LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

GIBRALTAR

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 29-07-2009 en General. Comentarios (6)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Moratinos.jpg 

 

La visita del ministro de asuntos exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a la colonia inglesa para asistir a una reunión tripartita con un representante británico y otro del peñón ha provocado muchas críticas por parte del PP y la prensa conservadora.

Uso la palabra “críticas”, y no “polémica” a propósito, puesto que entiendo que no hay polémica alguna en la visita del ministro, si no ganas de hacer ruido y jugar con los sentimientos primarios de la población por parte de la derecha con el fin, posiblemente, de desviar el tema de sus asuntos con “el Gürtel”, que diría esperanza Aguirre.

 

Recordemos unos principios básicos: Gibraltar es una colonia Británica en base al tratado de Utrecht de 1713, estatus que fue cambiado unilateralmente, por parte británica, para convertirse en un territorio de Ultramar, como forma de no estar afectado por los procesos descolonizadores de mediados del siglo pasado.

Gibraltar, en base a la interpretación Española del tratado de Utrecht, no tiene derecho a la autodeterminación, ya que su descolonización debería convertirla de nuevo en territorio Español, aunque también es cierto que el tratado dice que el Reino Unido puede disponer de Gibraltar para siempre si así considera apropiado.

De todos modos la realidad no indica que se quiera iniciar ningún proceso descolonizador, por mucho que el gobierno gibraltareño juegue con esa carta para intentar ser escuchado. Así pues, la discusión no es más que una discusión entre soberanías.

 

Durante la Historia de estos tres siglos, la postura Española ha sido firme, aunque con distintos grados de agresividad hacia la colonia. Ha habido intentos de recuperarla militarmente (siglo XVIII), posturas de intentar un ahogo económico (Franquismo), y posturas de una relativa buena relación (periodo democrático actual). Sin embargo en 300 años, la postura Española no ha avanzado ni un milímetro. A lo más que se ha llegado fue, durante el gobierno de José María Aznar, a un simulacro de pacto por la co soberanía, luego nunca firmado por el Reino Unido.

 

En este contexto la postura Española tiene dos ramas. La primera, seguir reclamando formalmente la españolidad de Gibraltar, y segundo mantener unas buenas relaciones con la colonia por mutuo interés económico (muchos Españoles trabajan el Gibraltar).

 

No voy a entrar a discutir la visita de Moratinos. Por mucho que la derecha oficial de este país monte ruido, creo que no es más que una postura ridícula.

De hecho, el propio Manuel Fraga, del que se podrá decir muchas cosas pero nunca despreciar su conocimiento profundo de la política y de las relaciones internacionales, ha reconocido que el viaje del ministro no representa ninguna cesión de nada, y que no entendía las críticas de su partido.

Bien haría esta derecha amarillista y servil con un partido político aprender del sentido común de Don Manuel.

 

¿Cuál debe ser la postura Española respecto a Gibraltar? ¿Debe enrocarse en la soberanía? En mi opinión, y viendo los resultados de los últimos 300 años, creo que hay que mirar hacia adelante y no enrocarse en posturas que no llevan a nada.

Hoy en día, me parece que la primera reivindicación de España no debería ser la soberanía, si no debería ser la exigencia al Reino Unido de que Gibraltar deje de ser un paraíso fiscal.

 

En Gibraltar hay más empresas inscritas que gibraltareños, como forma clara de evasión de impuestos. Desconozco cual es el origen real de estas empresas, pero no creo que sea muy osado decir que deben ser principalmente Británicas y Españolas.

¿Se ha hecho un cálculo alguna vez de cuanto dejan de ingresar las arcas Españolas por esta causa? Me temo que no. Al reino unido no creo que le importe (tiene más paraísos fiscales y leyes fiscalmente “permisivas” en sus territorios), pero a España sí le debe importar.

 

En mi opinión, una parte (no todo) del rechazo que tienen los Gibraltareños a unirse con España viene condicionado porque saben que perderían su estatus fiscal privilegiado, que es para ellos una fuente de riqueza.

Si conseguimos acabar con ese estatus, aunque no sería previsible una recuperación de territorio en, por lo menos, 2 ó 3 generaciones, sí que podría ser más factible cara al futuro.

 

Aprovechemos los nuevos vientos que se sienten en el mundo a favor de la eliminación de los paraísos fiscales (aunque sea de los paraísos fiscales de los demás, no los propios), y orientemos la política Española respecto a Gibraltar por esa vía. Va en beneficio de las arcas del estado Español, y, quizá, sea un buen camino para conseguir el objetivo de la unión en el futuro.

CUENTO DEL FUTURO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 27-07-2009 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ojofuturo.jpg 

 

En el año 2010 la candidata del PP, Esperanza Aguirre, ganó las elecciones generales anticipadas. Tal y como prometió en campaña, la presidenta se dedicó a realizar una profunda reforma laboral en España, con el objetivo nunca oculto de flexibilizar el mercado laboral Español.

Se bajaron las cuotas de la S.S más de 5 puntos porcentuales. Se abarató el despido para los nuevos contratos a 20 días por año trabajado, en contraste con los 40 que existían hasta ese momento. Se permitió una encadenación de contratos temporales mayor que hasta entonces, aún cuando era claro que muchas empresas se saltaban estas limitaciones con pequeñas trampas, etc.

Durante los primeros meses estas medidas parecieron no tener un efecto real en la creación de empleo, aunque casi un año después de la adopción de estas medidas se comenzó a crear empelo rápidamente. A pesar de no saber muy bien si fueron estas medidas las que impulsaron la creación de empleo, o si fue la finalización de la crisis internacional de 2008, quedó en el imaginario colectivo de los Españoles que estas medidas fueron las impulsoras de la creación de empleo.

Aunque económicamente tampoco fue la panacea. Fuera de la inversión inmobiliaria, que parecía no recuperarse, los nuevos trabajadores, al no sentirse seguros en sus puestos de trabajo, ni tener una protección social que lo compensase, primaban el ahorro respecto al consumo, por lo que nunca se volvió a los niveles económicos previos al 2008.

 

Algunos años después, en el 2019, el presidente del gobierno era el socialista Pedro Zerolo. Una nueva crisis asomaba la cabeza, como es lógico y cíclico en un sistema de economía de mercado.

En ese momento la patronal CEOE, presidida por Florentino Pérez, pidió una reforma laboral en profundidad. El mercado laboral, dijeron, era muy rígido aún después de las reformas de Aguirre de la década anterior. Para competir con China o con los EEUU se necesitaba contención salarial, despido más barato y menos impuestos.

Para ese momento los sindicatos tenían una fuerza mínima en la sociedad. Después de aceptar, durante el gobierno Aguirre, los 20 días por año trabajado para el despido, los nuevos trabajadores que se incorporaron al mercado laboral vieron a los sindicatos como unos traidores que sólo defendían a sus antiguos afiliados, y no a los trabajadores en general. Eso llevó a convertir a los sindicatos en viejas fuerzas sin sangre nueva, que ya tenían muy poca fuerza.

 

En ese contexto el gobierno Zerolo (que dependía, además, del nacionalismo conservador para gobernar) decidió apostar por una nueva reforma laboral, vendiendo a la sociedad que representaba la modernidad.

La posición de Zerolo no era fácil. La reforma de Aguirre llevó a un déficit enorme en la S.S. El estado preveía que no iba a poder pagar las pensiones a partir del 2023, pero estaba atado de pies y manos, ya que si subía las cotizaciones iba a aumentar el preocupante paro. Siguiendo el mito de la curva de Laffer, y hechizado con las palabras de Pérez de que iba a lograr el pleno empleo con esa reforma laboral y así, en base a las cotizaciones, aumentar los ingresos de la débil S.S, Zerolo se lo jugó todo a una carta: Implantar el despido libre, sin tocar las cotizaciones.

 

La reforma no dio de si lo esperado, aunque el repunte del empleo consiguió contener durante un tiempo el déficit de la seguridad social y salvar las pensiones. El gobierno Zerolo consideró que había superado un trance muy difícil.

 

Hay teorías económicas que dicen que existen ciclos macroeconómicos de casi 50 años de crecimiento o de estancamiento, con pequeños subciclos dentro del ciclo mayor.

Por lo que parece, desde 2008 debe haber un ciclo negativo, puesto que a partir del año 2030 apareció una crisis económica más virulenta que la del 2019.

Los despidos fueron masivos (eran gratuitos), el paro subió de una forma que no se había visto hasta entonces. El consumo se paralizó (la gente, sin seguridad laboral, primaba el ahorro por encima de cualquier otra cosa), y una parte importante de los autónomos tuvieron que cerrar por esta causa.

A principios de 2031 el gobierno realizó una bajada de pensiones generalizada, puesto que no podía mantenerlas, al igual que las prestaciones por desempleo, ya muy precarias puesto que en las reformas anteriores se le dijo a la sociedad que “quien no trabaja es porque no quiere”, algo que fue aceptado en general. La gente, sin recursos, inundó el mercado de bienes, provocando una bajada de precios muy marcada.

Esto llevó a una gran inestabilidad social, y a un aumento espectacular de los sindicatos anarcosindicalistas CGT y CNT, únicos que parecían defender a los asalariados. Los empresarios denunciaron coacción y métodos violentos por parte de estos sindicatos, amenazando al gobierno de que si no los ilegalizaba realizarían un cierre patronal. Paralelamente a esto, las fuerzas de extrema izquierda y de extrema derecha subieron como la espuma, poniendo en jaque al sistema bipartidista.

 

A final de 2031 se formó una gran coalición PP-PSOE. El objetivo de este gobierno no fue una reforma laboral (ya no había nada que abaratar, ni lugar donde recortar), si no evitar el derrumbe de la Nación.

 

 

 

TURISMO VERANIEGO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 26-07-2009 en General. Comentarios (5)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/playallena.jpg 

No, no van de peregrinación a la Meca...

 

Supongo que muchos de vosotros estaréis ya pensando en las Vacaciones (si es que no las habéis empezado ya). Desgraciadamente yo este año no voy a tener vacaciones en Agosto, aunque con la jornada intensiva y los fines de semana sí tengo muchas posibilidades de ocio que se pueden aproximar a lo que unas vacaciones significan.

 

De todos modos me gustaría tratar el tema de las vacaciones de verano. Ahora mismo llego de pasar el fin de semana en la playa de Gandia. La verdad es que, por ahora y a pesar de las aglomeraciones, se puede estar en Gandia relativamente a gusto. La cantidad de gente es aún soportable. Sin embargo en cuanto llegue agosto aquello se llena hasta límites insoportables. Y quien habla de Gandia puede hablar de cualquier cuidad costera medianamente turística del mediterráneo, por no hablar de otras regiones que no conozco en profundidad.

Diferentes veranos he viajado a Benidorm, Ibiza, Benalmádena, Gran Canaria, Mazarrón, etc. Y todos estos sitios parecen cortados por el mismo patrón: Aglomeraciones, playas invivibles, restaurantes a rebosar, “Guiris” que parecen creer estar en su país y, en definitiva, multitud de realidades a mi modo de ver bastante estresantes.

Muchas veces me cuesta creer que a las personas que veranean en estos sitios realmente estén encontrando lo que buscan. ¿Alguien puede descansar en un sitio así? Me resulta complicado de creer. Me viene a la memoria un programa de “sketches” de humor que hacían en canal 9 hace un par de años, socarrats (En Castellano significa “quemados”) en cuya canción de inicio decía algo así como “Empezabas ilusionado las vacaciones, y quien te iba a decir que acabarías socarrat”; la verdad es que pienso que eso es lo que le debe de pasar a mucha gente.

 

Para huir de esta “playitis” que parece que tenemos todos, el año pasado opté por un viaje corto más cultural, que fue la ruta León-Segovia (Con una horripilante parada en el Valle de los caídos, algo que dejo para un futuro post). Y la verdad es que fueron unas vacaciones muy placenteras: Temperaturas agradables, escaso turismo, lugares interesantes que visitar, gastronomía excelente y precios bastante económicos. Me impresionó Segovia, una ciudad preciosa que parece sacada de un cuento, que me pareció un sitio excelente donde vivir, por lo menos en verano. León me gustó menos a nivel estético, aunque disfrutamos de unas temperaturas envidiables y comimos muy bien.

 

Esta serie de experiencias me hacen reflexionar sobre que es lo que realmente buscamos en unas vacaciones. Cada persona tiene su preferencia (Divertirse, descansar, etc.), seguramente dependiendo de su situación social y edad.

Sin embargo, sea cual sea la preferencia de las personas, parece que elegimos el turismo de sol y playa como la única alternativa posible. Es como si tuviésemos una especie de prejuicio que nos dijese que unas vacaciones sólo son vacaciones si estás en la playa. ¿Es que queremos presumir de moreno? ¿O es simplemente un cliché social?

 

Creo que esto nos lleva a desaprovechar excelente oportunidades de turismo de interior, a no viajar a pequeñas ciudades encantadoras de Castilla que seguramente están en su mejor momento para ser visitadas, tanto por clima como por tranquilidad. E incluso, siendo muy osado, esto podría ser aplicado a una gran capital, ¿Cuántas cosas puedes ver en Madrid en Agosto que no podrías ver en el resto del año? ¿Cuándo te puedes mover por la ciudad con esa tranquilidad?

 

De todos modos no penséis que milito en algún tipo de turismo anti playero ni nada por el estilo. Me encanta ir a playas poco concurridas (algo que ya es difícil de encontrar en Valencia), así como ir a la playa en los meses de Junio y septiembre, donde puedes disfrutar del clima y a la vez de la tranquilidad, lo que pasa es que, lo reconozco, no me gustan nada las aglomeraciones, ni en la playa, ni en un centro comercial ni en ninguna parte.

JUAN NEGRÍN

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 23-07-2009 en General. Comentarios (10)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/juannegrin.jpg 

 

Juan Negrín, como personaje histórico, ha sido criticado por gentes de las más diversas tendencias políticas. Seguramente es el personaje más criticado de la historia contemporánea española, debido que causó animadversión tanto a sus enemigos, la derecha franquista, como  a sus antiguos aliados, tanto socialistas ( Negrín fue expulsado del PSOE) como republicanos y anarquistas. Tan sólo ha sido defendido por los comunistas, lo cual desde una perspectiva actual no es, a priori, el mejor de los avales. No obstante el personaje de Negrín ha sido injustamente vilipendiado hasta el extremo, haciéndole responsable casi exclusivo de la derrota republicana en la guerra civil, lo cual es algo terriblemente injusto, como dijo el ex-ministro Zugazagoitia "No se puede achacar a una sola persona las culpas colectivas"," y esto es lo que pasará con Negrín cuando se pierda la guerra". Afortunadamente en los últimos tiempos hay una generación de historiadores españoles (que sólo los fanáticos identificarán con el comunismo) que están rescatando la figura de Negrín del ostracismo, como es el caso de Enrique Moradielos o Ricardo Miralles.

 

Seguramente Negrín cometió muchos errores. Se le ha criticado su "entrega" al comunismo, y es cierto que con Negrín en el poder la influencia del PCE sobre la sociedad Española fue enorme, sin embargo el PCE no creció gracias a Negrín, creció en los primeros meses de guerra, y ya fue muy fuerte con Largo Caballero (sobre todo en el ejército). En mi opinión, este crecimiento se debió a un proselitismo desmesurado, y por su actitud totalmente opuesta a los revolucionarios, que lo hizo muy popular e hizo que el partido aumentase sus cuadros sobre todo con gentes provenientes de las clases medias.

 

La verdad es que el primer gobierno de Negrín era un gobierno de orientación bastante democrática, con figuras como Prieto( Anticomunista declarado), Zugazagoitia, Giral y Irujo (Hombre muy conservador) en puestos importantes, que intentaron poner fin a los métodos expeditivos de algunos grupos políticos, controlar los tribunales populares y restaurar los métodos normales de la justicia, humanizar la conducta de guerra y, en definitiva, aplicar unos métodos de gobierno que se correspondiesen con un país democrático en guerra (el estado de emergencia estaba declarado desde el 18 de julio). Sin embargo este gobierno no tuvo la repercusión sobre la situación que debería haber tenido, porque existían 2 poderes "reales" que superaban al gobierno: El ya decadente poder revolucionario (básicamente la CNT), y el creciente poder del PCE (en funciones ajenas a la gobernación del estado).

 

Conforme avanza la guerra, Negrín se va desprendiendo de estos colaboradores(o los relega a puestos secundarios), en claro acercamiento a las tesis del PCE. Seguramente Negrín creyó que lo único que podía hacer en esas circunstancias era eso, y que era la solución más pragmática. Esto le llevó al enfrentamiento con el resto de fuerzas republicanas, que consideraban que la república estaba siendo vendida a los comunistas. Negrín en el fondo no simpatizaba en absoluto con las tesis comunistas, pero  creo que hay que comprender la psicología de un hombre que está a la cabeza de un estado que se hunde irremediablemente, mientras ve que la gente que le rodea piensa que ya esta todo perdido. En este caso, Negrín se apoyó en los que querían luchar hasta el final.

 

Yo creo que Negrín, seguramente sobrepasado por los acontecimientos, llega a pensar que tiene una misión "Histórica": Librar a España del Fascismo. Se considera a sí mismo el representante de la España civil, progresista, laica, democrática, de  los intelectuales y la cultura, del progreso científico; que tiene que hacer frente a un enemigo que representa el militarismo, el oscurantismo, la represión de la libertad y la opresión. En cierta manera se debió ver como un salvador de la patria, y llegó a considerar que "el fin justifica los medios". Creo que esta es la razón por la que un hombre como Negrín, muy culto, patriota, moderado en sus juicios políticos, llegó  a aceptar la preeminencia del PCE, la injerencia de la URSS en los asuntos Españoles y se comportó fríamente a la hora de aceptar las sentencias de muerte que procedían de tribunales no siempre libres a la hora de emitir las condenas, los métodos del SIM, etc.

 

El juicio sobre Negrín viene condicionado porque perdió la guerra. Si la república no hubiese perdido la guerra igual se hubiesen considerado posiciones valientes lo que hoy se consideran irresponsabilidades. Lo que hoy es una "entrega" hubiese sido una posición pragmática. Sin embargo eso no ocurrió. Simplemente intento hacer un juicio pragmático sobre un personaje histórico que, si bien no fue ni un héroe ni un salvador, tampoco fue un villano vende patrias. Hubiese sido ilustrativo ver el comportamiento de otros personajes históricos con muy buena prensa en esas circunstancias tan trágicas que vivió el Dr. Negrín. Cuando un Hombre esta al frente de una empresa que no puede salir bien, no hay nada que ganar y mucho que perder. El Doctor Negrín aceptó un encargo envenenado, y lo hizo como mejor pudo o supo. Eso le costó el exilio, y le podía haber costado la vida como a tantos otros.

 

EL ESTADO DE LAS AUTONOMIAS (II)

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 21-07-2009 en General. Comentarios (15)

 

VICTIMISMO Y CACIQUISMO

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/presidentesautonomicos.jpg 

 

Dentro de los problemas que yo observo dentro del actual sistema autonómico Español hay uno que me preocupa gravemente. Este es, esa actitud generalizada de las autonomías a fomentar el victimismo en su territorio y, por otra parte, las consecuencias para la política que ha tenido esto.

 

Me gustaría comenzar con un dato curioso que observé en las anteriores elecciones generales del 2008. Como todos sabéis, la circunscripción oficial en España es la provincia. Sin embargo, la subdivisión real de España es la comunidad autónoma.

En las pasadas elecciones observé como todas las provincias pertenecientes a una misma comunidad autónoma votaban en la misma dirección política. Por ejemplo, todas las provincias de Galicia, Castilla y León y Valencia, por ejemplo, votaron PP. En cambio, todas las provincias de Andalucía, Cataluña, Aragón o el País Vasco votaban PSOE. Además, esa dirección del voto solía coincidir (excepto en el caso de Castilla la Mancha) con el color del partido del gobierno autónomo.

 

Tan sólo había dos excepciones: León, provincia oriunda del presidente del gobierno, que parece decantó su voto por el PSOE por esa razón; y Almería, provincia teóricamente perjudicada por la derogación del trasvase del Ebro, que votó mayoritariamente al PP.

Excepto en esos dos casos y el de Castilla la Mancha, podemos observar como la realidad autonómica es determinante para el sentido del voto.

 

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué el color del gobierno autonómico condiciona tanto el voto? En mi opinión, hay una razón fundamental. Todos los gobiernos autonómicos han intentado apropiarse de todas las acciones positivas que suceden en su comunidad, mientras que todas las deficiencias las achacan al gobierno central, o a su falta de financiación.

Como la mayoría de la población desconoce realmente cuales son las competencias de cada administración, y como también muchas veces las competencias no están claras, o dependen de la financiación del estado, esta incertidumbre es aprovechada por las autonomías para colgarse todas las medallas. Y este mensaje realmente ha calado en la población de modo muy fuerte.

Esta situación se convierte en algo invivible cuando el gobierno regional es de distinto color político que el del gobierno central. Es el caso de la comunidad Valenciana, donde el Consell sataniza al gobierno central, al que acusa de tener valencianofobia, de no darle dinero y de perseguir a los valencianos. En cambio, cualquier error del Consell será achacado al gobierno central de algún modo indirecto, mientras que cualquier infraestructura o nuevo servicio se lo apropian en exclusividad.

 

Hay otro hecho que también me parece especialmente preocupante, y es la pervivencia de los partidos políticos a la cabeza de las distintas autonomías. Los cambios de gobierno se dan muy poco, y se tiende a eternizar al partido en el poder. Los casos de Andalucía, Extremadura, Navarra y Castilla y León son claros, pero parece que comunidades como Madrid o Valencia no les van a la zaga.

La no alternancia en el gobierno suele ser mala, aunque tampoco es real pensar que es buena de por sí. Los gobiernos se acomodan, se creen los amos del cortijo, empiezan a tratar a los ciudadanos sin el respeto/ temor que les tenían antes; y sobre todo se empieza a generar un fenómeno tristemente habitual en España: La corrupción. Y esta corrupción tiene, en mi opinión, unos importantes toques caciquiles.

 

Yo sólo puedo hablar con conocimiento de causa de lo que pasa en la comunidad valenciana, pero por los comentarios de gente de Murcia, Madrid o Andalucía, parece que en aquellas comunidades pasan cosas parecidas.

En la comunidad Valenciana, la corrupción se palpa cuando tocas lo público. Ya no hablo del caso Gürtel, hablo de Zaplana y su caso Naseiro, de Fabra y sus continuas irregularidades, de la corrupción urbanística, de las subvenciones a dedo, los alcaldes caciques, etc.

He comentado más de una vez sobre estas situaciones, ya que he conocido algunas directamente. El porqué se da esta situación en la C.Valenciana tiene, para mí, una explicación que no es absoluta, pero sí creo que es fundamental para entender el fenómeno.

El PP de la comunidad Valenciana se cree que es el amo de un reino de taifas al que pueden gobernar a su antojo. Llevan tanto tiempo, han conseguido conectar tanto con los sentimientos más primarios y vicitimistas de los valencianos, que creo que piensan que son eternos. Además de esto, en el PP Valenciano hay ciertos personajes que parecen venidos de otro tiempo, actuando como verdaderos caciques.

Es el caso de Fabra (penúltimo de una larga estirpe de caciques) y Alfonso Rus (Cacique garrulo y chulesco con incontinencia verbal, que se jacta de enchufar a todos los que quiere en las distintas instituciones que domina, lo que paradójicamente le da fama de buena persona).

 

¿Es esto frecuente en otras comunidades? Estoy convencido que sí. En Murcia de quejan del mismo victimismo que en valencia, y que promueve el gobierno autonómico; en Andalucía se quejan de que la Junta tiene dominada a la población en base a subvenciones, al PER y al control que ejercen sobre el mundo rural. En Madrid, se quejan de los mismos tonos chulescos de Aguirre y de la increible manipulación a la que está sometida la televisión autonómica. En Cataluña, el victimismo se junta con el nacionalismo, dando una combinación peligrosa que genera eterna insatisfacción, y que permite a los gobiernos de la generalitat esconder sus deficiencias detrás de este manido debate, algo parecido a los que pasa en Valencia si le extirpas el asunto nacional.

 

Y esto, desgraciadamente, debe ser frecuente en muchas mas zonas, y posiblemente más habitual cuanto más tiempo lleve el gobierno de turno en el poder.