LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Un fantasma en palacio

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-11-2010 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsromeria.jpg 

 

El pasado 3 de noviembre se entregaron los premios anuales a la excelencia académica en la comunidad valenciana. Mi novia era una de las premiadas, así que pedí un par de horas libres a la empresa y acudí con ella al acto, que se celebraba en el Palau de la generalitat Valenciana donde el molt poc honorable president de la generalitat, Don Francisco Camps, entregaba los diplomas acreditativos a la excelencia a los premiados.

 

El Palau de la generalitat es un edificio que data del siglo XV con un estilo entre gótico y renacentista. Nada más entrar por la puerta accedes a lo que antaño era sin duda un patio interior hoy cubierto por razones obvias.

Al entrar en el palacio los organizadores nos indicaron el camino para llegar a la sala del acto, la Sala Nova o sala de cortes. Este recinto es una sala de forma alargada con pinturas en las paredes que representan a lo que sería una reunión de la antigua diputación del general, con claras representación a los tres grupos de las cortes valencianas del antiguo régimen: El brazo civil, el brazo militar y el brazo eclesiástico.

La diputació del general ó generalitat era una especie de diputación permanente de las cortes valencianas que se ocupaban de legislar ciertos asuntos, recaudar ciertos impuestos, etc. Esta institución, que tenía reflejo en otros reinos de la corona de Aragón, adquirió especial importancia debido a la realidad cuasi federal de la corona de Aragón, que estableció una especie de gobierno compartido entre el soberano y las representaciones de las distintas cortes. Cuando se recuperó el autogobierno en Cataluña y Valencia se decidió nombrar a las instituciones propias de gobierno como Generalitat en vez de Govern, como forma de enlazar con un pasado añorado.

Antes de llegar a la Sala Nova se pasa por la sala de los reyes, donde hay pinturas de todos los soberanos que han regido Valencia desde 1238 hasta 1931 (El último rey representado es Alfonso XIII), es decir, de los reyes de Aragón primero y, a partir de Carlos I, de los reyes de España. Me entretuve bastante viendo los retratos de los reyes de Aragón, a los que sólo conocía por el nombre.

 

Bien, una vez llegamos a la sala nova nos sentaron con un protocolo muy bien estudiado. Premiados a un lado, rectores de universidad a otro y el resto de personas, casi todos acompañantes, en la parte trasera. Yo estuve en cuarta fila creo. Alejandro Font de Mora, conseller de educación, estaba en primera fila con algunos rectores, guardándole a su lado la silla a Camps.

En cuanto vi a los fotógrafos y cámaras corretear de un lado a otro intuí que el President Camps entraba a la sala. La verdad es que la entrada de Camps tenía un aroma de artificio e imagen vacía que incomodaba. Sus andares, lentísimos pero justo en el límite de no parecer un anciano de movilidad limitada o un idiota, estaban perfectamente calculados para que pudiesen hacerle el máximo número de fotos. Cuando, justo a mi lado, se paró a darle la mano creo que era a un rector, aquello parecía una película a cámara lenta. Esto es a lo que lleva esta política de televisión y show, a convertirte en alguien que sólo actúa para las cámaras.

Era la primera vez que veía a Camps de tan cerca. Es más alto de lo que parece en televisión y en fotos, y también está más gordo, aunque los kilos de más están bien disimulados con sus famosos trajes. Pero lo que más me llamó la atención fue su cara. Daba la sensación de estar demacrado. No sé muy bien si esa era su cara normal, o si realmente está, como dicen muchos, venido a menos desde que se destaparon los escándalos de corrupción que le afectan directa e indirectamente, pero la cara era un poema. Luego le he visto en las fotos y videos del acto y realmente no tienen nada que ver con la mala cara que le vi en persona. Se ve que es un hombre muy fotogénico al que le quiere la cámara. Estas deben ser las virtudes que se le piden a un político en estos tiempos…

 

El acto fue bastante breve, no duraría mucho más de media hora. Primero fue la entrega de diplomas a los premiados, que uno a uno iban recibiendo de las manos de Camps y haciéndose la foto con él. Creo recordar que uno de los premiados no se hizo la foto con Camps, aunque no sé si por nerviosismo o por no querer hacerse una foto con ese hombre. Después habló el estudiante que mejores notas había sacado de entre todos los premiados, con un discurso bastante pelota que, si lo escribió él y no fue impuesto, demuestra que ese chico llegará lejos en el mundo de las altas esferas políticas y empresariales, donde el peloteo y el decir lo que otros quieren que digas lleva, desgraciadamente, a la cumbre.

Y finalmente habló Camps. El discurso contenía las típicas frases chovinistas y autocomplacientes que estos políticos del PP valenciano saben hacer tan bien, aunque tampoco fue especialmente cargante ni excesivamente político. Para eso ya están las televisiones y prensas del régimen, que buscarán justo las frases más relevantes para inundarnos en nuestra maravillosa autocomplaciencia, hasta que nos ahoguemos en ella como desgraciadamente ya estamos.

 

Finalizó el acto, y el molt poc honorable se puso a hablar con los premiados explicándoles las pinturas de la sala en la que nos encontrábamos. Luego se dedicó a hablar, ya más distendidamente, con quienes se le acercaban y a hacerse fotos con ellos.

Hubo un momento en que estaba en situación para acabar en una foto con Camps y tener que darle la mano y hablar con él. Como yo no era protagonista del acto y no tengo nada de que hablar con ese señor ni ganas de aparecer en una foto con él, me aparté y me mantuve al margen, lejos de cualquier objetivo que nos pudiese encuadrar a mí y a él en la misma fotografía.

Sé que el lector me comprende. En todas estas situaciones siempre he observado cierto tipo de mitomanía hacia el político. La gente se les acerca servilmente, riéndoles las gracias, casi agradeciendo que hablen con ellos, mientras el político sólo ve una oportunidad de que le hagan una foto y un voto que captar. Esta situación me parece de un servilismo absurdo y de una conciencia ciudadana defectuosa. No es el ciudadano el que debe complacer al político ni reírle las gracias, si acaso debería ser al revés.

Por otro lado, no me apetecía nada fotografiarme ni darle la mano a un president indigno que, tácitamente imputado por corrupción, se aferra a la silla y lo que es más lamentable se justifica con fantasiosas conspiraciones. Si hubiese sido Rita Barberá, Zapatero, Rajoy o el ministro de lo que sea no hubiese tenido problema, pero no con Camps. Camps merece una cuarentena ciudadana.

 

Después del acto, feliz por lo que representaba para mi novia, me quedé observando la arquitectura y el arte del palacio de la generalitat, además de hacernos alguna foto ya sin personas poco deseables en la imagen.

Qué lástima señores que ese edificio y esta tierra estén habitados por fantasmas como ese.

Tiempo de Rubalcaba

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 04-11-2010 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/rubalcaba.jpg 

 

Cada una de las remodelaciones ministeriales que hace Zapatero me gusta menos que la anterior. Si la vez anterior no comprendí como pudo prescindir de un excelente ministro como Bernat Soria, o del propio César Antonio Molina; hoy no comprendo como puede remover a Trinidad Jiménez de su puesto de ministra de sanidad ó prescindir de Miguel Ángel Moratinos cuando queda escasamente año y medio para las elecciones.

Seguramente mi opinión sobre Moratinos sorprenderá al lector, pero no tengo mala opinión sobre él. Moratinos ha sido uno de los pocos ministros “técnicos” que ha tenido el ministerio de exteriores en democracia. Diplomático de carrera se notaba que era conocedor de las cuestiones internacionales bastante mejor que casi cualquier miembro del PSOE. Cayó en desgracia ante una parte de España cuando reconoció que el gobierno Aznar había apoyado el golpe de estado contra Chávez, algo que era cierto pero que probablemente no debió decir en un programa de televisión. Después de eso, su ausencia de carisma hizo el resto.

Respecto a Trinidad tengo que decir que no me parece que haya hecho una mala labor en el ministerio de sanidad. Hay políticos que una vez llegan a ministro se les ve mucho más competentes y capaces que cuando eran políticos de partido, un caso muy claro de esto es el de Pepe Blanco. Trinidad igual no llegaba a tanto, pues no parece una mala política aunque su estilo personalmente no me gusta mucho, pero creo que es una injusticia remover ministros que no han tenido una sola crítica. Ya veremos que hace en exteriores, pero a priori diría que no es su mejor destino por su carácter.

 

El cambio de gobierno que ha hecho Zapatero responde a una premisa general: Introducir hombres políticos en el gobierno. Por eso los más “técnicos” o los que tenían un perfil más bajo políticamente han sido barridos. Es el tiempo de los Ramón Jáuregui, Pepe Blanco, Leire Pajín y, sobre todo, es tiempo de Rubalcaba.

Porque el cambio de gobierno ha llevado a muchos cambios de peones, pero uno de ellos se ha convertido en Reina. Rubalcaba se ha convertido formalmente en el hombre fuerte del gobierno, en la cabeza de la política de partido en el gobierno.

En la primera época de Felipe González sus gobiernos tenían un carácter dual. Felipe González actuaba de hombre moderado, paciente, sensato, dialogante. Sus virtudes eran potenciadas por su vicepresidente, Alfonso Guerra, que era quien hacía el trabajo sucio más político, más tendente a fidelizar a los votantes izquierdistas. Esos gobiernos eran realmente bicéfalos, aunque la cabeza de Felipe salía más que la de Guerra.

Creo que algo parecido va a pasar con Rubalcaba y Zapatero. Rubalcaba no va a usar ese estilo tan “popular” de Guerra, pero sí va a ser el azote del PP y el político destinado a recuperar la confianza entre sus votantes. Estoy casi convencido que va a ser la imagen del PSOE y del gobierno en casi todos los aspectos.

 

La derecha mediática, esa que no tiene ni criterio ni sentido de nada y que es simplemente un altavoz servil a los intereses de un partido político que empieza por P y acaba por P, arremetió duramente contra Rubalcaba desde el minuto siguiente a ser designado vicepresidente. Los editoriales y artículos de opinión se multiplicaban hablando del GAL, del 11-M y de cualquier cosa que le pudiesen sacar al ministro, fuese real o simplemente mito.

Cómo los Alfonso Usía, los Carlos Dávila o las Isabel San Sebastián de turno atacaban al ministro no mostraba más que una realidad obvia: La derecha, perdón la derechona (No confundir a la derecha con esta gente) está acojonada. Rubalcaba es, políticamente hablando, demasiado hueso para ellos.

Realmente Rubalcaba es un político sobresaliente. Como domina los tiempos, las expresiones faciales, los tonos y los gestos en el discurso político es increíble, en mi opinión adecuados para un curso de oratoria. Rubalcaba convence por sus gestos, sus formas y su calculado cinismo de perfil bajo. Creo que no hay un solo político en España ahora mismo que, ni de lejos, pueda igualarle en este aspecto.

 

Desgraciadamente para el PSOE a este partido no lo salvan ni 10 Rubalcabas. Sin embargo, este movimiento del gobierno me ha hecho reflexionar sobre el futuro del PSOE y las elecciones de 2012.

Creo bastante probable que Zapatero haga como Aznar y no se presente a un tercer mandato. Si esto es así, pocas personas de primera línea del PSOE estarán dispuestas a recoger este encargo destinado al fracaso, por lo menos ninguna joven. Es lógico, esas elecciones pueden acabar con la carreta política de cualquier socialista.

Ya expresé hace meses que el mejor candidato para el PSOE sería Rubalcaba. Es también un político que lleva muchos años en primer plano de la política, es imagen de épocas pasadas y ya no es joven. El PSOE se podría permitir “quemarlo” si les consigue un buen último servicio, que podría ser por ejemplo no perder por mayoría absoluta.

 

¿Será todo este movimiento la preparación de Rubalcaba para ser candidato a presidente del gobierno? No lo descartemos del todo, no es algo que sea imposible. Quizá la vicepresidencia sean las “prácticas” de Rubalcaba para enfrentarse a Rajoy en 2012. Quizá se le quiera dar un papel central en el gobierno para afianzar su imagen pública.

Si Alfredo Pérez Rubalcaba se presenta finalmente a candidato a presidente del gobierno, me parece que a Don Mariano y a los suyos les va a dar un patatús.

 

Entrevista a Mariano Rajoy en EL PAÍS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-11-2010 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/marianorajoy.jpg 

 

En el diario EL PAÍS del pasado domingo 30 de Octubre pudimos leer una entrevista a Mariano Rajoy por parte de Javier Moreno. La entrevista es incisiva y un tanto agresiva, como creo que es conveniente hacer a los líderes políticos.

No quiero dejar de comentar muchas de las respuestas del que probablemente será futuro presidente del gobierno.

 

Pregunta: ¿Cuáles son entonces las medidas en España que producirían crecimiento y empleo?

Rajoy: ¿Qué creo yo que hay que hacer? Pues algo similar a lo que ha hecho Cameron, que en cierta manera lo hicimos nosotros, lo recuerdo perfectamente porque estaba allí, claro, en un Consejo de Ministros antes del verano de 1996.

Pregunta: Es decir…

Rajoy: Yo creo que en este momento en España, cuando el problema fundamental es el paro, lo que hay que hacer es ayudar a quienes pueden generar riqueza y puestos de trabajo. Creo que las pequeñas y medianas empresas, sobre todo, y los trabajadores autónomos, han sido maltratados en los últimos tiempos. Y después hay tres o cuatro cosas capitales. Primero: objetivo básico y hay que cumplirlo, reducir el déficit público y la deuda pública. Finalizar el proceso de reestructuración de las Cajas de Ahorros. Hay otro punto que me parece urgente en España, que es la energía. Hay que reunir a todo el mundo, y todo el mundo va a tener que hacer algún sacrificio, porque lo que no podemos aceptar es que la única forma de resolver los problemas de energía que hay en España sea subiendo la tarifa a los ciudadanos o a nuestras empresas.

 

Analicemos el texto. Rajoy dice que sus medidas son parecidas a las de Cameron y que son las mismas que ellos hicieron (¿?). Cuando el periodista le incita a que las explique empieza a decir banalidades. “Generar riqueza y puestos de trabajo”, “Pequeñas y medianas empresas”. Vale muy bien, pero eso no es nada, necesitamos cosas concretas. Rajoy propone “Reducir déficit público y deuda pública” y “finalizar el proceso de reestructuración de las cajas de ahorro”.

Estas dos medidas son exactamente las que está tomando el actual gobierno de España, así que Rajoy realmente lo que ha dicho aquí es que va a continuar la misma política del gobierno sin decirlo.

Lo único interesante aquí es lo que dice de la energía. Rajoy dice que no hay que subir la factura de la luz, y lo dice sabiendo que existe un déficit tarifario en España, por lo que los “sacrificios” de los que habla sólo puede ser que las empresas eléctricas ganen menos dinero o bien que las cosas sigan como ahora, es decir, que sea el estado quien pague el déficit con los impuestos de los ciudadanos. Como es obvio que no le va a pedir a las eléctricas que ganen menos dinero, tiendo a pensar que esto no es más que un artificio para que el ciudadano crea que no le suben la luz cuando el estado la está pagando, por otra parte, con sus impuestos. O sea, nada.

 

Pregunta: ¿Entonces cómo piensa reducir más el déficit? ¿O es que las medidas de este Gobierno sí son suficientes para cumplir nuestros compromisos?

Rajoy: Las medidas que ha adoptado Zapatero son fundamentalmente unas medidas de coyuntura, es decir, ha bajado el sueldo el 5% a los funcionarios, podría subírselo el 3% o bajárselo el 7%. Lo mismo pasa con las pensiones, podría subirlas o bajarlas mucho más o no congelarlas, son medidas coyunturales. Yo creo que lo primero que hay que hacer es una política económica que cree riqueza y que genere ingresos. No está escrito en ningún sitio que por bajar impuestos no vayan a aumentar los ingresos públicos. Y luego hay reformas estructurales que pueden ser muy útiles. Hay una que a mí me parece capital, la ley de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto de endeudamiento para todas las Administraciones públicas.

 

Analicemos esto. Para Rajoy el enorme impacto de la bajada de sueldo de funcionarios y congelación de las pensiones son medidas “coyunturales”. Él mismo congeló los sueldos de los funcionarios cuando era ministro de administraciones públicas, y como dice en la respuesta anterior a ésta “Hay que hacer algo parecido a lo que hace Cameron, que es en cierta manera lo que hicimos nosotros”. ¿Entonces cuándo lo hace él es conveniente y cuando lo hace otro coyuntural?

Luego dice otra frase vacía “Política económica que cree riqueza e ingresos”, y una cosa que repetirá en adelante y que me parece muy grave “En ningún sitio está escrito que por bajar impuestos no vayan a aumentar los ingresos públicos”. Este último comentario, que no es tan estúpido como parece, no es más que el rescate de la Curva de Laffer, ecuación que sirve a los economistas “liberales” para justificar una bajada de impuestos en base a un análisis generalmente absurdo y siempre subjetivo de la ecuación. Os dejo link.

 

Pregunta: Vayamos a cosas concretas. Las pensiones: ¿mantendría usted los aumentos en las pensiones como hasta ahora, sin ninguna congelación?

Rajoy: Pues sí, porque yo quiero cumplir el pacto de Toledo (…)

Pregunta: Edad de jubilación, ¿a los 65 años?

Rajoy: Otra prioridad es que la jubilación sea verdaderamente a los 65, porque la media de jubilación en España son los 63. Y yo creo que habría que introducir estímulos para que la gente siguiera trabajando.

Pregunta: ¿Aumentar el periodo para el cálculo de la jubilación?

Rajoy: Sí, yo creo que eso hay que hacerlo.

Pregunta: Sanidad: ¿copago sí o no?

Rajoy: No, yo no soy partidario en este momento del copago.

Pregunta: ¿El sueldo de los funcionarios?

Respuesta: El sueldo de los funcionarios, a fecha de hoy, se hubiera subido con arreglo al IPC. A fecha de hoy.

Pregunta: ¿Recuperaría usted el recorte que les ha infligido el Gobierno de Zapatero?

Rajoy: Pues depende de cuál sea la situación económica del país en el momento en que yo esté en el Gobierno.

Pregunta: Las prestaciones por desempleo.

Rajoy: No es mi intención recortarlas en estos momentos.

Pregunta: ¿En estos momentos?

Rajoy: No es mi intención recortarlas, mi intención es crear empleo (…) Por eso le digo que al final de todo está una política económica que genere confianza y que dé empleo.

 

Analicemos. Excepto la aceptación de que hay que aumentar el periodo para el cálculo de la jubilación, el señor Rajoy no hubiese recortado nada, ni pensiones, ni sueldos, ni prestaciones de desempleo, ni establecería el copago, nada.

¿Cómo demonios piensa reducir el déficit? Con otra frase vacía “Política económica que genere confianza y dé empleo”. No voy a rebatirlo aquí, será el propio entrevistador que le muestre sus flagrantes contradicciones.

 

Pregunta: Dejar sin efecto la subida del IVA, que es algo que usted ha propuesto reiteradamente, supondría al menos otros 5.000 millones.

Rajoy: Vamos a ver la recaudación a final de año, yo no voy a entrar a discutirlo (…) Habrá que verlo, pero yo en ese momento creo que la subida del IVA no es buena para el consumo.

Pregunta: Le digo todo esto porque cuantificando las diez propuestas fiscales que han hecho ustedes en los últimos meses resulta una merma de 30.000 millones en ingresos para el Estado, lo que representa unos tres puntos más de PIB de déficit. Si por otro lado no recorta nada, hay algo que no cuadra.

Rajoy: Mire, las cosas no se pueden hacer así. Ir viendo lo que dice uno, lo que dice otro (¡!!)(…)La economía no es una foto fija. La economía requiere dinamismo, requiere generar confianza, hay factores subjetivos, hay reformas estructurales y, por tanto, a mí ese argumento no me vale.

Pregunta: Durante meses decían que mejor recortar subvenciones a partidos, sindicatos y patronales que a funcionarios o pensionistas, y cuando finalmente lo detallan resulta que proponen recortar 12 millones a los partidos y cinco millones a sindicatos y patronales. Le recuerdo que el déficit son 100.000 millones.

Rajoy: El déficit no se liquida en 24 horas (…) Por tanto, yo no le puedo aceptar eso: nosotros hemos presentado unas enmiendas y creemos que lo más importante desde el punto de vista del recorte del gasto es la ley de estabilidad presupuestaria.

 

Estoy convencido que a la mayoría de lectores les pasará más o menos desapercibido lo que Rajoy está diciendo aquí, pero es algo verdaderamente impresentable.

Habla de ley de estabilidad presupuestaria, pero parece que la estabilidad la va a sacar del aire. Es decir, si se prohíbe el déficit por ley, y no hay recursos para mantener los servicios no tendrá más remedio que recortar lo que está negando que va a recortar. Es decir, está engañando transparentemente al lector.

Cuando el entrevistador le muestra las obvias contradicciones de sus respuestas, Rajoy sólo responde con lo mismo de antes: ”Hay que generar confianza” “dinamismo”. La confianza y el dinamismo que él establecerá desde el gobierno es su escudo para defender sus contradictorias medidas.

¿Y si no se genera la confianza que él vende? ¿Y si baja los impuestos y no recorta el gasto como el pretende y no mejor la economía? Esa política, si fracasa, llevaría a España a la bancarrota Griega.

 

Fuera de ahí no hay mucho destacable en la entrevista. Palabras vacías y ambigüedades de este estilo:

 

Pregunta: ¿Y si Mas se lo pone como condición para apoyarle a usted en caso de que le necesite en Madrid tras las generales de 2012? Concierto o sistema de financiación con efectos similares.

Rajoy: La gente tiene la suficiente inteligencia para saber lo que es razonable y sensato, y lo que debe hacer.

Pregunta: ¿Eso es un sí o un no?

Rajoy: Eso es exactamente lo que he dicho, señor director.

 

Rajoy en estado puro.

Quizá lo único destacable es que a la pregunta de si asegura que mantendrá vigente la ley del matrimonio homosexual en el caso que el tribunal constitucional la valide responde con un contundente “No”, cuando dos años atrás no se quiso comprometer con la respuesta. La sensación es que seguramente no dijo la verdad hace dos años.

 

Yo no creo que Rajoy sea tan irresponsable para hacer lo que se intuye que haría leyendo esta entrevista. Al final, si gobierna, hará exactamente lo mismo que está haciendo este gobierno por los motivos que todos conocemos. Pero de hacer caso a lo que dice Rajoy, es decir, si creyésemos en su palabra y le diésemos credibilidad a entrevistas como estas, a mi me produciría pavor que este señor gobernase España.

Sus respuestas, cuidadosamente ambiguas para no enfadar al votante medio, analizadas con cuidado muestran a un político irresponsable. Frente al lector cuidadoso, dejan en evidencia el cinismo y la demagogia de su autor.

Quien vaya a depositar en este señor sus esperanzas en el futuro de la nación allá él. Yo me niego, señores, a ser transparentemente engañado.