendría sería el modelo Die Linke. Pero para que este modelo funcione se necesita que haya una escisión de políticos relevantes del PSOE ante la deriva liberal del mismo.

Pero no me parece que haya políticos así en el PSOE. La abstención del socialista Antonio Gutiérrez en la votación de la reforma laboral ha sido vendida como un caso excepcional, cuando en cualquier otro país lo normal hubiese sido que varias decenas de diputados socialistas no hubiesen votado esa propuesta.

En un entorno tan servil y obediente con el partido es difícil encontrar personalidades discrepantes con la política de Zapatero, a no ser que empiecen a salir ahora.

 

Si no nos vale esta alternativa el modelo Anguita es lo más lógico y lo que ya ha demostrado funcionar en España. Ojo, modelo Anguita no significa la política de Anguita, si no el estilo de liderazgo y de funcionalidad política.

Aunque a mi, personalmente, me gustaría más un movimiento tipo Les Verts para España, o incluso un modelo Mockus. Estoy seguro que fuera de la política vigente deben existir decenas de intelectuales y profesionales que podrían ayudar a generar movimientos políticos. Una persona que a mi me gusta mucho es Fernando Savater, y siempre me ha parecido una lástima que el partido del que es cofundador, UPyD, haya caído en manos de una profesional de la política en vez de en gente de su perfil. La honestidad y ética de un intelectual nos podría ayudar a racionalizar mejor una época de tanta convulsión económico-política como la actual.

 

Uno de todos los modelos debe germinar, es importante que sea así. España está, hoy, en las circunstancias objetivas más propicias de su historia reciente para acabar con el bipartidismo en manos de dos partidos políticos muy desprestigiados, tanto por la derecha como por la izquierda.

No aprovechar el momento es realmente un pecado. Y si la sociedad vuelve a caer en la política dual de los que se visten de Azul contra los que se visten de rojo me temo que el país será, una vez más, un mero espectador pasivo en los próximos acontecimientos de la historia.

 

EL FLUJO DE ESTA ERA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 09-06-2010 en General. Comentarios (9)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/huelga.jpg 

 

No parece que la huelga de empleados públicos haya tenido excesivo éxito. No recordaba yo una discrepancia tal de cifras de huelguistas entre los sindicatos y el gobierno, que parecen propias de esas manifestaciones de los últimos tiempos en que los convocantes quedaban en ridículo por sus ganas de ser lo que no es posible que sean.

Quizá al gobierno le interese minimizar las cifras y a los manifestantes obviamente les interesa maximizar el seguimiento, pero sin entrar en la guerra de cifras vamos a convenir el amplísimo término de que la mayoría de los funcionarios no han hecho huelga.

 

Objetivamente los funcionarios son los trabajadores que tienen un potencial mayor de hacer huelga, en tanto en cuanto sus puestos son seguros. Aunque sean interinos o sustitutos, el seguimiento de una huelga no suele acarrear excesivos problemas.

Sin embargo en el actual mercado de trabajo privado la cosa cambia. Quizá no para el que lleve trabajando 20 años en la misma empresa y tenga una seguridad, pero hoy una masa enorme de gente precaria a la que pueden despedir cuando quieran, de inmigrantes temerosos de perder el trabajo, trabajadores de PYME al que el dueño tiene perfectamente identificados si hacen huelga, etc.

Seamos realistas, si una huelga en el sector público ha sido minoritaria en una situación en que a los trabajadores se les ha tocado el bolsillo, mucho más minoritaria será si se hace una huelga general. Lamentablemente, este país ya no tiene una realidad laboral que permita hacer una huelga, esto es algo que llevo diciendo mucho tiempo.

 

Los motivos de los funcionarios que no han hecho huelga son variados. Hombre hay uno evidente, que es no perder un día de salario. Pero también hay otros poderosos: ¿Para qué se hace una huelga? Teóricamente como mecanismo de presión, para intentar que un gobierno cambie una ley o una política determinada.

En este caso todos sabemos que el gobierno no va a cambiar esta medida, que además ya está aprobada. Quizá eso ha pesado en los funcionarios, pues realmente la huelga no era un mecanismo de presión, si no de protesta.

Y el gobierno no va a cambiar el decreto porque está impuesto “desde arriba”, desde la UE y los mercados. No es realmente el “poder” aquí (ojo, no quiero entrar en una discrepancia semántica, obviamente es el poder oficial y quien hace los decretos, pero no es el poder “real”), y por lo tanto, ¿Tiene algún sentido la lucha contra un poder que no es independiente y real? El gobierno Español no es más que el mensajero, el servidor de fuerzas mayores que él, tiene poco sentido intentar presionarlo si es que realmente tienes objetivos concretos.

 

Creo que convocar una huelga general en estas circunstancias, con esta realidad social y laboral, es un error. De hacerlo, más que mostrar músculo los sindicatos mostrarán su verdadera fuerza, que es poca. Que nadie imagine una huelga como la de 1988 que es imposible, ni siquiera la huelga parcial del 2002. Una huelga ahora afectaría a los pocos sectores donde los sindicatos son fuertes, pero sería casi irrelevante para los demás.

Y que quede de manifiesto la poca fuerza de las centrales sindicales sería un verdadero peligro para las futuras negociaciones de convenios. Si los sindicatos son malos, peor aún es que estos no tengan ninguna fuerza, pues esto nos sometería de forma permanente a los intereses empresariales.

Claro muchos dirán “¿Pero es que nos tenemos que quedar de brazos cruzados ante una reforma laboral lesiva?” La respuesta es difícil, y me temo que tanto hacer la huelga como no hacerla va a ser una mala opción.

 

Esta sociedad postmoderna en la que vivimos no es capaz de sostener los mecanismos de lucha tradicionales de los sindicatos. Esta sociedad ha perdido completamente lo que algunos llamaban conciencia “de clase”, solidaridad entre trabajadores o formas similares. Los trabajadores de “cuello blanco” han perdido en sentimiento de pertenencia a “la clase trabajadora”, los inmigrantes están agradecidos por estar en este país y su principal sentimiento es el miedo a perder el trabajo, los jóvenes precarios y mileuristas han pensado que los sindicatos son fuerzas que sólo defienden al trabajador manual afiliado y que a ellos los ignoran y no los defienden. Por supuesto ni hablamos de comerciantes y profesionales, totalmente divididos en su psicología sociopolítica entre los que aceptan las medidas neoliberales como positivas para ellos (gravísimo error, por cierto), y los que a pesar de no defender este punto de vista tienen también cierta desafección a los sindicatos.

Además de este componente social quería reflejar aquí algo que le oí a un periodista el otro día. Dijo algo así como que la sociedad actual había sustituido el sentimiento de lucha contra la injusticia por el de la envidia, y daba como ejemplo a uno de estos trabajadores privilegiados (pongamos un directivo de contrato blindado, o si queréis un controlador aéreo), que en vez de ser considerados unos privilegiados con un estatus que hay que cambiar, se les mira con envidia.

Creo que esta idea es muy interesante. Un sentimiento de fondo parecido, y una situación de injusticia (de privilegiados por el sistema vs precarizados) dan como consecuencia pensamientos totalmente distintos: O bien un sentimiento “positivo” de mejora, progreso, igualitarismo; o bien un sentimiento “negativo” de envidia, de intentar hundir al otro porque no tienes lo que él, de inmovilismo social.

 

Desde los años 80 hasta la actualidad el mundo ha cambiado muchísimo, pero los movimientos sociales y de izquierda muy poco. Algunos han intentado adaptarse al “triunfo del mercado” de 1989 (los socialistas), y han acabado siendo lo mismo que los que eran antaño sus rivales. Y como bien dice la frase, “Entre un derechista de verdad y uno de mentira, la sociedad siempre elegirá al de verdad”.

Los comunistas, que evolucionaron durante los 70 y 80 hacia posturas eurocomunistas, les dio por volver a 1917 cuando no tocaba. Después de esto algunos han intentado crear algo nuevo, siempre lastrados por los que siguen en 1917, creando algo mixto que no es más que una regresión hacia un pasado que creen era mejor.

Los sindicatos, como ya he comentado, siguen en unos mecanismos de lucha que no valen en la sociedad actual. Además, son víctimas de su inserción en la dinámica de estado, en su conversión en una fuerza más del estado.

Las huelgas no nos valen, las manifestaciones han acabado siendo unos pasatiempos para periodistas tendenciosos y políticos manipuladores. El poder no está donde debería estar, no está localizado, está perdido en “Matrix”. El gobierno no manda, obedece. La dicotomía entre “proletario” y “Burgués” parece ya propia de un cuento del medievo, pues poco tiene que ver con la realidad. La clase media ya no es la que sustenta la democracia, si no que se ha convertido en una palabra autocomplaciente con la que los pobres trabajadores, propietarios o no, se tonifican en sus ilusiones. Los estudios ya no valen para tener un buen sueldo, los dentistas son mileuristas y los fontaneros llevan coches de 60.000 euros. La derecha es más izquierda que la izquierda de otro sitio, y la izquierda es más derecha que la derecha de otra latitud; tanto monta monta tanto.

 

Alguien en la izquierda no ha sabido leer el flujo de esta época, y digo alguien por no decir todos. Una telaraña fue tejida alrededor de las viejas fuerzas progresistas y luchadoras durante 30 años, inhabilitándolas completamente. En plena crisis de la desregulación y el neoliberalismo, es el neoliberalismo quien es juez y parte, quien genera el problema y da la solución. Si en 2008 parecía que se acababa este capitalismo neoliberal y ahora resulta que lo que se ha acabado es la izquierda, es que los actores políticos y sociales de la izquierda son totalmente inservibles.

Esta es la realidad en la que vivimos, y más vale que alguien lo entienda porque si no lo llevamos muy jodido.

UN DESASTRE SIN PALIATIVOS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 12-05-2010 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/voteevil.jpg 

 

Estaba ayer dudando si colgar la segunda parte del post de Manuel Azaña. Tenía miedo de que la noticia sobre mi querido presidente Camps me obligase a escribir urgentemente algo sobre el caso, y dejar los post que debían ser consecutivos con un pegote en medio. Con un caso de los trajes reabierto por el supremo era urgente pedir la dimisión de Camps. La verdad es que no anduve equivocado con mis pensamientos de ayer, porque ya no ha sido sólo lo de Camps si no que las noticias se han precipitado de forma terrible durante el día de hoy.

 

Porque resulta que nos hemos despertado con un Zapatero dispuesto a dar un tijeretazo al gasto público, pero no nos podíamos imaginar el alcance. En un momento de esta mañana, una compañera de trabajo ha exclamado “¡El gobierno recorta un 5% el sueldo de los funcionarios!”. Yo no me lo creía, y escéptico he buscado en un par de periódicos online para confirmarlo. Los titulares lo confirmaban, pero aún así mi escepticismo seguía, ¿Cómo iban a reducir el sueldo de los funcionarios un 5%? Era disparatado. Al final quedaría todo en una interpretación errónea del periodista, o en un mal uso del lenguaje por parte del presidente: Pero no, al final parece que las cosas son como parecían.

No comento el resto de medidas, pues quedan totalmente empequeñecidas por el tamaño de esta. Aún no salgo de mi asombro, yo, que siempre he estado divagando sobre el intocable colectivo de los funcionarios a los que ningún gobierno atacaba duramente por saber que forman un bloque muy grande de votos y tienen una capacidad enorme para la huelga y la movilización. Incluso congelar el sueldo de los funcionarios, medida que me parecía acertada, se me antojaba dificilísima de llevar a cabo.

Pero de congelación nada, 5% de descenso. Un funcionario que cobre 25.000 euros año, perderá 1.250. Y el aumento del IVA. Una pérdida de poder adquisitivo enorme en cuestión de días.

 

El desarrollo de los acontecimientos es espeluznante. Vaivenes insufribles en la bolsa, pánico en Bruselas y en la zona Euro, reuniones y acuerdos europeos, llamada del presidente Obama, y ya tenemos el sarao montado en cuestión de horas. Ahora los mercados lo agradecen y la bolsa sube (alguna vez habrá que hablar de las estúpidas teorías de interpretar los acontecimientos de la bolsa en base a lo que hacen los gobiernos), los inversores tranquilos. Mira que bien. Si mañana se ponen nerviosos otra vez, o somos víctima de los ataques de especuladores que no sé sabe muy bien donde están ni quien son, ¿Qué hacemos entonces señores políticos? ¿Nos bajamos los calzoncillos a los tobillos y corremos a pasitos cortos por las calles?

Y menos mal que tenemos un gobierno de izquierdas, porque analizando la bajada de sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones, y si lo juntamos con la subida del IVA y el aumento de la jubilación hasta los 67 años, podríamos concluir perfectamente que estas medidas las ha tomado el neoliberal más sádico. Pero no, la han tomado socialistas.

¿En qué hubiese cambiado este paquete de medidas con un gobierno del PP? En nada. Bueno miento, seguramente la bajada del 5% hubiese sido uniforme para todas las rentas y no menor para las bajas como ha dicho este gobierno, y quizá también las pensiones mínimas hubiesen sido congeladas. Ya veis, en esto se resume que un gobierno sea de izquierdas. Y luego se llaman de todo en los debates.

Ya decía Julio Anguita que en España había dos derechas. A este hombre habría que hacerle una estatua más alta que el banderon de la plaza de Colón de Madrid, porque sólo con esa frase y con sus previsiones, únicas en ese momento, sobre que España no debía entrar en el Euro para mi ya está a la altura de mismísimo Nostradamus.

 

Ah! Y ya que estamos hablando de derechas y derechas podemos ver lo que le ha pasado a los amigos laboristas británicos. La “tercera vía”, el socioliberalismo de Tony Blair, esa modernización de los principios socialdemócratas. Recuerdo a Ricarlo Lagos, otro gran tercerviísta “Socialismo en el siglo XXI quiere decir que cualquiera pueda llegar a ser Bill Gates”. Sonaba bonito, pero se empieza renegando de la redistribución y se acaba redistribuyendo las pérdidas por partes iguales independientemente de que puedas asumirlas o no.

Cameron ya es primer ministro, afortunadamente con un gobierno menos derechista de lo que cabría pensar, y los laboristas se van a donde están todos sus compañeros de partido europeo: En la reverenda oposición. Y al menos tienen suerte, porque para estar donde está el PASOK griego y el PSOE Español más vale estar en la oposición.

Alguien debería establecer un proceso de reflexión revolucionaria en el socialismo europeo. Alemania, Reino Unido, Italia, Francia…No hay ni un grupo de centro-izquierda que esté bien situado. Algo falla, y es muy grave, y alguien tiene que corregirlo porque convertirse en la cara “guay” del sistema les ha llevado a donde están: Insertados en una desintegración sin fondo.

Y menos mal que tenemos derechas en el continente que, al desaparecer la izquierda, han ocupado todo el espectro político y tienen una pinta menos mala que otras. Si toda la derecha europea fuese como Berlusconi tendríamos que empezar a pensar en exiliarnos a los desiertos de Mongolia.

 

Y hablando de Berlusconi, no sé por qué me viene a la cabeza mi querido Camps. ¡Oh! President, que se va usted de juicios y se lo va a pasar pipa. Desgraciadamente se lleva detrás la dignidad de esta tierra que convenientemente ha moldeado a su antojo y ha convertido en una caricatura de sí misma retocada con fotoshop.

Ayer también se conoció el informe de la agencia tributaria sobre la financiación ilegal del PP valenciano. Y hoy lo del supremo. Un político normal de cualquier parte de cualquier país civilizado hubiese dimitido, pero nuestro president no, y es más, se ha atrevido a decir que va a “ser el candidato a las próximas elecciones”, y como creo que no se refería a las de Picassent debo entender que pretende presentarse a president de la generalitat nuevamente. Y además cuenta con el apoyo “sin fisuras” de Rus, un tío muy serio que da mucha credibilidad. Qué bien que se conoce la cobardía de Rajoy por las tierras de España.

Pueden ser divertidas las próximas elecciones, con un Camps como acusado en un juicio por la mañana, y en un mitin por la tarde. Con tanto estrés del bueno de Paco acabará mezclando los discursos sin saber muy bien donde está, y lo veo intentando convencer a los miembros del jurado de que voten al PP y al público de la plaza de toros de que es inocente.

 

Y los tres niveles de nuestra vida pública “enmerdados”. En Valencia, con una comunidad arruinada, plagada de corrupción y con una indignidad andante de presidente.

En España, camino de la ruina también con dos partidos miméticos patéticamente dedicados a intentar convencer al incauto Español que la culpa es del otro cuando ambos hacen lo mismo; y lo que es peor sin alternativa de voto (En Valencia si hay alternativa, por lo menos para mi, porque para que se marche la gentuza que tenemos gobernando sería capaz de votar al mismísimo demonio).

Y en Europa con una crisis de la socialdemocracia del copón, sin que haya un solo líder que sea capaz de salir de esta espiral autodestructiva en la que entraron a principios de los 90.

 

Un desastre sin paliativos señores, sin presente y sin futuro. Sin ideas ni esperanzas, deslizándonos por el siglo XXI como víctimas felices de una sociedad que no controlamos dirigida por unas fuerzas misteriosas que indican, sin posibilidad de objetar, que el camino único es el de la derecha.

Sin presente y sin futuro nos concentraremos en el pasado, y mañana colgaré el segundo post sobre Don Manuel Azaña que teóricamente tenía que colgar hoy, para recordar aquellos tiempos donde la política representaba una esperanza, donde los hombres se creían dueños de sus destinos y donde realmente se buscaba un mundo mejor.