LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

camps,

Cascos y Camps

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 03-01-2011 en General. Comentarios (8)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsycascos.jpg 

 

Francisco Álvarez-Cascos, uno de los hombres fuertes del Aznarato, ha pasado a la historia en el PP. ¿La razón? El PP de Asturias le ha vetado como candidato a las elecciones autonómicas en esa comunidad y, sintiéndose despreciado, ha decidido dimitir aduciendo insultos y falta de respeto de sus excompañeros de partido.

Pero lo interesante aquí es que parece que Álvarez-Cascos tiene la intención de presentarse a la presidencia de la comunidad autónoma bajo las siglas de otro partido, probablemente uno de nueva formación porque parece imposible que algún partido de los establecidos que no sea marginal sea capaz de aceptar a Cascos entre sus filas.

 

La presumible jugada de Cascos y el nuevo partido que quiere formar no es más que el síntoma de la clara ambición de gran parte de la clase política de nuestro país. Cascos no ha aceptado que su tiempo pasó, que no es hombre para esta época y para este momento, y que es difícil que una persona de su perfil gane en Asturias. A favor de las encuestas en todo el territorio, el PP necesita candidatos de perfil bajo, que no “ensucien” y que repitan como cotorras el discurso de la crisis, y no personas que representan a la derecha dura como Cascos.

Mariano Rajoy, cuando vio que la mayoría del PP asturiano no quería a Cascos, no podía más que hacer lo que ha hecho. Los votos del partido y la lógica indicaban, ambas, cual era la decisión a tomar. Supongo que Cascos habría hecho llegar a Rajoy la amenaza de crear un nuevo partido, pero aún así no cabía tomar otra decisión. Me imagino que Rajoy habrá hecho las cosas acojonado, como lo hace siempre todo, y deseando que la amenaza de Cascos no sea real, pues en ese caso podría tener aún más difícil ganar Asturias, aunque no imposible.

 

Esta situación me recuerda mucho a la de Camps hace unos meses. Conforme las informaciones sobre la trama Gürtel salían a la luz y se veía que lo de los trajes no era más que la punta el iceberg de una trama de corrupción mayúscula, parece que algunas personas en Génova consideraron que Camps no se debía presentar a las elecciones de 2011, no sé si Rajoy estuvo entre ellas. Sin embargo parece que Camps amenazó con montarse un nuevo partido de corte regionalista si no se le aceptaba como cabeza de lista del PP Valenciano, y eso unido a la fidelidad que tiene Camps del PP en las provincias de Valencia y Castellón (¿Quizá porque están todos en el mismo ajo? ¿Quizá saben demasiado los unos de los otros?) llevó a Rajoy, contra toda lógica y decencia, a apoyar a Camps públicamente.

Hace algo así como una semana al presidente de la diputación de Castellón, el corrupto Carlos Fabra, le fueron sobreseídos 4 delitos fiscales por estar éstos preescritos. Fabra aún tiene un delito fiscal en los tribunales, además de otros delitos por cohecho y fraude electoral, junto con el recurso de la fiscalía anticorrupción contra este archivo, pero aún así otros dirigentes del PP expresaron públicamente su alegría por este archivo, que no es ni mucho menos una exoneración de culpabilidad. Estos dirigentes no eran sólo valencianos, eran dirigentes nacionales como Aguirre o Esteban González Pons, algo verdaderamente increíble cuando estamos hablando de un individuo de esa catadura moral y que probablemente va a acabar condenado por alguno de los innumerables procesos que tiene abiertos. Pues bien, tengo la sensación de que todo este apoyo a Fabra y a los acusados por corrupción del PP valenciano tiene mucho que ver con esa amenaza de Camps de montar otro partido político, que ha llevado a que aquí en Valencia estos dirigentes puedan actual con patente de corso.

 

¿Por qué Rajoy no ha cedido al chantaje de Cascos y sí cedió al de Camps? Es muy sencillo. Álvarez-Cascos no podrá hacer una fuerza política poderosa en Asturias por mucho que lo intente. Igual consigue algún diputado, pero es imposible que le quite la supremacía de la derecha al PP. Las siglas PP y la capitalización del descontento con el gobierno socialista son la verdadera fuerza electoral de la derecha en Asturias, y la gente va a seguir votando a las siglas por encima del candidato. La presencia de Cascos con otro partido puede llevarles a no ganar las elecciones, pues las cosas en Asturias están bastante ajustadas, pero también es cierto que la personalidad de Cascos podía ahuyentar a mucha gente moderada.

Sin embargo el caso de Camps es totalmente diferente. El PP valenciano se ha convertido, de facto, en una fuerza regionalista y blavera*, características que ha ido agrandando desde la fagotización tácita de Unió Valenciana y la aceptación de sus más disparatadas consignas y conceptos. Camps es, en el fondo, un regionalista que defiende a los valencianos de los infinitos enemigos que nos acechan allende nuestras fronteras, bien estén en Madrid, bien en Cataluña, bien en Bruselas.

Si Camps fundase un nuevo partido y se llevase con él a gran parte de los dirigentes del PP valenciano que reinan estas tierras como caciques de otros tiempos, el PP se vería no sólo dañadísimo, sino incluso llevado a la marginalidad política. El victimismo y el chovinismo Campsista podría incluso ser más extremo en un partido regionalista, enardeciendo aún más a las idiotizadas masas que les apoyan ciegamente. Camps y sus acólitos tienen margen de pérdida, pues le sacan una veintena de puntos en las encuestas a los socialistas, así que la aventura les saldría bien. Podrían crear una nueva Unió Valenciana y salir victoriosos. Esa es la razón por la que Rajoy no tiene poder ninguno en esta tierra y los dirigentes valencianos son semidioses a los que no se les exige responsabilidad. Rajoy se podría jugar incluso su asalto a la Moncloa.

 

Si Cascos funda un partido me temo que fracasará, y ojo no sé si me gustaría que lo hiciese. A mi no me gusta nada Cascos, pero si una personalidad política sale de un partido grande y puede sobrevivir fuera de él pienso que quizá podría ser un empujón para muchos dirigentes socialistas o de IU que, descontentos con la situación de sus partidos, no se atreven a salir del partido que los cobija.

Por otro lado no sé si me gustaría que Camps montase otro partido. En cierta manera creo que se convertiría en un loco de grado aún mayor. De todos modos, ¿realmente podría empeorar en algo la comunidad Valenciana? Lo veo físicamente imposible, aunque nunca digas nunca…

 

 

* Se una el término Blavero de forma despectiva para hacer referencia a esa derecha regionalista y anticatalanista Valenciana que defiende que la lengua valenciana y la catalana no tienen nada que ver, que no hay relaciones históricas entre Valencia y Cataluña, el odio contra todo lo catalán y disparates similares. Se articuló en torno al partido Unió Valenciana, que fue relativamente fuerte a principios de los 90. Unió pactó con el PP y le dio el poder entre los años 91 y 99, y desde ese momento estas barbaridades fueron absorbidas por el ideario pepero valenciano, llevando a Unió a ser hoy en día un partido marginal.

 

Un fantasma en palacio

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-11-2010 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsromeria.jpg 

 

El pasado 3 de noviembre se entregaron los premios anuales a la excelencia académica en la comunidad valenciana. Mi novia era una de las premiadas, así que pedí un par de horas libres a la empresa y acudí con ella al acto, que se celebraba en el Palau de la generalitat Valenciana donde el molt poc honorable president de la generalitat, Don Francisco Camps, entregaba los diplomas acreditativos a la excelencia a los premiados.

 

El Palau de la generalitat es un edificio que data del siglo XV con un estilo entre gótico y renacentista. Nada más entrar por la puerta accedes a lo que antaño era sin duda un patio interior hoy cubierto por razones obvias.

Al entrar en el palacio los organizadores nos indicaron el camino para llegar a la sala del acto, la Sala Nova o sala de cortes. Este recinto es una sala de forma alargada con pinturas en las paredes que representan a lo que sería una reunión de la antigua diputación del general, con claras representación a los tres grupos de las cortes valencianas del antiguo régimen: El brazo civil, el brazo militar y el brazo eclesiástico.

La diputació del general ó generalitat era una especie de diputación permanente de las cortes valencianas que se ocupaban de legislar ciertos asuntos, recaudar ciertos impuestos, etc. Esta institución, que tenía reflejo en otros reinos de la corona de Aragón, adquirió especial importancia debido a la realidad cuasi federal de la corona de Aragón, que estableció una especie de gobierno compartido entre el soberano y las representaciones de las distintas cortes. Cuando se recuperó el autogobierno en Cataluña y Valencia se decidió nombrar a las instituciones propias de gobierno como Generalitat en vez de Govern, como forma de enlazar con un pasado añorado.

Antes de llegar a la Sala Nova se pasa por la sala de los reyes, donde hay pinturas de todos los soberanos que han regido Valencia desde 1238 hasta 1931 (El último rey representado es Alfonso XIII), es decir, de los reyes de Aragón primero y, a partir de Carlos I, de los reyes de España. Me entretuve bastante viendo los retratos de los reyes de Aragón, a los que sólo conocía por el nombre.

 

Bien, una vez llegamos a la sala nova nos sentaron con un protocolo muy bien estudiado. Premiados a un lado, rectores de universidad a otro y el resto de personas, casi todos acompañantes, en la parte trasera. Yo estuve en cuarta fila creo. Alejandro Font de Mora, conseller de educación, estaba en primera fila con algunos rectores, guardándole a su lado la silla a Camps.

En cuanto vi a los fotógrafos y cámaras corretear de un lado a otro intuí que el President Camps entraba a la sala. La verdad es que la entrada de Camps tenía un aroma de artificio e imagen vacía que incomodaba. Sus andares, lentísimos pero justo en el límite de no parecer un anciano de movilidad limitada o un idiota, estaban perfectamente calculados para que pudiesen hacerle el máximo número de fotos. Cuando, justo a mi lado, se paró a darle la mano creo que era a un rector, aquello parecía una película a cámara lenta. Esto es a lo que lleva esta política de televisión y show, a convertirte en alguien que sólo actúa para las cámaras.

Era la primera vez que veía a Camps de tan cerca. Es más alto de lo que parece en televisión y en fotos, y también está más gordo, aunque los kilos de más están bien disimulados con sus famosos trajes. Pero lo que más me llamó la atención fue su cara. Daba la sensación de estar demacrado. No sé muy bien si esa era su cara normal, o si realmente está, como dicen muchos, venido a menos desde que se destaparon los escándalos de corrupción que le afectan directa e indirectamente, pero la cara era un poema. Luego le he visto en las fotos y videos del acto y realmente no tienen nada que ver con la mala cara que le vi en persona. Se ve que es un hombre muy fotogénico al que le quiere la cámara. Estas deben ser las virtudes que se le piden a un político en estos tiempos…

 

El acto fue bastante breve, no duraría mucho más de media hora. Primero fue la entrega de diplomas a los premiados, que uno a uno iban recibiendo de las manos de Camps y haciéndose la foto con él. Creo recordar que uno de los premiados no se hizo la foto con Camps, aunque no sé si por nerviosismo o por no querer hacerse una foto con ese hombre. Después habló el estudiante que mejores notas había sacado de entre todos los premiados, con un discurso bastante pelota que, si lo escribió él y no fue impuesto, demuestra que ese chico llegará lejos en el mundo de las altas esferas políticas y empresariales, donde el peloteo y el decir lo que otros quieren que digas lleva, desgraciadamente, a la cumbre.

Y finalmente habló Camps. El discurso contenía las típicas frases chovinistas y autocomplacientes que estos políticos del PP valenciano saben hacer tan bien, aunque tampoco fue especialmente cargante ni excesivamente político. Para eso ya están las televisiones y prensas del régimen, que buscarán justo las frases más relevantes para inundarnos en nuestra maravillosa autocomplaciencia, hasta que nos ahoguemos en ella como desgraciadamente ya estamos.

 

Finalizó el acto, y el molt poc honorable se puso a hablar con los premiados explicándoles las pinturas de la sala en la que nos encontrábamos. Luego se dedicó a hablar, ya más distendidamente, con quienes se le acercaban y a hacerse fotos con ellos.

Hubo un momento en que estaba en situación para acabar en una foto con Camps y tener que darle la mano y hablar con él. Como yo no era protagonista del acto y no tengo nada de que hablar con ese señor ni ganas de aparecer en una foto con él, me aparté y me mantuve al margen, lejos de cualquier objetivo que nos pudiese encuadrar a mí y a él en la misma fotografía.

Sé que el lector me comprende. En todas estas situaciones siempre he observado cierto tipo de mitomanía hacia el político. La gente se les acerca servilmente, riéndoles las gracias, casi agradeciendo que hablen con ellos, mientras el político sólo ve una oportunidad de que le hagan una foto y un voto que captar. Esta situación me parece de un servilismo absurdo y de una conciencia ciudadana defectuosa. No es el ciudadano el que debe complacer al político ni reírle las gracias, si acaso debería ser al revés.

Por otro lado, no me apetecía nada fotografiarme ni darle la mano a un president indigno que, tácitamente imputado por corrupción, se aferra a la silla y lo que es más lamentable se justifica con fantasiosas conspiraciones. Si hubiese sido Rita Barberá, Zapatero, Rajoy o el ministro de lo que sea no hubiese tenido problema, pero no con Camps. Camps merece una cuarentena ciudadana.

 

Después del acto, feliz por lo que representaba para mi novia, me quedé observando la arquitectura y el arte del palacio de la generalitat, además de hacernos alguna foto ya sin personas poco deseables en la imagen.

Qué lástima señores que ese edificio y esta tierra estén habitados por fantasmas como ese.

EL ESPERPENTO VALENCIANO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-09-2010 en General. Comentarios (8)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsnegro.jpg 

Y no es Obama...

 

Hace unos días estaba tranquilamente sentado viendo las noticias para ver si me enteraba de algo en mi retiro playero cuando de repente apareció en pantalla un personaje cuya imagen y voz se me han hecho repelentes, y no era Belén Esteban. Sí, lo habéis adivinado, era Don Francisco Camps, president de la Generalitat Valenciana hasta que las urnas, Mariano Rajoy o la divina providencia lo remedien (hechos ordenados al azar, no por probabilidad).

En un acto de partido el presunto honorable estaba diciendo una serie de disparates que ya nadie puede tomar en serio, unidos a un mensaje claro que se ha fabricado en el PPCV para justificar su desastrosa gestión y la ruina técnica en la que está la comunidad. El mensaje que se quiere transmitir desde hace ya meses es que la deuda de la generalitat se debe a que el gobierno de España no está dando a la comunidad el dinero que le corresponde, y por tanto la generalitat tiene que endeudarse para que los valencianos no se queden sin servicios sociales. Si no estuviésemos delante de un atajo de subnormalizadores profesionales sin ningún otro interés más allá de su permanencia parasitaria en el poder para dominar esta tierra y mantener su red clientelar, pensaría que se trata de una estrategia para destruir los servicios sociales.

 

El acto en cuestión parece que era algo así como el inicio del curso político, cosa que se hace para salir en la televisión pero que se convertía en especialmente relevante este año. Camps quiere que, cuanto antes, le confirmen como candidato a la generalitat, algo que Génova ha evitado a toda costa pues saben que es más que probable una imputación de Camps en los próximos meses.

Al final el tiempo corre más que los juzgados y con Camps se está haciendo una confirmación progresiva y en frío, manteniendo siempre las distancias entre Génova y Valencia para poder revertir la situación en cuanto la imputación se produzca, si es que se llega a tiempo, o no ver manchada la imagen personal de los líderes nacionales en caso contrario.

Como Rajoy no va a salir con Camps en una foto ni aunque le secuestren, ni Cospedal tampoco, se mandó a Valencia a Esteban González Pons, valenciano y exconseller de multitud de cosas porque en la generalitat los consellers no son profesionales, si no algo parecido a los médicos internos residentes, que van rotando por distintos departamentos dentro de su especialización.

 

Somos muchos, los que como yo, estamos con el presidente Camps” dijo Pons… ¿Qué quiere decir esto exactamente? ¿Qué hay muchos que no están con él? Obsérvese el juego de Génova de repeler el compromiso con Camps. Incluso Pons, a quien puede salpicar el caso Gürtel en cualquier momento viendo como esta red lo infectó todo y que, por lo tanto, debería tener especial interés que la continuación del president a modo de parapeto, tenía la lección bien aprendida.

Pero lo más sorprendente fue la presencia del presidente de la diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, imputado por el caso Brugal debido a unas concesiones del plan zonal de residuos de la comarca de la Vega baja. Ripoll fue el dirigente del PP valenciano más enfrentado a Camps (Ripoll es Zaplanista), e incluso llegó a insinuar que Camps no debía presentarse ante los casos de corrupción que aparecían.

Pero claro, cuando Ripoll fue imputado las cosas cambiaron. El Consell no movió ni un dedo para defender a Ripoll ni sacó a pasear las famosas teorías de la conspiración que usa cuando se habla del caso Gürtel y la televisión del régimen, Canal 9, dedicó más cobertura informativa a la detención de Ripoll que lo que ha dedicado al caso Gürtel en el último año.

Así las cosas parece que Ripoll, que no acudía a estos paripés antes de estar imputado para mostrar así su desprecio por Camps, ha acudido esta vez para sellar una especie de pacto con olor a película de la mafia. Usted no se mete conmigo y me deja repetir en la diputación aunque esté imputado, y yo a partir de ahora le apoyo porque ahora lo de estar imputado ya no me parece tan grave. Ah! Y no estaba Fabra, otro ilustre imputado, por enfermedad, que si no la imagen hubiese sido de escándalo. Y todo esto se hace delante de las narices del pueblo valenciano.

 

La metástasis de corrupción que invade al PPCV no es el único de sus problemas. Hay otro, menos mediático y asqueroso aunque quizá más grave técnicamente, que es el absoluto estado de ruina de nuestra Generalitat y empresas públicas.

Hace unas semanas apareció en la prensa local la noticia de que Iberdrola había decidido cortar el suministro eléctrico a Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana por impago reiterado. Para que una empresa eléctrica corte la luz a un ente público debe haber una deuda enorme y haber acabado con todos los medios amistosos para cobrar la deuda, pues si no es así no lo hacen tanto por imagen como por otras razones. Iberdrola finalmente no cortó no porque le pagasen, si no porque los trabajadores de FGV no les dejaron acceder a los circuitos, algo que por otro lado es ilegal, aunque sí que llegó a cortar suministros accesorios a lo que es la línea de transporte.

Un par de días después apareció otra noticia. Telefónica había cortado la emisión de TVV internacional por impago, no pudiéndose ver la televisión valenciana fuera de la comunidad y zonas limítrofes donde llegan los repetidores. El Consell negó lo del impago, y dijo que el corte estaba ya previsto y que correspondía a un plan de ahorro…. ¿Es creíble la versión del Consell? Ahora os cuento por qué no.

 

Esta semana en Gandia me estuve enterando de algunas de las realidades de canal 9. Parece ser que el problema del ente no se circunscribe con Telefónica, si no que es generalizado con todos los proveedores. Me contaron varios casos de proveedores que no querían trabajar con canal 9 porque no les pagaba, hasta el punto que incluso la empresa que cambia los tóners de tinta de las fotocopiadoras no iba a cambiarlos al no pagárseles lo que se les adeudaba.

Pero hay más. Me comentaron que hace dos semanas se sufrieron dos cortes de luz de alrededor de un cuarto de hora cada uno dos días consecutivos. Los trabajadores especulaban que Iberdrola estaba haciendo cortes temporales a modo de amenaza debido a los impagos, aunque no me parece muy probable. Más bien podría haber sido un corte definitivo de luz y que luego, ilegalmente, la empresa se volviese a conectar a la red. Intentaré enterarme en los próximos días.

 

Este es el estado real de la comunidad Valenciana. Corrupción política y ruina económica. Y a pesar de todo esto, salvo milagro, este partido que nos ha convertido en una caricatura indigna de nosotros mismos va a volver a sacar mayoría absoluta.

Camps dijo el otro día: “Yo soy de aquí. No hay quien me mueva, quien mueva a la gente que tiene las raíces en esta tierra” Pues sí, no hay quien lo mueva, ni Rajoy, ni Cospedal, ni sus compañeros de partido, ni la oposición ni parece que los juzgados ni las urnas. A él no le mueven por el único valor que según él tiene “porque tiene las raíces en esta tierra”.

Cuentan a Franklin Delano Roosvelt defendía al dictador nicaragüense Somoza diciendo “Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. El valor de Somoza era ser “de los nuestros”, y sus pecados carecían de importancia. Parece que lo mismo pasa con Camps.

 

Yo, señores, estoy cansado de escribir siempre lo mismo sobre mi tierra, estoy cansado de vivir este esperpento nacional. Que alguien, por favor, nos traiga una alternativa a esto, antes de que la Berlusconizacion y el páramo lo invadan todo.

 

JUAN SIN MIEDO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 24-05-2010 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsfabra.jpg 

 

Había una serie británica de los 80 llamada Yes, Prime minister (Sí, primer ministro) que emitía la BBC donde se parodiaba las interioridades del gobierno británico. En ella el primer ministro es un individuo un poco tonto que era manejado por sus asesores, que piensa que hace las cosas él cuando son realmente los asesores y miembros importantes de la administración los que le manipulan a su antojo.

Cuando veo al honorable president Camps recuerdo esta serie, porque me parece inconcebible que un jefe de gobierno sea tan absolutamente estúpido como está demostrando ser Camps con sus continuas declaraciones patéticas, histriónicas y provocadoras.

 

Desde que declaró ser como “Juan sin miedo” el día de la reapertura del caso, el órdago que le echó a la dirección de su partido en Madrid anunciando que no piensa dimitir de ninguna manera, las declaraciones sobre Garzón y Bermejo “De la cacería, dos están ya fuera, Bermejo y Garzón”, sus declaraciones en las que aseguraba sentirse “Feliz” tras conocer que se le considera culpable de un delito de cohecho, hasta la declaración de sentirse víctima de una “persecución” orquestada por Zapatero y De la Vega; la figura del ya anteriormente desprestigiado president no ha hecho más que empequeñecerse, llegando a rozar el ridículo como pocos políticos lo han hecho antes.

Cualquiera diría que o ha perdido el juicio, o es absolutamente estúpido, o quizá ambas. Y sí, ya sabemos que el surrealismo político ha llegado a límites inaceptables en esta tierra, que nuestros políticos del PPCV consideran a los valencianos como algún tipo de raza subnormalizada por el continuo efecto de una propaganda radioactiva, sabemos que la exigencia de responsabilidades políticas en las urnas no es precisamente algo que se practique mucho en este país, que la corrupción es perdonada y tolerada por amplias capas de la población. Sí, es verdad todo esto, pero esto es demasiado, es surrealista, y ha superado cualquier caracterización que se haya hecho de un político en un programa de humor.

 

Analizando los hechos, y sin descartar en ningún momento la inteligencia límite de nuestro president, he desarrollado dos hipótesis para llegar a comprender este estado incomprensible de las cosas.

Basémonos en una premisa. Cuando la imputación se haga pública van a obligar a dimitir a Camps. Sé que habrá quien piense que no será así conociendo a la población Valenciana, pero afortunadamente no somos un país independiente aunque a algún loco nacionalista le gustaría que sí. Si fuésemos un país independiente estaríamos absolutamente inmersos en un proceso de populismo a la sudamericana, y seguramente sí sería posible que Camps se presentase de nuevo. Pero como formamos parte de un país mayor, el asunto Camps puede hacer tanto daño a Rajoy y al PP nacional que se lo van a quitar de encima aunque tengan que mandar a los GEOS.

Afortunadamente para el PP el tema Camps ha quedado diluido por el duro plan de ajuste del gobierno central, y con eso han ganado días. Pero que eso no engañe a nadie, Camps va a ser obligado a dimitir, por mucho que se resista.

 

Así las cosas una de las posibilidades por las que el surrealismo ha invadido nuestra política es que Camps esté siendo manipulado como el primer ministro británico de la serie. Los que le rodean le jalean y le dicen que siga adelante, “Vamos presidente, que estamos contigo”. Agasajado esta vez por apoyos y no por regalos, patéticamente piensa que podrá resistir. Sé que hay que ser tonto para pensar que podrás resistir si se te imputa y te mandan a juicio, pero repito que la hipótesis de la escasa inteligencia de Camps la doy por demostrada, y si quedaba algo de lucidez en su mente parece que los agasajos de su entorno la han anulado.

¿Por qué le apoyan sus compañeros? Fundamentalmente, porque así preparan en la sombra su decapitación y sucesión. Mientras le incitan a que haga el ridículo delante de los micrófonos, ellos se pelean por detrás para ver quien se queda con el sillón. Supongo que tanto Barberá como Pons como Alberto Fabra están intentando, cuidadosamente, ganarse el apoyo de Génova y de los Barones provinciales.

 

La otra posibilidad es mucho peor. A Camps le incitan para que resista hasta el final no para despistar mientras le hacen la cama, si no porque Camps sea el parapeto del resto del partido. El caso Gürtel toca muchos contratos de la administración valenciana y a gran número de consellerias, además de varios cargos del partido popular. La porquería puede ser tan grande que la focalización del caso Gürtel en un caso de cohecho impropio puede ser interesante para el partido y para muchos cargos del PP, que apoyarían a Camps no por táctica, si no porque saben que no pueden salir al primer plano con las cosas que han pasado en sus áreas de responsabilidad.

Si Camps no dimitiese una vez se le impute oficialmente, y sobre todo si el PP Valenciano le apoya aún sin fisuras tras el hecho, esta hipótesis cobraría peso para mi.

 

Sea cual sea la realidad la verdad es que todo esto es muy sucio. Y no quiero dejar de acordarme de Carlos Fabra, presidente de la diputación de Castellón y presuntísimo corrupto, a quien un informe de la agencia tributaria acusa de fraude fiscal por más de un millón de euros él, y una cantidad bastante mayor su mujer, a quienes se acusa de cometer 9 delitos fiscales entre 1999 y 2004. También se ha conocido que Fabra y Francisco Martínez (su antiguo vicepresidente) eran titulares de una cuenta que recibió casi 4 millones de euros injustificados, con teórica función de financiar ilegalmente al PP provincial.

Al vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, no se le ha ocurrido otra cosa que decir que si a Fabra le ha tocado 4 veces la lotería, le “felicita”, además de defender también su presunción de inocencia. Como especular el gratis, no sé si este apoyo que cualquier persona inteligente hubiese evitado tiene que ver con el hecho de buscar apoyos para cuando Camps sea defenestrado, aunque sea a costa del individuo más corrupto que hay en este país fuera de Marbella, o bien responde a mi segunda hipótesis, que hay que aguantar como hicieron los Espartanos en la película 300 antes de que la montaña de escombros se les venga encima.

 

 

Juan sin Miedo ha dicho el curita. Recordemos que Juan sin miedo era un merluzo con algún tipo de tara psicológica que le impedía tener miedo. Juan sin miedo era alguien que no temía ni a los fantasmas ni a ningún peligro pero que se asustó cuando le tiraron por encima unos inofensivos pececillos de colores. Era un anormal, en definitiva.

Creo que nuestro president, ciertamente, no le va muy a la zaga al personaje del cuento.

 

EL PATRIMONIO DE CAMPS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 27-02-2010 en General. Comentarios (9)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsnollegafindemes.jpg

Imagen muy graciosa sacada del blog de Manel Fontdevila

 

Mucha sorpresa ha causado la declaración de patrimonio de los diputados Valencianos, en especial el del presidente Camps. Recordemos: Un coche SAAB del año de la Charito, un piso compartido con su mujer, un plan de pensiones con 9.000 euros, una cuenta a medias con su mujer con 1.400 euros de saldo y una cuenta personal con 900 euros.

Los periódicos han amanecido con esta noticia, ante la sorpresa de que el presidente, que cobra 78.000 euros al año, tenga este humilde patrimonio. Los socialistas Valencianos han calificado este patrimonio como “engañifa”, y el coordinador de IU, Cayo Lara, ha propuesto hacer una colecta para comprarle un traje a Camps, ya que con este patrimonio cree Lara que no podrá mantener la dignidad de indumentaria que requiere una personalidad de este calibre.

 

Ya se habló del patrimonio de Camps en abril pasado y aquí hice un post sobre eso (http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/1241022720/ ) y básicamente lo que dije entonces vale para este momento.

Para saber que este patrimonio es una “engañifa” no hace falta ir a Oxford, francamente. Camps debe haber puesto ese sueldo, y los anteriores (ha sido conseller, concejal, delegado del gobierno, etc.) en algún sitio que tampoco debería ser desconocido por nadie: El patrimonio de su mujer, sus padres y otros familiares.

Esta práctica es muy típica de los políticos, quizá aconsejador por sus asesores para dar una imagen de limpieza, aunque a mi personalmente me da la sensación de todo lo contrario. Que el president de la generalitat tenga menos ahorros que yo me produce desconfianza y me da la sensación que tiene algo que esconder. Y como precisamente libre de toda sospecha no está pues esta sensación se multiplica.

Yo no sé porque no puede tener un diputado o un president unas cuantas decenas de miles de euros en el banco, ¿No es normal con sus salarios? Lo es, y que lo tuviesen sería lo normal. Si Camps hubiese declarado que tiene 100.000 euros en el banco a nadie le hubiese extrañado, pero este paripé es vergonzoso.

 

Lo que más me ha llamado la atención es lo del plan de pensiones… ¿Cómo demonios tiene sólo 9.000 euros en él? Debe ser muy nuevo el plan porque si no es incomprensible.

En mi empresa (que tiene un plan de pensiones para los trabajadores) un trabajador como yo (con mi salario) ingresa al año en su plan de pensiones unos 2.500 euros, aunque una parte es pagada por la empresa. Que el honorable president tenga 9.000 euros en el plan con casi 50 años es algo absurdo, ¿Qué va a tener cuando se jubile? ¿18.000 euros? Le van a quedar 70 euros al mes… ¿Para que demonios lo quiere si va a tener jubilación de Expresident?

 

Todos los diputados han declarado sus bienes, y los diputados del PP demuestran tener más patrimonio por regla general, algo lógico conociendo las grandes conexiones empresariales que tienen los miembros del PP (Yo conozco a uno de ellos que trabaja como ejecutivo en una empresa muy importante de la comunidad). Sin embargo las primeras espadas del PP valenciano tenían patrimonios bastante humildes. El más pobre del Consell, el presidente Camps.

Algunos han sido más transparentes. El conseller Cotino ha declarado un patrimonio de casi 2 millones de euros, como buen miembro del OPUS DEI. El portavoz del Bloc, Enric Morera, ha declarado participaciones en tres sociedades industriales; y la portavoz de EU, Marga Sanz, también secretaria del partido comunista del País Valencià ha declarado tener 8 veces más patrimonio que Camps.

 

Hace unos meses los miembros del gobierno declararon su patrimonio. Los había muy bien posicionados, como Rubalcaba, pero los había también con escaso patrimonio. Aquella declaración provocó mucho escándalo pues el público en general también pensó que era una mentira por las escasas cantidades la mayoría de los ministros.

También es cierto que el valor catastral de las propiedades, que es el que se cuenta para estas cosas, es muy inferior al valor de mercado de las propiedades inmobiliarias, pero básicamente en este caso estamos como en el de los diputados de les corts. Mientras no se sepa el patrimonio de los maridos, mujeres, hijos, madres y padres esto no es más que papel mojado tan proclive a los engaños como el que ha hecho el señor Camps.

 

¿Para qué ha valido esto de la declaración de bienes que pidió el PSPV? Para nada. A pasar el rato en estas cosas mientras tenemos una de las comunidades con más paro, mayor destrucción de tejido empresarial, sueldos más bajos, mayor deuda, etc.

Pero claro ya sabemos que todo eso es culpa de Zapatero.