Homeschooling, ¿Prohibición o aceptación?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 26-12-2010 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/homeschooling.jpg 

 

Hace unos días leí esta noticia en el diario EL PAÍS, que explica el caso de unos padres que educaban a sus hijos en su casa, el llamado homeschooling, y a los que el tribunal constitucional les ha prohibido que sigan haciéndolo, aduciendo que en España la escolarización es obligatoria y que no puede ser sustituida por enseñanzas en el domicilio familiar.

 

La sentencia puede parecer lógica y mucha gente pensará que la educación de los niños será generalmente más completa en la escuela que en casa, pero el matiz viene ahora. Los padres aseguran que sus hijos hablan 5 idiomas y tiene formación musical, además de asegurar que reciben clases de matemáticas, ciencias, lengua, etc.

En principio, y si los padres han sido sinceros, podemos decir que estos niños tienen un nivel de conocimientos bastante mayor que los niños de su edad. Por lo tanto, y asumiendo siempre que el hecho es real, estos niños estarían recibiendo unos conocimientos superiores a los que se reciben en un colegio.

Una última idea. El homeschooling es legal, con mas o menos controles por parte de las autoridades educativas, en la mayoría de países de nuestro entorno, tan sólo es expresamente ilegal en Alemania.

Yo siempre he sido opuesto al homeschooling, pero viendo casos como estos tengo una mínima duda si debería ser aceptado en algunos casos. En España sólo es aceptable si el niño está enfermo, o en casos muy excepcionales en que las circunstancias no permitan la escolarización, pero, ¿Sería aceptable en un caso como este?

 

Contra el homeschooling podemos esgrimir multitud de argumentaciones. La primera y más importante para mi es que la posibilidad de ser educado en el hogar sería aprovechada por multitud de sectas que quieren permanecer ajenas a la sociedad para tener a sus hijos alejados del mundo y recluidos dentro de sus creencias y costumbres. Los niños no son propiedad de los padres, y aceptar que a un menor, que no tiene capacidad de decisión “legal”, puede ser aislado del mundo y dogmatizado por las creencias de sus padres sería entrar en un peligroso camino. También tendríamos que tener en cuenta que esto podría ser aprovechado para caer en el absentismo escolar, algo contra lo que las leyes educativas españolas han luchado mucho, fundamentalmente por la existencia en el país de una gran comunidad gitana. ¿Y si una familia gitana justifica que sus hijas no van a clase porque les están dando homeschooling? Parece cachondeo, pero no lo sería si hablásemos de tolerancia y poco control sobre estas prácticas.

Pero posiblemente hay todavía una razón más poderosa. Los conocimientos pueden ser adquiridos en la escuela o en casa en caso de que tengas una educación y unos educadores adecuados, sin embargo hay habilidades y aptitudes que no se aprenden en los libros y que luego son necesarias para la vida adulta. El trabajo en equipo y la infinidad de relaciones sociales que se dan en una escuela no se pueden dar en una educación casera, y estas habilidades sociales son fundamentales para una buena educación. Hay trabajos que no requieren de trabajo en equipo, pero son una minoría. La mayoría de gente trabaja en equipos de trabajo, tiene jefes o empleados, forma parte de un equipo multidisciplinar en el que aparecen los conflictos y las negociaciones entre personas, ¿Cómo se gestionaría una persona que ha sido educada en el hogar? ¿Tendría las habilidades necesarias? Corremos el peligro de crear niños sobreprotegidos, antisociales y solitarios que luego no sabrían desenvolverse en la vida real, por mucho que hablasen 5 idiomas.

Hay más argumentos contrarios. Un homeschooling de calidad sólo se lo pueden permitir familias pudientes, pues o es necesario la contratación de un instructor o es necesario que uno de los progenitores, que debe tener conocimientos y capacidades pedagógicas suficientes, se mantenga en el hogar a todas horas pendiente de la educación de sus hijos. Podríamos caer en un elitismo peligroso.

 

Los defensores del homeschooling también tienen argumentos a favor del mismo. Antes he dicho que los padres no son propietarios de los hijos y no tienen derecho a hacer lo que les de la gana con ellos pero, ¿Lo tiene el estado? ¿Puede el estado marcar la educación de los niños mientras impedimos que lo hagan los padres? Este conflicto está bastante resuelto en las sociedades occidentales, donde existen multitud de posibilidades educativas para los niños y los padres pueden elegir, si su economía se lo permite, entre ellas. Sin embargo como idea, como concepto es debate filosófico es interesante, ¿Hasta que punto es aceptable y/o conveniente crear ciudadanos iguales y con las mimas capacidades y conocimientos?

Por otro lado en un casco como este los padres argumentan que los niños, que parece que son brillantes gracias a una educación posiblemente muy exigente y buena, van a recibir en la escuela una educación mucho peor que la que reciben en casa. Escolarizarlos a la fuerza, sostienen, es empeorar su educación, y la verdad es que esos niños no aprenderían 5 idiomas jamás en una escuela, pública o privada. Aunque complementasen su educación en casa, ya hablaríamos de una vida infantil dedicada exclusivamente al estudio, con niños que se aburrirían en clase y no aprenderían nada, etc. No parece, pues, muy razonable.

Respecto a la no sociabilidad de los niños existen asociaciones de homeschooling que hacen reuniones, organizan visitas culturales, etc. Donde estos niños se juntan con otros que hacen homeschooling como ellos. La verdad es que sólo tendrán una visión muy parcial de la sociedad, pues sólo se juntarán con niños como ellos, posiblemente de clase alta y con unas vivencias parecidas. No conocerán niños diferentes a ellos, de otras culturas y niveles socioeconómicos, aunque bueno no será muy diferente a lo que pasa en algunos colegios elitistas.

 

Aceptar el homeschooling con alegría y como práctica habitual sería muy peligroso, pero no sé si debería estar prohibido en todos los casos. En Francia las autoridades educativas son muy estrictas con los padres que optan por el homeschooling y los controles son bastantes, por ejemplo.

En un caso como el de esta familia, si esos niños pasasen exámenes trimestrales, por ejemplo, ¿No se podría ser más flexible en estas situaciones? ¿No podrían recoger en las leyes excepcionalidades como estas? De todos modos existirían problemas, ¿Y que hacemos con quienes se quieran acoger a este sistema por cuestiones sectarias? ¿Quién será el encargado de aceptar o negar las solicitudes?

Un análisis profundo sobre el homeschooling será lo que nos indique, más allá de ideologías o dogmatismos, en qué casos podría ser aceptado y qué controles habría que seguir, o bien si es mejor seguir con un sistema como el actual, donde ésta práctica es alegal.