LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

¿UNIFORME EN LA ESCUELA?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 28-08-2009 en General. Comentarios (13)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ninosuniforme.jpg 

 

Leo en el diario público que un catedrático de pedagogía propone volver al uniforme escolar obligatorio para poner freno al consumismo desmesurado que se observa entre los jóvenes.

 

Me gustan estos debates, porque ambas posiciones tienen razones poderosas, y difícilmente se puede rechazar totalmente la otra postura.

A favor del uniforme podemos decir que éste convierte a todos los alumnos en iguales, independientemente de cual sea su condición económica y social. No hay envidias por la ropa de otro, ni prepotencias por el mismo motivo. El catedrático decía que le reinstauración del uniforme escolar evitaría el consumismo, algo que rebatiré después.

En contra del uniforme podemos decir que es una imposición de indumentaria que recuerda a tiempos pasados y que en cierta manera puede coartar la individualidad de cada uno.

 

Personalmente soy contrario a la reimplantación del uniforme en los colegios. No rechazo que pueda tener algún efecto positivo, pero creo que los negativos superan a los positivos, y que se sobredimensiona los efectos beneficiosos del mismo.

El catedrático de pedagogía dice que su uso disminuiría en consumismo. Yo creo que en un grado muy bajo. Posiblemente no existirían estas envidias y estas burlas por la ropa de los niños, pero existirá igualmente por el material escolar, por los móviles, por los juguetes o por cualquier otra cosa, ¿O es que vamos a uniformizarlo todo?

 

En el artículo se explicaba que los niños exigían a los padres todo tipo de juguetes y ropa sin valorar nada, y que se habían convertido prácticamente en máquinas consumistas y egoístas. Bien, incluso asumiendo que esto pueda ser así (que lo es en muchos casos) el echar mano del uniforme para solucionar esto es la típica solución simplista y facilona que se intenta rescatar del pasado para poner un parche.

Pero, además, en todo esto hay un pensamiento oculto que me parece muy preocupante, que es que los problemas de la educación de los hijos los arregle el colegio.

 

No paro de oír gente que habla de que la educación de los hijos la deciden sus padres, de la libertad de educación, etc. Pero en cambio, la gente pretende que sea la escuela quien le eduque a sus hijos, eso sí, bajo los parámetros que ellos digan.

Ahora se quiere que el colegio erradique el consumismo de los hijos. Pero para que los hijos aprendan a valorar las cosas, eliminen la “cultura de pedir” y no exijan “a cambio de nada”, deben ser los padres quienes no cedan ante los hijos, aprendan a decirles que no, les enseñen que no se puede tener lo que se quiere; no la escuela.

 

Los padres querrían que sus hijos no les estuviesen pidiendo a todas horas juguetes de todo tipo, y que se conformasen con un no. Pero, ¿Acaso el Padre no presume del coche que se ha comprado? ¿No quieren los padres tener las mismas cosas que sus amigos? ¿No ven los niños como sus padres se vanaglorian de la televisión de plasma que se han comprado? Con esos ejemplos, es difícil que el niño valores otras cosas que las cosas materiales, si no se les da una educación adecuada en este aspecto. En una sociedad consumista, los niños hacen lo que ven, ni más ni menos.

 

Muchas veces veo parejas jóvenes con hijos, y estos hijos manipulan a los padres como quieren. No sé si es un problema del tipo de sociedad en que vivimos (Ambos progenitores trabajando, poco tiempo para los hijos), pero me da la sensación de que esos padres no tienen una buena preparación para educar a sus hijos. Quizá se deberían estudiar otros métodos, como que los padres aprendan psicología infantil, algo que seguramente les sería muy útil, en vez de estar proponiendo continuamente la vuelta en la escuela a ciertos valores del pasado como solución simplista.

 

Hablaba el catedrático que la “cultura de pedir” llevaba, de mayores, a la “cultura de la subvención”, ¿Pedir que la escuela soluciones la educación de tus hijos no es acaso “cultura de la subvención”?

 

MERKEL Y SARKOZY

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 27-08-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Merkelsarkozy.jpg 

 

He escuchado algunas veces a amigos militantes del PP, y también a algunos dirigentes del PP, alabar a los gobernantes de Francia y Alemania, Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy, y ponerlos como modelo que su visión política. Esto es algo también frecuente en personas que dicen militar en aquello que ahora se llama liberalismo, y que en el pasado era simplemente librecambismo, independientemente de si militan en el PP o no.

 

Estos comentarios, en mi opinión, provienen del poco conocimiento político que existe en nuestro país, y de la dogmatización que los partidos ejercen sobre sus simpatizantes, que a veces llega a alienar su capacidad crítica.

Porque realmente, Merkel y Sarkozy tienen poco que ver con estos “liberales”. De hecho, incluso me atrevería a decir que las políticas a nivel económico de estos dos gobiernos están más a la izquierda que la política del gobierno socialista español, en el peor de los casos serían similares.

 

Nicolás Sarkozy es el presidente de la UMP, un partido conservador pero Gaullista. El Gaullismo, nacido de las ideas del general Charles de Gaulle, es profundamente estatalista y anti-liberal, en un sentido económico y anglosajón de la palabra.

Los franceses consideran que el estado es la cumbre máxima de la vida pública. Ellos viven bajo la protección del estado providencia que les garantiza aquellos principios provenientes de la revolución: libertad, igualdad y fraternidad. En Francia el estado es intocable, y el liberalismo es prácticamente una cosa prohibida. De hecho, los liberales de Francia (que los hay), no están en la UMP y, además, son considerados una rareza política, algo así como unos portadores de ideas extranjeras anglosajonas.

A pesar de que Sarko parecía el menos estatalista (económicamente hablando) de los candidatos de la UMP, las líneas políticas en Francia están marcadas. Sí han realizado los Gaullistas cierta liberalización de la economía durante las dos últimas décadas, pero no se atreven a llegar a niveles como los que conocemos en España, por ejemplo. El estado de bienestar Francés es mucho más sólido y amplio que el español, y el señor Sarkozy no se atreve a tocar más que los retales.

 

La canciller Alemana Ángela Merkel proviene de un partido distinto. La CDU alemana no es tan estatalista como la UMP. Sin embargo, como es conocido, en Alemania existe un estado de bienestar incluso mayor que el francés (Por lo menos antes de la agenda 2000), nacido de el pactismo en la RFA entre el SPD y la CDU después de la segunda guerra mundial.

La política de Merkel en Alemania es una política que podríamos llamar centrista en términos objetivos. La razón de esta política es fácil de entender. El gobierno de Merkel es un gobierno de coalición con los socialdemócratas, donde éstos ocupan la mayoría de carteras. De hecho, el responsable de economía es un socialdemócrata.

Mucha gente desconoce cual es la realidad personal de Merkel, y la realidad de la CDU. La CDU es un partido centrista a nivel económico, aunque conservador a nivel social. Tiene una base católica marcada. Pero Merkel no es católica, es protestante e hija de un pastor luterano. Además, ella ha sido ciudadana de la RDA, cuando la CDU es un partido bastante “occidental” y de raíces en el sur de Alemania. Otro dato es que Merkel militó en organizaciones juveniles comunistas, aunque es algo que no tiene mayor importancia porque en la RDA eso era algo bastante normal.

Quizá pueda parecer irrelevante que Merkel sea protestante y del este de Alemania, además de ser mujer. Pero, por hacer una comparación, sería algo así como si la presidenta del PP fuese catalana y atea (¿Montserrat Nebreda?), algo difícil de creer hoy en día, ya que estos partidos conservadores tienen una parte de voto bastante “reaccionario”, que les cuesta aceptar un candidato que no sea hombre y católico.

 

Hoy la prensa refleja la noticia de que Francia y Alemania han acordado plantear en la próxima reunión de G20 una regulación internacional de las primas de los directivos de las entidades bancarias. La medida, es profundamente reguladora, intelectualmente contraria a al liberalismo económico teórico, y han sido estos dos gobiernos dirigidos por políticos conservadores los que la van a proponer.

¿Alguien imagina a Aznar y al líder conservador británico James Cameron proponiendo esto? Sería inconcebible para dos liberales proponer algo así.

 

Ya que hemos hablado de Francia. Una de las cosas que más me gustan de Francia es que sus ciudadanos saben de política. Conocen las ideas, las alternativas, las medidas y sus posibles consecuencias. Eso da una mayor altura al debate político francés y mayor seriedad y responsabilidad a sus políticos.

En España, la mayoría de ciudadanos no entienden de política fuera de cuatro principios básicos, y muchas veces ni eso. Yo me he encontrado universitarios que no saben cual es la diferencia entre un partido de derechas y uno de izquierdas (aunque viendo la realidad presente no me extraña). En este país mucha gente vota a una opción porque es la que votan sus padres. Me parece descorazonador.

 

Y gracias a eso tenemos un debate político tan bajo. Y por eso la gente de este país se llega a creer que lo que propone el PP en España es lo que proponen estos dos gobiernos de países serios. Ojala nuestros amigos del PP se pareciesen a la derecha de Francia y Alemania, mejor nos iría a todos.

 

EL PUJOLISMO DE ESQUERRA REPUBLICANA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 24-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ERC.jpg 

 

Los dirigentes de ERC están armando follón últimamente en previsión de una sentencia no del todo favorable al estatuto de Cataluña que lo recorte parcialmente. Han decidido, en vista de la poca independencia política de la justicia, que la presión popular es la mejor manera para condicionar a la justicia.

Adicionalmente, el portavoz en el congreso de ERC, Joan Ridao, ha amenazado con que una sentencia que recorte el estatut supondría una mayor desafección de los catalanes hacia lo que ellos llaman, usando la antigua forma franquista, el estado Español.

 

No es una estrategia nueva, ni propia de Cataluña ni de España. El candidato opositor en Afganistan, Abdullah Abdullah, ha optado por una estrategia parecida. En previsión de un fraude electoral, Abdullah lo anuncia preventivamente, y avisa que montará un cisma como Karzai gane en primera vuelta.

Parece claro que Abdullah sabe que los resultados en Afganistan van a ser fabricados, por lo que simplemente hace presión para que los fabriquen más acorde a lo que él quiere. Cosas de los países con democracias aparentes y poco creíbles.

En cierta manera, ERC está haciendo lo mismo. No confiando en la independencia de la justicia, hace presión para que le fabriquen una sentencia que les guste. El problema aquí es que, por muy desprestigiada que esté la independencia de la justicia, España no es Afganistan por mucho que a los dirigentes de ERC les gustaría que así fuese.

 

Parece increible que ERC esté tan preocupada por el estatut cuando votó en contra. Si llegan a votar a favor me imagino al señor Carod crucificado cual Jesucristo en la puerta del tribunal constitucional. Pero eso es parte de la política enfermizamente victimista que tienen estos partidos nacionalistas. 

Porque, en el fondo, es el enfrentamiento, la desconfianza, los excesos verbales anticatalanes y los ataques lo que hace crecer a este tipo de partidos. Ellos necesitan la confrontación, necesitan germinar el odio para sobrevivir y crecer.  Y aquí cuentan con aliados fieles, que son aquellos que, a nivel nacional, necesitan de los excesos del nacionalismo catalán para crear otro sentimiento opuesto de anticatalanismo, y sacar de él réditos electorales.

 

Aunque ERC declare que no es un partido nacionalista, si no independentista*, la verdad es que el nacionalismo es obvio y absoluto en el caso de este partido. Es más, ERC se ha convertido, directamente y desde que tiene responsabilidades políticas importantes, en un partido Pujolista, aunque dialécticamente más radical.

Como Pujolismo se entiende aquella política de Jordi Pujol de vender su apoyo electoral a quien le diese prebendas a Cataluña, independientemente de que fuese aquello a lo que había que apoyar. Igual apoyaba a González que a Aznar, y hubiese apoyado a Anguita si le hubiese dado tres o cuatro competencias. Bajo la excusa de asegurar la gobernabilidad, el Sr. Pujol y su partido vendían cada diputado a precio de oro.

En el fondo la presencia de ERC en el gobierno catalán y su pacto con el PSOE a nivel nacional responden a ese Pujolismo que he comentado. Pero como ERC no tiene la experiencia política de CiU, ni su ascendente de ese inteligente y capaz empresariado Catalán experto en comercio y negociación, se pierde en excesos verbales y eso lleva a conformarse con menos prebendas, cuando CiU en su misma situación podría haber destripado a Zapatero perfectamente.

 

Desgraciadamente el Pujolismo no es algo que haya infectado solamente a ERC. En cierta manera, después de 25 años de liderazgo en Cataluña, el Pujolismo ha contagiado a todos los partidos catalanes en mayor o menor medida, incluso al PP. Todos quieren que Cataluña tenga más dinero, todos sienten que no tienen lo que merecen, todos sienten que el estado favorece a otras comunidades antes que a la suya.

Es más, el Pujolismo ha infectado al estado de las autonomías entero. Muchas personas creen que Pujol fue un gran político para Cataluña porque consiguió muchas cosas del gobierno central. Muchas comunidades querrían tener un Pujol, ya que entienden la política como la división de un pastel en que tu única preocupación es quedarte con la parte más grande.

La política de Camps en Valencia, por ejemplo, está llena de Pujolismo. Si que quitas la obediencia al PP nacional y esos tonos irrespetuosos y extremos de victimismo exacerbado, el esqueleto que queda es Pujolismo puro y duro. Lástima que sólo lo puedan aplicar con un gobierno del partido contrario en Madrid.

 

ERC ha pasado, desde su fundación, por varias etapas: Federalismo, antifranquismo, independentismo y Nacionalismo Pujolista, etapa en la que se encuentra ahora, aunque dialectalmente militando en la anterior. En el fondo, ha combinado lo peorcito de ambas tendencias, pero parece que esto le ha dado resultado, hasta ahora.

Preveo un descenso de ERC en los próximos años, a favor de CiU. El original finalmente prevalecerá, ya que cuando los catalanes que voten a ERC se convenzan que este partido jamás se la va a jugar por la independencia de forma clara, preferirán el original a la copia, por los mismos argumentos que usaba el otro día en el caso de Alarte.  

 

*Teóricamente el nacionalismo es una idea de construcción nacional considerando que ésta se tiene que basar en ciertas esencias superiores a la voluntad popular, como puede ser la raza, la cultura, la lengua, la religión, etc. La nación se construye sobre eso y no sobre una voluntad democrática. Esto convierte al nacionalismo en una idea profundamente conservadora, y por eso ERC, que se autodefine como izquierdista, evita el término y usa el de independentista.

 

JORGE ALARTE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 23-08-2009 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Alarte.jpg 

La verdad es que tiene cara de buena persona

 

El otro día en el blog amigo Ulises 3000, que administra uno de nuestros lectores, Nicolás Mengual, estuvimos debatiendo sobre la posible moción de censura en la alcaldía de Benidorm que el PSPV de ese municipio quiere llevar a cabo con la ayuda de un tránsfuga del PP.

La polémica surgía porque el secretario general de los Socialistas Valencianos, Jorge Alarte, ha prohibido a sus compañeros de Benidorm llevar a cabo ninguna moción de censura con ningún tránsfuga, en cumplimiento del pacto antitransfuguismo que el PP y el PSOE tienen firmado. Los socialistas de Benidorm, por el contrario, quieren realizar la moción de censura, seguramente influenciados por el pasado de Benidorm, en el que una moción de censura apoyada por un tránsfuga del PSPV dio la alcaldía a Eduardo Zaplana, iniciando así la fulgurante carrera política de este señor.

 

He hablado muchas veces sobre el PP de la comunidad Valenciana, pero creo que casi nunca del PSPV, y me gustaría hacerlo ahora analizando la figura de su nuevo y flamante secretario general, Jorge Alarte, que lleva poco menos de un año en el cargo.

Jorge Alarte es un hombre joven, alcalde del municipio de Alaquás hasta hace unos días, en el que ha ganado las tres últimas elecciones municipales con mayoría absoluta. Llegó a la secretaría general después de unas ajustadísimas primarias en las que venció por un estrecho margen al alcalde de Morella, Ximo Puig.

Políticamente, Alarte representa en Valencia lo que representó Zapatero a nivel nacional en el año 2001. Juventud, nueva gente y centrismo. De hecho, Alarte era el candidato preferido por Ferraz. Sin embargo aquí lo más importante son las características exclusivamente valencianas que representa Alarte.

La propuesta de Jorge Alarte para Valencia representa una aceptación tácita de ciertas políticas del PP que, según esta percepción de la realidad en nuestra comunidad, la sociedad Valenciana ha interiorizado. Un ejemplo de esto es la propuesta de cambio de la denominación tradicional del partido, que Alarte quería cambiar de Partido Socialista del País Valenciano a Partido socialista de la Comunidad Valenciana, algo que finalmente no prosperó prevaleciendo el arraigo a su denominación histórica.

Otra de las cosas que Alarte ha aceptado es la política de grandes eventos del PP, algo que había sido criticado por anteriores liderazgos y que ahora se considera un error táctico el haberlo hecho.

También es destacable otro punto de la nueva política del PSPV, que es la aceptación de que la sociedad Valenciana es victimista y, por lo tanto, hay que actuar en consecuencia, y conviene ponerse detrás de aquellas pancartas reivindicativas de inversiones, traspasos de competencias, conflictos interregionales, etc. Que no supongan una contradicción con la política del PSOE a nivel nacional y con las decisiones del gobierno de Madrid.

 

Como veis, la propuesta política de Alarte es pura táctica. Os voy aponer un ejemplo del viernes pasado, que creo que es muy ilustrativo.

El PSOE de la ciudad de Valencia tiene interpuesto un recurso sobre el cambio de uso de la parcela que contendrá al futuro estadio de Mestalla. Los socialistas entienden que no cumple los planes de ordenación urbana, y consideran que el ayuntamiento ha realizado un trato de favor al Valencia C.F, perjudicando a la ciudad.

Pues bien, Jorge Alarte fue el viernes pasado a suscribir acciones del Valencia C.F. El consejo de administración del Valencia organiza actos mediáticos en la suscripción de acciones por parte de personalidades importantes, y ahí se enmarcó la suscripción de Alarte, en la que hizo declaraciones a los medios. En esa declaración, Alarte anunció la retirada del recurso por parte del PSOE de Valencia, como forma de apoyo al Valencia C.F. en este momento que tanto lo necesita.

¿Por qué anuncia Alarte esto? Sencillamente porque piensa que la política del PP de trato de favor al Valencia C.F da buenos resultados electorales, y la contraria (que es la que ha defendido el PSPV hasta hoy) no. Como veis, no es una cuestión de principios políticos, sino pura táctica.

 

En el caso de la alcaldía de Benidorm, que he comentado antes, sí que estoy de acuerdo con Alarte. El PSPV debe ser respetuoso con el pacto antitransfuguismo por mucho que el PP no lo sea. El PSPV debe ser honrado y competir con armas honrada, por mucho que sus rivales no lo sean. Me parece fundamental que un partido sea ético. Si el PSPV piensa ganar al PPCV siendo igual de aprovechado y “sucio”, no va a ganar las elecciones en la vida, porque no habrá motivo alguno para votar al PSPV y no al PP.

Y ahí es donde no entiendo la política de Alarte en el resto de frentes. ¿Qué se pretende imitando la política del PP? Hay una ley de la política que dice que si un partido imita a otro, no ganará nunca, puesto que la sociedad siempre va a preferir al original que a la copia. Si Alarte piensa que por imitar al PP en ciertas facetas, por aceptar de facto este vicitimismo enfermizo que parece asolar esta tierra, por coger aquellas partes del discurso del PP que son populares, sean adecuadas o no; en definitiva, si piensa que por eso va a conseguir que aquellos que dicen que los socialistas son unos “catalanistas”, unos “traidores”, que quieren hundir Valencia, etc. Le voten, Alarte se está equivocando gravemente.

Hay gente que no te va a votar nunca, y eso es lo primero que se debe tener claro cuando se dirige un partido político. Y, en consecuencia, orientar tu política a los que sí te pueden votar, a los descontentos, a los que piensan que esta comunidad está dirigida por unas personas que se creen que esto es su cortijo, a los que desean un modelo distinto de sociedad, a los que creen que la política es algo más honesto que lo que nuestros actuales dirigentes creen.

 

A pesar de que Alarte no es santo de mi devoción, creo que merece una oportunidad. Pero también creo que debe crear una política original, y no una copia barnizada de la política del PP. Alarte parece que le quiere dar un toque de ética a la política Valenciana, quiere mostrarse como un dirigente que lucha contra la corrupción y que quiere darle un contenido moral a la acción política. Eso es bueno, y es un camino que el PSPV debe realizar, pero no debe ser el único.

Los contenidos políticos son importantes, los partidos tienen un componente de ideas, en este caso de ideas socialdemócratas, que hay que intentar aplicar. Y Alarte tiene una asignatura pendiente en ese punto.

 

INVERSIONES DALPORT

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 20-08-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Dalport.jpg 

 

Hace algo más de un mes la empresa Inversiones Dalport S.A compró casi el 50% de las acciones del Valencia C.F a sus hasta entonces principales accionistas. Digo comprar, aunque lo que hizo Dalport fue realmente un simulacro de compra, puesto que no ha pagado las acciones y hay serias dudas de que lo vaya a hacer.

Al día siguiente el ex presidente del Valencia Vicente Soriano, designado representante de Dalport, habló de una gran operación de 500 millones de euros para sanear el Valencia, sin dar demasiadas explicaciones. Dijo que en pocos días el presidente de Dalport aparecería en Valencia para dar una rueda de prensa, y esperando nos quedamos.

 

Como suele pasar en el mundo del futbol, mundo dado poco al raciocinio, la lógica y el pensamiento crítico, muchos aficionados creyeron en Dalport como la salvación del Valencia, pero poco duró la alegría, porque ni siquiera en un mundo como este cosas tan extrañas pueden pasar desapercibidas. Una sociedad desconocida, con sede fiscal en Uruguay (un paraíso fiscal), con sede en España situada en un Chalet, con un presidente desconocido, sin ni siquiera página web… ¿Tiene esa empresa decenas de millones de euros para comprar acciones? Era muy raro. Por no hablar de las obvias dudas que se observaban en la operación ¿Cómo compran acciones con un precio multiplicado por 15 cuando pueden comprarlas en la ampliación de capital? ¿Por qué pagan un precio por acción a Soler muy superior al que el propio Soler les habría vendido las acciones con una mínima negociación?

 

Lo que se ha sabido desde ese día es muy oscuro. Dalport no ha podido pagar a algunos de las personas que les han vendido las acciones, su garantía fiscal se basa en unos bonos de Ford Motor Company firmados por un señor que está en prisión, y que ningún banco avala, sus representantes se sabe que son unos piratas sólo con oírlos hablar…

Lo único que reviste de mínima seriedad a Dalport es que está asesorado por el prestigioso Bufete de abogados cuatrecasas, del que conocí una vez a uno de los socios y me pareció una persona relativamente seria (tampoco mucho no os voy a engañar, aunque era un tío muy simpático). Fuera de ahí, no hay nada.

 

Afortunadamente el consejo de administración del Valencia C.F vio bien la jugada de Dalport y ha acelerado el proceso de ampliación de capital, que convertiría la mayoría de Dalport en humo. Si Dalport no compra 46 millones de euros en acciones antes del viernes 21 de agosto, su mayoría desaparecerá, siempre y cuando se complete la ampliación de capital.

Muchos aficionados, a pesar de las evidencias, siguen creyendo en Dalport, síntoma claro de poca capacidad lógica. Estas personas a veces se dedican a insultar a periodistas que desprestigian a Dalport. Es el caso del Jefe de deportes de la cadena SER en Valencia, Pedro Morata, periodista serio y valiente, atípico entre tanto periodista hooligan, al que estos fanáticos odian. 

 

Todo esto parece algo Kafkiano, algo absurdo. Pero ¿Qué pretende realmente Dalport? ¿Realmente pretendía comprar el Valencia con cromos del Coyote? ¿Qué demonios es esta empresa?

La verdad es que la verdadera naturaleza de Dalport es un misterio. Parece claramente una sociedad destinada a realizar operaciones especulativas, pero ¿Qué quiere del Valencia?

Puede ser que realmente quisiese hacer una operación de compra venta del campo, generar un club potente, y revender las acciones. Esto es lo que vende Dalport. Pero ante la oscuridad de la empresa, su desconocimiento del mundo del futbol, etc. No parece que esto sea posible.

 

Otra posibilidad es que pretendiese comprar las acciones del Valencia con bonos poco solventes (por no decir falsos), parar la ampliación de capital, y generar una operación de compra venta de estas mismas acciones. Sin embargo, tal y como está el Valencia y al precio que hipotéticamente le han comprado las acciones a Soler, esta idea, de ser la que tenía Dalport en mente, no demuestra más que el nulo conocimiento de las personas que dirigen esa sociedad y lo absurdo de todo esto.

Hay otra opción que se ha adivinado estos días. Hace pocos días un representante de Dalport le ofreció al Valencia C.F revenderle las acciones. La verdad es que es un absoluto despropósito, porque justamente el Valencia está inmerso en una ampliación de capital que va a devaluar el precio que ha pagado Dalport por acción a menos de la décima parte. ¿Qué pretendían? ¿Cobrar dinero y no pagar a Soler y Soriano? Porque es la única explicación para una acción tan absurda, que sea un fraude.

Doy más ideas, ¿Puede ser algún tipo de sociedad que pretenda limpiar dinero? Yo lo veo probable, sobre todo viniendo del país que viene.

 

Parece que la increíble historia de Dalport va a llegar a su fin en breves días. Pero su aparición en Valencia, aunque parece que fallida, creo que demuestra que el Futbol Español, y probablemente el internacional, puede verse invadido (si no lo está ya) por personas, empresas y sociedades de oscuras intenciones y dudosa legalidad.