COREA DEL NORTE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 25-05-2009 en General. Comentarios (3)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/kimjongil.jpg 

 

Los conflictos geopolíticos (o geoestratégicos) no descansan. La prueba nuclear Norcoreana ha vuelto a reavivar los miedos a un posible incremento de la tensión entre la pequeña República hereditaria comunista-Juche y todos sus vecinos.

Desde que Obama es presidente parecía que estas situaciones se habían relajado. Tan solo las estrambóticas declaraciones de Ahmadineyad allá donde va, en parte provocadas por sus necesidades electorales internas, rompían la aparente calma… hasta ayer.

Hay que reconocer que la situación que tiene Obama por delante es complicada. Ha pedido una reacción contundente de la comunidad internacional, y hace bien, sobre todo por la intención de respuesta multilateral que se le supone, pero el tema es delicado. Corea del Norte no es precisamente el país más razonable para estas cosas.

 

La verdad es que toda esta situación es la nefasta herencia de Bush. La herencia económica de la administración Bush ha sido terrible, y el mundo lo está sufriendo fuertemente. Pero la herencia en política internacional no es mejor.

La teoría de la guerra preventiva ha provocado durante años a una serie de países que fueron señalados con el dedo acusador. Estos países, sobre todo después del ataque a Irak, pensaron que los EEUU quería invadirlos, y llegaron a la conclusión de que sólo podrían evitar esta invasión en el caso de tener un potencial militar disuasorio importante. Vamos, el retorno a la política de la destrucción mutua asegurada que rigió la guerra fría.

A pesar del cambio en la casa blanca, y la llegada de un hombre y un partido más propensos al diálogo, estos países no han cambiado su actitud. En cierta manera es normal, ¿Quién les dice que en 4 años no volverán a gobernar los republicanos? Puede que ese sea su pensamiento, o quizá piensen que son los mismos perros con distintos collares, en el fondo lo mismo da.

Obama se encuentra con una patata caliente que él no ha cocinado, pero que le puede explotar en las manos. Por su política, sus modos y sus promesas, está obligado a mantenerse en un difícil equilibrio. Ni puede provocar bravucona y gratuitamente, ni puede mostrarse débil. Necesita conseguir el equilibrio perfecto para “obligar” a rectificar a esos países y a la vez que esto sea producto de un acuerdo no impositivo. ¿La cuadratura del círculo? Quizá…

Las situaciones son más o menos complicadas en función del país en cuestión. Estoy convencido que Obama llegará a acuerdos amistosos con Siria y que también podrá conseguirlos con Irán, sobre todo si las elecciones a presidente de Irán las gana un reformista. Pero el caso de Corea del Norte es bastante más complicado.

 

Corea del Norte es seguramente el país más extraño de la tierra. En los medios de comunicación se suele decir que es un país comunista-Estalinista, pero creo que eso no es correcto. En el fondo, creo que el régimen de Corea del Norte es producto de una serie de sumas ideológicas. Es cierto que tiene una parte de Estalinismo, sobre todo en lo referido a la represión, economía planificada y culto a la personalidad. Pero recordemos que Corea del Norte está probablemente más influida por el comunismo chino (que fue enemigo del soviético, y tiene una base intelectual y social diferente).

Por otro lado Corea ha institucionalizado muchas formas cuasi feudales de relaciones poder-ciudadano. Cuando digo feudales, no lo digo en sentido occidental, si no refiriéndome a un feudalismo de tipo Oriental. La mentalidad oriental es, en cierta manera, muy sumisa y muy aferrada al principio de colectividad, dejando en segundo plano la individualidad, y estas cosas se ven mucho en Corea del Norte.

Además, desde hace casi 20 años en Corea del Norte se ha implantado la ideología Juche como sustitución al Marxismo-Leninismo. La idea Juche lleva a Corea a aislarse del mundo, puesto que considera que un país debe ser autárquico, no sólo en economía, si no también en cuestiones culturales.

Si a todo esto le añadimos la mentalidad megalomaniaca de su líder, Kim Jong Il, bastante peor dirigente que su padre, la mezcla es explosiva.

Corea del Norte vive inmersa en una mentalidad de guerra permanente y defensa a ultranza de no se sabe qué. El ejército Norcoreano ha sido fanatizado con la idea de que EEUU representa el mal absoluto, y que los americanos quieren destruir Corea, matar a sus habitantes y violar a sus mujeres. En el fondo, a todos los habitantes de Corea de Norte se les dice que son soldados, y que deben estar preparados para una posible invasión americana.

Como se trata de un país cerradísimo, no se sabe bien que apoyo real tienen las ideas paranoicas de Kim Jong Il. Quizá sí exista una parte del partido de los trabajadores de Corea y de la sociedad norcoreana que opinen que su líder está loco, y que la política de cerrarse al mundo y de ver enemigos en todas partes no es la acertada. Sin embargo, lo que es seguro es que el ejército norcoreano no iba a salir corriendo como la Guardia republicana se Sadam Husein.

 

Obama tiene una papeleta difícil, quizá la primera prueba para ver si puede llegar a ser esa palabra que se suele usar para definir a los políticos brillantes y que todos quieren ser: Un estadísta.