LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

diaz

¿SERVILISMO O ÉTICA?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 02-08-2010 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/viajesmarsans.jpg 

 

Pasé el viernes por delante de una oficina de Viajes Marsans que no estaba cerrada, pero casi. Creo que quedaba una persona trabajando dentro que pertenecería a ese grupo de trabajadores que no van a ser despedidos de la compañía en liquidación hasta Septiembre u Octubre, aunque ya saben que su futuro será el paro.

Pegadas por las puertas y ventanas había unas hojas impresas que declaraban la muerte de Marsans gracias a la eficientísima gestión de sus exdueños, Gozalo Pascual y Díaz Ferrán. Por supuesto, esta hoja fue colgada por los trabajadores, o trabajadora en este caso, y debía ser algo frecuente en las oficinas de toda España.

 

Creo que todos conocéis la historia del grupo Marsans y habéis escuchado en los medios de comunicación el último escándalo de Díaz Ferrán. Marsans fue vendido hace un par de meses a Posibilitum Bussines, una de estas empresas dedicadas a comprar empresas en quiebra a precio cero para sacarles rentabilidad, generalmente haciendo algún tipo de liquidación de activos. Esta empresa ha sido quien prácticamente ha liquidado el grupo Marsans, que estaba destinado a eso con la situación en la que la habían dejado sus anteriores propietarios.

El escándalo más que esto, que pasa en muchas otras empresas, es que tanto Ferrán como Pascual, viendo que la empresa se hundía, decidieron el año pasado ponerse un sueldo por primera vez en su vida, de 180.000 euros anuales cobrados en un solo pago. Los sindicatos han acusado a ambos empresarios de “vaciamiento patrimonial” y “alzamiento de bienes”, y están preparando una demanda. Un éxito más para el curriculum del glorioso Díaz Ferrán.

 

Díaz Ferrán ha sido criticadísimo desde hace más de un año por diferentes sectores sociales, generalmente relacionados con la izquierda aunque no en exclusividad. Sus escándalos empresariales con Air Comet, Aerolíneas argentinas y finalmente con Marsans han sido constantes en la prensa. A pesar de la quiebra reiterada de las empresas que llevan su sello, el patrimonio de Ferrán no ha disminuido en absoluto, así como tampoco lo han hecho los metros de eslora de su yate, demostrando hasta que punto aquello de la responsabilidad del empresario respecto a sus empresas y cómo la economía familiar del empresario está condicionada a los resultados de la empresa no es más que una verdad que sólo aplica a los pequeños empresarios, no a los grandes.

 

Sin embargo el otro día comencé a ver algo más. En un entorno de conversación con personas bastante derechistas observé como hasta los más propensos a la absoluta privatización de todo decían que Díaz Ferrán debía dimitir de presidente de la CEOE y que una persona con ese curriculum empresarial no podía estar al frente de una organización así.

Eso mismo fue lo que escribí a finales de Diciembre una entrada sobre el desprestigio de Díaz Ferrán, donde dije que no era en absoluto adecuado para el puesto que ocupa. Predije que lo echarían, o que acabaría dimitiendo, y 8 meses después estamos igual. No valgo para profeta, ciertamente.

 

¿Es aceptable que se mantenga Díaz Ferrán en la presidencia de la CEOE? Si no lo era hace 8 meses, ahora muchísimo menos. Entonces, ¿Por qué sigue en la presidencia de la CEOE? La respuesta es sencilla: No hay nadie en la patronal que levante la voz ante esto, y si lo hay está silenciado.

La patronal, organización que sostiene a Ferrán a su cabeza, debe estar encantadísima con el papel del quebrador de empresas, o bien asume una actitud pasiva ante estos hechos y no considera que el curriculum de Ferrán sea un problema para ocupar el cargo que ocupa. Ser un empresario, digamos, “de poco éxito” no supone ningún problema para estos señores, pero es que parece que auto asignarse un sueldo que no es millonario pero sí alto en una empresa en práctica disolución tampoco.

Decían que la mujer del César no debe solo ser honrada si no también parecerlo. Parece que el presidente de la patronal no es necesario que parezca honrado, y no sé si tampoco que lo sea.

Una organización privada como es la patronal puede hacer lo que quiera, y de hecho lo está haciendo. Deben esperar del quebrador de empresas que quiebre igualmente la protección laboral del asalariado español, y por lo tanto todos se sitúan junto a él.

Bien, esta plenamente legitimado lo que hacen, pero que nadie se equivoque. Cosas así, actitudes así, son un claro reflejo de la sociedad en la que vivimos y de los valores de este país. La obediencia al “líder” es un valor totalmente arraigado en esta sociedad y en sus estructuras, mientras que la ética empresarial y organizacional no lo es.

 

Después nos extrañamos de lo que pasa en partidos políticos y sindicatos. Que el todos los diputados del PSOE menos uno aprueben la reforma laboral cuando son, nominalmente, el partido de los obreros es una desfachatez que responde precisamente a eso, a la obediencia organizacional.

Pero ojo, esta obediencia no es algo que responda a la idiosincrasia española o a algún tipo de cultura sumisa como tienen los orientales, nada que ver. Esta obediencia responde al puro interés, a aquello de que “quien se mueve no sale en la foto”. Centenares de diputados y cargos públicos del PSOE aplauden entusiastas el despido “objetivo” de 20 días para no ponerse en contra de las directrices de su partido. Para estar en las listas o aspirar a un cargo público de la mano del partido hay que aplaudir cualquier fechoría ideológica que haga éste. Entre la posición ética y moral de posicionarse en contra de estas reformas como socialista (que sólo ha hecho, que yo sepa, Antonio Gutiérrez) y caer defenestrado, y apoyarlas y situarte en primera línea para repetir carguito, todos se han situado en la segunda alternativa, la alternativa del interés particular y contraria a la ética que debían defender.

 

Y no nos equivoquemos, el PP hace exactamente lo mismo. Que un diputado del PP vote en contra de las reformas que ha hecho este gobierno sólo puede responder a dos cosas: O se ha equivocado de partido y cree que pertenece a IU y no lo sabe, o es un cínico aprovechado, un servil ante los intereses del partido.

A estos diputados del PP no les importa el país, ni la economía ni la ideología que dicen defender. Sólo les importa que su organización acapare el poder y poder así optar a los cargos públicos, el verdadero de sus objetivos. Haberse convertido en un servil y un indigno para ese objetivo no parece ser un problema.

 

Que nadie se equivoque y se rasgue las vestiduras por esto: Los empresarios aprovechados, los ejecutivos irresponsables, los políticos corruptos, los timadores profesionales, los políticos mentirosos…Todo es parte de lo mismo, todos son hijos del mismo país y de la misma cultura social: La cultura del aprovechamiento privado, del interés propio y de la irresponsabilidad social y personal; que deja de lado la ética del comportamiento y la responsabilidad de cada uno con la colectividad. Valores como la honradez y la honorabilidad desechados por un pragmatismo economicista absoluto.

Y todo esto regado constantemente con un voto cautivo, viciado y que no se respeta a sí mismo. Todo permitido, tolerado, o desviado interesadamente hacia el lugar que nos hace sentir más cómodos: “¡Los empresarios que son unos piratas!”, “¡La derecha que son unos ladrones!”, “¡Los socialistas que son unos muertos de hambre!” Si, si, claro, siempre son los demás….

 

EL DESPRESTIGIO DE DÍAZ FERRÁN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 25-12-2009 en General. Comentarios (14)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/diazferranaircomet.jpg 

"¿Qué será este bultito que tengo en la garganta?"

 

¿Es Díaz Ferrán la persona adecuada para ser presidente de la patronal? Utilizo a propósito el término “persona adecuada” y no otras construcciones gramaticales como “debe seguir siendo” para no inducir a confusión. Que Díaz Ferrán deba ser o no presidente de la CEOE es algo que deben decidir los propios empresarios en ella representados, pues es su representante y es una decisión exclusivamente suya.

Igual que hay políticos con responsabilidades políticas y morales que son validados por las urnas o dirigentes sindicales posiblemente inadecuados para sus cargos, los empresarios pueden elegir a quien consideren conveniente, aunque sea un estúpido o un inmoral. Pero no es esa la pregunta.

 

La pregunta es si es la persona adecuada, si es adecuado que una persona con estas capacidades de interlocución y de pacto sea el interlocutor de la patronal, si es conveniente que un empresario con enormes dificultades en su entramado de empresas sea la cabeza visible del empresariado Español. Y la respuesta, en mi opinión, es un rotundo no.

Díaz Ferrán es un empresario del sector del turismo y del transporte. Junto a un socio principal, Gonzalo Pascual, tiene una enorme variedad de participaciones en multitud de empresas de estos sectores, aunque su empresa principal es Viajes Marsans, por todos conocida.

Ferrán ha construido un imperio familiar en las diferentes empresas que domina, colocando a sus hijos y a su mujer como consejeros y administradores de distintas sociedades.

 

Los problemas de Díaz Ferrán con sus empresas no son nuevos. El gobierno Argentino le expropió Aerolíneas argentinas por un dólar en 2007, aduciendo que tenía un agujero de 830 millones de dólares (por cierto, si conocéis a algún argentino pregúntenle por Aerolineas Argentinas y las rutas que hacen los equipajes de los pasajeros por continentes distintos al destino esperado).

Ahora los problemas se han centrado en Air Comet después del embargo al que fue sometida por la justicia británica hace sólo unos días. Parece que el imperio construido por Ferrán y su socio está haciendo aguas por todas partes.

Ferrán aduce que todo es un problema de financiación, que los bancos no le prestan dinero y que por eso no ha conseguido el tiempo suficiente para poder vender esta empresa. El argumento, más que una defensa, parece una prueba inculpatoria más. No parece muy lógico pensar que si el resto del grupo fuese solvente Ferrán no hubiese podido obtener un crédito para ganar el tiempo que él cree que necesita, habiéndolo conseguido directamente con un aval personal. Y aunque lo hubiese obtenido, ¿Realmente hubiese podido conseguir un comprador para Air comet con la deuda que tiene en este momento de fusiones de importantes Aerolíneas?

 

Díaz Ferrán es, como veis, el típico gran empresario Español que a través de una u dos empresas matrices ha diversificado sus inversiones en multitud de sociedades, aunque no de sectores. Tiene muchas similitudes con las grandes constructoras (Ferrovial, FCC, ACS) con sus famosos empresarios a la cabeza, y en cierta manera también a la Rumasa de Ruíz Mateos.

Crecimiento enorme, internacionalización, posiblemente un gran apalancamiento financiero, sectores que dependen del endeudamiento del comprador, etc.

 

Y ahora la pregunta clave, ¿Es este el tipo de empresa que queremos para España? Ya no voy a juzgar el éxito o no de Ferrán en sus empresas y los problemas actuales de las mismas, de eso ya han hablado mucho los medios de comunicación y creo que es bastante concluyente, pero quiero ir más allá. ¿Son estos sectores, este tipo de crecimiento económico el que queremos para la España post-crisis?

Parece que existe un consenso más o menos generalizado de que la economía española está concentrada en unos pocos sectores que han tenido un crecimiento rápido y que ya están agotados (agotados en su crecimiento). Todos pedimos una economía más productiva, de más valor añadido, más “industrial”, la generación de sectores innovadores y pioneros, etc.

Y en este contexto no parece lógico que la cabeza visible de los empresarios Españoles, quien va negociar con el gobierno y con los sindicatos sea un empresario no ya con inmensos problemas en sus empresas, si no proveniente de un sector en recesión que no representa en absoluto a los sectores que pretendemos potenciar.

 

Por otro lado está el terreno político. Ferrán ha demostrado en los meses anteriores bastante poca mano izquierda, bastante menos que su antecesor el sindicalista vertical Sr. Cuevas. Ferrán parece que ha visto la crisis como la oportunidad para que se apliquen las políticas neoliberales que él desea. “Se tienen que privatizar todas las empresas públicas y la gestión de todos los servicios públicos”, “La mejor empresa pública es la que no existe”, “Los empresarios lo tenemos muy claro: la mejor forma de solucionar las situaciones complejas es más iniciativa privada y más mercado, menos intervencionismo y más desregulación y, desde luego, una menor presión fiscal” Son algunas de sus frases.

No parece precisamente un alarde de imaginación la del señor Ferrán, ni ha puesto nada sobre la mesa que no se diga leyendo un manual económico de la escuela de Chicago. No hay voluntad de consenso, no hay ideas concretas para la situación española, no hay nada de autocrítica (y están las empresas del caballero para no hacerla) ni nada que se le parezca.

Francamente, parece complicado generar nada constructivo con alguien así. Ya no entro en imputaciones, proximidad clara a un partido político ni en otras cosas. Acabaremos echando de menos al Sr. Pizarro.

 

Yo no sé quien debe ser el presidente de la patronal ni qué características concretas debe cumplir. La patronal es un Lobby, una asociación que busca el beneficio para sus asociados, y el perfil de la persona que ejerce la presidencia debe tener un valor político determinado, una mezcla de persona reivindicativa, convincente y a la vez moderada y pactista.

Sin embargo lo ideal es que el presidente fuese un empresario de éxito de una economía “real”. Es decir, un empresario con una empresa solvente, moderna, con crecimiento sostenido, innovadora; no un empresario dedicado a la compra-venta y la especulación.

Y Díaz Ferrán no cumple ninguna de estas características. Me temo que acabará dimitiendo, u otros le invitarán a la dimisión que viene a ser lo mismo. A no ser que la patronal ya esté jugando la carta de la victoria del PP en 2012, algo que sería bastante irresponsable por su parte.

El tiempo dirá.

COSPEDAL Y DÍAZ FERRÁN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 18-08-2009 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/cospedal.jpg 

 

Hoy me han llamado la atención sobremanera dos declaraciones de dos personalidades importantes del país.

 

La primera ha sido una declaración de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Voy a copiarla aquí:

En los ocho años que gobernó el PP nunca en España se produjo este intento de corrupción de instituciones democráticas, nunca se habló de filtraciones, de persecución del Gobierno a la oposición, en cualquier país democrático si la oposición dice lo que hemos dicho nosotros, el gobierno abre una investigación, y no la insulta, como ha pasado ahora".

Como todos sabemos el gobierno está persiguiendo al PP usando el aparato del estado. En ese marco es lo más lógico del mundo pedir al gobierno que investigue quien está espiando y persiguiendo al PP, porque aunque sean Zapatero y Rubalcaba los que ponen los micrófonos y mandan a los policías, como “sabe todo el mundo”, deben abrirse una investigación retrospectiva, a modo de psicoanálisis freudiano.

¿Debe el gobierno investigarse a si mismo? ¿O quizá está espiando y persiguiendo sin querer? Igual es como esa película de Robert de Niro (El escondite) en que éste tiene dos personalidades, y no recuerda nada cuando se transforma en la otra personalidad…

 

La verdad es que Cospedal es una política que me gustaba. Es de lo poco que hay en el PP que no es casposo y rancio. Tiene una imagen moderna, pero sin ser una pija “chunga” como Soraya Sáez de Santamaría, que representa al típico estilo chicas jóvenes frívolas, creídas, elitistas, estúpidas e ignorantes que se estilan tanto actualmente y que se me hace verdaderamente insoportable escuchar.

Sin embargo Cospedal, por el cargo que ocupa en el partido que lo ocupa, se ve obligada a decir verdaderas barbaridades, y a actuar bajo una demagogia constante. Me parece una verdadera lástima que una persona muy capaz para la comunicación y para la política acabe siendo víctima de su propio partido y de la estrategia que éste marca. Su credibilidad como político está al borde de la extinción, quizá lo mismo que le pasó a Rajoy la legislatura pasada. Desgraciadamente en este país sólo “trepas” en política si eres un servil y sirves como una marioneta, y casi todos los políticos parece que prefieren el cargo que la credibilidad personal.

 

Díaz Ferrán es el otro hombre del día. En una entrevista en el día de hoy, Díaz Ferrán no se corta a la hora de comentar que “El objetivo de la patronal es que volvamos a tasas de paro del 5 o 6%”.

Yo siempre pensé que el objetivo de la patronal era defender los intereses de sus afiliados, es decir, las empresas. Hoy me he enterado que la CEOE es una ONG o una fundación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es que baje el paro.

Además de esto Díaz Ferrán habla de un nuevo contrato de trabajo con 20 días de indemnización por despido, en lugar de los 45 actuales. Y comenta:

"Nuestra intención no es conculcar derechos, sino acabar con la temporalidad, cambiar estos contratos por indefinidos con indemnizaciones que ronden los 20 días, como en otros países, para que cuando se salga de la crisis los parados se encuentren con contratos indefinidos y no otra vez con temporales de un año".

Esto está muy bien. Gracias al nuevo contrato, parece ser que los empresarios van a preferir hacer contratos indefinidos con una indemnización por despido de 20 días por año cuando pueden hacerlos temporales con una indemnización de 8 días. Algo muy lógico, teniendo en cuenta que la CEOE, como hemos dicho, se ha convertido en una ONG.

 

La verdad es que Díaz Ferrán ha reculado hoy respecto a su posición intransigente. Se ha mostrado más conciliador. Sin embargo se le nota mucho cierta intransigencia y política de máximos que no tenía su predecesor, el sindicalista vertical Sr. Cuevas, al que está haciendo bueno.

 

LA RUPTURA DEL DIÁLOGO SOCIAL

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 31-07-2009 en General. Comentarios (1)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/diazferran.jpg 

 

El otro día vino a la empresa donde trabajo una comisión de un sindicato para tener una reunión con los trabajadores de la delegación. No era ningún sindicato de los típicos (UGT y CC.OO), si no un sindicato propio de la empresa formado por personal de oficinas y técnicos.

Trataron varios puntos sobre los conflictos en la empresa, y uno de los puntos que sacamos a colación los trabajadores fue la posible implantación de la jornada intensiva durante todo el año, tal y como hace alguna otra empresa del sector. Los miembros de este sindicato nos dijeron que era algo que ya habían pedido, intentando hacer ver a la empresa que eso aumentaba el rendimiento de los trabajadores, y que pensaban pedir a partir del 2012 otra vez, pero fueron claros al respecto de las posibilidades reales de implantación de esta medida.

“Mirad, si la empresa accede a conceder la jornada intensiva, no lo va a hacer gratuitamente. Va a pedir algo a cambio para aceptar esta petición”, nos dijo claramente uno de los dos delegados que vinieron a la visita.

El punto de vista tiene una lógica aplastante, “Quid pro quo”. Las negociaciones funcionan así. Ambas partes tienen que ser capaces de ceder para alcanzar acuerdos que interesen. No se puede pedir simplemente una cesión de la otra parte.

 

Esto me venía a la cabeza el otro día cuando vi como se rompían las negociaciones del diálogo social. La patronal no aceptaba la propuesta del gobierno de bajar las cotizaciones punto y medio, y exigían los 5 puntos. Sólo hay que hacer una comparativa para ver lo alejado de la realidad social.

Porque fijaros cual era la realidad de diálogo social. Los sindicatos iban a recibir una de sus peticiones, que era la ampliación de la cobertura por desempleo. Sin embargo esta petición no iba a costar nada a la patronal, si no que iba a venir directamente de las arcas del estado, temporalmente en forma de déficit.

La patronal, en cambio, iba a recibir la ventaja del descenso de cotizaciones de punto y medio. En principio podemos pensar que esta medida tampoco tiene coste para los trabajadores, pero si entendemos que estas cotizaciones son la fuente principal de las prestaciones que se reciben por desempleo y de las pensiones, entenderemos que es algo que a los trabajadores les puede perjudicar, si no a corto plazo, si a medio plazo.

 

Viendo la realidad, el “Quid por quo” no existe aquí. La CEOE iba a recibir un flujo positivo de reivindicaciones, porque recibía algo y no cedía nada. Era, por lo tanto, un pacto muy ventajoso para ellos, por mucho que su alcance fuese limitado, era recibir sin dar. Vamos, como si te regalasen billetes por la calle.

Sin embargo, la patronal se planta. No les parece suficiente recibir sin dar, lo que quieren es recibir mucho sin dar nada, algo que, por lógica, es inaceptable.

Se dice que Zapatero estuvo duro en sus conversaciones con el presidente de la CEOE. Discrepo enérgicamente. Zapatero, en este “buenismo” típico suyo, parece que le va a conceder a la CEOE ese punto y medio aunque lo hayan desechado. Se puede pensar que el gobierno debe tomar las medidas que crea conveniente para el bien de la economía, pero yo creo que no se debe hacer eso. Si la patronal decide que no le parece bien esto, que no se le conceda nada.

 

¿Pero y las empresas que no están representadas en la CEOE? ¿Qué culpa tienen? Ninguna. Pero el propio hecho de la realidad del diálogo social, es decir, de haber considerado durante más de 30 años como interlocutores sociales, por una lado, a la CEOE del lado empresarial (desechando otras organizaciones) y por otro, a los sindicatos UGT y CC.OO (en perjuicio de otros), hace que estas organizaciones tengan en su mano una responsabilidad social que va más allá de sus propios afiliados y que se extiende a todas las empresas y trabajadores de España.

Por eso, las decisiones de estas asociaciones deben ser responsables, tanto para lo bueno como para lo malo.

 

Si la CEOE rechaza 100 euros porque quiere 300, que se lo explique a todas aquellas empresas que se van a ver afectadas por sus decisiones y van a dejar de recibir 100 euros que les podían venir muy bien. Si la CEOE se pone a militar al lado del ala más ultraliberal de la derecha Española con no se sabe qué intención, que sea responsable de su actitud, y que responda ante ella.

Lo que no puede hacer Zapatero es repartir ventajas entre todos, porque eso no es posible. En economía, cuando uno gana otro pierde, es la realidad inequívoca de la ecuación.