CANAJEJAS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 06-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/canalejas.jpg 

 

Siguiendo mi repaso a personajes históricos que considero importantes o interesantes, me gustaría hablar sobre el primer tercio del siglo XX en España. Era la época de Alfonso XIII, en una España generalmente pobre, analfabeta pero que, en cambio, tenía destacadísimos personajes en facetas tan dispares como la política, la literatura, la arquitectura, la pintura, la ciencia, etc.

 

Dentro de la política creo que entre la coronación de Alfonso XIII y la llegada de la segunda república hay dos personajes muy interesantes: Antonio Maura y José Canalejas. Voy a concentrarme en el segundo, Canalejas,  político liberal que fue presidente del gobierno entre 1910 y 1912, hasta que fue asesinado por el anarquista Manuel Pardiñas.

 

Creo que Canalejas es una figura clave del periodo porque lo que políticamente representaba era la última oportunidad de salvar la decadente monarquía, que una vez el murió se descompuso irremediablemente.

Canalejas representaba la parte más abierta y liberal del sistema político Canovista. Escindido del partido liberal fusionista, llegó a ser presidente del gobierno con una hoja de ruta política encaminada a convertir el corrupto sistema monárquico en una verdadera monarquía parlamentaria.

Sus ejes de gobierno eran tres: Acabar con el sistema de enchufismo y corrupción de la administración pública, mejorar algo las condiciones de vida de las clases populares, y separar el estado de la fe católica.

 

Las políticas para acabar con los privilegios de una clase política que dominaba el país a su antojo fueron escasas, quizá por falta de tiempo. La ley más conocida es la del servicio militar obligatorio, que aunque hoy parezca una ley algo retrógrada en ese momento suponía acabar con el sistema de quintos, en el cual la gente con recursos económicos se libraba del servicio militar (y, por lo tanto, de la guerra de Marruecos), mientras que los pobres iban a la guerra.

Lo mismo se puede decir de las orientadas a mejorar el nivel de vida de las clases más pobres. Sustituyó el impuesto de consumos (que era general) por uno que afectaba a las rentas altas solamente, y llegó a barajar la idea de una tímida reforma agraria, que no llegó a proponer.

 

Sin embargo donde más destacó Canalejas fue en sus leyes secularizadoras. Permitió que otras confesiones religiosas pudiesen mostrar sus símbolos en público, reabrió las escuelas laicas cerradas por el anterior gobierno conservador, y, sobre todo, propugnó la prohibición de que más órdenes religiosas se estableciesen en España.

Como el lector supondrá, la Iglesia católica se echó sobre la yugular de Canalejas tildándolo de anticlerical y de perseguir a la Iglesia (Como veis, la Iglesia lleva toda la vida utilizando el victimismo y la persecución para mantener sus privilegios). La verdad es que Canalejas era un hombre católico- practicante, que incluso tenía un confesionario en casa, pero su pensamiento como hombre de estado le llevó a concluir que era prioritario en España secularizar el estado y acabar con la enorme influencia de la Iglesia católica en la sociedad Española.

 

Sin embargo, Canalejas es uno de tantos hombres incomprendidos por emprender políticas intermedias que no satisfaces a ninguna de las dos partes en conflicto. Si desde la Iglesia y el conservadurismo le tachaban de anticlerical peligroso, los republicanos y socialistas pensaban que sus políticas eran débiles, ya que Canalejas no intentaba crear un estado Laico, si no secularizar el estado dentro de la realidad católica de la monarquía borbónica.

 

Pero Canalejas no estaba equivocado en sus políticas. Cuando se ve los tres ejes de conflicto principal en la guerra civil (Conflicto económico privilegiados- pobres, conflicto clericalismo-anticlericalismo y conflicto centralismo-autonomismo) vemos que, excepto en el tema autonómico, Canalejas percibió bien que era necesario disminuir el poder de la Iglesia y mejorar la vida de las clases más necesitadas como método para crear un estado viable.

 

¿Qué hubiese pasado si Canalejas no hubiese sido asesinado? Mi impresión personal, es que hubiese sido cesado en poco tiempo, engullido por el propio sistema caciquil y turnista de la restauración. No creo que hubiese podido realizar sus políticas. Sin embargo, de haber vivido lo suficiente, podría haber sido una figura importante dentro de la segunda república, y, haciendo política-ficción, quizá podría haber conseguido lo que ni Alcalá-Zamora ni Miguel Maura consiguieron: Atraer a una parte sustancial de la derecha al terreno de la democracia republicana.