LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

IDEAS PROBABLEMENTE ABSURDAS (I)

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 05-12-2009 en General. Comentarios (3)

 

LA INICIATIVA MIXTA

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ideascerradura.jpg 

 

Voy a encuadrar en los post con cabecera de “ideas probablemente absurdas” ciertas ideas sobre alternativas económicas sobre las que he reflexionado de forma importante. No son ideas que puedan tener una aplicación directa, puesto que soy desconocedor de muchas de las materias necesarias para la creación de nuevas alternativa económicas o ideas sociales (como prácticamente cualquier persona a nivel individual).

Una vez le dije a un cliente “Tú plantéame cualquier cosa que se te pase por la cabeza sin miedo. El 90% de las veces serán ideas absurdas, pero un 10% conseguiremos una buena idea que compensará de sobras todo el tiempo que hemos perdido”. Víctima de mi mala memoria, no acabo de recordar bien a qué me refería con esta frase, pero creo que podemos extrapolarla a la política y a la economía.

Creo que este mundo, este país y esta sociedad necesitan de ideas nuevas que aplicar. La idiosincrasia de cada pueblo y de cada época es distinta, y eso lleva a que muchas veces no puedas importar ideas del pasado o del país vecino, por lo que creo que se necesita un mínimo de innovación, aunque también un máximo de análisis de otras realidades para “copiar” lo bueno.

El 90% de lo que plantee en estos post seguramente será inaplicable, tendrá problemas gravísimos en los que no he pensado o directamente será un disparate. Pero si una de cada 10 ideas que plantee puede salir una con sentido y con posibilidades de aplicación, me doy por satisfecho.

 

Una de las cosas que hace mucho tiempo me ha pasado por la cabeza es la realidad de la iniciativa privada española, fundamentalmente de negocios y PYMES. Yo, como persona de izquierdas, creo que el estado debe cumplir un papel regulador y de cohesión social, creando un sistema de seguridad que ampare a todo el mundo, que evite la pobreza y que consiga aquello que decía Alfonso Guerra de “que nadie sea tan pobre para tener que humillarse delante de otro”.

Pero también creo que las trabas para la creación de pequeñas empresas y proyectos son excesivas, no sólo por parte del estado, si no por parte de la realidad en la que vivimos, esto es, debido a la dificultad para obtener capital por parte de aquellas personas que no lo tienen de familia o herencia (un problema fundamental para los jóvenes).

Se habla mucho de fondos ICO, y demás ayudas, pero como bien saben la mayoría de personas que las han consultado es imposible conseguir un fondo ICO sin un aval que asegure las cantidades prestadas. También podríamos hablar de los bancos y cajas que prometen dinero para emprendedores sin aval, como mi caja de ahorros. Lo más seguro es que, a no ser que hayas inventado la fusión fría, te echen a patadas del banco cuando pidas x miles de euros sin aval alguno.

 

El otro día escuchaba en la radio a un señor que quería montar una empresa pero que no podía obtener fondos. Decía que para él, que no tenía ahorros y tenía que vivir de sus ingresos, era impensable poder pasar por ese inevitable periodo de nacimiento y crecimiento de una empresa que lleva asociada las pérdidas económicas. Según sus números, ni siquiera veía factible estar pagando la seguridad social, puesto que no le llegaría el dinero para vivir.

Obviamente, una persona que tiene una actividad económica debe cotizar a la S.S, así como pagar ciertos impuestos. Pero este señor planteaba una cosa: “A mi me da igual pagar más impuestos de los normales cuando el negocio funcione, pero me es imposible pagarlos al principio de la actividad”.

Este comentario me hizo rememorar una idea antigua. Ya he expuesto en este blog que, intelectualmente, soy partidario de una disminución de las aportaciones de la S.S de las empresas siempre que se aumente el impuesto de sociedades. Creo que esto ayudaría a las empresas más necesitadas y no disminuiría los ingresos del estado de no ser por una realidad intrínseca de este país: El enorme fraude fiscal. Porque ese es el principal problema que podría tener esa iniciativa, que las enormes cantidades de fraude (y podríamos volver a hablar de las deducciones) podrían hacer inviable esto.

Pero la idea no era esta. La idea que llevo barajando hace tiempo es algún tipo de iniciativa conjunta emprendedor-estado que permita dos cosas: Eximir de gastos importantes al principio de la actividad, y como contraprestación que este tipo de empresas paguen unos impuestos mayores que las demás. Lo he llamado iniciativa mixta. Ya sé que no soy lo más original del mundo con los nombres.

 

¿Qué quiero decir con esto de iniciativa mixta? Bien, el asunto es crear algún tipo de sociedad especial con el capital compartido emprendedor-estado. El estado debería hacerse cargo de los inicios de la actividad (siempre que la vea coherente y con posibilidades de éxito), y debería de tener algún tipo de fiscalidad especial que permita que, si la empresa no tiene beneficios, la cantidad de cargas fiscales sean mínimas. Eso sí, como contraprestación estas empresas deberían ser públicamente auditadas y deberían tener una fiscalidad más alta sobre los beneficios.

Sería importante que fuese el emprendedor quien tuviese el control del negocio, quien decidiese el día a día y la estrategia económica, que fuese totalmente autónomo excepto para ciertas operaciones (venta de activos, ampliación importante de la actividad, contrataciones, etc.)

Bien, obviamente se presentan ciertos problemas:

 

-          Sería alguna persona de la administración la encargada de valorar la viabilidad o no de un proyecto. Esto lleva un problema obvio de las administraciones públicas: El trato de favor y la corrupción, y los larguísimos tiempos de resolución.

-          Importante que la presencia del estado sea lo suficientemente “discreta”. No podría convertirse en ningún caso en aquello que pasa en las empresas Chinas en que un funcionario del Partido comunista manda más que el director general, y hace y deshace según su antojo. Es importante que el emprendedor tenga la iniciativa y el control diario.

-          Obviamente se deberían encontrar los mecanismos adecuados para que los emprendedores no se aprovechasen de esta realidad jurídica. Por ejemplo, se podrían dedicar a contratar familiares, dotarles de altos sueldos o alguna cosa por el estilo debido a su responsabilidad “relativa” de la empresa. Ahí sí se necesitarían bases claras.

-          Probablemente esto debería estar orientado a ciertos sectores económicos que se quiera potenciar.

-          Esta legislación podría estar en contradicción con las normativas europeas de no intervención del estado en la economía de forma directa.

 

No entro en factores de viabilidad económica, puesto que ni tengo la capacidad para extrapolar hasta ese punto, y además considero que dependerá de qué sectores de potencien y cuanta voluntad política haya por desarrollarlos.

Seguramente se hayan desarrollado ideas de este tipo en varios países, incluso creo recordar alguna cosa que se podía parecer en alguna comunidad autónoma. Desconozco los éxitos o fracasos de estas iniciativas, así que no puedo aportar nada más.

 

La idea puede recordar a ciertas iniciativas desarrollistas del pasado, o a cierta “orientación económica” por parte del estado. Bien, es posible, pero la cuestión sería orientar estas líneas básicas de manera adecuada y consonantes con los tiempos actuales.

Seguiré proponiendo cosas “probablemente absurdas” en el futuro.

 

EL PRECIO DE LA VIVIENDA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 03-12-2009 en General. Comentarios (13)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/viviendabilletes.jpg 

 

“Los precios de la vivienda siempre van a subir”. Creo que esta va a ser la frase que va a representar a una generación, a un ciclo económico, y a un severo correctivo histórico para este país.

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Decenas, quizá centenares de veces. Quien la decía estaba convencido de su realidad indiscutible, aunque se pudiese rebatir con los argumentos de la primera clase de economía de un curso de instituto.

“Si eso fuese así, todo el mundo compraría, revendería, y viviría de esta compra-venta sin tener que trabajar” Esta reducción al absurdo era vista por cualquiera como una tontería. Decir esto era como negar en el siglo XIV que la tierra era plana y te convertía en algún tipo de provocador antisistema. ¡Cuántas anécdotas podría contar!

 

Dicen los profesionales que durante las distintas burbujas inmobiliarias que se han producido en distintos países esta negación social del hecho de que el activo en cuestión (la vivienda) pudiese bajar era el pensamiento de la práctica totalidad de la población.

Pero quizá en el pensamiento Español había algo más. Había algo de inseguridad, de complejo de país pobre, eso que decían las madres “Tú compra, hijo, que el alquiler es tirar el dinero y así tienes algo tuyo”. Además, por si faltaba algo, existía cierta percepción de “fracaso” si no tenías una vivienda, si vivías de alquiler.

Todos estos factores junto con la ambición de muchas personas individuales de multiplicar su patrimonio en base a fáciles operaciones de compra-venta, la política de los ayuntamientos de recaudar como fuera, la política bancaria, etc. Llevó a este país a la situación que todos conocemos.

 

En el momento actual, casi en 2010, detecto que la población parece no haber aprendido la principal lección de este desastre: En economía nada es como te cuentan ni como opina la mayoría y, por supuesto, no existen las operaciones de “riesgo bajo”.

Hoy, los mismos que negaban la burbuja son los primeros que dicen saber que sucedería, ante la estupefacción de los que les escuchamos entonces y ahora.

Y ahora, se está generando una nueva filosofía, una nueva idea de previsión de lo que va a pasar. Ahora, lo que se oye es esto: “La vivienda bajará un poco más, y luego volverá a repuntar y a subir mucho” A veces, en función del interés que tenga la persona que dice esto de vender una casa, el “un poco más” desaparece y resulta que la vivienda va a volver a subir de nuevo desde las 8 de esa tarde hasta volver al precio anterior, lo que convierte el momento actual en un momento perfecto para comprar.

La verdad, es bastante irrisorio. Todos hablamos de burbuja, de precios demasiado altos e insostenibles, y ahora resulta que el precio va a volver a ser el mismo de antes resultando que esta vez ya no va a ser ni burbuja ni insostenible.

Sé que a todos nos gusta hablar mucho de lo que no conocemos en entornos sociales, pero sería interesante que la gente tuviese cuidado de no contradecirse él mismo en el mismo minuto.

 

Se parece mucho a la teoría de la V, que dice que la economía, una vez toque fondo, va a volver a repuntar fuertemente. No sé si la economía va a actuar así (me temo que no), pero que el precio de la vivienda, en España, después de tantos excesos y desmanes actuase así, me parece poco menos que imposible.

En otros muchos países ya ha habido burbuja inmobiliaria. En Japón, por ejemplo, la caída del precio de la vivienda fue brutal, y no ha vuelto a alcanzar los precios de antaño. También en los EEUU ha habido burbuja inmobiliaria, y en otros países.

 

Yo no soy adivino, pero apuesto a que la vivienda no vuelve a el precio pasado (al mismo nivel de poder adquisitivo) por lo menos en una o dos generaciones. De hecho creo que la bajada del precio de la vivienda va a ser algo más lento de lo que la “calle” cree, y por lo tanto más perdurable en el tiempo.

Los amigos del enriquecimiento fácil se tendrán que buscar otro pasatiempo. Pero cuidado, sepamos sacar algo de este enorme desastre. Las burbujas económicas contienen un peligro mortal. Muchos se enriquecen con ellas, pero la mayoría acaban perdiendo con ellas. La sobredemanda, el “siempre subirá”, el pensar que te puedes hacer rico con lo que oigas en el bar de la esquina y sin entender la más básica regla de economía es un billete de lotería para el desastre.

 

Que la siguiente generación caiga en los mismos errores puede suceder, aunque es un reto para nuestra generación saber inculcar el conocimiento de la experiencia a la siguiente generación. Pero que esta misma generación vuelva a caer en lo mismo y vuelva a generar fantasías burbujitas sería para inhabilitarnos a todos. Y, si me guío por lo que oigo, no es descabellado pensar que en cuanto los truenos de la tormenta arrecien, salgamos como ovejas hacia el matadero una vez más.

A VUELTAS CON EL PUÑETERO EDITORIAL

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 01-12-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/golpeprensa.jpg 

La prensa también es un arma de ataque

 

Parece que el editorial común de la prensa catalana va a seguir dando mucho que hablar. Sin embargo, a veces pienso que las opiniones de las personas no evolucionan, y se sitúan de forma incondicional de uno u otro lado independientemente de la situación.

 

Básicamente estamos discutiendo sobre dos posiciones marcadas:

A/ El estatut de Cataluña debe cumplir escrupulosamente con la constitución como ley del estado que es. Si se tiene que recortar, que se recorte.

B/ El estatut es el reflejo de una amplia reivindicación de la sociedad catalana, y por lo tanto el tribunal constitucional debe ser consciente de esta realidad. Rechazar el texto es poner dificultades a la integración de Cataluña en España y crear desafección.

 

En este entorno, la posición A rechaza el editorial por considerarlo una presión inaceptable al TC. En cambio, la B la entiende como la expresión de la voluntad de un pueblo, y lo defiende. También, de forma mayoritaria, la posición A suele ser defendida por la derecha y la B por la izquierda.

Yo, que soy bicho raro, estoy de acuerdo parcialmente con las dos, pero si me tengo que situar en una (y no tendría por qué) me situaría más cercano a la posición A que a la B. Para explicar mi posición, voy a intentar destruir los argumentos de B.

 

Primero de todo, para ser franco, tengo que decir cual es la base ideológica de la que parto. Como ya sabéis, creo que los dos grandes males de la humanidad son la religión en el poder y los nacionalismos. Por lo tanto no simpatizo nada con el nacionalismo catalán, como tampoco con el patrioterismo españolista.

Esto puede crear cierta confusión en este caso, porque en el fondo estamos hablando de un debate entre el nacionalismo de un lado y el antinacionalismo nacionalista del otro, la demagogia de ERC contra la demagogia del PP, el cazurrismo patológico del payés nacionalista de Lleida contra el cazurrismo del españolista burgalés, etc.

Pero dentro de esta situación considero menos peligroso el nacionalismo que está establecido que el que está por establecerse. Las grandes naciones, en la época actual, están más protegidas de este virus nacionalista, que se ha convertido sencillamente en una manera de atontamiento social y en un mecanismo de captar votos. En las zonas que no son Estado, en nacionalismo puede degenerar peligrosamente, aunque francamente no creo que sea el caso de Cataluña, donde el nacionalismo es de otra “cuerda”.

 

Porque en Cataluña el nacionalismo es Pujolismo. Quieran o no quieran los incautos de ERC o los socialistas, el Pujolismo lo ha invadido todo, lo ha infectado todo, a ellos los primeros. Porque Pujolismo es eso que decía Fernando Savater el otro día “El nacionalismo lo que pretende es la gestión de la amenaza permanente para conseguir poder y prebendas”. Eso es exactamente lo que pasa en Cataluña con el Pujolismo. Lo que se pretende son más competencias, más poder y ser los representantes del discurso nacional; tener a Cataluña ensimismada ante estos grandes hombres que engrandecen Cataluña. Esas ideas han penetrado en todos los partidos, incluso parcialmente en el PP catalán.

Artur Mas decía el otro día que si en Cataluña se preguntase en referéndum si se quería seguir unida a España, el resultado sería inequívocamente que sí. Eso es cierto. Pero lo que no dijo Mas es que el primero que votaría en contra de esa posible eventualidad es él y su partido, cuya existencia y éxito esta indisolublemente unido a la existencia de una inserción de Cataluña en un estado mayor, y a la existencia de unas relaciones y un marco jurídico flexible del que poder conseguir cosas.

 

Y justamente por eso es por lo que debemos dejar de tener miedo a la desafección. Hoy escuchaba a Santiago Carrillo decir que había que buscar fórmulas para que Cataluña este cómoda en el estado, ¿Pero no se encontró la fórmula ya a finales de los 70?

No estoy diciendo que se sea inmovilista respecto a las leyes fundamentales que rigen a una nación, pero lo que se está haciendo en este caso no es una versión 2.0 con mejoras y nuevas realidades. Lo que se está haciendo es una cesión de competencias en mayor porcentaje, porque de hecho no hay ni una sola cosa de las reformadas que haya recuperado alguna competencia para el estado.

No es que la cesión de competencias sea excesiva, no lo es, el problema es que este estatut se pretenderá ampliar en 15 o 20 años, y luego en 40, generando un estado dinámico de mercadeo en el que el Pujolismo se siente tan a gusto.

En cuanto a la desafección, en fin, menos lobos. Los únicos verdaderamente desafectos, ERC, no son más que cuatro soñadores que deberían mandar regalos a la calle Génova diariamente por haberles hecho crecer de la manera que han crecido. En cuanto el populismo y la demagogia de la derecha de esta país se relaje (si es que se relaja), los de ERC volverán a sus mítines temáticos marginales y a sus meriendas con calçots.

 

En cuanto al editorial, que es de lo que quería hablar, me parece un verdadero disparate. La prensa catalana tiene todo el derecho a hacer editoriales comunes, como si quieren publicar el mismo periódico con cabeceras distintas. Eso no se discute. Tampoco discuto que algunos de los argumentos que esgrimen puedan ser coherentes, que creo que lo son, y que el texto es relativamente moderado.

Pero la modernidad de un país, y su avanzada democracia y sociedad civil suele tener reflejo en la existencia de una prensa libre, crítica y diversa. En Inglaterra, en Francia, en EE.UU o en Alemania no veremos un editorial común en sus principales periódicos, a no ser que pasase algo gravísimo, como una guerra. En caso contrario, hacer eso iría contra la propia imagen del país y de su libertad y pluralidad ideológica.

En Cataluña se ha decidido convertir, por un día, una cuestión ideológica y política (en un sentido de debate político) en una cuestión nacional, una cuestión de estado. Eso es algo profundamente provinciano que habla bastante mal de la capacidad de un pueblo para gestionar una sociedad civil y una opinión pública a la altura de una democracia moderna.

Lo siento, lo hecho es una muestra de provincianismo y de paletismo, eso es lo que pienso. Algo así sería el máximo deseo de mi querido PP valenciano y sus caciques alcanforados. A no ser que lo que se pretenda es dar la sensación de que Cataluña está “en guerra” o en medio de un trance crítico para su historia. Sea cual fuere la intención no dice nada bueno de quien ha tenido la idea.

 

Como he defendido muchas veces es necesario que la izquierda rompa su cordón umbilical con el nacionalismo periférico. En nacionalismo sólo simpatiza con la izquierda porque la utiliza, y se venderá a la derecha cuando le de lo mismo, como ya hicieron con el gobierno Aznar.

Por mucho que el PP sea demagogo, por mucho que sea el responsable primero de todo este follón con sus incontenibles ganas de sacar partido de los sentimientos más primarios de la población, no podemos alinearnos con los nacionalistas porque están en contra del PP, que nos cae muy mal.

Eso es un error, es un terrible error. La política de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” ha traído enormes desgracias en la historia. Quien hace este argumento, acaba creando monstruos que se lo llevan por delante.