LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

SINDICALISMO CENETISTA EN DEFENSA DE LA CORRUPCIÓN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 11-08-2009 en General. Comentarios (3)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/cartelcnt.jpg 

Don Mariano, en defensa de sus correligionarios proletarios

 

Hace unos días hablé de Mercadona. Voy a contar un caso curioso, que tiene que ver con la foto que escogí aquella vez.

Como sabéis las condiciones laborales en mercadona han empeorado mucho en los últimos años. La gente está descontenta. En este contexto se han producido bastantes despidos de dudosa legalidad, declarados procedentes por la empresa. Los despedidos han acudido a sindicatos, sin que parezca que hayan tenido excesivo éxito, excepto los que han acudido a un sindicato, la histórica CNT.

 

La CNT es el único sindicato que sigue luchando bajo el método de la acción directa. Os pongo el ejemplo. Algunos despedidos de mercadona se han afiliado a la CNT, y este sindicato empieza una campaña de “presión” sobre la empresa para que ésta reconozca el despido improcedente de este trabajador.

Montan manifestaciones en la puerta (ahuyentando al cliente), montan follón, amenazan veladamente a la empresa, etc,etc. Mercadona, en vista de que esta situación ahuyenta a los clientes, y asustados por la presión, acaba por aceptar la improcedencia del despido.

Para algunos este será un método adecuado e inevitable ante las injusticias patronales, para otros será coacción, pero esta es la manera que la CNT usa para defender a sus afiliados. El trabajador, el afiliado, está por encima de todo, y se usa cualquier método para defender sus intereses.

 

Pues bien, este es el método que parece haber copiado el PP para sus afiliados implicados en casos de corrupción. El PP ha decidido defender a sus afiliados a capa y espada, por muy chorizos que éstos sean, usando esta camaradería proletaria de corte anarcosindicalista. Da igual que sean corruptos, que estén imputados, que se hayan llevado la pasta. Lo importante es que son “compañeros”, y hay que defenderlos. Si hay que darle la vuelta a la ley, se hace. Si hay darle la vuelta al estado de derecho y a los métodos democráticos, se hace. Si hay que coaccionar, también se hace.

Si en cambio la ley ofrece resquicios a los que acogerte, pues entonces se es legalista. No busquéis coherencia, no la hay. Es simplemente la defensa del “compañero” y de la “marca”.

 

En estos largos meses de Gürtel y corrupciones varias el PP ha usado muchos métodos de defensa, demasiados. Los ha cambiado cada pocos días, sin pudor ninguno, quizá fruto de un nerviosismo extremo en su cúpula directiva, que debe ser mucho mayor de lo que pensamos.

Primero fue la negación de hecho, después se habló de persecución megalomaniaca por parte del “Juez Socialista”, Baltasar Garzón. Cuando Los tribunales de Madrid y Valencia aceptaron los casos, entonces se pasó a usar el legalista principio de “se es inocente hasta que no se demuestre lo contrario”.

Cuando los indicios de corrupción se sucedían, entonces se denunció persecución mediática por parte de los medios anti-PP. A los pocos días pensaron que lo mejor era defenderse atacando, y encontraron un caso extraño con las subvenciones de MATSA donde trabajaba la hija de Chávez, e intentaron patéticamente crear un caso de corrupción de la nada para igualarlo al de Camps. Cuando se les pasó esto, pasaron a la estrategia de minimización del delito (cuatro trajes, delito menor, etc).

 

Y llegamos a esta semana. Después de la increíble sentencia del TSJCV la vicepresidenta se equivoca gravemente diciendo que la fiscalía recurrirá. Hay algunas personas que han defendido a la vicepresidenta, pero considero que lo que hizo no debe hacerlo. El gobierno debe de mostrar la diferencia entre el gobierno y el partido (el PSOE en este caso), y por otro lado entre el ejecutivo y la justicia. Las declaraciones de De la Vega crean sensación de partitocracia y poca independencia entre poderes, algo que no es bueno para la democracia.

Pero aquí el PP aprovecha para tirar el órdago con su última estrategia: El PP está perseguido por el aparato del estado.

La gravísima acusación es un órdago irresponsable en boca de un partido pilar del estado. Ya no es una defensa, no es un ataque al gobierno, es situarse directamente en los bordes del sistema legal, acusando a jueces, fiscales, policías, miembros del ministerio del interior.

 

No voy a analizar cada uno de los absurdos argumentos del PP. Lo de las escuchas ilegales ordenadas por el poder judicial (¿?), o cualquier otro. No importa. Un partido que cambia 7 veces de estrategia de defensa en 4 meses carece de credibilidad en sus acusaciones.

Es más, cuando la obviedad diga que el PP está acusando como método de defensa irresponsablemente, el PP ya habrá cambiado de estrategia, y seguramente le echará la culpa a cualquier otra situación, negándose a hablar de sus graves acusaciones anteriores. Para el PP todo vale en defensa de sus afiliados, por esa especie de hermandad proletaria-yuppie en la que milita.

 

Me parece patético que haya prensa que defienda estas cosas, y periodistas que acepten las escenificaciones y declaraciones sin preguntas que hace el PP para poder tirar la piedra sin tener que responder responsablemente a lo que hace. En fin, lo que venimos diciendo continuamente en este blog: Prensa servil e irresponsable, hooliganismo, partitocracia, tolerancia social con la corrupción… Qué país señores.

ENTRE LA ABERTZALIZACIÓN Y LA FORMACIÓN DEL ESPÍRITU NACIONAL

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 07-08-2009 en General. Comentarios (11)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/zaplanapollo.jpg 

Nunca he sabido si esta foto era un montaje.

 

Hay lectores que piensan que soy especialmente agresivo con el PP de la comunidad Valenciana, y de hecho lo soy. Pero no lo soy por un capricho ni por una militancia oculta en ninguna cosa. Lo soy porque me parece que diariamente este partido sobrepasa los límites de la decencia política, moral y de la necesaria seriedad institucional.

 

Lo último, Gürtel mediante, ha sido la propuesta del PP valenciano de someter a la señora Leire Pajín a un examen de “Valencianidad”. Literalmente, a un examen para ver si defiende “los intereses de la comunidad valenciana”.

Pajín es una política que no me gusta. Me parece una copia femenina y joven de Pepe Blanco, con poca capacidad de comunicación y que no aportan nada productivo a un partido político. De hecho, Pajín y Blanco tienen un perfil muy “de partido”, es decir, de personas que parecen pensar y hablar conectados a la CPU del partido, y sus razonamientos no son más que puros eslóganes corporativos.

A mi estos dos políticos me recuerdan mucho al típico político (y militante) del PP, incapaz de ver más allá de los machacones mensajes que les meten en la cabeza en las reuniones a las que asisten en la sede del partido. Tan sólo son capaces de salir del eslogan con dos copas de por medio, cuando te reconocen que lo dicen porque lo tienen que decir, pero que no se lo creen.

 

Independientemente de mis preferencias personales y lo poco que me guste Pajín, lo que no se puede permitir bajo ninguna circunstancia es que el PP se crea con el derecho de definir que es la valencianidad y de decidir quien defiende los intereses de la comunidad valenciana y quien no. ¿Quién demonios se han creído que son?

 

Esto no es muy distinto a lo que hace Batasuna y el entorno de ETA. Los vascos de verdad son los independentistas. Los demás son vendidos, inmigrantes de tercera generación que no debían ser vascos, o cobardes pactistas. Ellos son los vascos puros, los que defienden la esencia de la vasquidad, los que tienen la llave y la herencia de una tradición milenaria.

Aquí el PP se cree lo mismo. Ellos son los verdaderos valencianos y los que defienden los intereses de la comunidad valenciana. Los demás, catalanistas traidores o sucursalistas del gobierno Zapatero que quieren esquilmar la comunidad.

 

Si queremos mirar más ejemplos los tenemos. El Franquismo hacía exactamente lo mismo. El régimen representaba la verdadera España, con sus valores superiores: La religión, la patria, el orden, un ejército protector y salvador.

La oposición en cambio era la Anti-España. Traidores que trabajaban al servicio de Moscú o de la Masonería internacional, ateos enemigos de las más hondas tradiciones Españolas, o nacionalistas Anti-Españoles.

Podemos buscar más ejemplos y los encontraremos. Todo totalitarismo actúa de la misma manera. Se hace representante de la esencia de la nación, convirtiendo a los demás en enemigos, traidores y vendidos a una potencia extranjera. Hitler, Stalin, Pinochet, Ahmadineyad, Kim Jon Il…

 

Insisto, no es una cuestión de ideología, es una cuestión de decencia. No voy a tolerar al PP valenciano que se adueñe de la valencianidad, como no le permitiría a Zapatero que lo hiciese de la Españolidad. La utilización, en política, de los instintos más básicos y primarios de la población, y su dogmatización con ideas estúpidas llevan a sociedades retrasadas y bananeras.

CANAJEJAS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 06-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/canalejas.jpg 

 

Siguiendo mi repaso a personajes históricos que considero importantes o interesantes, me gustaría hablar sobre el primer tercio del siglo XX en España. Era la época de Alfonso XIII, en una España generalmente pobre, analfabeta pero que, en cambio, tenía destacadísimos personajes en facetas tan dispares como la política, la literatura, la arquitectura, la pintura, la ciencia, etc.

 

Dentro de la política creo que entre la coronación de Alfonso XIII y la llegada de la segunda república hay dos personajes muy interesantes: Antonio Maura y José Canalejas. Voy a concentrarme en el segundo, Canalejas,  político liberal que fue presidente del gobierno entre 1910 y 1912, hasta que fue asesinado por el anarquista Manuel Pardiñas.

 

Creo que Canalejas es una figura clave del periodo porque lo que políticamente representaba era la última oportunidad de salvar la decadente monarquía, que una vez el murió se descompuso irremediablemente.

Canalejas representaba la parte más abierta y liberal del sistema político Canovista. Escindido del partido liberal fusionista, llegó a ser presidente del gobierno con una hoja de ruta política encaminada a convertir el corrupto sistema monárquico en una verdadera monarquía parlamentaria.

Sus ejes de gobierno eran tres: Acabar con el sistema de enchufismo y corrupción de la administración pública, mejorar algo las condiciones de vida de las clases populares, y separar el estado de la fe católica.

 

Las políticas para acabar con los privilegios de una clase política que dominaba el país a su antojo fueron escasas, quizá por falta de tiempo. La ley más conocida es la del servicio militar obligatorio, que aunque hoy parezca una ley algo retrógrada en ese momento suponía acabar con el sistema de quintos, en el cual la gente con recursos económicos se libraba del servicio militar (y, por lo tanto, de la guerra de Marruecos), mientras que los pobres iban a la guerra.

Lo mismo se puede decir de las orientadas a mejorar el nivel de vida de las clases más pobres. Sustituyó el impuesto de consumos (que era general) por uno que afectaba a las rentas altas solamente, y llegó a barajar la idea de una tímida reforma agraria, que no llegó a proponer.

 

Sin embargo donde más destacó Canalejas fue en sus leyes secularizadoras. Permitió que otras confesiones religiosas pudiesen mostrar sus símbolos en público, reabrió las escuelas laicas cerradas por el anterior gobierno conservador, y, sobre todo, propugnó la prohibición de que más órdenes religiosas se estableciesen en España.

Como el lector supondrá, la Iglesia católica se echó sobre la yugular de Canalejas tildándolo de anticlerical y de perseguir a la Iglesia (Como veis, la Iglesia lleva toda la vida utilizando el victimismo y la persecución para mantener sus privilegios). La verdad es que Canalejas era un hombre católico- practicante, que incluso tenía un confesionario en casa, pero su pensamiento como hombre de estado le llevó a concluir que era prioritario en España secularizar el estado y acabar con la enorme influencia de la Iglesia católica en la sociedad Española.

 

Sin embargo, Canalejas es uno de tantos hombres incomprendidos por emprender políticas intermedias que no satisfaces a ninguna de las dos partes en conflicto. Si desde la Iglesia y el conservadurismo le tachaban de anticlerical peligroso, los republicanos y socialistas pensaban que sus políticas eran débiles, ya que Canalejas no intentaba crear un estado Laico, si no secularizar el estado dentro de la realidad católica de la monarquía borbónica.

 

Pero Canalejas no estaba equivocado en sus políticas. Cuando se ve los tres ejes de conflicto principal en la guerra civil (Conflicto económico privilegiados- pobres, conflicto clericalismo-anticlericalismo y conflicto centralismo-autonomismo) vemos que, excepto en el tema autonómico, Canalejas percibió bien que era necesario disminuir el poder de la Iglesia y mejorar la vida de las clases más necesitadas como método para crear un estado viable.

 

¿Qué hubiese pasado si Canalejas no hubiese sido asesinado? Mi impresión personal, es que hubiese sido cesado en poco tiempo, engullido por el propio sistema caciquil y turnista de la restauración. No creo que hubiese podido realizar sus políticas. Sin embargo, de haber vivido lo suficiente, podría haber sido una figura importante dentro de la segunda república, y, haciendo política-ficción, quizá podría haber conseguido lo que ni Alcalá-Zamora ni Miguel Maura consiguieron: Atraer a una parte sustancial de la derecha al terreno de la democracia republicana.

 

ENTRE EL MAS QUE AMIGO Y EL AMIGUITO DEL ALMA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 03-08-2009 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/campsobelix.jpg 

A uno de estos caballeros le han regalado el traje...

 

 

Hoy, el TSJCV ha sobreseído la causa contra Francisco Camps y otros cargos del PP valenciano por recibir trajes. La noticia, ya conocida por la cadena SER desde el sábado (fecha en la que estaba decidida), en algo que si fuese perjuicioso para el PP se llamaría filtraciones interesadas, pero que en el caso contrario, como ahora, no se le da la más mínima importancia, ha provocado las reacciones habituales en esos juicios mediáticos.

La parte favorecida, el PP en este caso, lo presenta como una victoria, como la demostración de su inocencia, y como el fin absoluto de este caso, por mucha posibilidad de recurso que exista.

La parte perjudicada, el PSPV, destaca que existen más instancias, que esto no ha acabado, y que el proceso sigue, además de destacar las responsabilidades políticas ce Camps.

La verdad es que es muy gracioso ver como se repiten estos roles en las sentencias de este tipo. Las personas, cuando se sienten próximas a una de las causas, se agarran a la versión de su parte, y suelen repetirla como verdad. Así pues, y aunque sea difícil en este caso, intentaré hacer un análisis lo más independiente posible.

 

De primeras, entiendo que hay dos vertientes en este caso: La judicial y la política.

Respecto a la vertiente judicial, me parece que en un tipo de delito como éste la visión subjetiva del juez se convierte en sentencia. Me explico.

El cohecho pasivo impropio, tal y como se ha defendido en este blog desde el principio, es un delito terriblemente difícil de objetivizar. Por su definición, para que se dé este delito el regalo del funcionario público debe ser en consideración de su función. Obviamente, todos los imputados han recibido regalos en consideración a su función, ya que son regalos de una trama corrupta cuyo delito es la compra de voluntades en la administración y no de una ONG, con lo cual deberían entrar en este apartado.

Sin embargo, el auto del tribunal indica que, para el TSJCV, en consideración de su función sería aplicable a un funcionario, por ejemplo, que hubiese tenido voto directo en la concesión de un concurso, y no para cargos superiores de la administración como el presidente, que, en teoría (aunque no en la realidad) no deberían influir en estas concesiones.

 

La verdad es que, sin ser profesional del derecho, parece como si el tribunal se hubiese querido lavar las manos, ante la importancia de los imputados.

Como la decisión no parece muy clara, uno de los jueces, Juan Montero Aroca (que es conservador, no lo olvidemos), ha querido hacer constar su voto particular discrepante, ya que considera que no se está aplicando correctamente la jurisprudencia anterior a este delito y, por otro lado, cree que sus compañeros han sido demasiado categóricos al afirmar que no existe relación alguna entre la dádiva y los regalos, cuando para él existe un campo de duda razonable, lo que obliga al tribunal a rechazar el sobreseimiento, y no a aceptarlo como ha hecho (Lógico. La más mínima duda hubiese obligado al tribunal a llevar a juicio a Camps).

También hay que destacar que incluso este magistrado considera adecuado el sobreseimiento del señor Costa, pues no tiene cargo en la administración (Recordemos que costa el secretario general del PPCV, y sus decisiones sobre las contrataciones del partido son libres y no están sometidas al delito de cohecho).

 

Me parece que la personalísima opinión del “más que amigo” de Camps ha sido la que ha decidido el sobreseimiento, y no unas razones claras. Y aquí se me abren ciertas dudas que me gustaría comentar:

1º/ El sobreseimiento de la causa no sólo exime de responsabilidad a los cargos del PP. Por la propia bi direccionalidad del cohecho, también exime al bigotes y a Correa, delincuentes que están en prisión por la compra de voluntades públicas. Para evitar un mal trago a los dirigentes del PP se van a librar de un delito estos personajes, siendo obvio que pretendían agasajar a los dirigentes populares para sus intenciones.

 

2º/ ¿Es legítimo que de la Rua, íntimo amigo de Camps, sea quien finalmente ha decidido que su amigo no vaya a juicio? Desconozco como está la legislación en este punto, así que no sé si sería posible que se hubiese desinhibido, ¿Podría haberlo hecho? Si es afirmativa la respuesta, ¿se le puede demandar por no hacerlo? ¿La acusación particular y la fiscalía cargarán contra el juez? ¿Es prevaricación? ¿Por qué no fue recusado?

 

3º/ ¿En que posición queda el ahora juez instructor José Flors? El tribunal ha despreciado su trabajo totalmente. Flors encontró una decena de indicios del delito de cohecho impropio, y aún así el tribunal ha cerrado el caso. La verdad es que el profesional juez Flors ha cumplido su trabajo mucho mejor de lo que esperaba la mayoría de personas.

 

Ahora, previsiblemente, el PSPV recurrirá, y quizá también la fiscalía. Cuando llegue este caso al tribunal supremo ¿Qué pasará? Viendo la subjetividad de la decisión, y también de la interpretación del delito, puede pasar cualquier cosa. No creo que sea nada descabellado que el supremo contradiga al TSJCV, incluso parece razonable viendo las bases de la decisión judicial, ¿Se abriría directamente juicio popular? ¿Volvería al TSJCV para que lo sobresea de nuevo?

 

 

Por otro lado, distinto al anterior se encuentran las responsabilidades políticas de los implicados, como se ha comentado otras veces en este blog. Objetivamente, creo que hay una serie de datos que se conocen que son relevantes:

 

1º/ El PPCV se ha rodeado de Orange Market y de sus representantes legales, el Bigotes y Correa, personas que están en la cárcel. Las relaciones económicas entre la generalitat y el propio PPCV con esta empresa han sido muy estrechas, así como con muchos dirigentes.

 

 2º/ Parece sobradamente probado que muchos cargos del PP han recibido regalos de valor de esta trama corrupta. Se conocen trajes, zapatos, joyas, bolsos, etc. El juez instructor lo considera muy probable y el TSJCV ni siquiera se ha atrevido a negarlo. Además, la sentencia a favor del sastre José Tomás demuestra estos hechos.

 

3ª/ Camps ha mentido a la opinión pública diciendo que no había recibido ningún traje y que los había pagado. No es una mentira piadosa, ni obligada o conveniente por su función institucional. Es una mentira simple y llanamente para evitar ser juzgado y engañar a sus ciudadanos.

 

Con estos hechos, ¿Debe Camps dimitir? Bien, hay dos versiones. Algunas personas dicen que los hechos como estos deben dirimirse en las urnas, y que debe ser la sociedad quien los rechace o valide. Otros consideran que los dirigentes públicos están obligados a ser honrados, y que es algo exigible en una democracia avanzada.

Para una persona que defienda la primera versión Camps no debería dimitir, pero para alguien que defienda la segunda sí. Yo creo que es obligación de un político ser honrado y decir la verdad en temas de este estilo y, por lo tanto, creo que Camps debería dimitir. Si queremos ser un país avanzado democráticamente y limpio políticamente creo que eso es una exigencia. Si no actuamos de esa manera, caeremos en esta tendencia latina tan frecuente del caudillismo y la admiración por el líder, al que se le perdona todo y que puede actuar con total impunidad.