LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

¿REFORMAR EL CAPITALISMO?

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 26-10-2008 en General. Comentarios (1)
 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/dinero.jpg

 

El mundo parece haber llegado a la conclusión que los actuales mecanismos por los que se gobierna el capitalismo mundial son inadecuados y hay que reformarlos. Aún es pronto para saber en que desembocará todo esto, pero las primeras impresiones llevan a pensar que lo único que se pretende es establecer un mecanismo para que el sistema no vuelva  a fallar, y por lo tanto parece que no hay intención alguna de cambiar el sistema.

El planteamiento es absolutamente tecnicista. El sistema no funciona, ergo hay que hacerlo funcionar. Hay una absoluta ausencia de componentes éticos y morales. Que unas cuantas personas, que han contribuido a generar este desastre, se hayan llenado los bolsillos de manera escandalosa no produce ninguna reacción política orientada a limitar los salarios y, sobre todo, las comisiones de estos altos ejecutivos. No existen reacciones al hecho de que los ciudadanos no puedan sostener el alto endeudamiento que tienen, que no puedan pagar sus hipotecas, en cambio en breve probablemente veremos como las constructoras reciben ayudas multimillonarias.

La ausencia absoluta de alternativa político-económica es descorazonadora. Cualquiera que tenga ideas de transformación del sistema hacia un modelo menos agresivo con el ser humano, donde la persona no sea un simple consumidor- productor de bienes de consumo, está escondido o directamente se siente perdido en medio del huracán.

Hablar de políticas concretas podría llevar decenas de páginas, pero sí que debería haber unos objetivos determinados, unas ideas originales que orientasen las futuras políticas de cambio.

1º/ No se puede permitir que los productos y servicios esenciales para el ser humano sean bienes de consumo sometidos a las reglas de la oferta y la demanda, y mucho menos bienes para la inversión. Su situación debería ser de servicios públicos, sociales o de mercado pero cuyo precio sea regulado por los poderes públicos. En la actualidad Sanidad y educación son servicios públicos gratuitos, pero bienes como la vivienda, la energía, el transporte público o los alimentos deberían estar regulados de manera que la población pueda tener un acceso a ellos, sin que este esté sometido a los vaivenes de la economía. Los modelos pueden ser varios: Sistema público, público con gestión privada, privado regulado, etc. Lo importante es que se cúmplale objetivo fijado.

2º/ El beneficio económico derivado de las operaciones especulativas debe ser eliminado. Un mayor control sobre la bolsa para controlar las enormes fortunas que se pueden generar en operaciones de compra-venta es necesario. Estos controles deberían ser a nivel mundial.

3º/ Los paraísos fiscales deben ser eliminados.

4º/ Los bienes producidos en países que no tienen legislación laboral de limitación de la jornada, seguridad laboral, beneficios sociales, etc. No pueden estar en competencia de mercado con los bienes de países que sí tienen estas limitaciones. Permitirlo es provocar que el capital se deslocalice hacia esos países y provocar un retroceso en los derechos laborales de los trabajadores de todo el mundo. Cualquier tratado de libre comercio tiene que estar sometido a estas políticas laborales.

5º/ El modelo económico no puede ser ajeno a políticas medioambientales. El sistema de producción sin control independientemente de los recursos que se consuman no se puede mantener indefinidamente. Los recursos (materias primas y energía) deben ser usados con eficiencia máxima y su producción debe ser sostenible.

6º/ La investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica debe tener una consideración y unas ayudas mayores a las actuales. El progreso científico y tecnológico nos debe permitir tener un mundo mejor. Hay que hacer que este beneficio repercuta a la población en general, siempre teniendo en cuenta que hay que hacer que las empresas tengan interés por estas actividades.

Estas consideraciones, y otras muchas, deberían estar en la mente de nuestros representantes para hacer eso de “refundar el capitalísmo”. Falta ver si es que realmente quieren reformar algo, o si simplemente es una operación de marketing más, como tantas a las que nos tiene acostumbrados en los últimos años para entretener al personal

OSTALGIE

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 24-10-2008 en General. Comentarios (7)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/ostalgie.jpg 

 

Uno de los fenómenos sociales que más interés me causan es el de la Ostalgie. La Ostalgie es un término en alemán generado por la fusión de dos palabras: Ost (este) y nostalgie (nostalgia). Se usa la palabra Ostalgie para definir un fenómeno social que se da en la antigua Alemania del este, originado por una cierta nostalgia al pasado, y que ha producido un intento de recuperación por parte de los alemanes del este de muchas de las características que tenía su vida bajo el régimen comunista, desde las típicos productos alimenticios que se consumían entonces hasta un culto a la antigua estética comunista.

Para los Occidentales es un fenómeno muy curioso como en una potencia económica como Alemania, hay una parte importante de la población que añora el pasado bajo la dictadura del proletariado. ¿Cómo es posible que añoren los tiempos de la STASI, del muro de Berlín, de la vida dirigida, etc.? La respuesta es más compleja de lo que parece.

No todo el mundo dentro del movimiento Ostalgico añora el régimen comunista, sino más bien podríamos decir que hay dos corrientes principales dentro de él. Hay un grupo de gente que, en efecto, añora ese tipo de vida. Cuando cayó el muro de Berlín muchos alemanes creyeron que había llegado la libertad, que llegaría a la Alemania del este la prosperidad de la Alemania Occidental, que vivirían mejor. Se libraron de la Stasi, de las restricciones a la libertad, pero se encontraron con una dura realidad. Las empresas Orientales no eran competitivas en el nuevo mundo capitalista. Muchos perdieron sus trabajos, la industria del este sufrió cierres masivos. Los alemanes orientales nunca se habían preocupado de no tener trabajo, de no poder pagar la vivienda o de no tener dinero para subsistir, pues todo eso estaba garantizado por el estado comunista. La vida en la RDA era fácil, no había preocupaciones para tener el mínimo vital. En el nuevo mundo capitalista este mínimo no estaba garantizado, a pesar del potente estado del bienestar alemán. Muchos se adaptaron bien a las nuevas circunstancias, los más emprendedores y las personas que sentían que la dictadura coartaba su libertad consideraron el cambio una bendición, pero otros consideraron que ya no tenían la seguridad del pasado, y que el nuevo mundo tenía una parte de “selva” en la que ellos no sabían vivir.

Pero hay otro grupo de Ostalgicos cuyo origen nada tiene que ver con la política. Se trata de la gente más joven, fundamentalmente la generación de los 80, para los que las antiguas marcas, los coches Trabant, los escudos de la RDA y el precioso himno “Auferstanden aus ruinen” representan el mundo de su niñez. Igual que la generación de los 80 española sentimos algo especial cuando vemos trozos de la “bola de cristal”, cuando oímos una canción de los “fresones rebeldes” o encontramos una colección de cromos de “El coche fantástico”, los alemanes del este asocian la RDA a su niñez, a un mundo donde no había preocupaciones, donde todo eran juegos.

Algo que comparten ambos grupos es el sentimiento de que su “patria” de toda la vida ha desaparecido. En Alemania Oriental no hubo un cambio de régimen, como pudo haber en otros países del este; lo que hubo fue la desaparición de un estado. Objetivamente la RDA fue absorbida por la RFA, sin haber una refundación de la nueva Alemania. Mucha gente, que sentía que su patria era la RDA, vio como ésta desaparecía, y vieron como fueron absorbidos por otro estado, que también era su patria, pero menos. Se creó un sentimiento de desarraigo, un sentimiento de que el mundo donde habían vivido se había esfumado, de que habían vivido en una mentira. Este sentimiento, que tiene mucho de nacionalismo (paradójicamente) y parte de frustración, es, quizá, el ingrediente principal de la Ostalgie. Muchos alemanes han teorizado sobre los errores de la reunificación, y muchos creen que hubiese sido mejor un proceso constituyente para crear un nuevo estado alemán, generando así un sentimiento de igualdad entre las dos repúblicas antecesoras.

Para entender mejor la Ostalgie os recomiendo ver la excelente película “Good Bye Lenin”, que a mí me hizo descubrir el nuevo cine alemán. Y mejor incluso que la película es su banda sonora.

No sé porque me atrae tanto la Ostalgie, creo que mi “ochenterismo” me produce cierta empatía con los Ostálgicos, no sé. Ya tengo mirado el “Ostel” (Hotel que recrea la estética de la RDA) por si voy a Berlín próximamente. En fin, todos tenemos nuestra parte “Friki”.

EL SUEÑO AMERICANO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 22-10-2008 en General. Comentarios (5)

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/aznar.jpg 

 

“Hijo, de mayor serás presidente de los EE.UU”. Esta es la frase que representa el sueño americano. Un país donde cualquiera puede llegar a donde se proponga, donde todo es posible si uno se esfuerza. El americano medio cree que esta realidad existe, que todo americano podría llegar a presidente si se esfuerza lo suficiente. Forma parte de la esencia de la cultura americana, y creo que los americanos no permitirían que nadie mostrase que se equivocan.

De todos modos el sueño americano sí perece haberse cumplido parcialmente. No quiero decir que cualquiera pueda ser presidente independientemente de su procedencia social; pero lo que sí es verdad es que cualquiera puede ser presidente independientemente de su capacidad intelectual. La aparición de George W. Bush demuestra el éxito y fracaso del sueño americano. Con sus pocas luces ha conseguido llegar a presidente, aunque presumiblemente lo haya conseguido gracias a su papá, lo que ensombrece un poco el glorioso sueño.

En la vieja Europa también se ha conseguido importar este particular sueño americano, y lo tenemos aquí en España. El señor Aznar, profesor emérito de la universidad de George Town, ha conseguido demostrar también aquí que las capacidades intelectuales no son óbice para ejercer el cargo más importante del estado. Hombre gris, capaz de hacer dormir al bebé más rebelde con sólo abrir la boca, fue una marioneta en manos de un equipo de asesores que intentaron con él en el cargo borrar la imagen franquista que daba al PP de Fraga.

El curioso señor, en cierto momento de su mandato, pasó de ser un monaguillo obediente a creerse el Faraón de las Españas, cambio que realizó en cuestión de semanas sin sufrir aparentes conmociones cerebrales. El rencor, la altivez y sobre todo la soberbia pasaron a ser parte fundamental de su personalidad. Parecía que no podía ser peor, pero nos equivocamos. Desde que dejó la presidencia del gobierno, el Sr.Aznar ha pasado a un nuevo estado Kármico, en el que la nunca abandonada soberbia ha dejado paso a la paranoia como característica dominante.

Cada una de las intervenciones de Aznar desde que dejó el gobierno han sido alucinantes. Es capaz de mezclar la autoría de ETA en el 11-M con la de Al-Qaeda (a veces las segrega en función de dónde esté, dejando para la parroquia nacional las opiniones más manipuladoras) sin inmutarse y, además, decir que no ha dicho nada de eso. Es capaz de proclamar el Apocalipsis Zapateril adoptando un tono similar al del líder de la secta más destructiva. Si le apetece, aconsejará a la gente que conduzca borracha. Y, en los ratos libres que tiene de poner a su país a parir por el resto del mundo, puede decir que no hay que dedicarle un duro al cambio climático, porque “no hay unanimidad en la comunidad científica” (y como todos sabemos, él estuvo siempre muy preocupado de intentar buscar la unanimidad). En su propio partido no saben como esconderlo. Más de uno le pondrá velas a san cucufato para que se quede mudo de forma crónica.

Con el tiempo y después de acostumbraros, las opiniones de Aznar, lejos de escandalizar, son tomadas a cachondeo. Ha pasado a ser un personaje de la farándula Hispana, de los que disparan audiencias cuando salen en programas frívolos, porque la gente se ríe de ellos. Es como la Carmen de Mairena de la política.

Yo no sé como su familia le deja salir en público (Será que opinan los mismo), la imagen de Aznar, ya tocada cuando dejo la presidencia, está en niveles subterráneos. No creo que sea bueno para el país que, cuando de aquí 100 años se estudien los presidentes de esta época, haya uno que estuviese un poco” pirao”.

La imagen de Suárez se cuida, ya que está enfermo de Alzahimer. Sus familiares no quieren que España vea al gran político de la manera que está. Creo que con Aznar se debería hacer lo mismo. Cualquier política acertada que haya realizado va a quedar ocultada por las barbaridades que ha dicho posteriormente a su presidencia. Deberían esconderlo y salvar su imagen histórica de él mismo.

LAS TRES ESPAÑAS

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 21-10-2008 en General. Comentarios (5)

  http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/azana.jpg 

 

No podía ser de otra manera. Una parte de los políticos y de los medios de comunicación se han lanzado en tromba contra Garzón por su reciente auto referente a las responsabilidades en la represión franquista de la guerra y la posguerra. Esto era esperable, pero como la vida da sorpresas, un espontáneo, el fiscal de la audiencia nacional, Javier Zaragoza, he querido saltar al ruedo con un recurso en el que pone a caer de un burro a su amigo Garzón.

Quizá el juez Garzón tenga mucho afán de protagonismo, quizá su auto esté cogido con pinzas y quizá su afán de justiciero le haga asumir competencias que no tiene, pero lo que no podemos negar es que, en el terreno moral, en el terreno político, el juez Garzón esta intentando llevar a cabo una acción necesaria para este país.

Treinta y tres años después de la muerte de Franco, España ya debería estar en condiciones de poder conocer su pasado sin ocultaciones ni tabúes. Apelar a que esto abre viejas heridas o regenera un odio olvidado es un dislate. Quien tenga odio y rencor por cosas que pasaron 40 años antes de que él naciese, es que tiene un problema. Quien tenga antepasados represaliados debe hacer un esfuerzo para entender que, además de que el odio no debe ser hereditario,  ya no queda nadie vivo al que pedir cuentas, y que no se puede odiar a alguien por tener un abuelo que hizo tal o cual cosa. Como comenté en un escrito anterior, creo que el haber dejado esta cuestión abierta durante tanto tiempo sin una visión clara de la historia ha hecho que cada familia haya mantenido su propia versión de los hechos, pasándola generación tras generación, sin un conocimiento de la historia que haya hecho que nos replanteemos nuestras propias convicciones familiares.

En términos generales, creo que todo se basa en un hecho: Al final, en el orden histórico, político y “moral”, la república ha ganado de forma póstuma la guerra que perdió militarmente en 1939. Esto mismo ha sido reconocido hasta por un historiador conservador como Rafael Abella. A día de hoy, en España hay un régimen político y una constitución parecida a la de 1931. Los valores en los que se fundo el régimen republicano son los valores en los que se sustenta nuestra actual democracia, por lo menos teóricamente.

Se habla mucho del consenso de la transición, entre los vencedores y los vencidos. Pero en el fondo este consenso se basó en el hecho de que los vencedores (o mejor dicho, sus hijos) reconocieron que el país tenía que volver a la normalidad que abandonó el 18 de Julio de  1936, acabando con el periodo de excepcionalidad y anormalidad histórica en el que el país se encontraba. Es decir, reconocieron que los vencidos (o parte de ellos) tenían la razón. Es la historia de Europa Occidental. Los regímenes del periodo de entreguerras nacidos al calor del fascismo y del nazismo desaparecieron, volviendo al restablecimiento de los sistemas liberal-democráticos anteriores. Y las democracias reestablecidas honraron a los que lucharon por ellas, y condenaron (o en el mejor de los casos ignoraron) a los que las eliminaron. En España es lógico que se establezca una situación similar.

Pero para ello hay que huir de maniqueísmos. No todos los que lucharon en las filas republicanas eran demócratas (tampoco lo eran muchos de los que lucharon en la resistencia de otros países, pero bueno). Los de la FAI eran mayormente criminales. El PCE se comportó de forma muy oscura durante la guerra. Se cometieron crímenes, aunque hay que dejar claro que esos crímenes no fueron cometidos por el estado republicano, si no por fuerzas político-sociales que no respondían a sus órdenes ni leyes. Pero a pesar que no todos los republicanos eran demócratas, muchos sí lo eran. Los demócratas que había en España en aquella época apoyaron a la república, aunque también algunos, los más conservadores, se mantuvieron neutrales, generalmente fuera de España. Dónde no había demócratas era en el bando franquista (hablamos siempre de dirigentes, nunca de gentes llamadas a filas, que tuvieron que ir donde les mandaban). En aquel momento habían tres Españas: la democrática, la revolucionaria y la reaccionaria. La guerra civil supuso, simplificando, la lucha de la alianza entre la España revolucionaria y la España democrática contra la España reaccionaria. Y fue la reaccionaria la que ganó.

La España actual es la heredera de la España democrática de entonces. Esa España luchó en el bando que le correspondía, el republicano. Y ese es el pasado del que debemos sentirnos herencia, antes de que el revisionismo histórico llegue más lejos de lo que llegado y convierta al Franco en el asesor espiritual de Mahatma Gandhi.

EL PARTÍDO ÚNICO

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 20-10-2008 en General. Comentarios (4)

Ya está aquí. El Plan de rescate de nuestra maltrecha economía ha sido aprobado hoy por una abrumadora mayoría. El gobierno Socialista ha aprobado la misma medida que cualquier otro país con gobierno conservador, la oposición conservadora ha asentido igual que cualquier oposición socialista, y los regeneracionistas de UPyD han estado tan de acuerdo como los malvados nacionalistas que quieren destruir España. Tan sólo a dos gallegos despistados y a un médico en franca retirada se les ha ocurrido oponerse. Viendo tal estado de las cosas nos debemos encontrar ante una medida excelente, con la que no cabe discusión alguna, nacida gracias a las mejores virtudes de los hombres que, unidos, se han comprometido por una vez a darle un soplo de esperanza a la humanidad. Pues bien, permitidme la herética osadía de discrepar.

Las políticas aprobadas hoy en España, al igual que las que se aprobarán en el resto de Europa, se tratan simplemente de un tratamiento sintomático de los problemas creados por la crisis. Hay crisis de liquidez, pues inyectemos dinero a los bancos para que sigan dando préstamos. La única medida “transformadora” (Uy, que he dicho), es una vaga soflama futurista sobre la búsqueda de un sistema de control para que esto no vuelva  a pasar. Refundar el capitalismo, ha dicho Sarkozy. Parece que la refundación se basa cambiar alguna cosa para que nada cambie. Vamos, despotismo ilustrado.

¿Cuál es el plan? Superamos la crisis mediante la compra de activos de los bancos, y cuando ésta pase pues los volvemos a vender, volviendo la situación a la inicial. Vamos, quedarnos como estábamos. Refundación lo llaman ahora.

Por lo que parece, los máximos dirigentes mundiales piensan (sus asesores piensan, mejor dicho) que con un vago sistema de control sobre el crédito y los movimientos del capital el capitalismo funcionará como una seda. Eso mismo es lo que pensaron la señora Thatcher y el señor Reagan cuando convirtieron el sistema en el desaguisado que tenemos ahora. Eso pensó el Gran economista  John Maynard Keynes sobre su teoría monetarista, hasta que la crisis de los 70 demostró que la economía no era tan simple como las teorías Keynesianas. Eso pensaron también los teóricos del liberalismo económico, hasta que la crisis del 29 se llevó esa idea por delante. La fe en haber encontrado el sistema perfecto ha sido la constante en la historia de la economía .La diferencia es que en cada crisis anterior, se han tomado medidas transformadoras, equivocadas o no, que han cambiado el sistema económico parcialmente. En esta crisis, las mentes pensantes han decidido que no van a inventar nada más, y que la solución es volver  a la situación anterior, aunque sea ésta la que ha creado el problema.

Los bancos reciben dinero para que den préstamos. Preguntando a Zapatero en una entrevista del domingo pasado le preguntaron que pasaría si un banco decidiese usar ese crédito para comprar un banco extranjero, puesto que los controles sobre el dinero prestado van a ser más bien escasos. Después de divagar un segundo, y decir que eso no debería pasar, Zapatero se desmarcó con esta sorprendente declaración “Si un Banco Español decide comprar un banco extranjero, eso nos hace fuertes como País”. ¡Suban la apuesta señores! Yo, que siempre había pensado que lo que era bueno era que hubiese empresas en España, me quedé patidifuso. No sabía ya si la entrevista era a Rajoy, a Bush o al líder de la mafia siciliana, puesto que seguramente cualquiera de ellos hubiese dicho lo mismo.

Sólo el futuro jubilado Gaspar Llamazares hizo una declaración coherente estos días. Vino a decir que era indigno que el dinero se diese a los bancos, y que el dinero lo tenía que prestar el ICO (instituto de crédito oficial). El malvado comunista tragacuras, que yo pensaba que tenía que haber gritado a favor de la revolución y de la nacionalización definitiva de la banca,  resulta que se había vuelto un Keynesiano más. ¡Si Lenin levantara la cabeza! Nadie le ha respondido. Lo que diga Llamazares, o quién sea, no merece ni el más mínimo comentario por parte de nadie, aunque venga precedido de un argumento moral impecable.

El partido único mundial, que todavía no tiene líder (debería ser un banquero), no tiene porque responder ni dar argumentos de sus actos. Como no hay alternativa, como no hay peligro de que llegue la “oposición”, ¿Para que justificar lo que se hace? Ellos a mandar, y los demás a  tragar.