LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

diez

EL CAMINO DE UPyD Y EL ROSACENTRISMO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 16-12-2009 en General. Comentarios (6)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Rosadiez.jpg 

He visto esta foto y no me he podido contener...

 

Mira que me cae bien este partido. Y cuando digo partido me refiero a sus principios fundacionales, a muchos de sus fundadores, a su programa. Quiero y deseo que UPyD mejore sus resultados de forma importante en las próximas elecciones, como la deseo para IU y otras fuerzas nacionales menores. Para mi es importante romper este bipartidismo.

Sin embargo observo a UPyD y no me acaba de gustar lo que veo. Por alguna razón, el partido que quiere ser regeneracionista está recurriendo constantemente a aquello que justamente debemos regenerar.

 

Hace unos días UPyD propuso que en España se implantase la cadena perpetua revisable. Esto es algo que existe en países como Francia, Alemania y creo que el Reino Unido, y en principio los criminales a los que se les condena a esta pena no salen de la cárcel hasta que un comité considera que están rehabilitados socialmente.

La idea, en parte, me parece bien, pero la propuesta de UPyD no estaba ni en su programa ni en sus principios fundacionales, y responde exclusivamente a una percepción social de que esto va a caer bien en la opinión pública ante los diversos casos de criminales que vuelven a reincidir una vez cumplen sus penas.

 

También hace unos días Rosa Díez, cabeza única visible de UPyD, se reunía con Aminetu Haidar mostrándole su apoyo y ofreciéndose a llevar una carta a sus hijos en El Aaiún, cosa que finalmente hizo.

Creo que el compromiso con la causa Saharaui de UPyD no tiene dudas, como no lo tiene en de ningún partido Español. Sin embargo, los partidos que han gobernado no pueden lanzarse a una demagogia agresiva contra Marruecos porque, tarde o temprano, se tendrán que encontrar con los embajadores y primeros ministros marroquíes, que pueden comenzar la presión sobre Ceuta y Melilla, disminuirla sobre la inmigración o cualquier otra cosa peligrosa para los intereses de España.

UPyD, al igual que IU u otros partidos más pequeños, se puede permitir esta libertad y situarse en una posición más, digamos, utópica. Pero aprovecharse de esta situación, ¿No es populismo? Y sí lo es (que lo es) ¿No son esos los métodos que queremos regenerar de la política Española?

 

En los últimos meses UPyD ha votado frecuentemente contra el gobierno en los debates parlamentarios. Verdaderamente curioso me resulto cuando votó junto al PP a favor de limitar por ley el sistema de escuchas SITEL. Otros grupos también querían limitarlo, pero entendían que votar eso ahora era darle alas al PP para que urdiese una estrategia de ocultación de la corrupción, y por eso se abstuvieron. UPyD, el partido regeneracionista, parece que le parecía más importante el asunto de SITEL que la validación de la corrupción política, algo inconcebible si no fuese porque lo que realmente le importaba a Rosa Díez era votar contra el gobierno.

Una cosa que me da mucha rabia de la oposición política que se hace en España es que se vota en contra del gobierno incluso cuando se está a favor con el objetivo de desgastar y hacer daño. Desde que empezó Fraga con el referéndum de la OTAN todos lo han seguido. Lamentablemente UPyD está haciendo exactamente lo mismo.

 

En el pasado congreso de UPyD Rosa Díez validó su liderazgo con un importante número de compañeros suyos que votaron en contra o se abstuvieron. Muchos de los críticos se han marchado de UPyD porque dicen que Díez es “autoritaria”, aunque reconocen en otros foros que el problema está también en que UPyD se ha situado claramente en un terreno “izquierda”, en vez de pastelear en medio de aquello que se llamó transversalidad y que no sé por qué me recuerda un poco a aquello de decía José Antonio Primo de Rivera de la teoría de las dos orillas.

Si realmente Díez le ha dado un barniz más concreto a su partido me parece un acierto, porque lo que estaba haciendo hasta ahora sólo le hubiese servido mientras los dos partidos mayoritarios estén desgastados, y volvería a la marginalidad en cuanto se recuperasen. Ahora podrá generar un proyecto de verdad, una idea concreta de país. Se habla de laicismo y de federalismo, ideas que me parecen adecuadas.

 

No obstante sigo pensando que Rosa Díez es el máximo problema de este partido. Díez es una gran política, quiero decir una profesional de la política. Es una mujer valiente, que ha sufrido la amenaza de ETA, que ha actuado con valor. Eso nadie se lo puede negar y ella misma es el principal valuarte del nuevo partido.

Pero su inquina contra Zapatero es clara, y eso no es bueno. UPyD debe mostrarse ante la sociedad como un partido serio, europeo, lejos de los hooliganismos de los partidos patrios. En mi opinión debería recuperar aquel principio que tenía la política de Adolfo Suárez de anteponer el interés de la nación al del partido, y aunque eso destruyó a Suárez y al CDS creo que es lo que, en este momento político, necesitaría el país.

Pero Rosa no está haciendo eso. Está actuando como si fuese la máxima dirigente del PP, o la máxima dirigente del PSOE si gobernase el PP. Oposición contundente, destructiva y demagógica. Además, creo que debería a intentar que se conozcan otras caras de UPyD, algo fundamental para un partido que quiera ser eso, un partido, no un caudillismo individual.

 

Rosa debe frenar. Debe plantear un proyecto más amplio que no se base en ella. Debe dar otro tono al partido y debe demostrarnos por qué son diferentes a los demás. Debe exponer un plan claro de reformas contra la crisis económica y de acción de gobierno.

Sin eso puede convertir en breve su éxito en fracaso, y los que la alaban serán los primeros en criminalizarla políticamente.

UPyD

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 12-06-2009 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/upyd.jpg 

 

Hacía tiempo que quería comentar cosas sobre este partido, UPyD. Creo que después de las elecciones europeas, donde ha conseguido un europarlamentario que se considera un éxito por parte de la formación, es un buen momento.

 

Como ya sabéis profeso cierta simpatía por las opciones políticas minoritarias de ámbito nacional. No me gusta el bipartidismo, y menos este bipartidismo imperfecto que da a las formaciones nacionalistas la llave de la gobernabilidad. Creo que lo ideal es una realidad política como la alemana, con 4 partidos nacionales relativamente grandes (Alemania tiene 5), que otorga al ciudadano más opciones para elegir y para sentirse “realizado” políticamente sin tener que caer en el voto útil.

 

UPyD, a priori, me parece un partido interesante. Fundado por mucha gente proveniente del mundo de la cultura (Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán, Mikel Buesa), tiene una base ideológica que podríamos llamar de “Izquierdas”. El partido, que se define como progresista, es laico y bastante “jacobino”.

Sus dos principios fundacionales básicos son su oposición al nacionalismo y su defensa de la  “regeneración democrática” de la política Española. En principio, ambas son ideas con las que, dependiendo se su aplicación, estoy de acuerdo.

El partido está dirigido por Rosa Díez, socialista histórica que, en principio, tiene todo el derecho a crear una nueva alternativa política que se ajuste más a sus ideas. Rosa Díez siempre me pareció una persona honrada y de principios, y todavía me lo parece. Todo esto convierte a UPyD en un partido, llamémosle, “votable”.

 

Sin embargo, la andadura de este partido me ha generado muchísimas dudas. Cuando uno mira a UPyD, y piensa que puede ser su partido, busca en esta formación algo distinto, algo que corresponda a esa regeneración democrática, algo más ético y menos cínico y degenerado. Pero no he encontrado nada de eso.

Cuando oigo a Rosa Díez, no percibo nada nuevo ni diferente. Son los mismos discursos vacíos de la política del PP y el PSOE. Recuerdo ahora que hace poco pedía, como aportación política, un “gran pacto de estado”. ¿Qué tipo de pacto de estado? ¿Un pacto para comprar cabras en Grecia y venderlas en Bélgica? ¿O un pacto para animar a la selección española en el mundial? Esto es una frase vacía, es hablar de la nada o, en el mejor de los casos, es la política de Zapatero para el diálogo social: “Aclárense ustedes y yo apoyaré lo que ustedes acuerden”.

 

Las ideas de UPyD sobre la política nacional también son desconocidas, ¿Qué propone UPyD para la política económica? Vaguedades y nada concreto, ¿Qué política fiscal tiene UPyD?¿Qué pretende hacer con las relaciones iglesia-estado?¿Y con el aborto?¿Que unión Europea quiere?¿Es Atlantista?¿Apoya en envío de tropas fuera de España?¿Y la memoria histórica? Podríamos hacer mil preguntas, y no sabríamos la respuesta para casi ninguna.

Alguno me dirá que todo eso está en el programa de UPyD. Y es cierto que muchas de las respuestas a estas preguntas están en su programa. Pero el problema no es lo que haya en un programa electoral, puesto que podemos encontrar excelentes programas electorales en alguno de estos partidos políticos que aparecen elección tras elección en la otra punta de la mesa electoral, y que muchos nos paramos a curiosear cuando llegan elecciones. ¡Uy, que partido más raro! ¿Será de derechas o de Izquierdas? Igual es incluso de una secta, como hay partidos por ahí.

Un partido político que se jacta se representar la regeneración democrática debe ser capaz de marcar un discurso distinto. No puede hacer exactamente la misma política efectivista de frases grandilocuentes y vacías que hacen los demás. Debe saber marcar muy bien sus propuestas, aunque sea machaconamente, debe “quitarse la careta”, decir claramente que tipo de sociedad quiere.

 

Por otro lado me parece que UPyD está terriblemente limitada por su líder, Rosa Díez. Cada una de las declaraciones de Díez en el congreso dejan entrever una cierta rabia contra Zapatero. Parece como si Rosa estuviese como Bill Murray, atrapada en el tiempo, reviviendo las primarias del PSOE del 2000 cada día. Mientras Rosa Díez destile esta rabia contra Zapatero, dedique su política casi en exclusiva a atacar al presidente, UPyD tendrá un crecimiento dificilísimo.

De hecho, quien más apoyo mediático ha prestado a UPyD ha sido la cadena COPE. No voy a entrar a juzgar la aceptación de ese apoyo, porque entiendo que un partido recién creado acepta cualquier oportunidad de conseguir aceptación mediática, pero sí el resultado que ha tenido. La COPE y otros medios de derechas apoyan a Díez porque piensa que le quitará votos al PSOE (Seguramente lo mismo haría el País o la SER con un partido dirigido por un político ex del PP). Esto muchas veces lleva a pensar que los votantes de UPyD son furibundos españolistas de ultraderecha convencidos por Federico.

La verdad es que conozco un par de personas que votan UPyD, y en ambos casos ninguno es un ultraderechista, más bien son personas bastante moderadas. Sin embargo este apoyo mediático hace dudas a mucha gente “¿¡Cómo voy a votar a un partido que apoya el sujeto ese!?

 

En mi opinión, Rosa Díez ha servido muy bien para el nacimiento de UPyD, pero si este partido quiere crecer y convertirse en un partido con algo de fuerza, debe cambiar de líder. Los intelectuales deben tomar el timón del partido y marcar bien el espacio político y las ideas que defienden. Esto de la “transversalidad” suena a broma de mal gusto, y es el típico argumento de partido que quiere crecer a toda costa en base a lo que sea. También pienso que le vendría bien un acuerdo con Ciutadans.

De todos modos insisto en mi argumento principal. Quiero que UPyD tenga éxito. Pero quiero que lo tenga en base a sus principios fundacionales de progresismo liberal y regeneración democrática. Para ser una copia más de lo mismo, ya tenemos a otros.