LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Un futuro socio-económico peligroso (I)

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 10-09-2010 en General. Comentarios (7)

 

LA SOCIEDAD DEL RIESGO

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/lasociedaddelriesgo.jpg 

 

¿Hacia donde se dirige el mundo? La crisis del 2008 no parece que vaya a acabar en breve y aunque sabemos que saldremos de ella con cambios importantes no sabemos en qué sentido serán estos.

Adiós al capitalismo de Friedman y Hayek, decía el premio Nobel Paul.A. Samuelson a finales de 2008. Este parecía que iba a ser el camino, el cambio que iba a sufrir nuestra economía. El control de los bancos, el fin de la desregulación excesiva y la vuelta a cierto modo de keynesianismo. Hasta la derecha centrista europea parecía por la labor.

Sin embargo no hubo valor político para llevar a cabo estos cambios (¿Quizá la primera decepción achacable al presidente Obama?), y la crisis pasó por una segunda fase, que los mercados internacionales se encargaron de marcar, que pasa por la reducción del gasto público de forma drástica bajo la espada de Damocles del encarecimiento de la deuda de cada país y la quiebra técnica. Esa es la fase en la que estamos hoy, un giro a la derecha de las posibles consecuencias de la crisis. Si nada cambiase en los próximos años, el fortalecimiento del poder de los mercados y el debilitamiento de los estados será la consecuencia más probable de esta crisis.

 

Querría tratar en estos escritos sobre el futuro qué nos podría esperar si el mundo persiste por esta vía de debilitamiento de los estados. Para ello querría, primeramente, mostrar las ideas de un par de autores sobre la sociedad que nos espera en los próximos años. En base a eso, podremos sacar algunas conclusiones.

En este escrito querría tratar el concepto de “sociedad del riesgo”, acuñado por el sociólogo Alemán Ulrich Beck en el ya lejano 1986, en su libro “La sociedad del riesgo: Hacia una nueva modernidad”.

 

La sociedad del riesgo es, para Beck, la continuación de la “sociedad moderna” que existía en el mundo después de la segunda guerra mundial. Ya en 1986 intuía Beck hacia donde se movía el mundo ante el auge de la derecha neoliberal de Reagan y Thatcher, y los cambios esperaban a la sociedad en las próximas décadas, enfocados fundamentalmente desde el punto de vista sociológico.

Para ver bien las diferencias entre la sociedad moderna y la sociedad del riesgo creo que es conveniente remarcar las características de la primera. La sociedad moderna se basaba en ciertos principios básicos que podríamos resumir en 4 puntos:

 

  1. Economía mixta y estado del bienestar: Existía un equilibrio entre la economía privada y el estado, siendo éste último el contrapeso al libre mercado y garante de unas condiciones mínimas de vida para la población. Podríamos decir que existía un equilibrio de fuerzas capital-estado.
  2. Equilibrio entre capital y trabajo, ya no sólo garantizado por el estado si no por la propia “conciencia de clase” de las clases subordinadas, que actuaban de contrapeso del capital.
  3. Dualidad ideológica: La existencia de dos sistemas (comunista y capitalista) daba a la sociedad la posibilidad de recibir una información dual, con dos puntos de vista y versiones de la realidad.
  4. Pensamiento modernista: La sociedad aceptaba generalmente los puntos de vista modernistas de progreso y mejora de la sociedad.

 

Analicemos ahora cuales son los puntos básicos de la sociedad del riesgo, intentando contraponerlos con los primeros:

 

  1. Economía capitalista y “victoria” del capital: El estado reduce poco a poco su poder y control sobre la economía privada y ésta entra donde el estado tenía antes monopolio. El estado ya no tiene poder de controlar al capital y se rompe el equilibro.
  2. El capital vence al trabajo: La conciencia de clase desaparece, los trabajadores de “cuello blanco” pierden su sentimiento de pertenencia a la clase asalariada, la clase media se alinea mayoritariamente con las demandas del capital. Debido a lo expresado en el punto anterior y a ésta realidad el trabajo se va progresivamente flexibilizando y el capital se fortalece hasta llegar a dominar al trabajo de forma casi total.
  3. Pensamiento único: Se asume que el capitalismo ha triunfado y se acepta como inevitable la mayor parte del pensamiento capitalista económico. Los medios de comunicación son unívocos en este sentido y no se pone en cuestión el capitalismo por parte de ninguna ideología que no sea marginal.
  4. Pensamiento post-modernista: Se deja de creer en el progreso, en la ideología y en la mejora social. Todo entra dentro del relativismo, y ese mismo relativismo acaba fortaleciendo a quienes tienen el poder.

 

Quizá el resumen sea excesivamente breve, pero lo que me importa es la idea. La sociedad del riesgo representa la victoria del capital, la destrucción de la conciencia de clase. Las personas miran por su propio interés y no por el bienestar global. La conciencia de clase se sustituye por el “lobby”. Las luchas sociales para un mundo mejor se convierten en multitud de luchas parciales de grupos que comparten una característica común, como pueden ser el feminismo, la lucha por los derechos de los homosexuales, el ecologismo, el nacionalismo, etc. Hay una evolución desde el pensamiento de ser un “ciudadano” en su concepción global y social de la palabra a ser un individuo perteneciente a un grupo “tribal” con unos intereses determinados.

La pérdida de poder del estado para controlar la economía, la globalización económica, la reducción de derechos sociales garantizados por el estado y la privatización de los mismos. Es, en definitiva, el auge de la individualidad y de la conciencia tribal y la muerte del progreso y de la “sociedad”, aceptando la victoria del capital.

 

Siempre me ha parecido increíble como en 1986 Ulrich pudo entender tan bien como iba a evolucionar la sociedad. La sociedad en la que vivimos es casi un calco de la que Ulrich pronosticó. Los sindicatos han ido perdiendo poder progresivamente, las utopías han quedado en la marginalidad, los estados desmantelan poco a poco los estados del bienestar, el capital cada día tiene más poder y el estado y las fuerzas del trabajo menos.

Si la actual crisis tiene la salida que parece, es decir, reducción del gasto público, privatización, flexibilización del trabajo e incapacidad de respuesta social, creo que los pronósticos de Ulrich se cumplirán totalmente.

Hemos perdido la seguridad, hemos aceptado el riesgo. Lo único que queda para que se cumpla totalmente el paradigma de Ulrich es la pauperización de las clases subordinadas y, entre ellas, de las clases medias. En mi opinión esta realidad ya se está dando de forma relativa, es decir, de estas personas respecto a la media económica y, por lo tanto, a las clases privilegiadas. Con una caída económica general, que se está solucionando cargándole la factura a las clases medias y bajas, está realidad se puede confirmar de forma cuantitativa.

 

En la próxima entrada hablaremos del ensayo de Jacques Attali “Breve historia del futuro”.

 

DESTINO Y LIBRE ALBEDRÍO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 05-09-2010 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/librealbedrio.jpg 

 

He leído una noticia frívola en un periódico sobre que unos científicos franceses han definido la ecuación de la trayectoria de lanzamiento de un gol que le marcó Roberto Carlos a Francia en el año 1997. Como ya sabéis estas cosas sin sentido se hacen para publicar en revistas científicas y así tener más curriculum investigador, no porque tengan ninguna utilidad.

 

Viendo la noticia empecé a divagar sobre las ecuaciones que definen el movimiento o cualquier otra cosa, porque al final todo es matemático. ¿Por qué el movimiento de ese balón fue el que fue? Al final es una cuestión de fuerzas e influencias que se aplican sobre el balón, es una cuestión de variables. Si las variables que existían en aquel lanzamiento (fuerza del golpeo, lugar del golpeo, gravedad, resistencia del aire, etc.) se repitiesen en un nuevo experimento, la trayectoria volvería a ser la misma.

Lo mismo pasa, por ejemplo, si tiramos un dado al aire. Hay varias variables que influyen en el número que finalmente saldrá en el dado, y si las conociésemos todas podríamos predecir siempre el número que va a salir. Afortunadamente para los Casinos, el ser humano no es capaz de hacer esos análisis a simple vista.

 

Pero vamos un poco más allá. Imaginaos un ser vivo muy simple, como una bacteria. ¿Por qué se mueve la bacteria? ¿Por qué hace lo que hace? La bacteria se moverá en una dirección u otra en función de las influencias que reciba. Al ser un ser vivo tiene un mecanismo muy complejo por lo que influyen millares de situaciones en lo que hace la bacteria pero, al final, se puede resumir en variables. Que suceda la reacción bioquímica X en vez de la Y es una variable, que la pared bacteriana detecte una cosa u otra es otra variable. El conjunto de variables hace a la bacteria hacer una cosa u otra. Y lo más importante, si pudiésemos repetir todas esas variables de la misma manera ¿Haría la bacteria lo mismo? Pues lo lógico, al igual que con el dado o la pelota, es que sí.

 

Y ahora vamos a darle la vuelta de tuerca definitiva. ¿Por qué toma un ser humano una decisión? ¿Por qué he decidido yo escribir esta entrada? En mi mente se han juntado multitud de variables, millares, posiblemente millones, cuyo análisis global ha llevado a que me apeteciese escribir este artículo. Las influencias son físicas (estoy cansado, me duele el tendón), químicas, psicológicas (me gusta el tema, quiero “desconectar” escribiendo) y de muchas otras clases. Unas pesan más que otras, pero al final cada una de estas influencias están también generadas por subinfluencias, es decir, para que por ejemplo me “guste el tema”, para haber generado esa preferencia, ha habido miles de influencias emocionales, recuerdos, pensamientos, etc. Que han formado el “gusto”.

En definitiva, cada una de las decisiones del ser humano se basa en un sistema complejísimo de variables de imposible control para una persona. Tan solo pensemos en la complejidad del sistema neuronal del cerebro humano para entender que hay millones de impulsos nerviosos simples que son los que generan cualquier decisión por tonta que sea.

En el caso de un ser humano resulta prácticamente imposible poder repetir las mismas influencias en un momento posterior. Yo mañana no querré escribir sobre esto porque ya lo he escrito y esa variable va a pesar sobre las demás, y además es imposible probabilísticamente que mis pensamientos, emociones e influencias sean las mismas mañana que hoy. Aquí no me vale, pues, volver a repetir el experimento en las mismas condiciones.

Así que me voy a situar en la ciencia ficción e imaginemos que podemos “reiniciar” el mundo a las 12:00 de esta mañana, o directamente viajar al pasado. En ese caso sí nos encontraríamos ante Pedro tomando la decisión de sí escribir este artículo o no bajo exactamente las mismas circunstancias que antes. ¿Qué haría yo entonces? Todos diríamos que, obviamente, tomaría la misma decisión, y que si lo repetimos un millón de veces el millón de veces tomaría la misma decisión, no tiene sentido que tomase otra.

 

Este pensamiento se llama determinismo e implica que en el mundo no hay “azar” y que todo sucede bajo normas predeterminadas y causa-efecto. Si no sabemos que va a pasar mañana es porque no controlamos todas las variables que influyen en lo que va a suceder mañana, pero si lo supiésemos porque fuésemos algo así como un dios, podríamos predecir el pasado.

El determinismo es algo totalmente aceptado en casi todo en nuestra vida, porque conocemos realmente que el mundo esta regido por leyes físicas. Sin embargo no queremos aceptar su aplicación en nosotros mismos y es lógico. Porque si aceptamos el determinismo lo que estamos aceptando es que, realmente, no tenemos libre albedrío y que estamos predeterminados. Lo que vamos a hacer el resto de nuestra vida está ya marcado por la evolución normal de las causas que tendrán un efecto predeterminado, así que no decidimos nada. Creemos que decidimos, creemos en la ficción de nuestras decisiones libres, pero cada cosa que hacemos está predeterminada por los efectos de las causas preexistentes.

 

Afortunadamente no parece todo tan fácil. Si bien el determinismo funciona bien para analizar si la moneda va a caer en cara o en cruz, o podemos extrapolarlo a sistemas muchos más complejos pero siempre físicos y macromoleculares, para el pensamiento humano la cosa se complica.

Al final nuestras decisiones se basan en millones de impulsos eléctricos neuronales, pero esos impulsos eléctricos neuronales son producto de subcausas químicas y físicas dentro de la propia neurona. Y ahí es donde encontramos un poco de luz contra el determinismo en nuestra vida.

La física cuántica, la que estudia la materia a un nivel atómico y subatómico, se basa entre otros principios en el principio de incertidumbre de Heisenberg. El principio de incertidumbre dice que no se puede conocer a la vez la posición y la trayectoria (realmente la cantidad de movimiento) de una partícula, por lo que en este nivel físico no existe determinación total, si no que te tienes que mover en el ámbito probabilístico.

Aquí entran unas funciones matemáticas que no vienen al caso, pero la cuestión es que es ese nivel atómico en el que se basa la materia, por lo que el principio de incertidumbre aplica a toda la materia, aunque sea irrelevante desde nuestro punto de vista humano. Pero a nivel neuronal, a nivel bioquímico de la neurona, ¿Qué influencia tiene el principio de incertidumbre en los impulsos eléctricos que provienen de las neuronas? No lo sabemos, pero es posible que sea lo sufientemente relevante como para no poder ser tan predeterministas con esto.

Esto nos abre la puerta a no ser seres absolutamente predeterminados y a que hay una componente incontrolable en nuestro comportamiento, aunque sea mínima. Recuperamos, en parte, el Azar, aunque me temo que no el libre albedrío científicamente hablando.

 

Y para acabar de rizar el rizo, todo esto del principio de incertidumbre es lo que abre la puerta a la existencia de universos paralelos. Al no haber una predeterminación clara podemos decir que de cada acción, de cada causa podemos obtener multitud de consecuencias diferentes. Como realmente no podemos localizar las trayectorias como una verdad física absoluta, existe una variedad de trayectorias probabilísticas y cada una nos podría conducir a una consecuencia diferente. Según algunas teorías científicas de vanguardia cada una de estas consecuencias distintas aparecerían en distintos universos, creándose universos paralelos o como dicen los científicos un multiuniverso. Ese multiuniverso se estaría ramificando a cada instante, creando más y más universos cada vez que nos encontramos ante varias posibles consecuencias.

 

Vamos, un follón. Destino, libre albedrío, voluntad…Menos mal que nos dedicamos a analizar los goles de los mundiales.

 

EL ESPERPENTO VALENCIANO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-09-2010 en General. Comentarios (6)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsnegro.jpg 

Y no es Obama...

 

Hace unos días estaba tranquilamente sentado viendo las noticias para ver si me enteraba de algo en mi retiro playero cuando de repente apareció en pantalla un personaje cuya imagen y voz se me han hecho repelentes, y no era Belén Esteban. Sí, lo habéis adivinado, era Don Francisco Camps, president de la Generalitat Valenciana hasta que las urnas, Mariano Rajoy o la divina providencia lo remedien (hechos ordenados al azar, no por probabilidad).

En un acto de partido el presunto honorable estaba diciendo una serie de disparates que ya nadie puede tomar en serio, unidos a un mensaje claro que se ha fabricado en el PPCV para justificar su desastrosa gestión y la ruina técnica en la que está la comunidad. El mensaje que se quiere transmitir desde hace ya meses es que la deuda de la generalitat se debe a que el gobierno de España no está dando a la comunidad el dinero que le corresponde, y por tanto la generalitat tiene que endeudarse para que los valencianos no se queden sin servicios sociales. Si no estuviésemos delante de un atajo de subnormalizadores profesionales sin ningún otro interés más allá de su permanencia parasitaria en el poder para dominar esta tierra y mantener su red clientelar, pensaría que se trata de una estrategia para destruir los servicios sociales.

 

El acto en cuestión parece que era algo así como el inicio del curso político, cosa que se hace para salir en la televisión pero que se convertía en especialmente relevante este año. Camps quiere que, cuanto antes, le confirmen como candidato a la generalitat, algo que Génova ha evitado a toda costa pues saben que es más que probable una imputación de Camps en los próximos meses.

Al final el tiempo corre más que los juzgados y con Camps se está haciendo una confirmación progresiva y en frío, manteniendo siempre las distancias entre Génova y Valencia para poder revertir la situación en cuanto la imputación se produzca, si es que se llega a tiempo, o no ver manchada la imagen personal de los líderes nacionales en caso contrario.

Como Rajoy no va a salir con Camps en una foto ni aunque le secuestren, ni Cospedal tampoco, se mandó a Valencia a Esteban González Pons, valenciano y exconseller de multitud de cosas porque en la generalitat los consellers no son profesionales, si no algo parecido a los médicos internos residentes, que van rotando por distintos departamentos dentro de su especialización.

 

Somos muchos, los que como yo, estamos con el presidente Camps” dijo Pons… ¿Qué quiere decir esto exactamente? ¿Qué hay muchos que no están con él? Obsérvese el juego de Génova de repeler el compromiso con Camps. Incluso Pons, a quien puede salpicar el caso Gürtel en cualquier momento viendo como esta red lo infectó todo y que, por lo tanto, debería tener especial interés que la continuación del president a modo de parapeto, tenía la lección bien aprendida.

Pero lo más sorprendente fue la presencia del presidente de la diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, imputado por el caso Brugal debido a unas concesiones del plan zonal de residuos de la comarca de la Vega baja. Ripoll fue el dirigente del PP valenciano más enfrentado a Camps (Ripoll es Zaplanista), e incluso llegó a insinuar que Camps no debía presentarse ante los casos de corrupción que aparecían.

Pero claro, cuando Ripoll fue imputado las cosas cambiaron. El Consell no movió ni un dedo para defender a Ripoll ni sacó a pasear las famosas teorías de la conspiración que usa cuando se habla del caso Gürtel y la televisión del régimen, Canal 9, dedicó más cobertura informativa a la detención de Ripoll que lo que ha dedicado al caso Gürtel en el último año.

Así las cosas parece que Ripoll, que no acudía a estos paripés antes de estar imputado para mostrar así su desprecio por Camps, ha acudido esta vez para sellar una especie de pacto con olor a película de la mafia. Usted no se mete conmigo y me deja repetir en la diputación aunque esté imputado, y yo a partir de ahora le apoyo porque ahora lo de estar imputado ya no me parece tan grave. Ah! Y no estaba Fabra, otro ilustre imputado, por enfermedad, que si no la imagen hubiese sido de escándalo. Y todo esto se hace delante de las narices del pueblo valenciano.

 

La metástasis de corrupción que invade al PPCV no es el único de sus problemas. Hay otro, menos mediático y asqueroso aunque quizá más grave técnicamente, que es el absoluto estado de ruina de nuestra Generalitat y empresas públicas.

Hace unas semanas apareció en la prensa local la noticia de que Iberdrola había decidido cortar el suministro eléctrico a Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana por impago reiterado. Para que una empresa eléctrica corte la luz a un ente público debe haber una deuda enorme y haber acabado con todos los medios amistosos para cobrar la deuda, pues si no es así no lo hacen tanto por imagen como por otras razones. Iberdrola finalmente no cortó no porque le pagasen, si no porque los trabajadores de FGV no les dejaron acceder a los circuitos, algo que por otro lado es ilegal, aunque sí que llegó a cortar suministros accesorios a lo que es la línea de transporte.

Un par de días después apareció otra noticia. Telefónica había cortado la emisión de TVV internacional por impago, no pudiéndose ver la televisión valenciana fuera de la comunidad y zonas limítrofes donde llegan los repetidores. El Consell negó lo del impago, y dijo que el corte estaba ya previsto y que correspondía a un plan de ahorro…. ¿Es creíble la versión del Consell? Ahora os cuento por qué no.

 

Esta semana en Gandia me estuve enterando de algunas de las realidades de canal 9. Parece ser que el problema del ente no se circunscribe con Telefónica, si no que es generalizado con todos los proveedores. Me contaron varios casos de proveedores que no querían trabajar con canal 9 porque no les pagaba, hasta el punto que incluso la empresa que cambia los tóners de tinta de las fotocopiadoras no iba a cambiarlos al no pagárseles lo que se les adeudaba.

Pero hay más. Me comentaron que hace dos semanas se sufrieron dos cortes de luz de alrededor de un cuarto de hora cada uno dos días consecutivos. Los trabajadores especulaban que Iberdrola estaba haciendo cortes temporales a modo de amenaza debido a los impagos, aunque no me parece muy probable. Más bien podría haber sido un corte definitivo de luz y que luego, ilegalmente, la empresa se volviese a conectar a la red. Intentaré enterarme en los próximos días.

 

Este es el estado real de la comunidad Valenciana. Corrupción política y ruina económica. Y a pesar de todo esto, salvo milagro, este partido que nos ha convertido en una caricatura indigna de nosotros mismos va a volver a sacar mayoría absoluta.

Camps dijo el otro día: “Yo soy de aquí. No hay quien me mueva, quien mueva a la gente que tiene las raíces en esta tierra” Pues sí, no hay quien lo mueva, ni Rajoy, ni Cospedal, ni sus compañeros de partido, ni la oposición ni parece que los juzgados ni las urnas. A él no le mueven por el único valor que según él tiene “porque tiene las raíces en esta tierra”.

Cuentan a Franklin Delano Roosvelt defendía al dictador nicaragüense Somoza diciendo “Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. El valor de Somoza era ser “de los nuestros”, y sus pecados carecían de importancia. Parece que lo mismo pasa con Camps.

 

Yo, señores, estoy cansado de escribir siempre lo mismo sobre mi tierra, estoy cansado de vivir este esperpento nacional. Que alguien, por favor, nos traiga una alternativa a esto, antes de que la Berlusconizacion y el páramo lo invadan todo.