ANÁLISIS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-06-2009 en General. Comentarios (1)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/parlamenteurop.jpg 

 

Todos los periódicos y blogs de Internet se han dedicado durante el día de hoy al análisis de los resultados de las elecciones europeas de ayer. La mayoría de los análisis se hacen de forma interesada y/o tendenciosa. Yo no haré ningún análisis interesado, aunque difícilmente podré evitar ser tendencioso, aunque lo intentaré.

 

Lo primero que me gustaría dejar claro es que cualquiera que sean los resultados a analizar estos jamás son consecuencia de una única causa. Normalmente se tiende a analizar los hechos buscando una única causa que los produzca, quizá para que, como seres humanos, consigamos una sensación de entendimiento y de dominio; o quizá como método de canalización de fuerzas colectivas y de dominio social por parte de los que dominan eso que se llama “opinión pública”.

Sin embargo, cualquier hecho social se produce por la conjunción de numerosas causas, de numerosas voluntades, cada una particular y propia, convirtiendo los hechos sociales en algo de tan difícil explicación que acaban siendo los prejuicios o tendencias personales las que “crean” la explicación a su conveniencia. En base a esta creencia, intentaré ser lo más completo posible en el análisis.

 

De entrada, creo que debemos hacer dos análisis separados: Uno para los resultados globales de Europa, y otro para los resultados en España. Empecemos por Europa.

 

Creo que lo primero a destacar es la abstención. Abstención como respuesta generalizada en toda Europa. Parece obvio que Europa, como idea política, no existe. No hay el más mínimo interés por estas elecciones, fuera del uso que han hecho los partidos políticos como test de apoyo popular. Si no existiese el arduo enfrentamiento entre los distintos partidos políticos de los distintos países estoy convencido que habría habido una catástrofe de participación.

Esta situación ya se vio en su momento en las votaciones sobre la constitución europea, donde se demostró claramente la desafección de los europeos por este proyecto de Europa que no se sabe muy bien qué pretende ni a donde va. Los partidos europeos hicieron caso omiso, y ahora los europeos han vuelo a demostrar que esto no les interesa. Y si no se entra dentro de una reflexión seria (y me temo que no se entrará), esta situación se volverá a repetir.

 

Por otro lado, la tendencia general del voto en Europa ha sido derecha, pero con muchos matices. Objetivamente, el Partido popular europeo ha descendido sus apoyos (ya veremos como queda el grupo al final), sin embargo da la sensación de victoria porque los socialistas se han desplomado bastante más.

Los periódicos de ayer decían que Merkel y Sarkozy habían arrasado, cosa que es falsa, puesto que ambos han disminuido sus apoyos respecto al 2004 (alrededor del 6%). La sensación de victoria la da que los socialistas de ambos países se han derrumbado más de 10 puntos. Pero en Francia el verdadero crecimiento los ha experimentado Ecología Europa, con casi el 15% de los votos, y también la Izquierda anticapitalista con un 5% de los votos. El centrista Bayrou también ha crecido, pero se ha quedado bastante por detrás de sus expectativas.

Por otro lado, el Alemania los que realmente han crecido son los liberales, los verdes y, en menor medida, la izquierda. O sea, todos los que están fuera del gobierno. Porque recordemos (aunque alguna prensa parece querer obviarlo) que la CDU gobierna con el SPD. Por cierto, me gustaría comentar que el SPD aceptó una trampa envenenada cuando formó la gran coalición. Cualquier acierto del gobierno lo capitalizará la CDU, pero cualquier error será achacable a ambos. El SPD no tiene ninguna posibilidad de vencer a la CDU así, y supongo que lo sabía cuando iniciaron la gran coalición. Eso le concede más honorabilidad si cabe al SPD, que tiró a la basura sus posibilidades electorales por el bien del país. Algunos en España deberían aprender.

 

En el Reino Unido ha habido un voto de castigo terrible a los laboristas, sin embargo el partido conservador tampoco ha ganado demasiado (un 1%). Los ganadores, una vez más, los verdes y los euro escépticos (extrema derecha incluida). Hasta los liberales demócratas, que son pro-europeos, han bajado.

En Italia Berlusconi también ha ganado, pero por bastante menos de lo que se esperaba. Pero es que el partido demócrata se ha hundido en picado. No obstante, el vencedor es “la Italia de los valores”, partido de centro-izquierda dirigido por el Juez Antonio Di Pietro, juez anticorrupción italiano (una especie de Garzón).

En Irlanda el gobierno, conservador, ha sido muy castigado (su crisis es enorme), igual que en Grecia, donde el opositor partido socialistas ha ganado las elecciones como único caso el la parte occidental de Europa. En Portugal ha ganado la derecha, siendo el país gobernado por la Izquierda.

 

En resumen, podemos decir que todos los gobiernos de Europa han sido castigados, en mayor o menor medida. Sin embargo muchos de ellos han conseguido una sensación de victoria relativa, porque sus rivales han descendido más que ellos. Los grandes beneficiados han sido las fuerzas más pequeñas.

 

El caso de España

 

En España el partido Popular ha ganado por 3,5 puntos al PSOE. En este caso observamos similitudes con el resto de Europa:

-          El gobierno ha disminuido sus apoyos

-          El partido mayoritario de la derecha ha ganado

-          La participación ha sido escasa

Pero hay importantes diferencias:

-          Los partidos pequeños no han aumentado especialmente sus apoyos (sólo la aparición de UPyD) y no han canalizado el descontento popular.

-          El partido socialista es mucho más fuerte y ha quedado mucho más cerca del conservador.

 

Hay dos conclusiones obvias: Estas elecciones no interesaban a la población (sólo a algunos para dirimir los asuntos de rivalidad entre partidos), y el bipartidismo en España está aferradísimo.

Personalmente me parece muy triste como más del 80% del voto está condensado entre PP y PSOE. Estas elecciones eran la oportunidad perfecta para otras opciones políticas, para no caer en el famoso voto útil, y para dar un voto de castigo a las dos grandes fuerzas políticas (Puesto que hay motivos para castigara  ambas). Sin embargo no ha sido así. Ha habido un poco de abstención en los votantes socialistas y nada en el PP (Entiéndase que en comparación con 2004 y dentro de la abstención generalizada en este tipo de citas).

Francamente, la capacidad de crítica de esta sociedad se aproxima a cero. Luego nos quejamos de que los políticos son corruptos, que no cumplen lo que prometen y que no hacen nada. Un país que piensa y vota pensando en el “los otros son peores” es un país condenado a la corrupción y a una política cutre y manipuladora.

 

Finalmente, lo que más le interesa a la gente, ¿Ese 3,5% de ventaja del PP como se interpreta? Pues, como siempre, hay dos opciones:

1ª/ Es el inicio de un cambio de tendencia

2ª/ Es una derrota muy dulce con la situación económica que hay. A poco que mejore el PSOE vuelve a ganar.

 

En mi opinión, este resultado está en tierra de nadie. Me explico. Si el PP hubiese sacado una ventaja clara (más de 5 puntos), hubiese sido una victoria clara. Con un empate o una victoria del PSOE, se hubiese demostrado que el bipartidismo en España es asimétrico, es decir, el PSOE tiene un apoyo mucho mayor el PP y va a ganar casi siempre a no ser que la situación sea catastrófica.

 

A favor de la segunda teoría está que, como ya sabemos, el electorado del PP es más fiel que el del PSOE. El PP realmente no ha aumentado en votos, y su ventaja se debe a una caída de voto del PSOE. En unas generales, con más de un 70% de participación, es posible que el resultado fuese al revés. Por otro lado, de mejorar la economía, es posible un cambio de tendencia.

A favor de la primera teoría podemos indicar que, con un candidato tan derechísta como Mayor Oreja han ganado, cuando bien podría haber habido un voto anti-Mayor. Por otro lado, podemos decir que con una participación parecida al 2004 el resultado es distinto. Sin embargo, incluso en 2004 el PP estuvo más cerca del PSOE que en las generales de dos meses antes, cuando el “efecto gobierno” debería haber hecho la distancia aún mayor. También podemos retrotraernos al 1994 y 1995 donde el PP ganó las europeas por 10 puntos y luego ganó las generales por sólo 1.

 

De todos modos, oyendo a los dirigentes del PP y a algunos medios de comunicación, parece intuirse que los resultados del PP se están interpretando en clave más interna que externa. A pesar de que el PP cante su victoria a los cuatro vientos y hable de cambio de mayoría (Es su obligación), lo que han representado realmente estas elecciones ha sido la consolidación de Mariano Rajoy. Después de un hábil uso de los resultados electorales el Galicia y en el País Vasco (donde objetivamente perdió apoyos en global pero ganó muchísima influencia, en parte por el azar de las mayorías, en términos políticos), esto supone su consolidación hasta, seguramente, 2012.

En fin. Las semanas dirán como se toman los partidos estos resultados y qué explicación simplista queda en el imaginario colectivo del País. Hay un riesgo que parece bastante probable, la auto-complacencia por parte de ambas fuerzas, cuando lo que realmente deberían pensar (que, además, sería lo más interesante para el país) es en lo que han hecho mal.

No obstante, repitiendo mi argumentación anterior, con el aferradísimo bipartidismo que existe, lo más probable es que estén todos encantados de conocerse y se dediquen a mirarse al ombligo. Y la culpa no será suya. La culpa será nuestra, de la población que los vota independientemente de lo que haga.

 

También me gustaría hacer un análisis en clave Valenciana, cuya realidad me parece aberrante, pero eso lo dejo para un post posterior.