LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

EL CAMINO DE UPyD Y EL ROSACENTRISMO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 16-12-2009 en General. Comentarios (6)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Rosadiez.jpg 

He visto esta foto y no me he podido contener...

 

Mira que me cae bien este partido. Y cuando digo partido me refiero a sus principios fundacionales, a muchos de sus fundadores, a su programa. Quiero y deseo que UPyD mejore sus resultados de forma importante en las próximas elecciones, como la deseo para IU y otras fuerzas nacionales menores. Para mi es importante romper este bipartidismo.

Sin embargo observo a UPyD y no me acaba de gustar lo que veo. Por alguna razón, el partido que quiere ser regeneracionista está recurriendo constantemente a aquello que justamente debemos regenerar.

 

Hace unos días UPyD propuso que en España se implantase la cadena perpetua revisable. Esto es algo que existe en países como Francia, Alemania y creo que el Reino Unido, y en principio los criminales a los que se les condena a esta pena no salen de la cárcel hasta que un comité considera que están rehabilitados socialmente.

La idea, en parte, me parece bien, pero la propuesta de UPyD no estaba ni en su programa ni en sus principios fundacionales, y responde exclusivamente a una percepción social de que esto va a caer bien en la opinión pública ante los diversos casos de criminales que vuelven a reincidir una vez cumplen sus penas.

 

También hace unos días Rosa Díez, cabeza única visible de UPyD, se reunía con Aminetu Haidar mostrándole su apoyo y ofreciéndose a llevar una carta a sus hijos en El Aaiún, cosa que finalmente hizo.

Creo que el compromiso con la causa Saharaui de UPyD no tiene dudas, como no lo tiene en de ningún partido Español. Sin embargo, los partidos que han gobernado no pueden lanzarse a una demagogia agresiva contra Marruecos porque, tarde o temprano, se tendrán que encontrar con los embajadores y primeros ministros marroquíes, que pueden comenzar la presión sobre Ceuta y Melilla, disminuirla sobre la inmigración o cualquier otra cosa peligrosa para los intereses de España.

UPyD, al igual que IU u otros partidos más pequeños, se puede permitir esta libertad y situarse en una posición más, digamos, utópica. Pero aprovecharse de esta situación, ¿No es populismo? Y sí lo es (que lo es) ¿No son esos los métodos que queremos regenerar de la política Española?

 

En los últimos meses UPyD ha votado frecuentemente contra el gobierno en los debates parlamentarios. Verdaderamente curioso me resulto cuando votó junto al PP a favor de limitar por ley el sistema de escuchas SITEL. Otros grupos también querían limitarlo, pero entendían que votar eso ahora era darle alas al PP para que urdiese una estrategia de ocultación de la corrupción, y por eso se abstuvieron. UPyD, el partido regeneracionista, parece que le parecía más importante el asunto de SITEL que la validación de la corrupción política, algo inconcebible si no fuese porque lo que realmente le importaba a Rosa Díez era votar contra el gobierno.

Una cosa que me da mucha rabia de la oposición política que se hace en España es que se vota en contra del gobierno incluso cuando se está a favor con el objetivo de desgastar y hacer daño. Desde que empezó Fraga con el referéndum de la OTAN todos lo han seguido. Lamentablemente UPyD está haciendo exactamente lo mismo.

 

En el pasado congreso de UPyD Rosa Díez validó su liderazgo con un importante número de compañeros suyos que votaron en contra o se abstuvieron. Muchos de los críticos se han marchado de UPyD porque dicen que Díez es “autoritaria”, aunque reconocen en otros foros que el problema está también en que UPyD se ha situado claramente en un terreno “izquierda”, en vez de pastelear en medio de aquello que se llamó transversalidad y que no sé por qué me recuerda un poco a aquello de decía José Antonio Primo de Rivera de la teoría de las dos orillas.

Si realmente Díez le ha dado un barniz más concreto a su partido me parece un acierto, porque lo que estaba haciendo hasta ahora sólo le hubiese servido mientras los dos partidos mayoritarios estén desgastados, y volvería a la marginalidad en cuanto se recuperasen. Ahora podrá generar un proyecto de verdad, una idea concreta de país. Se habla de laicismo y de federalismo, ideas que me parecen adecuadas.

 

No obstante sigo pensando que Rosa Díez es el máximo problema de este partido. Díez es una gran política, quiero decir una profesional de la política. Es una mujer valiente, que ha sufrido la amenaza de ETA, que ha actuado con valor. Eso nadie se lo puede negar y ella misma es el principal valuarte del nuevo partido.

Pero su inquina contra Zapatero es clara, y eso no es bueno. UPyD debe mostrarse ante la sociedad como un partido serio, europeo, lejos de los hooliganismos de los partidos patrios. En mi opinión debería recuperar aquel principio que tenía la política de Adolfo Suárez de anteponer el interés de la nación al del partido, y aunque eso destruyó a Suárez y al CDS creo que es lo que, en este momento político, necesitaría el país.

Pero Rosa no está haciendo eso. Está actuando como si fuese la máxima dirigente del PP, o la máxima dirigente del PSOE si gobernase el PP. Oposición contundente, destructiva y demagógica. Además, creo que debería a intentar que se conozcan otras caras de UPyD, algo fundamental para un partido que quiera ser eso, un partido, no un caudillismo individual.

 

Rosa debe frenar. Debe plantear un proyecto más amplio que no se base en ella. Debe dar otro tono al partido y debe demostrarnos por qué son diferentes a los demás. Debe exponer un plan claro de reformas contra la crisis económica y de acción de gobierno.

Sin eso puede convertir en breve su éxito en fracaso, y los que la alaban serán los primeros en criminalizarla políticamente.

IDEAS PROBABLEMENTE ABSURDAS (II)

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 14-12-2009 en General. Comentarios (19)

 

RENTA BÁSICA Y TRABAJO SOCIAL

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ruedaolivo.jpg 

 

Se ha hablado mucho (antes de que la crisis llegase con fuerza a nuestro país) de algo llamado renta básica ciudadana. La idea es que cada ciudadano, por el mero hecho de serlo, tenga derecho a unos ingresos mínimos siempre que no pueda conseguirlos por si mismo.

Se hablaba de cantidades bastante modestas, así que era más bien un “símbolo” de que nadie se quedaría desamparado en situaciones extremas, que una realidad. Sin embargo, desde que la crisis está provocando una sangría de parados esta idea ha quedado en el cajón, pues no es lo mismo plantearlo para una parte muy pequeña de la población que, ahora, con unas previsiones de paro crecientes, para un porcentaje importante de personas. Podría suponer un gasto excesivo para el estado.

 

Por otro lado es bastante frecuente encontrar personas que critican duramente las prestaciones de desempleo que cobran otros. Ya he hablado en algún post sobre esto, y como suelen ser personas con sueldos importantes y una seguridad económica detrás los que critican estas prestaciones. Pero sí es cierto que todos conocemos personas que cobran el desempleo cuando, a la vez, están trabajando en negro en otras cosas y, además, no tienen ninguna necesidad económica.

De todos modos las prestaciones contributivas (el paro) creo que es un derecho poco discutible siempre y cuando se haga dentro de la legalidad y las circunstancias que indica la ley. Esa prestación es algo conseguido por las contribuciones personales a la S.S y es porcentual a éstas. No es sensato pretender eliminarlas. Otra cosa sería las ayudas fuera de estas prestaciones, como puede ser la ayuda de 400 euros, y aquí es donde quiero entrar.

 

Mi propuesta es recuperar la renta básica ciudadana, pero de una manera que evite los fraudes. Este país tiene una economía sumergida muy potente, y si estos derechos se conceden habrá muchísima gente que cobrará esta ayuda y, a la vez, seguirá trabajando en sus trabajos en negro. Como ya he dicho alguna vez, el enorme fraude que existe en este país es, quizá, el principal escollo técnico para construir un potente estado social.

Como la teoría de estas ayudas es que las reciban sólo las personas que las necesiten, creo que la medida tal y como se planteaba quedaría pervertida. Además, también hay otra situación que observo en la sociedad y que a veces me preocupa. Las personas, cuando se habla de derechos sociales los exigen, pero los exigen sin querer entender que cada derecho tiene otra parte, tiene una contraprestación que el ciudadano debe pagar, lleva asociado un “deber”. La gente en este país quiere tener derechos sociales y no pagar impuestos, quiere tener derechos como ciudadano y no deberes como ciudadano, y eso no puede ser.

 

¿Cuál es mi propuesta? Mi propuesta es una renta ciudadana básica, pero que esté condicionada a que el ciudadano preste un servicio “social” a la comunidad. Una vez se hayan acabado las prestaciones contributivas, el ciudadanos podría reclamar una renta básica a cambio de realizar un trabajo para la comunidad. Este trabajo podría ser desde soporte educativo en un colegio hasta colaboración en una biblioteca, en función de las habilidades, formación y conocimiento de cada uno.

El objetivo fundamental de esto es evitar el fraude.

 

Este servicio social debería tener en cuenta ciertos puntos:

 

-          Lo ideal es que se tratase de un trabajo de unas pocas horas diarias. No es ni lógico ni sensato establecer jornadas de 7 u 8 horas, por la sencilla razón que la persona en cuestión no podría buscar trabajo.

-          La cuantía de esta renta debería ser, obviamente, menor al salario mínimo interprofesional, y tener una cuantía que no desincentivase la búsqueda de empleo.

-          Adaptar, en la medida de lo posible, el trabajo social al perfil de cada persona. No se trata de hacer sudar sangre a nadie por 400 euros, si no de evitar el fraude.

-          Este trabajo social podría ser cambiado por cursos o formación, más útil para el demandante de empleo.

-          La duración de estas ayudas debería ser indefinida.

-          Los servicios sociales prestados deberían estar muy bien estudiados, para que supusiesen una competencia directa a la economía privada. En los casos de servicios básicos como educación, sanidad o administración pública, obviamente este escrúpulo no debería tenerse en cuenta.

 

Si yo me quedase en paro y agotase mi prestación contributiva, creo que no me importaría en absoluto estar 20 horas a la semana en un colegio dando clases de refuerzo, en un centro de investigación como ayudante o en un museo haciendo alguna función. Es más, agradecería saber que siempre tengo una posibilidad de no quedarme absolutamente desamparado.

Una persona a la que no le haga falta este dinero o que esté realizando un trabajo en negro no se acogería a esta renta ciudadana. Quien lo haga, es porque realmente le hace falta.

 

Es importante entender que esto no sería una red de empleo público estatal ni nada parecido. Sería una última opción para gente que hubiese agotado sus prestaciones y una manera de no dejar desamparado a nadie.

Aquí os dejo una idea “probablemente absurda” más para la colección.

 

¿ALBERTO FABRA HONORABLE?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 11-12-2009 en General. Comentarios (20)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Albertofraba.jpg 

Açò es una casa de putes sense amo...

 

Ante la obvia defenestración pública de Camps, desde hace por lo menos un par de meses hay dos grupos que ya saben que Camps no va a continuar en el puesto de honorable president de la Generalitat, los vivos y los muertos.

Como los teóricos delfines de Camps, Costa y Rambla, también han sido salpicados por la trama Gürtel, da la sensación de que el PP valenciano ha quedado descabezado, sin una cara a la que confiarle el futuro. Es una pena lo de Costa y Rambla, que seguramente esperaban tomar el relevo ante una promoción del honorable (como la tuvo Zaplana), y que ahora se tendrán que conformar en pasar el resto de su vida política en cargos de poca relevancia, por lo menos mientras las sospechas sigan cubriéndoles.

 

Yo siempre he pensado que será Rita Barberá quien sustituirá a Camps como president de la Generalitat. Barberá está “limpia” (se sabe que se le ha regalado algún bolso, pero los propios cabecillas de la trama dijeron que no les daba nada), es popular y tiene un perfil político apto para el cargo, a pesar de sus evidentes lagunas intelectuales.

Los otros posibles sustitutos serían Alfonso Rus y Carlos Fabra, presidentes de las diputaciones de Valencia y Castellón respectivamente. Rus es un garrulo impresentable que no puede ocupar un cargo político de este nivel, y Fabra es un cacique que tiene más asuntos en los tribunales que el propio Berlusconi. Así que, en principio, estos candidatos deberían ser descartados por inaceptables para la opinión pública.

 

Sin embargo en los últimos días el diario Levante EMV (El mercantil valenciano, nombre republicano del periódico que se recupero a modo de apellido con la vuelta de la democracia) está apostando fuertemente por un nombre para sustituir a Camps, y este es el de Alberto Fabra, alcalde de Castellón e hijo del presidente de la diputación.

Lo primero que pensé cuando vi este nombre es que no era posible que Alberto Fabra fuese president. Sería algo así como si Alejandro Agag o Ana Botella fuesen el candidato del PP a las elecciones generales en 2012.

Pero después de pensarlo detenidamente creo que no es nada descabellado. En la derecha hispana se da mucho eso de que los hijos de cargos políticos importantes se metan en política. Quizá no es algo excesivamente perceptible porque en este país se vivió un cambio institucional hace unos 35 años, y los padres de muchos de los dirigentes de la derecha han sido personalidades importantes en el Franquismo, por lo que están ocultos, pero sí es un hecho habitual. Podemos pensar en el propio Aznar, en Pío Cabanillas, en Gallardón o en muchos otros.

 

Ya que hablamos de padres e hijos querría hacer un comentario sobre los Fabra. Los Fabra son los típicos caciques de la provincia de Castellón cuyos cargos prácticamente se heredan de padres a hijos.

Desde el siglo XIX los Fabra han ocupado cargos importantes de la administración política de la provincia de Castellón, bien como gobernadores civiles, como alcaldes o cargos similares. Los hijos Fabra, una vez llegaban a la edad necesaria para entrar en política, entraban en esa espiral y “heredaban” los cargos de los padres.

Excepto durante la segunda república y los primeros años de la actual democracia (no sé en el sexenio democrático) los Fabra han dominado la provincia de Castellón casi ininterrumpidamente.

Hoy, el hijo del amo del cortijo castellonense, Alberto Fabra, esta haciendo sus pinitos en el ayuntamiento de Castellón a modo de “prácticas” para poder ser un buen cacique. Así, además, entre padre e hijo no tienen un metro cuadrado fuera de control, como mandan los cánones provinciales.

Quizá pensaréis que exagero, pero no es así. Creo que ya lo he contado alguna vez, pero yo soy amigo del hijo de un importante alcalde y miembro del PP de la provincia de Castellón, que también tiene cargos en las NN.GG del PP. Bien, una vez que hablamos de Fabra mi amigo me fue franco: “Mira, Fabra será lo que será, pero en Castellón, si estás con Fabra, las cosas te van bien; pero si no estás con él, seguramente ya no te irán tan bien. Por lo tanto, yo me dedico a aplaudirle mientras mande”

Esta es la realidad de la política castellonense mal que nos pese.

 

De primeras, que un Fabra pueda ser honorable president me produce el máximo de los rechazos. Prefiero a Rita Barberá. Sé que es injusto sentenciar así a una persona que no conozco, pero de las hondas raíces del caciquismo no creo que pueda salir nada bueno. Sólo por “limpieza”, creo que la extensión la mancha caciquil Fabrista al resto de provincias Valencianas es algo que hay que evitar. Y aunque Alberto Fabra no tenga la culpa de las continuas presuntas irregularidades y delitos de su padre, no deja de ser el heredero de su padre, que ha sido quien le ha puesto en política y le ha apadrinado. De ahí, no puede salir nada bueno.

 

Como veréis estoy hablando todo el rato de heredar el poder, y de quien pondrá el PP de honorable president. La forma como lo digo podría dar a entender que en la comunidad valenciana no hay elecciones y que es algún tipo de dictadura, pero no lo es.

El la comunidad Valenciana hay elecciones, pero es un poco como la Rusia de Putin, que sabes de antemano quien va a ganar. Y no por fraude, si no por la propia esencia de la política aquí. La oposición es invisible, lo que aumenta la sensación de inutilidad de la misma. Los partidos minoritarios de dedican a matarse entre ellos a ver si se destruyen los unos a los otros. Y el PP se ha fusionado con las esencias más cutres y profundas de nuestra tierra, que le ha convertido en la representación místico-política de la región, o nación o lo que sea esto.

 

Y ahora Albertito Fabra. Qué dios nos pille confesados.

 

ANÁLISIS DEL PLAN E

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 09-12-2009 en General. Comentarios (4)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/plae.jpg 

 

Hace mucho tiempo a un antiguo Zar de Rusia se le descosió un botón de una chaqueta. El Rey, persona soberbia y endiosada, mandó matar al sastre que había cosido el traje, como castigo a su mal trabajo.

Los guardias reales, por tanto, fueron a casa del sastre y lo apresaron, diciéndole que se despidiese de su familia puesto que el Zar había ordenado que lo matasen. El sastre, al oír esto, empezó a murmurar “Pobre Zar, pobre Zar, que no sabe lo que esta haciendo”.

Los guardias, al oír esto varias veces, le preguntaron al sastre: “¿Pero por qué dice usted eso? ¿Cómo se atreve a decir eso del Zar?” “Miren, es que resulta que yo soy el último de una estirpe que conocemos el secreto para hacer hablar a los osos. Yo sé que el Zar a quien más quiere en el mundo es a su oso Mitrofán (licencia republicana), y si yo muero este oso nunca podrá hablar”

 

Los guardias, al oír esto, fueron corriendo a contárselo al Zar, para intentar ganarse su favor. El Zar, al enterarse, hizo llevar al sastre inmediatamente ante su presencia.

-          ¿Es verdad, sastre, que sabes hacer hablar a los osos?

-          Si, su majestad. Conozco el secreto heredado de mis ancestros

-          Está bien, vamos a hacer lo siguiente. Yo te voy a perdonar la vida a cambio de que hagas hablar a mi oso Mitrofán, pero si fracasas te mataré. Sastre, ¿Cuánto tiempo necesitas para hacer hablar al oso?

-          Tres años, su majestad.

-          Está bien, te doy tres años. Pero si no cumples con tu promesa te mataré, no lo olvides.

-          Muy bien majestad, pero tengo que decirle una cosas más. Yo tengo que dar de comer a mi familia, y por lo tanto tengo que trabajar de sastre. Si gasto mis días trabajando, no podré enseñar a su oso a hablar.

-          No te preocupes sastre. A partir de ahora y por tres años tú y tu familia estáis bajo mi protección. Tu familia tendrá todo lo que necesita durante tres años. Además, te voy a dejar elegir de la sala de juguetes del castillo los tres juguetes que quieras para tu hijo.

 

A la hora apareció el sastre por la puerta de su casa con comida y regalos para su hijo. Su mujer, sorprendida, le preguntó como era posible que se lo hubiesen llevado para matarlo y volviese ahora tan sonriente y con regalos. El sastre, ante la pregunta, le contó a su mujer lo que había pasado.

 - ¿Pero tu estás loco?- Le espetó la mujer- ¡Si tú no has visto un oso en tu vida! El Zar de matará de aquí a tres años cuando vea que le has mentido.

-  Bueno, hace dos horas estaba muerto y sentenciado. Ahora tengo tres años por delante. Y en tres años pueden pasar muchas cosas, yo puedo morirme, el Zar puede morirse, y quien sabe ¡Puede que incluso el Oso hable!

 

 

Este cuento me recuerda mucho a la iniciativa del plan E. Ante una economía muerta, el gobierno se ha sacado de la manga un plan que lo que hace es alargar la agonía de nuestra economía, esperando que algún acontecimiento permita a aquellos que van a tener trabajo gracias al plan E colocarse en el mercado laboral una vez esto termine. Ese acontecimiento es la potenciación de nuevos sectores económicos en el momento la crisis pase, acogiéndose a la naturaleza de los ciclos económicos keynesianos.

Sin embargo en el cuento esta artimaña del sastre es algo positivo. El sastre, a punto de morir, consigue más tiempo. La moraleja del cuento es que no te preocupes tanto por la incertidumbre del futuro, y que te concentres más en el presente.

 

¿Ha sido positivo el plan E? Pues hombre, ha sido positivo, más positivo que no hacer nada, aunque quizá menos que hacer otra cosa.

John Maynard Keynes comentaba en una de sus explicaciones que, ante una crisis económica, si el gobierno se dedicaba a sacar el dinero del banco y enterrarlo en una mina, eso crearía actividad económica y empleo, porque habría empresas que contratarían trabajadores y comprarían maquinaria para hacer excavaciones en la mina con el fin de conseguir el dinero enterrado.

Aunque Keynes también decía “Hombre, sería mejor gastar el dinero en algo más productivo, como infraestructuras; pero enterrar el dinero es mejor que no hacer nada”

 

Keynes, al igual que Marx o Smith, tiene partes de su teoría económica acertadas y otras desfasadas, pero en este caso creo que la realidad del Plan E es exactamente igual que su explicación de la mina.

Más valía hacer estas pequeñas obras, muchas veces sin mayor sentido que el estético, antes que no hacer nada. Pero ya puestos a gastar dinero, ¿Por qué no se ha hecho un plan de infraestructuras a nivel estatal que mejore las comunicaciones, que cree nuevas zonas industriales, o que mejore la competitividad de las empresas o el ahorro del país en cosas accesorias? Creo que es lo que nos preguntamos todos.

Objetivamente, sólo hay un motivo que puede llevar a priorizar las pequeñas obras sobre las grandes. Las grandes infraestructuras se hubiesen tenido que concentrar sobre determinadas comunidades, dejando nula la inversión en otras zonas. Eso, en este país tan patéticamente localista, hubiese sido foco de tensiones.

El plan E, en cambio, está mucho más repartido, habiendo obras en prácticamente cualquier municipio, algo que también facilita que el empleo creado se cree en todas las comunidades y no en unas solamente.

 

De todos modos, ¿Valía la pena hacerlo así? En mi opinión, no. Si realmente nos encontrásemos en un pequeño ciclo negativo que se fuese a remontar con un poco de tiempo, el plan E sería perfecto tal y como se concibió.

Pero viendo que el problema de la economía Española es una sobredimensión de la construcción, una economía poco competitiva, falta de valor añadido en sus productos, etc. Creo que se imponían cambios y acciones de otro tipo, no las decididas por el alcalde de turno que muchas veces no tiene más aspiraciones que satisfacer sus propias manías urbanísticas.

 

Parece que el nuevo plan E se va a concentrar más en objetivos determinados, como el ahorro energético. Eso está bien, pero representa una rectificación de lo que se ha hecho hasta ahora.

Rectificar es de sabios dicen. Yo no diría tanto, pero por lo menos es de personas humildes, y creo que eso es un punto a favor.

EL CRUCIFIJO COMO SÍMBOLO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-12-2009 en General. Comentarios (18)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Crucifijoaula.jpg 

 

Después de que la corte europea de justicia declarase que los crucifijos en las escuelas violan la libertad religiosa de los alumnos, en España la pelota fue pasada rápidamente al presidente del gobierno, que curiosamente estaba metido en el proyecto de una nueva ley de libertad religiosa que está por desarrollar.

Este país, atrasadísimo en tantas cosas, cumplió con su leyenda. Más de un siglo después de que nuestros vecinos franceses desterraran de la escuela pública los símbolos religiosos, el presidente socialista español decidió que quitar un crucifijo de un aula en pleno siglo XXI no debía “estar en la agenda”, no le vayan a decir que es de extrema izquierda.

 

¿Hace daño a alguien un crucifijo en un aula? No, en principio a nadie, a no ser que alguno lo use como hacían aquellos curas carlistas que remataban a los heridos liberales a “cristazos”. Quizá no sea la imagen más agradable del mundo para alguien que no esté acostumbrado ver a un señor muerto en una cruz, pero vamos la cruz no ataca sola a las personas.

Pero quitar un crucifijo no es un acto baladí, ni representa un acto de odio visceral a lo religioso. No, no, nada de eso. El hecho de quitar un crucifijo en una escuela pública es un símbolo de independencia del estado respecto a una o varias confesiones religiosas, algo que recoge la propia constitución aunque de forma relativamente ambigua. Es, por tanto, algo más que el hecho en sí, es una cuestión de dignidad e independencia del estado.

 

Cuando además se vive en un país en que la mayoría de la población ve a la iglesia católica con lejanía y desinterés, cuando no directamente con rechazo, no parece muy lógico ese miedo a tomar una decisión así.

Pero lo es. El gobierno, enfrascado en una ley de salud sexual y reproductiva que contempla una legislación de plazos sobre el aborto, no quiere abrir más frentes con la iglesia católica, a la que le faltarían segundos para denunciar una campaña anticlerical y de destrucción por parte de los herederos, según su fanático criterio, de los que quemaban iglesias.

 

El miedo que tiene este gobierno para hacer cosas se ha convertido en algo mítico. Tienen unas ganas patéticas de agradar a todos el mundo, de contentar a todos, cuando generalmente esta política lleva a no tener a nadie satisfecho y a crearte enemigos por doquier.

Pero cuando ven una sotana o un alzacuellos, nuestros queridos gobernantes llevan al extremo esta práctica, y directamente se ponen un pañal ante las amenazas de los miembros de la iglesia Española.

A mi me parece increíble que se le pueda tener ese miedo a estos señores. Las declaraciones de Martínez Camino, de Rouco o del miembro episcopal de turno son siempre absurdas, producto de una autarquía mental casi enfermiza, irreales, increíbles para la época en que vivimos, y lo único que producen a cualquier persona que no se sienta íntimamente vinculado a la idea de que estos señores son los representantes de dios en la tierra, es vergüenza ajena.

 

A veces me pregunto si minimizo el poder de la iglesia en la sociedad española, pero por más que analizo la realidad que me rodea (y ya sé que es una realidad urbana y joven) estoy seguro que no. Por lo tanto, es el gobierno el que maximiza esta amenaza, y sobre todo lo que le importa: No perder ningún voto por el discurso de la iglesia católica.

Pero, ¿Realmente hay alguien que se crea el discurso político de la iglesia católica que vote al PSOE? Si hay alguno, está totalmente extraviado. No estoy diciendo que personas que se autoproclaman católicos, o cristianos, no voten al PSOE. Muchísimos le votan. Pero esas personas no cambian su voto por los desvaríos oscurantistas de Martínez Camino ni por las homilías caducas de Rouco. Esas personas ven a la Iglesia como una institución ultraconservadora cuyo único objetivo es mantener su influencia y poder, y por lo tanto la ignoran.

 

Pero en este país cada pequeño avance en el camino de la aconfesionalidad cuesta sudor y martirios. Quizá es un reflejo de épocas pasadas, de la historia de España que tienen miedo a repetir. Sé que es absurdo pensar que la iglesia podría boicotear hoy la legislación secularizadora como hizo durante el gobierno Canalejas o durante la II república, pero me temo que estos políticos lo piensan.

Contaba un ministro socialista del año 82 que durante esos años, al hablar de política militar, repetían mucho: “No hay que cometer el mismo error que cometió Azaña”. Viendo que la política militar fue bastante acertada y los objetivos se cumplieron, ¿No tendrán alguna idea similar en la cabeza ahora? No lo descarto.

 

En este país hay que hacer tres reformas fundamentales a nivel de aconfesionalidad del estado: Eliminar la religión como asignatura en los colegios, eliminar el uso del estado y la hacienda pública para la financiación de la iglesia, y eliminar los símbolos religiosos de los centros públicos y de los actos de estado.

Francamente, no parece nada tan revolucionario ni extremista, cuando la derecha de nuestro vecino del norte contempla esto mismo como una obviedad superada 5 generaciones atrás. Pero aquí esto parece más difícil que llegar a Marte.

Este gobierno, o el siguiente, no pueden esperar a que no quede ni un español adicto al mensaje de la iglesia para tomar estas decisiones, como parece que están haciendo. La sociedad está lo suficientemente madura para este cambio, como lo estaba hace 15 o 20 años. Gobernar como miedo y con indecisión para hacer lo que se supone que debes hacer por lo que representas es el principio del fin de un gobierno.