LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

cultura

CENSURA A LA VALENCIANA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 03-11-2009 en General. Comentarios (6)

 

  http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Chapi.jpg      http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/CensuraPP.jpg   

 

Cuando hablo del estado enfermizo y a la vez ridículo en que vive la política de esta comunidad autónoma a la que pertenezco seguramente se me tachará de exagerado. Me dicen que opino así porque tengo una especie de tirria especial al PP de la Comunidad Valenciana, pero os prometo que no es por eso. La realidad aquí siempre es más surrealista que los comentarios de este blog.

Os voy a contar una cosa que pasó el otro día y que os mostrará como está la política cultural por esta zona del trópico de Cáncer, ya que es la típica noticia que tiene escasa difusión en los medios de comunicación.

 

El pasado 9 de Octubre se celebró el día de la comunidad Valenciana. Se conmemora la entrada del Rey Aragonés Jaume I en la antigua Taifa de Valencia y la conversión de la ciudad, y más tarde de toda la zona, en un nuevo reino de la corona de Aragón.

En estas fechas se suelen hacer conciertos especiales en el Palau de la Música de Valencia como parte de la celebración de esta fecha señalada, y este año estaba prevista una ópera llamada “Roger de Flor” del maestro Valenciano Ruperto Chapí, uno de los más destacados compositores españoles de Zarzuelas de cuya muerte se celebra el centenario este año.

 

Pues bien, en la obra del maestro Chapí hay referencias al “pueblo catalán”, al catalán y a las hazañas bélicas catalanas. Roger de Flor era un caballero templario al servicio de la corona de Aragón a modo de mercenario, que murió alrededor del año 1300, pocos años después de que el Reino de Valencia hubiese sido conquistado.

En aquel momento histórico Valencia acababa de adquirir una identidad jurídica propia, íntimamente ligada a los catalanes y los aragoneses. Las hazañas bélicas catalanas eran las mismas que las valencianas, puesto que ambos reinos formaban parte del reino del mismo soberano.

Por lo tanto la obra del maestro Chapí, a pesar de estar ambientada en Sicilia y en las batallas de Roger de Flor contra los Turcos a las órdenes del emperador Bizantino, representa una parte del pasado común de todos los reinos de la corona de Aragón, entre ellos Valencia. Es, por tanto, una obra del pasado valenciano y de un autor valenciano.

Lo que es un hecho normal se ve que al ayuntamiento de Valencia no le pareció algo normal, así que ordenó eliminar del libreto de la ópera todas las referencias a Cataluña y al Catalán para sustituirlas por “Valenciano” o, si acaso, “Aragonés”, algo absurdo y que podría crear confusión a quien presenciase la obra.

 

Como la noticia salió en la prensa los herederos del maestro Chapí mostraron su indignación por el cambio tan aleatorio de una parte del texto en base a las paranoias y el desprecio a la cultura del PP de la comunidad Valenciana, la señora Barberá y sus acólitos. Supongo que realizarían una queja formal, pero no sé muy bien si al Palau de la Música o directamente al ayuntamiento de Valencia.

Finalmente, ante la dicotomía entre hacer la obra con las mínimas referencias al catalán y a Cataluña y no hacerla, el ayuntamiento optó por no hacerla, para que no se escuchasen en Valencia esas malignas palabras que hace referencia al enemigo del norte.

 

No sé cual fue la ópera seleccionada para sustituir a esta, pero el hecho es que el maestro Chapí, importantísimo maestro valenciano que fue maestro, entre otros, del gran compositor español Manuel de Falla, se quedó sin su homenaje. Y todo, por tener la osadía de llamar catalán a lo que se llamaba catalán, y no tener los poderes mágicos necesarios para intuir que un siglo después en Valencia habrían políticos que tienen reacciones alérgicas al oír la palabra “catalán”.

 

Esta es nuestra realidad, y estos son los políticos que nos dirigen. Y luego me llamáis exagerado.

INTERNET Y LA CULTURA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 13-07-2009 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/internetconocimiento.jpg 

 

Durante la guerra fría se comentaba que las armas de destrucción masiva tenían un efecto disuasorio. El hecho de que una guerra nuclear asegurase la destrucción mutua impedía, en la práctica, la posibilidad de una guerra entre esas dos naciones, puesto que nadie iba a ser tan idiota de atacar a una nación sabiendo que su contraataque eliminaría la suya. Por lo tanto, se presentaba al armamento como algo que podía tener dos consecuencias, una negativa, la obvia capacidad de generar muertes, pero otra positiva, que esa la capacidad de generar la paz por intimidación.

 

Si cambiamos totalmente de contexto, creo que con Internet pasa algo parecido. En los últimos años se ha hablado mucho de la capacidad de Internet tanto para garantizar la libertad informativa y convertir en imposible la censura, como para lo contrario, es decir, para la propagación de bulos y manipulaciones varias.

Tenemos muchísimos ejemplos de ambos. Podíamos hablar del papel de las redes sociales en las recientes protestas de Irán, en la vertiente positiva, pero también del bulo que circulo por Internet y que, supuestamente, encendió la llama del conflicto interétnico entre chinos han y uigures que se está dando en Urumqi.

 

Pero hablando de Internet me gustaría centrarme en el su posible función cultural y educacional.

Porque Internet nos ofrece algo que no habían tenido las generaciones pasadas: La posibilidad para acceder a una información y una cultura sin precedentes. A un solo “click” somos capaces de conocer la vida del Rey Fernando el Católico, de saber porqué climatológicamente existen regiones más húmedas y más secas, cuales son los mecanismos de reproducción de los virus, o conocer la obra musical de Joaquín Rodrigo.

Excepto información de nivel bastante especializado, o de obras protegidas por copyright, en Internet puedes encontrar casi de todo. Una persona curiosa se puede pasar semanas y meses absorbiendo información sobre los temas más variopintos. Sin embargo, creo que hay una pregunta que debemos hacernos. A pesar de tener esta extraordinaria herramienta a nuestro alcance, ¿Es esta generación, la generación de Internet, más culta que las anteriores? Voy a ser más concreto, puesto que no creo que se pueda comparar esta generación con la de hace 100 años, por poner un ejemplo, ¿Es esta generación más culta que la de hace 20 ó 25 años?

 

Es cierto que tenemos más titulados universitarios, aunque también tenemos más fracaso escolar. Pero voy a asumir esa máxima de Ortega, descrita en su ensayo “la barbarie del espacialismo” y voy a decir que una educación superior no garantiza en absoluto la cultura de alguien fuera de su especialidad profesional.

Y si me baso en eso, creo yo que la generación actual no es más culta que la de hace 20 años, seguramente lo es menos. Parece una contradicción ciertamente.

 

¿Cómo es posible eso? ¿Ha cambiado algo en la sociedad que contrarreste el efecto de Internet? ¿O puede Internet tener el efecto contrario? La respuesta, como siempre, es muy compleja.

Una sociedad que no valora la cultura (Aspiraciones de [parte de] la juventud: Trabajar a los 16 años para comprarse un coche, o ser concursante de OT o Gran hermano), sobredimensión del dinero como bien social principal, sociedad de la “imagen”, padres sin tiempo para tutelar la educación de sus hijos, exceso de información que la convierte en algo baladí, etc.

 

Todas estas situaciones posiblemente tendrán influencia en mayor o menor medida. Lo que está claro es que algo falla en la sociedad actual para no poder canalizar adecuadamente esta enorme cantidad de medios. Y que conste que no creo que tenga la responsabilidad exclusiva el sistema educativo, ni mucho menos. Hay algo por encima de esto, unas situaciones que hacen que la cultura no se valore, que no impulsa la “curiosidad” de la persona, algo fundamental para adquirir conocimiento.