LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

La suerte ha muerto, ¡Viva la república!

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 26-01-2011 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/vivalarepublica.jpg 

 

Dicen los americanos que hay que cambiar de trabajo cada 10 años. Este cambio responde a mantener un estímulo y un interés por el trabajo que se podría perder de mantenerse durante muchísimos años en los mismos puestos y responsabilidades. Yo no sé si esto es cierto, pues nunca he estado 10 años en la misma empresa, pero sí creo que los cambios son importantes. El mundo cambia a nuestro alrededor, nosotros cambiamos, todo cambia, pues no existe la eternidad. Muchas personas se aferran a la relativa eternidad de las cosas y de las situaciones, por seguridad o por cualquier otra razón. No a todas las personas les gustan los cambios, de hecho estoy seguro que a nadie le gustan los cambios en todos los sentidos de su vida, pero los cambios están ahí y suceden, nos demos cuenta o no, los hagamos voluntariamente o empujados por las circunstancias.

 

La suerte sonríe a los audaces ha llenado el inicio de mi vida como Blogger ó bloguero, si preferís el término en castellano. Empecé en el Otoño de 2008 sin saber muy bien como iba esto. Escribía para poder contar y expresar lo que oralmente y en otros ambientes no podía expresar. No había objetivo concreto, ni proyecto, era simplemente una expresión de mis sensaciones y sentimientos.

La suerte sonríe a los audaces ha sido un proyecto muy personal. No he querido nunca incluirla en ningún grupo o agregador, pues quería mantener su independencia y personalidad propia. Se me ha insinuado más de una vez la posibilidad, pero siempre he respondido que quería mantener la absoluta neutralidad de mi bitácora respecto a grupos determinados. La verdad es que ahora pienso que, quizá, fui excesivamente estricto en este punto. Aún así, esta bitácora ha sido un “verso libre” desde el principio, y me parece que así debe quedar.

 

Pero creo que entrado el 2011 toca hacer cosas nuevas. Desde 2008 hemos visto como esta sociedad de la prosperidad se hundía, como la base sobre la que estaba edificado nuestro desarrollo era de papel. De hablar de pleno empleo, subidas de pensiones, dependencia, riqueza para todos en forma de bienes inmobiliarios; hemos pasado a crisis, paro, recorte del estado del bienestar, miedos a la depresión económica…En menos de tres años.

En los años anteriores La suerte sonríe a los audaces se ha dedicado fundamentalmente al análisis antes que a las soluciones. Este desastre económico nos ha mostrado el claro desastre político que también tenemos, de falta de ideas, de alternativas. En 2008 vimos como cierto estilo de capitalismo que se había impuesto, el llamado capitalismo financiero, el Laissez Faire, el “todo vale” mientras lo diga el mercado; se había demostrado una falacia. Veíamos como no había más alternativa que coger el toro de la economía financiera por los cuernos y controlarla y regularla, veíamos como los mitos de la asignación de recursos adecuados que hacía el mercado financiero no era tal; pensábamos, en definitiva, que habría una refundación del capitalismo que lo alejase de eso.

Pero la realidad ha sido otra. La izquierda política, entidad que parecía destinada a hacer esta transformación como otras veces en la historia, ha abdicado de su papel, por falta de convencimiento, de capacidad o por lo que sea. El presidente Obama, figura que se antojaba histórica, no ha sido en estos dos años más que otro demócrata a lo Bill Clinton. La socialdemocracia entera se ha hundido en toda Europa víctima de sus coqueteos tercerviístas, que le ha llevado a ser tan responsable de este desastre como sus colegas conservadores.

 

Esta realidad, este inmovilismo político y económico me lleva a pensar que este mundo y este país necesitan cosas nuevas, cosas nuevas que deben ser obligatoriamente distintas a las que existen ahora pero, a su vez, tampoco deben ser destructivas con las mejores herencias y realidades que tenemos.

En este contexto pienso que como Blogger ha llegado el momento de pasar a la acción y no quedarse en la simple reflexión, que ha llegado el momento de comprometerse con movimientos, ideas y proyectos que estén trabajando dentro de sus posibilidades por cambiar las cosas.

Y para hacer este cambio creo que lo mejor es un cambio simbólico, un cambio de imagen, que en este caso será un cambio de bitácora. La suerte sonríe a los audaces cesa su actividad hoy, pero su espíritu será íntegramente migrado a la nueva bitácora.

 

Este cambio de ciclo está relacionado con el inicio de dos proyectos, que comento por orden exclusivamente cronológico.

El primero de ellos es mi inclusión, como articulista, en la futura revista “El interés español”, dirigida por Alfredo Coll, autor de la bitácora Liberalismo democrático y Clásico.

Mi relación con Alfredo Coll comenzó hace más de un año, cuando nos dábamos palos en todas las discusiones políticas en su blog y en el mio debido a nuestra evidente diferencia ideológica. Pero con el tiempo aprendimos a respetarnos y a valorarnos. Yo valoraba su cultura y admiraba como una persona tan derechista podía defender puntos de vista antifranquistas, federalistas y aconfesionales, algo opuesto a la derecha a la que estamos acostumbrados.

Un día Alfredo me dijo que iba a comenzar a publicar una revista y si me interesaba escribir en ella. Le dije que ya sabía cuales eran mis ideas y los temas sobre los que me gustaba escribir, y me respondió que no había ningún problema y que podía escribir sobre lo que quisiese. Me dijo, además, que no pretendía que fuese una revista “ideológica”, en la cual obviamente no tendría cabida, si no algo así como regeneracionista, cuyo sentido principal sería exponer las ideas de la nueva generación que estaba destinada a tomar las riendas del país en pocos años, y que en ese contexto yo tenía cabida perfectamente.

Esto me convenció, y no vi ningún problema para escribir en una revista en esas condiciones, pues son habituales los casos de articulistas que escriben en medios no afines a sus pensamientos. Además Alfredo me incluyo en el consejo editorial de la futura revista sin que yo se lo pidiese, gesto que le agradezco.

Aún no sé cuando empezará la revista a publicarse. Estas cosas llevan tiempo y el tener que hacer estas cosas en el tiempo libre retrasa las cosas.

 

El segundo proyecto que comienza ya con la entrada de la nueva bitácora es mi entrada en el agregador de bitácoras Socialistas en Red (SeR).

Socialistas en Red es un proyecto que no lleva demasiado tiempo, formado por personas que se definen como izquierdistas de todas las tendencias. Muchos de sus miembros han dejado de ser parte de la Red Progresista por clara disonancia con sus planteamientos, otros han dejado de ser militantes del PSOE por enfrentamiento con sus políticas y otros se han añadido a este proyecto por afinidad. En definitiva es un proyecto abierto, plural, donde no se censuran planteamientos ideológicos opuestos, es decir era perfecto para un “heterodoxo” como yo.

Muchos de los miembros de Socialistas en Red comentan habitualmente en La suerte sonríe a los audaces, y yo también lo hago en sus bitácoras, así que en cierta manera me he sentido estos meses como un miembro de SeR sin llegar a ser miembro. Nunca pedí la entrada en SeR por las razones que he comentado antes, hasta hace poco que decidí que valía la pena insertarse en un proyecto mayor, y creo que SeR es el que mejor se ajusta a mis ideas y formas.

SeR no es ni la red liberal ni la blogsfera progresista. Es un proyecto más pequeño, más íntimo, y lo que de verdad me preocupaba a mi, no está relacionado con ningún partido político, por mucho que algunos de sus miembros formen parte de distintos partidos. Tengo que agradecer desde aquí a todos los miembros de socialistas en red que me hayan aceptado como miembro de su selecto club.

 

A estas alturas ya habrá mucha gente confundida. ¿Por qué la entrada en dos proyectos tan distintos? Responderé fácilmente, ¿Por qué no? No concibo la política y la opinión como un campo para crear enemigos, para crear bloques irreconciliables. Y creo que hay una cosa que todo el mundo debe tener clara: Discutiendo con los que piensan lo mismo que tú nunca se saca nada ni se aprende nada.

Por otro lado siempre he tenido cierta tendencia a querer fusionar lo “liberal” y lo “socialista”. Uso la palabra liberal en este caso en el sentido habitualmente usado del mismo, pero para mi esta fusión no es tal. Como dijo el histórico socialista Indalecio Prieto “Soy socialista a fuer de liberal”, y yo soy de esa opinión, de los que creen que el socialismo es una extensión de las ideas del liberalismo, que el socialismo es la profundización en las mejores esencias del liberalismo, y que el liberalismo original no pretendía muchas de las realidades que ha generado su aplicación económica y que sus creadores no podían prever.

No pretendo que me entendáis, pues seguramente los más dogmáticos de vosotros estaréis pensando que intento mezclar el agua y el aceite. Los que ya me conocéis sabéis que me importa un bledo los puritanismo dialécticos y dogmáticos sobre los significados de las palabras, y que no acepto la expedición de carnets de ideología por parte de nadie. Serán los textos que escribo los que os explicarán los fundamentos de esta heterodoxa afirmación, si es que no la sabéis ya.

 

Vaya, todavía no he dicho cual es la nueva bitácora ni como se llama, ni que lo hubiese hecho adrede ;-)

La muerte que le he dado a la suerte (La suerte sonríe a los audaces, se entiende), y mi exaltación a la república no es casual, si no nominal. La república a la que he vitoreado es mi nueva república, que siendo mía no podía ser más que heterodoxa, y así es, La república heterodoxa, que será la nueva bitácora con un dominio Blogspot.com, y no .es como hasta ahora. Blogspot.com es bastante más versátil y tiene más opciones que el dominio anterior, razón por el que lo he escogido.

La suertes sonríe a los audaces quedará en red, para que la consulte quien quiera. Está feo que lo diga yo pero tiene escritos muy buenos, y seguramente referenciaré algunos en el futuro. Y no sé, quizá le de alguna utilidad al blog en el futuro…

 

Así pues os espero a todos, a partir de ahora, en La república heterodoxa, y a todos los que tenéis blog y me tenéis enlazado os agradecería que lo acuatizaseis y/o creaseis un link nuevo.

 

Un abrazo

 

P.D: Este escrito lo publico en la dos bitácoras, será el último en La suerte sonríe a los audaces y el primero en La república heterodoxa.

 

http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com/

 

El derecho a la vivienda

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 21-01-2011 en General. Comentarios (11)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/viviendadigna.jpg 

 

La constitución española declara la vivienda como un derecho. La constitución dice “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos".

A pesar de este artículo los poderes públicos nunca han legislado nada en este sentido excepto, quizá, las leyes de vivienda protegida. Sin embargo nunca ha habido una regulación específica en el sector ni se han hecho esfuerzos para regular los precios de una manera adecuada. Siempre ha primado más el concepto de vivienda como activo económico que como derecho.

 

Ahora parece que por primera vez una administración española, el gobierno vasco, quiere convertir este párrafo constitucional en una realidad. El anteproyecto de ley de la ley vasca de vivienda pretende que la vivienda se convierta en un derecho. Bien, esto es la declaración política, ahora hay que ver cómo se convierte esto en una realidad legal.

¿Cuáles son las ideas del gobierno vasco para convertir la vivienda en un derecho? Básicamente estas dos: La entrega de una vivienda en alquiler o ayuda similar a las personas en riesgo de exclusión social que no puedan acceder a una vivienda, y el cobro de un canon a las viviendas vacías.

Con estas propuestas el gobierno vasco cree que podrá hacer la vivienda más accesible a quienes no pueden acceder a ella, pero me gustaría analizar las dos propuestas y su conveniencia o no.

 

La entrega de una vivienda en alquiler o una renta para el alquiler no es algo totalmente nuevo. La renta de emancipación de 210 euros que cobran los jóvenes de ingresos menores a 22.000 euros existe desde hace años, y aunque no cubre la totalidad del coste de la vivienda como en la ley proyectada, sí representa una ayuda parcial. La deducción fiscal a la primera vivienda también es en cierta manera una ayuda a la vivienda, aunque con otro procedimiento. La novedad aquí radicaría en que el gobierno vasco se haría cargo, por lo que se entiende, del importe íntegro del alquiler o alquilaría él la casa.

Bien, si analizamos las dos medidas parciales que he comentado, la renta joven y la deducción por vivienda, podemos decir que ambas supusieron, en el momento del boom, un aumento de los costes de la vivienda. La deducción sirvió para hinchar la burbuja inmobiliaria, y la renta joven sirvió para que todos los pisos de alquiler para estudiantes subiesen de coste. Este dinero público sirvió para que promotores, constructoras y propietarios se enriqueciesen.

¿Qué consecuencias podría tener esta medida? Podría pasar que los pisos más baratos aumentasen de precio de alquiler, generando un sobrecoste para el estado. También habría que ver a cuantas personas afectaría. Según lo que se ha dicho las personas con rentas menores a 9.000 euros anuales (12.000 para familias de 2 miembros y 15.000 para las de tres) tendrían derecho a la vivienda. En principio parecen límites bajos, pero hay mucha gente parada y jubilados con rentas menores a esas (por lo menos fuera del país vasco).

 

Por otro lado la fijación de estos límites de renta puede generar problemas. Una persona que tenga ingresos de 8.500 euros anuales tendría derecho a una vivienda, pero el que gana 10.000 euros no. Esto generaría un desajuste, pues el que gana 10.000 posiblemente tenga que gastar más de la mitad de su renta en el alquiler de una vivienda, quedando en situación mucho peor que la otra persona.

Generar barreras económicas de este tipo tiene muchos problemas. Cuando Rajoy propuso en 2008 una exención del pago de IRPF a rentas menores a 15.000 euros me pareció un disparate por la misma razón, pues generaría que las rentas de 15.000 a 18.000 euros anuales estuviesen objetivamente peor que las primeras, y porque eso además generaría un “tapón” de sueldos en 14.900 euros anuales.

En este caso podría pasar algo similar en cuanto a la injusticia de la medida.

 

Respecto a la tasa a pagar por vivienda vacía la idea es la siguiente. Cuando la vivienda lleve más de dos años vacía se tendrá que pagar una tasa anual de 10 euros anuales por cada metro cuadrado (900 euros anuales para una vivienda de 90 metros cuadrados).

La idea, francamente, no me parece mal, y más en un entorno en que el impuesto de patrimonio ha desaparecido (yo preferiría recuperarlo y quizá suavizar algo esta tasa), sin embargo tiene problemáticas importantes. La más importante de todas es la dificultad de demostrar que una vivienda está vacía. Esto se suele saber por empadronamiento, pero en casos de una familia con dos pisos normalmente uno de los cónyuges se empadronaría en la casa vacía y evitaría la tasa. Ahí tenemos una forma muy fácil de evitar la tasa, aunque sí afectaría a personas y familias con muchas propiedades.

 

En mi opinión hay políticas mucho más efectivas de vivienda que podríamos usar. El Holanda, por ejemplo, quienes tienen muchos pisos en alquiler están sometidos a una regulación por la que el ayuntamiento fija los precios de un porcentaje alto de ellos (no sé si es un tercio). Los precios, por supuesto, son bajos, y eso empuja el precio libre hacia la baja.

No digo que las intenciones del gobierno vasco sean malas, todo lo contrario. Hay que comenzar de una vez a hacer políticas activas de acceso a la vivienda, pero creo que esta propuesta debe ser depurada, sobre todo la primera de ellas.

En cualquier caso es muy importante reducir el coste de la vivienda en España. En un contexto de bajada de costes laborales como este la única manera de que los ciudadanos no vean afectada su economía muy negativamente es esta reducción del coste en la vivienda. Si realmente hay que bajar sueldos para ser competitivos, ésta es la única solución para no esquilmar a la clase baja y la media.

 

El Tea Party Español

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 17-01-2011 en General. Comentarios (17)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/teaparty.jpg 

 

El otro día leí en un artículo de Liberalismo Democrático unas cuantas frases interesantes que Alfredo Coll había podido escuchar de miembros del famoso Tea Party norteamericano, con los que estuvo hablando. Copio las más interesantes:

 

“Sarah representa lo que significa ser Americano.”

Alfredo: “¿podría explicarte un poco más señora?”

“Sí – libertad, nuestra libertad, libertad de expresión y religión”.

 

Sarah Palin podría hacer una gran diferencia positiva en este país dominado por un mierda marxista-leninista como Obama

 

Alfredo: “¿qué crees que hará Sarah Palin en el poder? (se lo pregunté a una chica guapa y rubia, nada progre)…”

“Bueno, umm, ummm, ummm, menos ehh, gasto sí, eso menos gasto público, ehh, mmmm, uhhh, una sociedad más americana emprendedora, hmm ehhhh….ehhhh….ummm, dáme un segundo please, hmm…pues más respeto en general, por eso Palin tiene que ganarle a Obama que es un criminal”

 

“Si tú quieres darle tu dinero a otros bien por ti pero que no me obliguen a mí a dárselo a los demás porque eso es SOCIALISMO”

 

“Es que Obama dice en su libro que él es un Leninista Castrista, un comunista vaya”.

 

Alfredo: “Yo: ¿crees que deben expulsar a todos los inmigrantes de los EEUU?”

“No Alfredo, no creo que deben pero no estaría mal poner a todos los moros en un barco y hundirlo en el Atlántico”

 

 

Estas son sólo algunas de las frases, que me han parecido muy interesantes y reveladoras. Como sabéis el Tea Party representa un movimiento ultraconservador en los estados unidos que defiende una política extremista en materias como política exterior, asistencia social y sanitaria, inmigración, etc. Sus miembros suelen ser del partido republicano o independientes, y ahí está el mayo peligro además de su crecimiento. Hay muchos miembros del partido republicano muy próximos al Tea Party, el principal de ellos Sarah Palin, candidata a la vicepresidencia de los EE.UU gracias a la increíble decisión del senador Mc.Cain.

El Tea Party ha extendido una ola de odio en los EE.UU. Su radicalismo y su lenguaje “sin complejos” ha calado en parte de eso que los europeos llamamos “América profunda”, esa más inculta, bárbara, rural y violenta, que ha visto como sus mas bajos instintos se han convertido en una realidad política.

El intento de asesinato de la senadora demócrata hace unos días no parece ajeno a esta realidad de violencia verbal política. En un país como EE.UU, donde en muchos estados se puede conseguir un arma de fuego sin excesivas dificultades, la extensión de este discurso es como echarle gasolina al fuego. Aunque el 99,99% de las personas sepan la diferencia entre la agresividad verbal y la física, sólo con que un 0,01% de energúmenos pueda llegar a pensar que su país está dominado por un comunista, un criminal y un amigo de terroristas, y que eso debe ser combatido con la fuerza, ya estás creando una válvula a presión que puede explotar por cualquier lado.

Espero, honestamente, que este hecho suponga el principio del fin para el Tea Party.

 

Pero mi intención no es hablar del Tea Party norteamericano. Quiero que leáis ahora estas frases:

 

Zapaterismo: Dícese del régimen sectario, totalitario y fascista que asoló España en los primeros años del siglo XXI, durante los cuales millones de personas fueron ultrajados en sus derechos civiles por el mero hecho de ser varones”

 

Este gobierno quiere destruir España con la ayuda de los vasco y los catalanes ellos ha vivir y nosotros a sufrir y a pagar para que ellos vivan del pueblo si esperamos será tarde”

 

“El término "indecente" ladrado desde las fauces de esta pedorra me suena igual que la palabra "virgo", salida de la boca de la Celestina... ILEGALIZACIÓN DEL PSOE ¡¡¡ YAAAAAA !!!” (Por Leire Pajín)

 

“Mientras tengamos en el poder de la nación individuos sectarios, tenebrosos y mentirosos, estaremos a disposición de los tribunales inquisidores que ellos dominan y eligen, y rezaríamos por estar "sólo" en la URSS de Lenin o Stalin, la cual comparativamente sería menos dictatorial”

 

 

Estas frases las he recopilado en 5 minutos de visita por varios periódicos digitales. Podría incluso escribir alguna peor que le he oído decir a personas en conversaciones con los “amigotes”.

¿Veis alguna diferencia entre unas frases y otras? Fuera del contexto político en que se dan, representan lo mismo: Barbarismo, estupidez y, sobre todo, odio.

Estas personas son lo que son, y tampoco son nadie para preocuparse. Pero estas ideas, estas barbaridades que podemos leer en los diarios digitales no son una iluminación súbita de un individuo atontado y estúpido, estas ideas se transmiten en artículos de la prensa escrita, en sermones políticos en radios, en periódicos de Internet, en televisiones. Los Jiménez Losantos, los Alfonso Ussía, los contertulios de Intereconomia, etc. Estos son los que crean estos monstruos, estos señores relativamente cultos son los que convierten al odio político a estas personas irracionales y poco civilizadas.

 

Si el Tea Party es un problema, no me parece menos problema este Tea Party español que tenemos en este país. Aquí no hay una población armada con armas cortas, pero sí hay tanto bestia como en otras latitudes. Que no haya muertos por odio político no nos debe hacer obviar como se está cultivando este odio y como está afectando a determinado porcentaje de la población.

Para acabar, acabaré con la misma frase de Alexander Hamilton con que acabó Alfredo Coll su entrada: “Una ciudadanía ignorante será la ruina del país y el camino hacia el despotismo más repugnante.

Rebajas y compras

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 12-01-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/rebajas.jpg 

 

El 7 de enero comenzaron las rebajas. En Valencia, además, este día era festivo por el traslado de la fiesta local de San Vicente Mártir, por lo que la afluencia al primer día de rebajas tenía pinta de ser mayor de lo normal, como así fue.

Como les pasa a mayoría de novios o maridos tuve que acompañar a mi novia ese día a hacer un cambio de un regalo de reyes y a comprar otro regalo, y por lo tanto pude observar de primera mano una cosa que siempre me ha dado pánico: El primer día de rebajas.

 

Os cuento alguna cosa sobre mi personalidad: Odio el consumismo, odio el comprar por comprar. Cuando cayó la RDA había una serie de políticos que, a pesar de estar a favor de los cambios democráticos, se resistían a la entrada del capitalismo del oeste a la RDA. Uno de ellos argumentó una vez: “¿Para qué necesitamos 50 tipos de cepillos de dientes diferentes? Eso es un despilfarro.”

Tengo que reconocer que cuando voy a un centro comercial pienso lo mismo que esos señores. Centenares de pantalones, de camisas, camisetas, zapatos, todos prácticamente iguales, con diferencias casi imperceptibles a una mirada no incisiva…Me agobia sobremanera ver tantas cosas iguales, tanta moda calcada, me parece un despilfarro de energías y trabajo.

Y lo curioso es que cuando voy a comprar ropa, a pesar de que no me gusta nada ir de compras, las tiendas y los centros comerciales y me supone bastante estrés, a la hora de probarme las prendas que me gustan creo que nada me sienta bien. A pesar de las millones de opciones difícilmente encuentro algo que me deje totalmente satisfecho. Últimamente le dejo la elección a mi novia y yo no hago más que de filtro sobre lo que claramente no me gusta, que suele ser bastante la verdad.

La mayor alegría que tengo cuando voy de compras es, sin duda, ver que ya he acabado. Como voy muy poco a comprar ropa cuando he acabado siento que no voy a tener que volver en mucho tiempo, algo que me alegra mucho.

 

El otro día cuando iba por el centro comercial y mi novia entraba por la mayoría de tiendas que veía, hubo un momento en que perdí el sentido de la orientación. Tengo que reconocer que mi sentido de la orientación no es excelente, pero tampoco es especialmente malo y cuando me guío por él no suelo equivocarme. Pero de tanta tienda al final, si me hubiesen soltado, no hubiese sabido decir donde estaba la puerta de entrada del centro.

Otra faceta de mi personalidad es que suelo “desconectar” del entorno en ciertas circunstancias. Normalmente en reuniones con muchas personas, si no me interesa de lo que están hablando, pierdo el hilo de la conversación y me pongo a pensar en mis cosas, quedando ausente. En algunas circunstancias en que no me gusta nada lo que estoy haciendo también tiendo a desconectar, y ni me fijo ni me entero de casi nada.

El otro día en medio de la vorágine de las rebajas también desconecté, siendo incapaz de analizar lo que pasaba a mi alrededor una vez decidí que no había nada que me interesase.

 

Francamente no puedo entender lo de las rebajas. Aglomeraciones, colas enormes, ropa por los suelos pisada, señoras maleducadas y acaparadoras… ¿Por qué va la gente al primer día de las rebajas? ¿Todo para conseguir ropa rebajada un 15 ó un 20%? Ropa que muy posiblemente no necesitan, ropa que posiblemente tampoco deseen para renovar su vestuario porque es muy probable que hayan recibido algunas prendas de regalo en navidad.

Después de la época de la navidad, que se supone que es la de mayor gasto del año, la gente se lanza a las rebajas compulsivamente. He leído por ahí que se espera que el gasto medio de persona ronde los 200 euros en la rebajas, ¡¡200 euros!! Luego nos quejamos de la cuesta de enero.

 

El fallecido escritor José Saramago criticaba en su libro La Caverna la sociedad consumista. En ella aplicaba la metáfora de la Caverna de Platón (la diferencia entre el mundo que vemos a través de los sentidos en contraposición con el mundo que existe y que podríamos ver a través de la razón) a los centros comerciales y la sociedad consumista, definiendo una sociedad subyugada por el consumismo sin plantearse las realidades que hay detrás de éste.

Cuando veo a la masa humana que arrasa las tiendas de los centros comerciales comprando sin sentido y sin control simplemente porque está más barato pienso hacia donde va esta sociedad enajenada por la compra y el consumo, pienso a dónde pueden ir los países si el grueso de la opinión pública tiene exclusivamente estas preocupaciones superficiales. ¿Cuántas de las personas que compraban alegremente sabrían decir algo sobre la próxima reforma de las pensiones? Me encantaría saber la respuesta.

 

Impuestos y Consumo

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-01-2011 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/consumo.jpg 

 

Cuando los países entran en una espiral de crisis la economía hacen aguas por todos lados: Sube el paro, baja el consumo, aumenta el déficit, etc. Además, las circunstancias actuales económicas hacen que la inflación también suba (fundamentalmente a causa del petróleo), y la realidad económica de la zona euro lleva a que las políticas monetarias no respondan a los intereses de los países en crisis, si no más bien a los intereses de su guardián, la cancillería Alemana.

En España los problemas son varios pero uno es básico: La inmensa deuda privada de ciudadanos, empresas y bancos. Esta deuda es una losa terrible para la futura recuperación del país, pues ni va a permitir endeudarse más de forma fácil ni siquiera a quienes pueden hacerlo, y va a suponer una reducción del consumo importante que puede durar hasta que parte de esas deuda sea digerida, algo que tardará muchos años en el futuro. De hecho los que analizan los parámetros macroeconómicos dicen que el problema principal de la economía hoy es la caída del consumo.

 

Que el consumo caiga es algo normal, pues hemos estado consumiendo en parte a crédito, algo insostenible. Sin embargo unos niveles de consumo moderados y lógicos en función de los ingresos hay que mantenerlos, pues nuestra economía depende fundamentalmente de este consumo. No creo que debamos desconocer tampoco que, para potenciar el consumo, debe haber una política industrial importante que emplee a una parte importante de la población.

Hace un par de días entablé una discusión sobre el efecto de los impuestos en el consumo. Mi interlocutor sostenía que a menos impuestos hay más consumo, premisa que parece lógica así expuesta pero que es probablemente falsa si hacemos un análisis lógico. Esto es importante para poder dar desde los poderes públicos los empujones necesarios a la economía para que ésta no se hunda.

Antes de nada querría hacer unas cuantas consideraciones a modo de hipótesis, que me permitirán sostener mi opinión posterior:

 

1-      Existe un nivel de consumo “base” que se compone de los productos de consumo básicos (comida, vivienda, ropa, transporte, etc.).

2-      Este consumo base se va incrementando con la renta, es decir, el gasto en estos productos básicos aumenta con la renta porque se compran bienes más caros.

3-      Conforme aumenta el nivel de renta personal aumenta el consumo en rentas bajas y medias.

4-      En rentas medio-altas el consumo ya no es lineal con los ingresos, pues comienza a existir una parte importante de los ingresos que van a la inversión, posiblemente a modo de productos bancarios determinados o acciones.

5-      En rentas altas el porcentaje de consumo respecto a la renta es menor que en los otros grupos. La inversión es importante en este grupo.

 

No todo el mundo sigue este esquema pero es el esquema general. Las rentas bajas y medias gastan una parte importante de sus ingresos en consumo, las bajas por necesidad de adquirir los bienes básicos, y las medias por cierta seguridad psicológica (por eso no hay tasas de ahorro altas normalmente). En rentas más altas el consumo es menor en relación con los ingresos, básicamente por la inversión. No voy a entrar en lo conveniente que es la inversión, pues es tema de otra entrada, pero por inversión se entiende tanto la productiva (en actividades económicas que generan empleo) como la no productiva (productos de ahorro que ofrecen los bancos, etc.). Además de esto hay otro punto importante: Las rentas muy altas tienden muchas veces a guardar parte de sus ingresos a países con regímenes fiscales privilegiados y a veces con secreto bancario, algo que no favorece en absoluto al país de salida de los fondos.

 

Cuando hablamos de los impuestos es obvio que, cara al ciudadano que los paga, esto le resta renta disponible en un primer momento. Sin embargo los impuestos no van a un saco y desaparecen, si no que se reintegran en el sistema de distintas maneras (sueldos de funcionarios públicos, servicios, subvenciones, ayudas, pensiones, etc.). De hecho los impuestos sirven para mantener el gasto del estado, y este gasto del estado redunda directamente en el consumo.

A parte de los servicios, generalmente los sueldos de funcionarios, las pensiones, las prestaciones de desempleo, las subvenciones y las ayudas van destinados en un porcentaje alto a las rentas bajas y medias, que son las rentas que mayor porcentaje de sus ingresos consumen.

Así pues el cobro de impuestos progresivos (en los que se paga en función de la renta) ayudaría y potenciaría el consumo, mientras el cobro de impuestos lineales e indirectos (como el IVA) realmente no mejoraría el consumo y posiblemente si el destino de ese dinero no es en gasto social el efecto de estos impuestos sería reducir el consumo.

 

De forma general podríamos decir que unos impuestos moderadamente altos potencian el consumo y el destino de esos ingresos es el que he explicado antes. Esto, por supuesto, no quita del resto de consideraciones, como por ejemplo la de no superar una cierta carga fiscal que podría desincentivar gravemente las actividades económicas.

Potenciar el consumo no es ni debe ser el único objetivo del estado. La inversión también es importante, fundamentalmente la inversión productiva, pero la orientación de esta inversión hacia actividades productivas se realiza mediante otros mecanismos legales y fiscales y, también, mediante el valor del impuesto de sociedades.

Pero en términos generales la existencia de impuestos progresivos es útil y quizá necesaria para poder mantener la demanda agregada de la economía y el consumo, un consumo del que países como en nuestro dependen fuertemente hasta que la economía se oriente de otra manera, algo que puede tardar lustros.