LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

¿QUIÉN QUIERE A MC CAIN?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 15-10-2008 en General. Comentarios (7)

Esta tarde, casualmente he topado con una encuesta curiosa en una página de Internet. La encuesta preguntaba a los ciudadanos europeos a quién preferían como presidente de EE.UU. En la misma página se mostraban los resultados de la mayoría de Países europeos occidentales, Rusia, Polonia y algún país más como Marruecos, Israel y Sudáfrica (Curiosa presencia en una encuesta de países europeos).

Todos sabemos que las encuestas de Internet no son nada fiables, pero por casualidad he ojeado los resultados de todos los países. Evidentemente, los europeos prefieren por una mayoría prácticamente soviética a Obama, pero los resultados eran interesantes.

Como es predecible, el único país que no daba victoria a Obama era Israel (Con un 50% para cada candidato), resultado entendible, conociendo la mentalidad híper defensiva del pueblo Israelí, y teniendo en cuenta que los republicanos estarían dispuestos a arrasarlo todo con tal de defender a ese país.

El análisis mostraba que los países cuyos ciudadanos preferían a Obama en un porcentaje mayor (Hablamos de más del 90%) eran los países nórdicos, los más ricos y avanzados de Europa. Los países que tenían menos preferencia por Obama (entre un 65-75% para Obama, 25-35% para Mc Cain) eran los más retrasados: Rusia, Marruecos y Sudáfrica y Polonia.

Lo más curioso es que dentro de los países de la Europa occidental, los menos favorables a Obama (Con porcentajes de poco más del 80%) eran Italia y…. ¡España! Viendo la clara relación entre lo avanzado socialmente de un país y su apoyo a Obama, me extrañó que Italia y España fuesen menos proclives a Obama que Portugal ¡E incluso Turquía!

Algunas veces he oído que España es el país más antiamericano de la Europa Occidental (Yo diría que es Francia, pero bueno) y esa opinión estaba sustentada, pero ejemplo, en que España era el país del mundo cuya población fue más opuesta a la Guerra de Irak, por lo que ese resultado me ha extrañado mucho, pero, después de analizarlo un momento, creo que hay un factor que lo hace explicable.

Italia y España tienen las dos derechas políticas más cavernícolas de la Europa Occidental, tanto en acción como, por supuesto, dialécticamente. El caso de España es aún más sorprendente. En un país en el que hasta el Exministro Franquista Manuel Fraga se ha declarado partidario de Obama, hay un 17% de la población que se encuentra a la derecha de este señor, haciendo patente que existe un verdadero búnker reaccionario, de alrededor de una quinta parte de la población, que vive en los tiempos de la plaza de Oriente.

Podréis pensar que las encuestas de Internet no son en absoluto fiables, y generalmente esto es así, pero ésta tiene una linealidad sorprendente entre lo avanzado socialmente de un país y su apoyo a Obama (igual es más correcto decir rechazo a Mc Cain), por lo que creo que sí se le puede otorgar cierta veracidad.

Otra reflexión interesante es como puede tener entre el 40 y el 60% de los votos de los norteamericanos un partido que es absolutamente rechazable por casi la totalidad del primer mundo. Curiosa cuestión…

EL DESARROLLO DE UNA ECONOMÍA MEDIOAMBIENTAL

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 13-10-2008 en General. Comentarios (0)

Para el gran público las políticas medioambientales son medidas que realizan los estados como parte de cierto “Buenismo” de la política Occidental. Son políticas caras, hechas cara a la galería y a ciertos grupos ecologistas, en las que los políticos muestran su cara mas amable, sirviéndoles como excusa para hacer soflamas sentimentalistas en pos de un futuro verde y en paz.

Esta visión generalizada (incluso aumentada por muchos empresarios que consideran las leyes medioambientales como una fuente de gasto innecesario) que tiene la sociedad no se corresponde en absoluto con la realidad y debería hacerse un esfuerzo para intentar cambiarla. Lo cierto es que el medioambiente está empezando a ser, y será en el futuro, un factor clave para el desarrollo económico de todas las sociedades industriales. No es cuestión de ponerse apocalíptico, y pronosticar la escasez de los combustibles fósiles en breve plazo, o hablar de un cambio climático que arrasará la tierra. Es cuestión de un cálculo económico.

Las sociedades industriales necesitan materias primas para seguir funcionando. Desde el petróleo hasta los metales, hay una infinidad de materias que tienen que ser mayormente importadas de terceros países, condicionando la economía a factores externos. Se oye mucho hablar de la auto suficiencia energética (de esto habla mucho Mc Cain, por ejemplo), generalmente para apoyar una vuelta a la construcción de centrales nucleares, o para la perforación de nuevos pozos petrolíferos, pero el mismo argumento se puede utilizar para el apoyo de las energías renovables, incidiendo en un factor, que son energías “nacionales”, sin dependencia del extranjero.

Quizá estaría bien puntualizar. No se trata de gastar dinero en energías que no sean eficientes. Se trataría de una inversión, que se volvería rentable en cuanto el precio de los combustibles fósiles subiese un poco más. Pero quizá más importante que eso es un gasto fuerte en I+D+i para búsqueda de energías y modelos adecuados en función de las características naturales de cada zona.

Lo que es aplicable a la energía, lo es también a las materias primas. Cada país occidental tiene una cantidad de materias primas enorme en su territorio. La mayoría en vertederos y mucha en el propio mercado circulando en sus distintas formas. De poder realizar un ciclo eficiente con ellas, los países serían prácticamente autosuficientes en estas materias. Y hablamos de materias importantísimas para nuestra industria: Plástico, madera, metales, papel y cartón, etc. Por no hablar de la biomasa. Pero para poder realizar este ciclo con las mínimas pérdidas se debe hacer una inversión importantísima y atacar muchos frentes, desde el tecnológico, de las ayudas de I+D+i, el legal, etc.

Enfrentarse a las políticas medioambientales como una inversión creo que es lo más sensato. Lo que no es rentable hoy lo será previsiblemente en breves años. Y entonces quien tenga el sistema de autosuficiencia medioambiental más avanzado será quien menos sufra.

De todos modos nos podríamos preguntar si un sistema tan avanzado sería posible bajo el modelo de economía capitalista que existe actualmente. La gestión medioambiental implica planificación, palabra maldita para la actual economía, pero absolutamente necesaria cuando de una vez nos demos cuenta que no todo es permisible con tal de que aumente el PIB. Una cierta planificación económica será fundamental si se quiere realizar un sistema integral de gestión de recursos a nivel nacional, europeo o mundial.

Porque al final, la única realidad es aquella frase india que dice que cuando se sequen los ríos y no tengas nada que comer, te darás cuenta de lo poco que vale el dinero.

LA QÜESTIÓ DE LA IDENTITAT VALENCIANA

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 11-10-2008 en General. Comentarios (4)

Un dels conflictes que mai passen de moda a València és la qüestió nacional valenciana.

Des que sóc xicotet he viscut la polèmica entre els catalanistes i els “blaveros”, si el valencià i el català és la mateixa llengua o són diferents, si som nació, regió o Länder Alemany. Estos son debats que generalment es tenen amb el cor, amb les tripes o amb coses pitjors, però mai amb el cap, donat que qualsevol desviació respecte a la línea que el teu interlocutor considere correcta  et comportarà qualificatius de feixista o de catalanista venut i traïdor.

No vaig a entrar al debat lingüístic, donat que considere evident que Valencià i Català són evolucions lleugerament diferents de una mateixa llengua originaria, la llengua que es parlava a Catalunya fa 700 anys. I com els lingüistes diuen que, pel seu grau de diferencia, es tenen que considerar dialectes, doncs dialectes són. Altre debat seria si les normes que s’han escollit per a normalitzar la llengua són les adequades o no, però per arribar a eixe debat hi ha que tindre clar el primer suposat i sembla que encara no hem arribat.

La qüestió identitària està dominada per dos forces contraries que sembla no van a acceptar mai cap idea del contrari. Els catalanistes pensen que el País Valencià es part d’una cosa que es diu “Països Catalans”, es a dir, part d’una nació en la que cap qualsevol territori on es parle o s’haja parlat català antic, encara que els seus habitants no sàpien ni on està Catalunya. Evidentment açí es parla Català, i qualsevol altra nomenclatura és secessionisme. En Catalunya la Gent es sàvia, intel·ligent i tots els valencians deuríem ser com ells, aspirant a formar part d’eixa rasa superior.

Els “Blaveros” creuen que Catalunya es algun tipus de III Reich que vol annexionar-se València, que es la millor terreta del món i així tindre les nostres riqueses i eixida al mar (Encara que tres províncies catalanes tinguen costa). Els Catalans ens volen fer una lobotomia per que creguem que som catalans, fent-nos oblidar la evident realitat. Una realitat com que el Valencià ja es parlava a València abans que el rei Jaume I la conquerira, lo que converteix al valencià en una llengua àrab, però sense ser uns “putos moros”, per suposat. Els Valencians i els catalans no tenen res a vore, i els tortosins i els habitants de Vinaròs, encara que visquen a deu kilòmetres,  parlen llengües totalment diferents. La bandera de València i de la Catalunya es pareixen per una casualitat i la mare de Carod Rovira és una senyora que fuma.

Dins d’esta situació es comprensible que qualsevol idea raonable es perda en mig de la bogeria. Crec que els Valencians tenim que esforçar-nos i no tindre por en dir les coses com la lògica diu que són.  Dir que València té una relació evident amb Catalunya, però que això no vol dir que forme part d’ella (mai ha format part). Dir que la nostra relació cultural no pot esdevindre en una relació política per a construir coses que mai han existit. Ací lo únic que ha existit es la corona d’Aragó, i si algú vol defendre ressuscitar un estat medieval, que ho faça, però que no invente coses rares. Dir que els Catalans no són les hordes de Genghis Khan, que a la immensa majoria no els interessa lo més mínim annexionar-se res. Desmitificar Catalunya, on existeixen problemes i complexos pareguts, encara que no iguals, que els de la Comunitat Valenciana (o País Valencià, que mes dòna). I dir que ací parlem Valencià, que es com els nostres avantpassats li han dit a la llengua que parlem, i que forma part de la mateixa branca lingüística que el Català, que es altre dialecte de la mateixa llengua.

Al lector no Valencià li sorprendrà el que està llegint, però és la pura realitat. Encara que no s’ho crega. País de “Locos” dirà... Bé, no va mal encaminat.

 

LA ERA DEL MARXISMO-REAGANISMO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 09-10-2008 en General. Comentarios (3)

Según mandaban los cánones del Marxismo-leninismo, el estado tenía que nacionalizar los medios de producción (además de la Banca, la Tierra, etc.), y así estos pasarían a ser propiedad del “pueblo”, siendo el estado el propietario real que se encargaría de administrarlos. Esto llevaría a la socialización de la economía, y los beneficios de las actividades económicas redundarían en beneficio del pueblo, que jamás volvería  a pasar necesidades.

El tiempo se llevó el Marxismo-leninismo a una de las páginas de la historia y en el mundo post-comunista, y en el que nunca lo fue, se implantó un neoliberalismo triunfante que, según sus defensores, había demostrado ser el mejor de los sistemas. Como el capitalismo era tan inteligente, se pensó que él sólo sería capaz de regularse (contradiciendo las enseñanzas de un tal Keynes) y se decidió que los ineficientes estados se dedicasen lo mínimo a molestar a tan benéfica fuerza que, sin ataduras, expandiría la prosperidad por todos los rincones de la tierra. Y en estas llegó la crisis, y el cuento se acabó.

La reunión de una docena de premios Nóbel de economía hace unos meses acabó con la conclusión de que no tenían ni puñetera idea sobre como solucionar la crisis. Los gobiernos de todo el mundo se dedican a tomar medidas improvisadas y ha hacer previsiones sobre un futuro que son incapaces de prever. Las oposiciones de todos los países del mundo se dedican a echarle la culpa de la crisis al partido que gobierna, a pesar de que es evidente que la crisis afecta a todos los países del mundo con gobiernos de todos los signos políticos posibles.

En estas circunstancias los gobiernos de todo el mundo, empezando por el americano, han decidido inyectar liquidez en el sistema financiero, para intentar taponar la hemorragia.  La polémica medida busca arreglar la raíz del problema, esperando que el resto del puzzle se rehaga en cuanto desaparezca la causa original. Sin entrar a valorar la utilidad de la medida, que está por ver, ésta representa una intervención del estado en la economía que parecía prohibida por el purismo liberal. Los estados están comprando activos que no necesitan para nada, simplemente para evitar un desastre aún mayor en el sistema bancario que se lleve todo por delante.

Estas medidas se toman, evidentemente, por el bien del “pueblo”, puesto que de no rescatar a las entidades bancarias de esta situación, la economía se resentiría y los ciudadanos podrían perder sus trabajos, sus ahorros, sus bienes. En el fondo es el estado “que administra el dinero del pueblo”, quien paga por el bien del “pueblo”, pero a diferencia del antiguo Marxismo que nacionalizaba los medios de producción y sus beneficios, esta nueva teoría nacionaliza las pérdidas que ha producido la iniciativa privada.

El liberalismo, que promueve la iniciativa privada para obtener beneficios, ahora reclama la intervención pública para rescatar al sistema de las pérdidas. Bendita contradicción a la que asisten impávidos todos aquellos que elevaron a rango de dogma el sistema neoliberal y la iniciativa y “responsabilidad” de los agentes económicos. Esta situación, que es en el fondo una extorsión del propio sistema económico hacia la sociedad, ya no es liberalismo. Es un socialismo en el que se colectiviza la pérdida, el fraude y la irresponsabilidad de los demás. La máxima es clara: El beneficio es privado, pero la pérdida es pública.

Un nuevo sistema económico se acaba de gestar, un nuevo Marxismo económico, cuyos padres son el señor Reagan y la señora Thatcher, cuyo problema ya no es que no funcione, sino que es una inmoralidad y una extorsión en toda regla. Se podría bautizar como el Marxismo-Reaganismo. Y lo peor es que no hay político en el mundo que alce la voz planteando una alternativa.

MC CAIN "EL SUCIO"

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 08-10-2008 en General. Comentarios (0)

Estamos asistiendo durante los últimos días a una nueva estrategia del Partido Republicano de los EE.UU para derrotar al senador Obama. La estrategia, fruto de las mentes tácticas más brillantes desde tiempos de Napoleón, consiste en asustar a la población presentando al rival como un sujeto peligroso.

La frase que dijo el senador Mc Cain el otro día “¿Quién es en realidad Barack Obama?” tiene la respuesta asociada: Nadie fiable. Desde un Pseudo-terrorista hasta un Izquierdista Radical destructor de las esencias de América, todas las opciones son posibles; Incluso es posible que sea varias de estas perversidades a la vez. Y por si el elector anda despistado, la inigualable Sarah Palin ya adelantó la respuesta un día antes “Barack Obama es amigo de Terroristas”. Toma ya. Me compadezco del policía que ose ponerle una multa a la señora Palin.

Esta reacción agresiva de los Republicanos no es más que una reacción a la desesperada para intentar evitar lo que ven inevitable. Obama está cada vez más lejos de Mc Cain, y cada vez queda menos tiempo. No obstante la desesperada situación de los republicanos siempre he pensado que en los países anglosajones estas cosas no pasaban. La política anglosajona, al igual que la europea es terriblemente exquisita en las formas, por muy “ultras” que sean sus políticas. Los candidatos se saludan calurosamente, se hablan siempre con respeto, se intentan incluso elogiar mutuamente. Es posible que los americanos bombardeen  a “troche y moche” sin escrúpulos de a quién se lleven por delante, pero perder las formas es algo imperdonable.

Muy desesperado tiene que estar Mc Cain para llegar a estos extremos. Estas formas, típicas de la derecha cavernícola que existe en Italia o España, son repugnantes para un anglosajón, o por lo menos lo eran hasta ahora. Gran sorpresa me llevaría si esto no perjudicase a Mc Cain, aunque si han decidido atacar de esta manera el porque piensan que pueden sacar réditos. ¿Piensan los republicanos que el miedo puede ser su única baza? Ya dijo Napoleón que “Sólo hay dos palancas que muevan a los hombres, el miedo y el interés”, y usando el miedo, muestra Mc Cain que no tiene nada que ofrecer que pueda interesar a los norteamericanos.

 

Nota: Si el Sr. Mc Cain quiere seguir con esta estrategia, podría asistir a alguna clase en George Town, donde un ilustre profesor le enseñará todo lo que necesita saber para convertirse en un maestro en el arte de atemorizar a la población y descalificar a los rivales.