LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

LA RANA EN EL POZO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 30-12-2009 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/pacoclavel.jpg 

Rouco Varela en RNE. No sé por qué pero no acabo de ver claro que sea él, y mira que se parece...

 

Hay un proverbio japonés que dice algo así como “La rana que vive en el pozo no conoce el mar”. El significado del proverbio es que las personas poco inteligentes o que se enfrascan en sus personales opiniones se pierden cosas enormes del resto del mundo y “verdades” que existen más allá de sus limitadas vivencias u creencias.

 

El cardenal Rouco Varela, en su homilía de la misa de las familias del pasado Domingo en Madrid, me recordó mucho a este proverbio. Las palabras que me provocaron la relación con el proverbio fueron éstas que dirigió a las familias “cristianas”, traducido para no iniciados en pláticas episcopales, para las familias que siguen los sectarios puntos de vista de la cúpula vaticana y episcopal Española: “Sin vosotras, Europa se quedaría sin el futuro del amor, conocido y ejercitado gratuitamente; se quedaría sin la riqueza de la experiencia del ser amado por lo que se es y no por lo que se tiene. El futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad. ¡El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas!”

 

Igual que la rana piensa que esa charca de agua rodeada de ladrillos es todo el mundo conocido y la única forma de vida posible, el cardenal Rouco piensa que ese modo de vida es el único aceptable, el único posible, el único que puede traer algo bueno. Lo demás: Herejías, vicio, corrupción intelectual, perversión vital y un inevitable destino a la destrucción del ser humano.

Que Rouco, doctor en derecho y teología, sea capaz de hacer estos argumentos a la altura intelectual de Belén Esteban, me produce verdadera perplejidad. Es incomprensible, a no ser que los argumentos estén llenos de demagogia, de estilo mitinero orientado a la exaltación de las masas y de intenciones manipuladoras.

 

En el mundo existen más pozos que el del Sr. Rouco. Hay países islámicos, Judaístas, de mayoría Hinduista, Budista, sintoísta, países con fuertes laicismos de estado, etc. Además, multitud de personas a lo largo del mundo no son religiosas, son agnósticos o ateos.

Según la absurda teoría del arzobispo de Madrid, en estos países y estas personas no sienten amor “de verdad”, no quieren a otros sin que medie el interés económico por medio y, lo que es más sorprendente aún, sus poblaciones deben estar en peligro de extinción, quizá bajo el influjo del homosexualismo infiel. Los 200.000 años anteriores a la invención del cristianismo debieron ser difíciles para el Homo Sapiens…

Ya saben señores ateos, agnósticos, musulmanes, judíos o budistas: Ustedes son seres codiciosos que sólo aman el dinero, son seres inmorales, no tienen espiritualidad ninguna y son un riesgo para la continuación biológica de la especie.

 

 

“España ha dejado de ser católica” dijo don Manuel Azaña en las cortes constituyentes de la II República en 1931. Muchos conservadores y católicos de la época se escandalizaron, creyendo o diciendo creer que Azaña había negado el catolicismo de gran parte de la población Española. Azaña, como se entiende del contexto de la frase, lo que quería decir es que España, su concepción como nación y su esencia nacional, ya no era católica como en la época de la reconquista o durante la época de la contrarreforma católica. España ya era un estado moderno, liberal, cuya concepción de estado se basaba en la democracia, la soberanía popular y la igualdad de los ciudadanos ante la ley, no en esencias religiosas.

En aquel momento no se podía decir que España no era un país mayoritariamente católico, como nadie dijo porque no era cierto. Pero mi pregunta ahora es: ¿Se puede decir que España ya no es un país mayoritariamente católico?

 

En España el 76% de la población española (no inmigrante) se declara católica. En eso se basa la iglesia para pedir que se mantengan los privilegios de la religión católica a nivel estatal. Pero si estudiamos las cifras, vemos como la definición de católico que las personas se dan a si mismas responden más a una herencia familiar que a una creencia real.

De hecho, si se pregunta a estas personas si “creen en dios”, sólo el 59% de la población dice creer en dios. O sea, por lo menos un 17% de la población Española es católica pero no cree en dios, algo bastante inconcebible. Éstos dicen creer en algún tipo de “fuerza vital” o espíritu, algo que sería prácticamente herético para la jerarquía católica.

Las encuestas indican que si dividimos este supuesto 76% de católicos entre practicantes y no practicantes, poco más del 27% dicen ser practicantes y más de un 45% dice no ser practicante. Pero lo interesante del caso es que más de la mitad de católicos no practicantes y sobre el 20% de los practicantes no creen que Cristo sea Dios o el hijo de dios, o que naciese de una mujer virgen; y el 60% de todos ellos no creen en el cielo y en el infierno, la supervivencia del alma tras la muerte o en los milagros y ¡¡El 46% de los católicos dicen directamente no creer en dios!!

 

¿Es posible ser católico sin creer en el dios monoteísta? Obviamente no. ¿Un católico puede no creer en los dogmas fuertes como la virginidad de María o que Cristo era hijo de Dios? Para ser católico, como para ser creyente de cualquier otra religión, debes creer en los dogmas que ella misma marca. Si no, estás en una situación complicada, puesto que estás entrando directamente en el sincretismo, no en la creencia en una religión determinada.

No he encontrado datos sobre el porcentaje de  personas creen en la infalibilidad del papa, en que la iglesia es la institución que representa a dios en la tierra y en que en la iglesia católica es el vehículo para la salvación, pero observando las cifras me temo que, en el mejor de los casos, el porcentaje de personas que creen en esto puede ser como el de católicos practicantes, si no menor. Recordemos que la iglesia es la institución menos valorada de España sobre las que se preguntan en las encuestas.

 

Haciendo una extrapolación de los datos, creo que no es muy osado decir que la mayoría de los ciudadanos españoles no es católico, en un sentido estricto y tradicional de la palabra. Muchos de los que se declaran católicos no son más cristianos que un sincretista japonés que cree en el “Kami”.

De todos modos en esto de sentirse creyente de una religión u otra hay mucho componente de herencia familiar, de necesidad de pertenencia a algún grupo, del “qué dirán” (muy presente aún en zonas rurales), etc. Y por eso la gente se declara católica con esta alegría, aunque no se crea absolutamente nada.

 

Bien haría el cardenal Rouco y sus compañeros en no engañarse de esta manera ni intentar engañar a los demás. España ya no es católica y el catolicismo no puede marcar el comportamiento de la sociedad por mucho que estos señores no quieran verlo. Pueden hacer las misas públicas que quieran en su pozo, pero por ello no va a desaparecer el mar ni se va a hacer de agua dulce. Estos señores, que parece que echan la culpa del desprestigio actual de la iglesia al concilio vaticano II, cuando la culpa del desprestigio es precisamente lo que ese concilio no cambió, están llevando a la iglesia católica a un proceso de sectarización imparable.

No es ningún drama, en absoluto, de hecho en mi opinión es mucho mejor que la iglesia tenga el papel que tiene, por ejemplo, en los EE.UU. Pero eso llevará inevitablemente a la necesidad de desaparición de estos profesionales de la religión que pretenden la imposición general de algunos de los principios de su doctrina a sociedades que no quieren escucharles.

 

MELCHOR RODRÍGUEZ "EL ÁNGEL ROJO"

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 28-12-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Melchorrodriguez.jpg 

 

Durante la guerra civil española, en un momento de tensiones extremas entre los propios vecinos, amigos y compañeros de toda la vida surgieron personajes excepcionales.

Cierta bibliografía intenta hacer creer que el país entero cayó en manos de la violencia, el crimen político y la destrucción del enemigo, quizá llevado por el odio y salvajismo intrínseco de los españoles, pero esto no fue así. Muchos hombres en ambos bandos se jugaron la vida para salvar la de sus “enemigos” oponiéndose a los suyos. Muchos lo hicieron en el bando nacional (mirad la película “la buena nueva”, ficticia pero representativa), y muchos otros, más conocidos por ser más y más relevantes, en el republicano.

Uno de estos hombres fue Melchor Rodríguez, al que bautizaron como el “Ángel Rojo” sus enemigos, ya que salvó la vida de muchos de ellos. Los más destacados Ramón Serrano Suñer, el cuñadísimo, y el general Agustín Muñoz Grandes, que le devolvió parcialmente el favor.

 

Melchor Rodríguez era miembro de la CNT anarquista. Dentro del anarquismo ibérico siempre hubo dos “tendencias” a nivel, digamos, intelectual y humano. Estaban los anarquistas comprometidos con la “lucha directa” y  la “lucha de clases”. Obreros industriales generalmente que estaban dispuestos a morir o matar para conseguir la esperada “revolución libertaria”. Estos hombres tenían un valor enorme, pero también una fe intensa que les llevaba muchas veces a despreciar la vida de los demás. Muchos de este grupo se convirtieron en criminales a principio de la guerra civil, llevados por el odio de clase.

Pero también hubo un segundo grupo de anarquistas idealistas. Personas autodidactas, naturistas, portadores de una fe ciega en la bondad innata del ser humano, personas con un modo de vida casi ascético, una mezcla de Gandhi y Jesucristo. Estos hombres, a pesar de asumir el anarquismo y la lucha obrera como una necesidad, eran incapaces de hacer daño a una mosca, y se dedicaban principalmente a seguir una vida acorde con sus creencias libertarias, con su moral “revolucionaria”, etc.

 

Melchor Rodríguez era de este último grupo. Huérfano desde muy pequeño, trabajó de calderero, chapista e hizo sus pinitos en el toreo de principios de siglo XX. Desde joven fue militante de la CNT, lo que le llevó a la cárcel varias veces tanto durante la monarquía como durante la república.

Al inicio de la guerra civil la CNT entró a colaborar con el gobierno de la república. El 10 de Noviembre Melchor Rodríguez fue designado delegado de las prisiones de Madrid, cargo dificilísimo puesto que en Madrid se habían producido ya tanto el asalto a la cárcel modelo como las “sacas” de presos que habían llevado a los asesinatos de Paracuellos del Jarama.

Su primer objetivo fue evitar nuevas sacas de las prisiones madrileñas, algo que le provocó presiones fortísimas (probablemente de militares soviéticos y del comunista José Cazorla, que eran partidarios de las sacas para “alejar” los presos peligrosos de la capital) que le obligaron a dimitir a los 4 días.

Pero unos días después el ministro de Justicia Juan García Oliver, antiguo pistolero de la FAI, le restituyó en el cargo con una autoridad máxima. Desde ese momento las “sacas” y los asesinatos de presos en las cárceles del Madrid sitiado cesaron.

 

Pero no fue una misión fácil. Se comenta mucho un caso: El asalto popular a la cárcel modelo de Madrid después de un bombardeo, donde los asaltantes exigían el linchamiento de los presos franquistas con muy posibles intenciones de asesinarlos. Melchor Rodríguez consiguió parar a la muchedumbre rabiosa, armada y con ganas de venganza. Llegó a ser encañonado con armas de fuego algunas veces, pero se jugó la vida en defensa de la vida de los presos que tenía que proteger.

En muchas otras situaciones Melchor Rodríguez apareció delante del pelotón de fusilamiento (ilegal, por supuesto) para parar las ejecuciones, cosa que consiguió siempre gracias a los poderes directos que tenía del ministro Oliver y por extensión del gobierno de la república.

Cuando dejó el cargo, en Marzo de 1937, el peligro para los presos había pasado. El asalto a Madrid había cesado, y el gobierno de Caballero poco a poco tomaba el control del orden público. No se puede calcular la cantidad de vidas que el Ángel rojo salvó.

 

Al final de la guerra civil Melchor Rodríguez fue designado alcalde de Madrid con la única función de rendir la capital a las tropas nacionales. En ese momento fue detenido y posteriormente juzgado por “auxilio a la rebelión”. Fue condenado en un primer término a cadena perpetua, pero la encendida defensa que hizo de él el general Muñoz Grandes, que reunió más de dos mil firmas de personalidades derechistas que pedían clemencia para Melchor Rodríguez, le valió para reducir su condena a 5 años, de los que no llegó a cumplir dos.

Tuvo suerte Melchor Rodríguez de tener a tan importante personalidad como defensor, pues otros presos de su entereza moral, como Besteiro o Peiró, fueron condenados a cadena perpetua o directamente fusilados. De todos modos Rodríguez volvió a la cárcel en alguna otra ocasión por actividades políticas.

Melchor Rodríguez murió en 1972. Se cuenta que a su entierro acudieron tanto anarquistas y republicanos como personalidades importantes del régimen Franquista, y se produjo la surrealista situación de que en el entierro se cantó A las Barricadas, el himno anarquista, y se desplegó sobre el féretro la bandera anarquista. Los cargos franquistas presentes parece que toleraron bastante bien el espectáculo, ya que no se detuvo a nadie.

 

 

Cuando miro a la época de la guerra civil y la comparo con la actual tengo pensamientos profundos. En la actualidad creo que no sería posible ese odio exacerbado que se vivía en esa época. Ya no hay criminales como Franco, Agapito García Atadell o Queipo de Llano. En eso hemos ganado, la sociedad actual es más tolerante, respeta más la vida y por mucho que veamos verdaderos energúmenos que piensan que sus adversarios políticos son seres malvados y diabólicos, hoy no se podría producir una atmósfera de violencia tal, y la práctica totalidad de gente no sería capaz de coger un arma para matar a otro a sangre fría.

Pero por el otro lado tampoco existen hoy personas capaces de jugarse la vida por salvar la de otros ni por defender valores morales superiores. Dijo Melchor Rodríguez que “Se puede morir por defender una idea, pero nunca matar por ella”, pero si las personas de esta época no son capaces de matar por una idea, mucho menos son capaces de morir por ella.

No es que le esté pidiendo a nadie que muera por una idea: No vale la pena, y vivo se suele hacer siempre mucho más que muerto. Pero esta sociedad actual tiene un punto de cobardía y de falta de ética que los hombres de finales del siglo XIX y principios del XX no tenían. Ver a alguien defendiendo a una persona indefensa de una agresión, por ejemplo, es algo que comienza a ser raro, pues la mayoría de personas pasaría de largo haciendo como que la cosa no va con ellos. Por eso mismo casos como el del profesor Neira son considerados heroicidades.

 

Los hombres que defienden ideas valerosamente son admirables. Los que han muerto por ellas son más admirables todavía. Pero quien se juega la vida por sus enemigos en medio de un entorno de violencia tienen un calificativo superior, como Melchor Rodríguez, el Ángel rojo.

EL DESPRESTIGIO DE DÍAZ FERRÁN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 25-12-2009 en General. Comentarios (14)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/diazferranaircomet.jpg 

"¿Qué será este bultito que tengo en la garganta?"

 

¿Es Díaz Ferrán la persona adecuada para ser presidente de la patronal? Utilizo a propósito el término “persona adecuada” y no otras construcciones gramaticales como “debe seguir siendo” para no inducir a confusión. Que Díaz Ferrán deba ser o no presidente de la CEOE es algo que deben decidir los propios empresarios en ella representados, pues es su representante y es una decisión exclusivamente suya.

Igual que hay políticos con responsabilidades políticas y morales que son validados por las urnas o dirigentes sindicales posiblemente inadecuados para sus cargos, los empresarios pueden elegir a quien consideren conveniente, aunque sea un estúpido o un inmoral. Pero no es esa la pregunta.

 

La pregunta es si es la persona adecuada, si es adecuado que una persona con estas capacidades de interlocución y de pacto sea el interlocutor de la patronal, si es conveniente que un empresario con enormes dificultades en su entramado de empresas sea la cabeza visible del empresariado Español. Y la respuesta, en mi opinión, es un rotundo no.

Díaz Ferrán es un empresario del sector del turismo y del transporte. Junto a un socio principal, Gonzalo Pascual, tiene una enorme variedad de participaciones en multitud de empresas de estos sectores, aunque su empresa principal es Viajes Marsans, por todos conocida.

Ferrán ha construido un imperio familiar en las diferentes empresas que domina, colocando a sus hijos y a su mujer como consejeros y administradores de distintas sociedades.

 

Los problemas de Díaz Ferrán con sus empresas no son nuevos. El gobierno Argentino le expropió Aerolíneas argentinas por un dólar en 2007, aduciendo que tenía un agujero de 830 millones de dólares (por cierto, si conocéis a algún argentino pregúntenle por Aerolineas Argentinas y las rutas que hacen los equipajes de los pasajeros por continentes distintos al destino esperado).

Ahora los problemas se han centrado en Air Comet después del embargo al que fue sometida por la justicia británica hace sólo unos días. Parece que el imperio construido por Ferrán y su socio está haciendo aguas por todas partes.

Ferrán aduce que todo es un problema de financiación, que los bancos no le prestan dinero y que por eso no ha conseguido el tiempo suficiente para poder vender esta empresa. El argumento, más que una defensa, parece una prueba inculpatoria más. No parece muy lógico pensar que si el resto del grupo fuese solvente Ferrán no hubiese podido obtener un crédito para ganar el tiempo que él cree que necesita, habiéndolo conseguido directamente con un aval personal. Y aunque lo hubiese obtenido, ¿Realmente hubiese podido conseguir un comprador para Air comet con la deuda que tiene en este momento de fusiones de importantes Aerolíneas?

 

Díaz Ferrán es, como veis, el típico gran empresario Español que a través de una u dos empresas matrices ha diversificado sus inversiones en multitud de sociedades, aunque no de sectores. Tiene muchas similitudes con las grandes constructoras (Ferrovial, FCC, ACS) con sus famosos empresarios a la cabeza, y en cierta manera también a la Rumasa de Ruíz Mateos.

Crecimiento enorme, internacionalización, posiblemente un gran apalancamiento financiero, sectores que dependen del endeudamiento del comprador, etc.

 

Y ahora la pregunta clave, ¿Es este el tipo de empresa que queremos para España? Ya no voy a juzgar el éxito o no de Ferrán en sus empresas y los problemas actuales de las mismas, de eso ya han hablado mucho los medios de comunicación y creo que es bastante concluyente, pero quiero ir más allá. ¿Son estos sectores, este tipo de crecimiento económico el que queremos para la España post-crisis?

Parece que existe un consenso más o menos generalizado de que la economía española está concentrada en unos pocos sectores que han tenido un crecimiento rápido y que ya están agotados (agotados en su crecimiento). Todos pedimos una economía más productiva, de más valor añadido, más “industrial”, la generación de sectores innovadores y pioneros, etc.

Y en este contexto no parece lógico que la cabeza visible de los empresarios Españoles, quien va negociar con el gobierno y con los sindicatos sea un empresario no ya con inmensos problemas en sus empresas, si no proveniente de un sector en recesión que no representa en absoluto a los sectores que pretendemos potenciar.

 

Por otro lado está el terreno político. Ferrán ha demostrado en los meses anteriores bastante poca mano izquierda, bastante menos que su antecesor el sindicalista vertical Sr. Cuevas. Ferrán parece que ha visto la crisis como la oportunidad para que se apliquen las políticas neoliberales que él desea. “Se tienen que privatizar todas las empresas públicas y la gestión de todos los servicios públicos”, “La mejor empresa pública es la que no existe”, “Los empresarios lo tenemos muy claro: la mejor forma de solucionar las situaciones complejas es más iniciativa privada y más mercado, menos intervencionismo y más desregulación y, desde luego, una menor presión fiscal” Son algunas de sus frases.

No parece precisamente un alarde de imaginación la del señor Ferrán, ni ha puesto nada sobre la mesa que no se diga leyendo un manual económico de la escuela de Chicago. No hay voluntad de consenso, no hay ideas concretas para la situación española, no hay nada de autocrítica (y están las empresas del caballero para no hacerla) ni nada que se le parezca.

Francamente, parece complicado generar nada constructivo con alguien así. Ya no entro en imputaciones, proximidad clara a un partido político ni en otras cosas. Acabaremos echando de menos al Sr. Pizarro.

 

Yo no sé quien debe ser el presidente de la patronal ni qué características concretas debe cumplir. La patronal es un Lobby, una asociación que busca el beneficio para sus asociados, y el perfil de la persona que ejerce la presidencia debe tener un valor político determinado, una mezcla de persona reivindicativa, convincente y a la vez moderada y pactista.

Sin embargo lo ideal es que el presidente fuese un empresario de éxito de una economía “real”. Es decir, un empresario con una empresa solvente, moderna, con crecimiento sostenido, innovadora; no un empresario dedicado a la compra-venta y la especulación.

Y Díaz Ferrán no cumple ninguna de estas características. Me temo que acabará dimitiendo, u otros le invitarán a la dimisión que viene a ser lo mismo. A no ser que la patronal ya esté jugando la carta de la victoria del PP en 2012, algo que sería bastante irresponsable por su parte.

El tiempo dirá.

SI SITEL FUESE LA STASI

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 22-12-2009 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/sitel.jpg 

La imagen es buenísima, no me he podido resistir...

 

En la película “La vida de los otros” la policía secreta de la RDA, la Stasi, escuchaba día y noche a un autor de obras de teatro buscando algo que demostrase su desafección al régimen de la RDA. El objetivo de esta escucha no era detectar a alguien peligroso, si no intentar encarcelar a este director por ser un rival sentimental de un poderoso ministro del SED, que deseaba a la mujer de éste.

 

A los miembros del PP les debe gustar mucho esta película, porque están empeñados en que en España pasa exactamente lo mismo, por supuesto siendo ellos los escuchados con tal de acabar con ellos.

Para defender esta, llamémosle, arriesgada postura, el PP ha sido capaz de calificar como ilegal y peligroso un sistema de comunicaciones que ellos mismos compraron. La postura es increíble. El PP dice que lo compró, pero que una vez instalado no lo utilizó porque tenían serias dudas sobre su legalidad.

Claro, si esto es así, si realmente compraron un sistema que era ilegal, ¿No es esto, en el mejor de los casos, un despilfarro inaceptable? Porque si esto fuese real, si el gobierno de entonces compró un sistema de interceptación de comunicaciones de la legalidad del cual dudaba, habría que pedir responsabilidades políticas a quien tomó la genial decisión de comprarlo.

 

Al final los partidos políticos son lo más traidor y desagradecido que existe. Están dispuestos a quemar a cualquier persona, a escoger aleatoriamente un chivo expiatorio con tal de defender los intereses superiores de la organización. Cuando cortar la cabeza de un político X puede evitar que se les corte la cabeza a otros 3, ya puede echarse a temblar el primero por inocente que sea, puesto que va a ser echado a la basura como un clínex.

Hablamos muchas veces de los políticos corruptos que se han librado de sus responsabilidades por falta de pruebas, jueces que han hecho una interpretación interesada u otras cosas, pero ¿Cuántos políticos inocentes y válidos han sido cesados para servir a la opinión pública una cabeza que salvase la imagen del partido? Estoy seguro que muchos. Los partidos son máquinas egocéntricas que igual son incapaces de cesar a chorizos en sus filas para que no haga daño al partido que hundir a inocentes por la misma razón.

 

Y hablando de políticos que se han librado de sus responsabilidades por falta de pruebas viene a colación clarísima el caso Naseiro. ¿Recordáis este caso? Fue un caso de corrupción que afectó al PP de principios de los 90 que finalmente quedó en nada porque las pruebas que existían (grabaciones bastante claras y contundentes) fueron declaradas nulas por el tribunal supremo, al existir irregularidades en su obtención.

Los implicados en el caso Naseiro fueron exculpados, y alguno hizo una meteórica carrera política, aún cuando era sustancialmente claro ante la opinión pública que se había enriquecido ilícitamente. Como siempre este país avalando a los corruptos en las urnas.

 

En otro post dije que había denuncias que dejaban en evidencia. Lo que pretende el PP es simple y llanamente buscar la única manera de que el caso Gürtel no pase gravísimas consecuencias al PP: La invalidación de las escuchas telefónicas que demuestran los hechos. Vamos, una repetición del caso Naseiro, que obviamente no le pasó responsabilidades políticas al PP, en parte porque en el PSOE había muchas más responsabilidades y casos de corrupción.

Y si que SITEL sea ilegal es lo que salvará al partido, pues harán todo lo necesario y montarán todo el follón que puedan para que esto sea así. Si hay que poner en duda a la policía se hará, si hay que poner en duda a la fiscalía se hará, y si hay que poner en duda al poder judicial también se hará.

No esperéis responsabilidad por parte del PP, que no la habrá. Sólo le interesa salvar al partido, salvar las posibles consecuencias y así aumentar las posibilidades de llegar a la Moncloa y, por lo tanto, tener a su disposición centenares de ministerios, direcciones generales, subdirecciones, delegaciones y subdelegaciones del gobierno para situar allí a sus miembros.

 

La legalidad de SITEL ya está avalada por una sentencia del tribunal supremo del año pasado. En ella rechazaba una denuncia de una asociación de internautas que consideraba el sistema ilegal. Francamente, no entiendo como el PP busca argumentos aparentemente con tan poco futuro, a no ser que sea simplemente un paripé cara a su propia galería para hacerse las víctimas, como tiene toda la pinta.

Dije hace unos meses, cuando se empezó a hablar de las escuchas ilegales, que era la sexta o séptima argumentación del PP para expandir la basura por ahí. Semanas después lo dejaron para cambiar de estrategia defensiva, y ahora han vuelto a las escuchas con el tema de SITEL.

 

Creo que todos hemos tenido o tenemos algún amigo o familiar que cambia de excusas permanentemente para no hacer alguna cosa o ir a algún sitio. Cada día se inventan una excusa diferente, y cada vez son más surrealistas porque las creíbles están ya gastadas. Estas personas no tienen el valor de decir claramente que no quieren hacer lo que les estamos proponiendo, aunque es una cosa que todos los receptores de estas excusas ya sabemos a la tercera o cuarta excusa que nos presentan.

El PP hace lo mismo. Excepto encarar la verdad que les puede hacer daño son capaces de construir las historias más fantásticas imaginables. Pero, al igual que el familiar de las mil excusas, las excusas son muchas veces tan claras como el reconocimiento honesto. Sin embargo, al final las excusas deterioran mucho más la imagen de quien las da que decir sencillamente la verdad.

 

LA EMPRESA DE DON RICARDO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 19-12-2009 en General. Comentarios (20)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/soyyo.jpg 

 

Don Ricardo es una de esas personas que se dice que se han hecho a sí mismas, un empresario del sector del mueble que ha fundado su empresa y la ha hecho crecer. Desde la nada, construyó una empresa que, aunque mediana, representa todo un logro, el típico símbolo de crecimiento y superación. Vamos a contar la historia de Don Ricardo.

 

Don Ricardo era el primer hijo de una familia humilde. Sus padres ganaban lo justo para vivir y mantener a sus dos hijos. Ricardo era buen estudiante, y estudio Diseño industrial en una universidad politécnica pública. Pudo estudiar gracias a que la facultad era pública y a una beca del ministerio de educación, que le pagaba tanto las tasas de matrícula como el transporte, ya que él vivía en un pueblo lejano a la capital. Seguramente en otras circunstancias, no hubiese podido estudiar y hubiese tenido que ponerse a trabajar para ayudar a sus padres.

Una vez acabó los estudios Ricardo empezó a trabajar en el departamento de diseño y exportación de una empresa mediana del sector del mueble. Estuvo varios años, en los que aprendió todo sobre el negocio del mueble. Él, que era hombre emprendedor, tenía una idea: Una fábrica de muebles de bajo coste que compitiese con la famosa multinacional sueca, así que finalmente se decidió a dar el paso, a iniciar una aventura empresarial.

 

Para el inicio de su actividad, para poder alquilar una nave industrial, comprar maquinaria, etc. Don Ricardo pidió distintas ayudas para jóvenes emprendedores. Le concedieron una, de una importante cuantía. También estuvo en distintas negociaciones con los bancos, en los que consignó un crédito a muy buen interés gracias al bajo precio del dinero que marcaba el BCE.

Don Ricardo empezó la actividad con pocos trabajadores. Los sueldos que ofreció fueron, obviamente, bajos, pero consiguió rápidamente personal gracias al paro estructural que afecta a las sociedades occidentales desde hace más de 30 años.

 

La empresa de Don Ricadro, Muebles Ricardo, fabrica muebles de bajo coste. Su materia prima, la madera, la consigue comprándosela a una empresa a la que le fue concedida la licencia de tala en un bosque por parte del estado. El estado cobra un dinero por dejar cortar el patrimonio de todos.

En el proceso productivo Muebles Ricardo también se generan residuos y emisiones. Los residuos que genera, peligrosos muchos, se los llevan empresas privadas especializadas, que para su tratamiento provocan nuevos rechazos y emisiones, permitidas por las leyes que regulan el medio ambiente. Tanto Muebles Ricardo como las empresas de tratamiento de residuos están contaminando el medio ambiente de todos, aunque a cambio del cumplimiento de una legislación y/o pago de tasas determinadas.

Cuando el proceso productivo termina, empieza la logística de distribución. Gracias a las infraestructuras del país los productos de Muebles Ricardo están en los centros de distribución en pocas horas, incrementando el coste del producto muy poco gracias a las grandes autovías por las que suele circular. Estas autovías, no hace falta decirlo, han sido creadas gracias a los impuestos de los ciudadanos de otra generación, y su mantenimiento gracias a los impuestos de los ciudadanos de la generación actual.

 

Como hemos comentado, Muebles Ricardo fabrica muebles de bajo coste, por lo que su cliente potencial es aquel con unos ingresos económicos no muy altos, personas con dificultades económicas para poder comprar un mueble de diseño, jóvenes parejas mileuristas y personas de bajos recursos en general.

Jorge y Laura son el típico perfil de cliente de Muebles Ricardo. Laura es una joven mileurista y Jorge también lo era antes de quedarse en paro hace tres meses. Ellos se compraron una casa hace 2 años, y todavía no la han amueblado del todo. Gracias a que Jorge tiene prestación de desempleo han podido hacer el “exceso” de comprarse una mesa para el comedor de Muebles Ricardo.

Victoria y Paco son una pareja no tan joven con un hijo. Amueblaron el comedor entero, a pesar de las reticencias de Victoria, a la que le parecía un gasto excesivo sobre todo en estos tiempos de crisis. Pero Paco la convenció, aduciendo que él llevaba 20 años trabajando en la misma empresa, y que eso les daba una seguridad laboral importante. El argumento convenció a Victoria, “¡Le tendrían que pagar 40.000 para despedirle!” pensó ella, con esas cantidades seguro que no le despedían.

También Pablo, Juan, María o Tania, todos ellos funcionarios del estado, son compradores de Muebles Ricardo. Según muestran los estudios de mercado, son funcionarios el grupo laboral que más compra los muebles de Don Ricardo.

 

 

A don Ricardo, hombre importante en su pueblo, le gusta hablar de política. Se junta con unos amigos en el bar de la principal calle del pueblo, como ha hecho toda la vida.

Don Ricardo opina que el estado le masacra a impuestos, que le esquilma en vez de ayudarle, a pesar de que es gente como él la que genera empleo en este país. “Me deberían pagar en vez de cobrarme impuestos” piensa él para sus adentros, algo que no se atreve a decir excepto en ambientes muy cercanos.

Don Ricardo querría que el despido fuese libre (o sea, gratis), que la Seguridad social se la pagase el propio empleado, y que no le cobrasen impuestos. “Lo que yo he conseguido lo he conseguido gracias a mi mismo, no tiene porque venir nadie a quitarme el dinero que es mio”. Don Ricardo también piensa que él no tiene porque mantener a masas de parados “vagos” con sus impuestos.

 

Don Ricardo obviamente opina lo que le interesa. Un amigo “rojo” le dijo una vez que él había llegado a donde estaba gracias a los impuestos que habían pagado otros (universidad, ayudas públicas), que su empresa había crecido también gracias a los esfuerzos y al buen hacer de sus trabajadores, que sus productos se vendían ampliamente gracias al sostenimiento de la demanda que produce el estado social, las ayudas de desempleo y a esos funcionarios que pagamos entre todos. Le dijo, en definitiva, que el éxito de su empresa se debía a en parte a él, pero también en parte gracias al resto de la sociedad.

Don Ricardo miró a su amigo como si estuviese loco. “Estos Rojos” pensó, “Son unos envidiosos. Si por ellos fuese viviríamos como en Cuba”, y siguió fumándose su habano cubano en medio de sus ególatras comentarios.