LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Vente a China, Pepe

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 14-12-2010 en General. Comentarios (20)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/china.jpg 

 

Los artículos que más me gusta escribir son aquellos que hacen referencia a vivencias personales y a realidades cercanas a mí.

Hoy os quiero hablar hoy de mi amigo Dani, un chico de mi misma edad (29 años) que trabaja de diseñador gráfico. He dicho trabaja pero no sé muy bien si debería haber usado el verbo en pasado y haber dicho trabajaba, me explico. Dani trabajaba hasta hace un par de meses a media jornada, cobrando un sueldo que rondaba los 500 euros al mes. A veces trabajaba para su misma empresa más horas de las que tenía por contrato a modo de freelance, cobrando a parte las horas trabajadas de más, algo que no debe ser muy legal.

Bien, hace unas semanas la empresa que lo tenía contratado le dijo que no podía hacerse cargo de su seguridad social, así que le ofrecieron hacer un cómputo de horas similar al que hace ahora como freelance, algo que a la empresa le sale más barato. Dani está trabajando, pues, sin contrato y con unas perspectivas de futuro bastante poco halagüeñas.

 

Mi amigo lleva muchos años trabajando como diseñador gráfico pero a pesar de eso ha llegado al convencimiento de que en España, tal y como están las cosas, no tiene futuro en su sector. Con lo que está cobrando evidentemente no está emancipado e incluso la letra del coche le supone una carga económica importante (y no tiene un Ferrari, tiene el mismo coche que yo, un C4), y obviamente ni siquiera puede ahorrar una cantidad mínima de dinero.

En estas circunstancias a Dani le ha salido una oportunidad laboral en el extranjero, pero no la típica en el Reino Unido o Francia. Él tiene una amiga que lleva un tiempo trabajando en China, en la ciudad de Shenzhen, cuidad muy cercana a Hong Kong que fue declarada zona económica especial después de las reformas de Deng Xiaoping de finales de los 70 y en la que, por lo tanto, están establecidas muchas empresas multinacionales. Su amiga trabaja en una multinacional del mueble que fabrica, como tantas, en China y está establecida allí, y llevaban tiempo buscando un diseñador gráfico preferiblemente occidental (según me dicen, los chinos tienen una capacidad asombrosa para la copia pero no para la creatividad).

Le han ofrecido el puesto y él ha aceptado, así que empezará su aventura china el próximo 8 de Enero, en principio para un año.

 

Cuando un profesional emigra a otro país generalmente lo hace a países más ricos que el suyo. Muchas personas han encontrado oportunidades de trabajo muy buenas en países como Alemania, Inglaterra y el Reino Unido. Cuando emigras a un país más pobre y con menos calidad de vida que el tuyo, en cambio, sueles hacerlo para ocupar puestos de responsabilidad en empresas multinacionales. Es muy típico el caso de ingenieros, por ejemplo, trabajando en petroleras en los países árabes o latinoamericanos, o directivos en delegaciones a lo largo del mundo.

Si un ingeniero acepta irse, por ejemplo, a una refinería en Libia, no lo hace en unas condiciones cualquiera. Se les paga sueldos altísimos para hacer atractivas esas plazas, y las personas aceptan con la perspectiva de trabajar allí un par de años, conseguir una experiencia profesional importante y poder ahorrar mucho dinero. Generalmente es gente joven o soltera la que acepta este tipo de trabajos. Casi todos vuelven a su país en poco tiempo (muchos ni siquiera aguantan más de un par de meses), excepto si se casan con un nativo. Una cosa es irte a vivir a un país europeo, y otra muy distinta es ir a un país árabe o a cualquiera del tercer mundo, donde no puedes llevar una vida ni siquiera parecida a la que llevamos en nuestro país, tanto por una cuestión idiomática, como cultural como de propia seguridad.

Pero no creáis que ese es el caso de mi amigo. Un sueldo de 1.400 euros al mes y alquiler pagado. No está nada mal para China, donde los sueldos son la octava parte de eso, ni está mal para un puesto de trabajo en España; pero estamos hablando de irse a China, de ir a un país culturalmente muy distinto, donde la comunicación es dificilísima, donde tu vida se convierte casi exclusivamente en el trabajo. Mi amigo lo ve como una oportunidad, y la verdad es que admiro su optimismo y sus ganas de aventura, más dejando aquí a su novia.

 

Salir al extranjero para un trabajar es una cosa que va a ser cada vez más habitual, y no es algo negativo. Es una oportunidad para aprender idiomas, ganar una experiencia laboral destacada y también experiencia personal. Mucha gente joven lo está haciendo, pero lo está haciendo buscando la potente industria alemana o las empresas de inversión ubicadas en la city Londinense, lo está haciendo para buscar fuera lo que no tenemos en nuestro país.

Pero irse a China para trabajar en el diseño de muebles es, señores, una verdadera broma de mal gusto. En España siempre ha habido una industria de mueble potente, y sobre todo en la Comunidad Valenciana. Las zonas sur de Valencia y norte de Castellón (también sur de Tarragona) están llenas de empresas del mueble, que fueron muy potentes en su momento y dieron trabajo a muchísimas personas. De hecho en Valencia no hay todavía un IKEA porque la industria del mueble hizo muchísimas presiones para impedirlo, aunque finalmente parece ser que se abrirá una tienda de la multinacional sueca en un par de años.

Pero llegó la globalización, la apertura de fronteras a las manufacturas asiáticas, y las empresas Valencianas y Españolas decidieron que era más barato fabricar en China e importar después. Muchas fábricas Valencianas se han convertido, en el mejor de los casos, en empresas de acabado del producto importado, cuando no directamente en almacenes dedicados a la venta del producto ya acabado. Igual que el textil, igual que el juguete, la industria del mueble valenciana entró en una decadencia progresiva hace años, mientras nuestras administraciones la han dejado de lado preocupadas únicamente en su modelo de sol y playa.

 

Que un Español, que un Valenciano tenga que irse a China a diseñar muebles me parece un crimen. Este es el mundo que hemos creado estos años, con la eliminación del proteccionismo, de los aranceles, con el mercado global, con una moneda tan fuerte, con el desprecio a nuestra industria y a su innovación.

¿Este es el progreso de Europa? Si tener que irse a un país con 3.500 dólares de Renta per cápita para trabajar es progreso, yo esto no lo quiero. Llamadme trasnochado.

La mano dura

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 10-12-2010 en General. Comentarios (6)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/controladores.jpg 

 

Con los aeropuertos normalizados Manu militari creo que ha llegado el momento de analizar con cuidado la crisis de los controladores, las opiniones y las posibles consecuencias de todo esto.

 

En términos generales estoy bastante conforme con la actitud del gobierno. Ante una huelga tan agresiva por parte de un colectivo privilegiado, que utiliza su fuerza paralizadora para profundizar en sus privilegios que siempre considera pocos, era procedente una actitud contundente como la que ha tenido el gobierno. Una huelga encubierta, fingiendo bajas médicas para poder hacerla es, además, cobarde y aún más inmoral.

El gobierno reaccionó enérgicamente en muy pocas horas, y procedió rápidamente a una militarización del espacio aéreo y, después de unas horas, a declarar el estado de alarma. Podremos criticar cosas al gobierno, pero su rapidez y determinación no son cosas que se le puedan criticar. Lamentablemente, a mucha gente no le valió esta celeridad, y miles de personas perdieron sus vacaciones y reservas.

 

Las críticas que se han escuchado de la mayoría de los partidos políticos son improcedentes desde mi punto de vista. Decir que el gobierno no ha sabido gestionar la crisis no tiene sentido, pues poco se podía hacer con un colectivo así y en una situación en la que deber de corregir unos privilegios tan acusados. La crítica de que no debía haberse aprobado ese decreto justo antes del puente ha sido desmontada por la realidad que ahora conocemos de que muchos controladores iban a abandonar sus puestos por considerar subjetivamente que habían hecho las horas máximas (razón por la que se aprobó urgentemente el decreto).

Pero creo que sí hay cosas que comentar, y cosas que conviene aclarar, porque esta crisis se ha solucionado de una manera que podría tener unas consecuencias peligrosas en malas manos. Me refiero, como no, a la declaración de estado de alarma.

 

La constitución Española indica que se puede declarar el estado de alarma en las siguientes circunstancias: “1- Grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud. 2- Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves. 3- Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad. 4- Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad y concurra alguna de las circunstancias o situaciones anteriores.

En la paralización del tráfico aéreo en España se dio, como indica la ley, una paralización de los servicios públicos esenciales para la comunidad, pero ni había una crisis sanitaria, ni una catástrofe ni desabastecimiento. Cuando se hizo esta definición de las circunstancias en las que se puede declarar un estado de alarma es posible que el legislador, allá por mediados de los 70 y referenciándose en otras legislaciones anteriores en España o extranjeras más antiguas, no pudiese prever hasta qué punto el tráfico aéreo se convertiría en algo fundamental en un estado moderno, sin embargo leyendo la ley parece que el estado de alarma no puede declararse por una paralización de los transportes per se.

Este punto es más importante de lo que parece. A pesar de que en este caso nos pueda parecer que la contundencia en este caso era justificada, es importante que los gobiernos sean escrupulosamente cuidadosos en la aplicación de la ley. El estado es una máquina poderosa, que no debe extralimitarse en ningún caso porque podría caer fácilmente en el abuso. Y no es que en este caso el gobierno haya implementado una fuerza excesiva, el problema es que este precedente por el que se ha declarado el estado de alarma podría extrapolarse inapropiadamente a casos parecidos. Por ejemplo, ¿Y si los sindicatos paralizan el metro de Madrid otra vez? ¿Estaría justificada la declaración de estado de alarma entonces? ¿Y si es una ciudad más pequeña?

 

Estas preguntas son importantes, igual que es importante no caer en estados de ánimo reactivos. Quiero decir con esto que no es justificable exabruptos como que deben meterlos en la cárcel a todos, que se deben sustituir por controladores militares, o desear reacciones enérgicas muy agresivas. Además, debemos ser cuidadosos en el análisis de las reclamaciones de los controladores, porque es posible que algo de lo que reclaman, aunque sea accesorio o mera cosmética para justificar la exigencia de sus privilegios, pueda ser razonable o conveniente para el buen funcionamiento del tráfico aéreo en España.

Los controladores exigen, por ejemplo, que sus horas de trabajo sean menos debido al enorme estrés de su trabajo y a que es necesario estar en un estado psicológico perfecto para ejercerlo. Según ellos en otros países las horas de trabajo anuales por controlador son menores. Es posible que esta reivindicación sea lógica, y sería adecuado aumentar la plantilla de controladores para minimizar las horas, pero obviamente los sueldos de los controladores deben ser reducidos proporcionalmente.

También pueden ser razonables las críticas del portavoz de los controladores contra la “privatización” de la escuela de controladores aéreos. Podríamos hablar mucho de esto y concluir que la “privatización” de estas enseñanzas responde a la endogamia y a la limitación en la promoción de nuevos controladores, producto del interés de mantener un colectivo reducido para la permanencia de sus privilegios. Pero en términos generales es mejor una oposición del estado antes que una escuela privada que limitará el acceso a muchas personas que no puedan o quieran pagar 40.000 euros para recibir la enseñanza necesaria. Si de lo que se trata es de evitar la coacción siempre hay otras vías, como tener preparados controladores militares realmente cualificados para tal fin. Si se trata de evitar la endogamia no hay más que cambiar las bases de selección. Es una pena que siempre se camine en el sendero fácil y se solucionen todos los problemas privatizando. Ojala llegue un gobierno alguna vez que consiga hacer importante progresos en el funcionamiento y rentabilidad de las empresas públicas, y que nos aleje del simplísimo dogma de que la única manera de mejorar un servicio público es privatizarlo.

 

Me gustaría acabar con una reflexión general. Que se neutralice a un colectivo privilegiado como los controladores aéreos me parece bien, y demuestra una determinación valorable. La lástima es que otros muchos colectivos privilegiados en nuestro país no vean ni una pequeña parte de la determinación que ha tenido el gobierno en este caso para minimizar sus privilegios, es más, los vean mimados. Se ha hablado que el gobierno podía tener la misma determinación contra la banca y aunque esta frase es demagógica y populista, y obviamente hay unas consecuencias colaterales muy peligrosas de tomar esas determinaciones con colectivos de este estilo, creo que muestra un estado de ánimo y una exigencia que, de forma abstracta, es razonable.

No me puedo quitar la sensación de que el gobierno ha sido contundente en este caso porque era un caso simple y porque caminaba a favor de la opinión pública. Pero la valía de un gobierno y sus actuaciones a favor del bienestar colectivo y contra los abusos no se demuestra en un caso así, de demuestra en el complicadísimo campo de la política económica internacional y en la gestión de privilegios consolidados de grandes colectivos económicos. Ahí es donde quiero ver el “socialismo” que ataca el privilegio injustificado y que desea el bienestar colectivo. Socialismo que, por ahora, brilla por su ausencia en las políticas de este gobierno excepto en casos políticamente muy rentables.

 

Privatizaciones y reformas

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 05-12-2010 en General. Comentarios (2)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/privatizar.jpg 

 

Ante otro azote de los mercados financieros el presidente del gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, ha ideado un nuevo plan de choque contrario los principios en los que se supone que debería basar su gobierno. Básicamente, eliminación de los 420 euros que cobraban los parados que habían agotado su prestación, aumento de impuestos indirectos, bajada del impuesto de sociedades para PYMES y privatizaciones. Un programa muy socialdemócrata como se puede ver.

 

Querría analiza las medidas una a una, empezando por las privatizaciones planteadas por el gobierno: Las loterías del estado y los aeropuertos. Estas privatizaciones no responden a un modelo de gestión, a un interés de adelgazar el estado o a una convicción de las bondades de la gestión privada. Nada de eso, simplemente responden al interés de una inyección de dinero que minimice el déficit del estado, y para ello se venden empresas que son rentables.

Las loterías y apuestas del estado ha sido una manera de recaudar dinero por parte del estado español desde que la instauró el rey Carlos III a mediados del siglo XVIII. Nadie había pensado nunca en privatizar algo tan rentable, ni siquiera parcialmente como se pretende hacer. La medida es verdaderamente sorprendente, y responde a la locura de la situación en la que viven países como en nuestro.

El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, ha dicho que esto es “Pan para hoy y hambre para mañana” y ha indicado que no se debe privatizar algo rentable. A pesar de que en análisis es correcto desde mi punto de vista, no está de más recordarle al señor Montoro que privatizar empresas rentables es exactamente lo que hizo el gobierno del PP en 1996 para acabar con el déficit. El señor Montoro tiene la cara más dura que la espalda, y declaraciones como estas son una tomadura de pelo a los ciudadanos, a los que trata como subnormales, viniendo de quien vienen. El PP ganará las próximas elecciones, pero nada puede borrar su patética actitud de cinismo político elevado a la máxima potencia.

 

Otra medida que ha rechazado Montoro con argumentos adecuados pero no para ellos es la eliminación de los 420 euros de subsidio. Cuando escuché la noticia consideré que era un verdadero disparate y una “guarrada” por parte del gobierno. Este subsidio es prácticamente lo único que tienen muchas familias y quitárselo supone dejar a miles de personas en una situación inaguantable.

Sin embargo también hay otra cara de la moneda. El día que Zapatero anunció esta eliminación hablé con varias personas criticando la medida. Una de ellas estaba cobrando el subsidio de 420 euros porque está en paro y se le ha acabado la prestación contributiva, aunque realmente no lo necesita. Él se ha empadronado sólo en un piso del que está pagando hipoteca, pero realmente vive con sus padres (cuenta la renta de la unidad familiar, por eso se ha empadronado en una casa en la que no vive) y, además, tiene otra fuente de ingresos en negro. Además de este caso mi novia me contó otro caso de un conocido que está cobrando este subsidio y a la vez está trabajando en negro.

Hay mucha gente que está cobrando los 420 euros cuando realmente no los necesitan. Las condiciones restrictivas de la ayuda no han servido para parar muchos casos de fraude, producidos fundamentalmente gracias a la enorme bolsa de trabajo ilegal que hay en nuestro país. En cualquier caso lo que se debería de replantear es cómo evitar el fraude, y no la eliminación de la medida totalmente, o en cualquier caso proponer otra medida de ayuda similar. Esta eliminación evitará mucho fraude, sí, pero dejará a mucha gente en una situación insostenible.

 

El descenso del impuesto de sociedades a las PYMES es otro punto que tampoco comparto. Si existe una prioridad a la hora de ayudar a las empresas esta debe ser evitar que estas cierren, pero la reducción del impuesto de sociedades no consigue esto, pues recordemos que este impuesto se aplica sobre los beneficios, y por lo tanto cualquier empresa que se vea beneficiada de esta medida es porque tiene beneficios y no puede estar en riesgo de cierre.

Sí puede ser que esta medida ayude algo a crear empleo, pero puede ser contraproducente al crear una disminución en los ingresos del estado. El crecimiento de una empresa y el hecho de que contrate trabajadores no dependen tanto del neto de ganancias que tenga como de los beneficios antes de impuestos y, sobre todo, de las expectativas económicas. El países como EE.UU o Japón el impuesto de sociedades está alrededor del 40%, y eso no perjudica la creación de empleo pues el hecho de que los beneficios sean gravados poderosamente favorece la inversión. Por lo tanto estamos arriesgándonos a dejar de recaudar un dinero muy importante con el déficit que tenemos para impulsar una creación de empleo que puede no ser tal. Lo que hace falta es un verdadero plan de impulso industrial y no estos parches probabilísticos.

Finalmente, quizá sea el aumento sobre los impuestos del tabaco la única medida que me parece acertada.

 

El gobierno Español ha dado otro paso más en su política de destrucción del estado del bienestar, de socialistas que son. Cada azote de los mercados acaba con una serie de medidas y recortes destinadas a calmarlos, algo que se consigue temporalmente, hasta que llega un nuevo azote o ataque especulativo.

¿Cuándo haya otro ataque se volverá a recortar/privatizar? Seguramente sí. Hemos entrado en un ciclo perverso donde nuestro futuro como país se decide en los mercados internacionales de deuda soberana. Los especuladores lo saben, pueden exprimir a un país hasta matarlo, pues no hay riesgo real de que no pague su deuda: Se recortará lo que haga falta y, si es necesario, entrará una inyección de ayuda europea destinada a que se pague esa misma deuda que ahoga a los estados.

Este ciclo, generado gracias a la obsesión alemana por evitar la inflación, puede convertir a los estados periféricos de la unión en países deprimidos, desiguales y empobrecidos.

 

Y saldremos de esta, estoy seguro. Pero el sistema económico capitalista provocará más pronto que tarde otra crisis cíclica, ¿Qué privatizaremos entonces para acabar con el déficit? ¿Qué prestaciones quitaremos? Cada paso que damos destruimos el colchón social que nos ampara, tanto a nivel social como a nivel de reservas y grados de libertad económicos. Pero a esta paso llegará un momento en que no tendremos nada para echar a la hoguera de los mercados y llegaremos a la argentinización total de los países.

La verdad es que no sé para qué quiere nadie qué gobierne la derecha nominal. Estos socialistas no van a dejar ni el solar para privatizar.

El contenido político

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 28-11-2010 en General. Comentarios (1)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Ceaucescu.jpg 

Nicolae Ceaucescu

 

Contaba Santiago Carrillo que, en uno de sus viajes a la Rumania de Ceaucescu y al entrevistarse con el dictador, intuyó que aquel hombre, al que había respetado antaño, había degenerado mentalmente hasta crearse una fantasía propia inconexa con la realidad de su país.

Concretamente parece ser que Ceaucescu le dijo a Carrillo que la Rumania de finales de los 70 tenía ciertas características de sistema socialista avanzado, casi comunista (Para los Socialistas Marxistas el comunismo es el grado máximo que se alcanza después de muchas décadas de socialismo), y puso como ejemplo la calidad de educación y la sanidad en Rumanía. Carrillo le replicó: “Francia tiene una educación y una sanidad públicas mejores que las de Rumania, ¿Me quieres decir que Francia es un país “socialista avanzado”, casi comunista?”. Ante la réplica, Ceaucescu se defendió hablando del “contenido político” del estado, para justificar el por qué Rumania era socialista avanzada y Francia no, aún siendo mejor en Francia las áreas sobre las que el presidente rumano justificaba su opinión.

 

Esto del “contenido político” me viene a la cabeza cuando leo opiniones y escucho personas hablando sobre la política de España (y del mundo), y se justifica o se critica exactamente la misma política en función si el gobierno que la toma es nominalmente progresista o conservador.

El caso más obvio es la política del gobierno Español, que en su vertiente económica está dirigida de facto por Bruselas, Berlín y el FMI. La política económica de estos últimos meses se corresponde perfectamente con una política neoliberal, independientemente de que su origen esté en una convicción intelectual o haya sido impuesto. Sin embargo veo muchos izquierdistas defendiendo al gobierno por sus medidas “valientes” y “serias” para sacar a España de la crisis, y sobre todo veo derechistas de todas clases atacando al gobierno Español por su “nefasta” política económica.

Claro, cuando se mira al Reino Unido, por ejemplo, las opiniones viran totalmente. Los mismos izquierdistas que defienden la política de Zapatero se escandalizan del aumento del precio de las matrículas en las universidades del reino unido, del recorte del gasto social o del aumento de los impuestos indirectos. Y los derechistas, en cambio, dicen que hay que tener en mismo coraje e iniciativa en las reformas que el primer ministro Cameron, siendo Rajoy el primero que se apunta al disparate de criticar y defender las mismas líneas políticas en función de qué gobierno lo haga.

 

Hay casos todavía más flagrantes que estos. Hay quienes defienden la política de la semiesclavista China simplemente porque la envuelve el adjetivo de comunista, al igual que hay quienes vomitan su ignorancia defendiendo a la maravillosa Corea del Norte. También hay izquierdistas muy caracterizados que defienden como modelo el Brasil de Lula como ideal, pensando que allí hay algún tipo de revolución socialista, cuando el gobierno de Brasil no pasa de ser un gobierno progresista-centrista ligeramente escorado a la izquierda en sus preocupaciones sociales.

También pasa lo mismo al analizar países como Venezuela o Colombia. Las mismas políticas corporativistas, policiales o militares serán defendidas o rechazadas en función de quien las realice, y siempre encontraremos una justificación para defender la corrupción o la violación de derechos de las personas si la cometen los que consideramos como los “nuestros”.  Si hay un golpe de estado en honduras contra el presidente Zelaya se justifica, al igual que contra Chávez. Pero si fuese contra Santos o Piñera esos mismos se clamarían contra los “comunistas” que quieren subvertir América latina.

 

Este es el esquema general que sigue la mayoría de la población en España. Lo siento, es la verdad y no podemos obviarla: Los Españoles ni sabemos ni queremos saber de política, y mucho menos de economía. Lo nuestro son las afinidades ideológicas, el seguimiento entusiasta a las siglas, la cerrazón mental y el dejarnos dirigir por las palabras de políticos interesados y cínicos.

El contenido político” sirve para justificar y criticar las mismas cosas según su autor. Franklin D. Roosvelt lo tenía más claro “puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. Por lo menos había un criterio detrás, quizá poco honrado, un tanto cínico, siempre interesado, pero se sabía que se defendía al otro en contra de los ideales propios por un simple interés nacional. Aquí no, aquí no hay criterio ninguno, es un simple arribismo irracional contra el que va pintado de tu mismo color, es pura competición deportiva, hooliganismo político inserto en el corazón de la nación, que es la voluntad y las ideas de sus ciudadanos.

Y entendamos bien la magnitud del problema, porque es ese "corazón" de la nación el que le daría a este país un verdadero valor añadido para salir de esta situación y fabricar su propio futuro. Sin eso, no estaremos más que al merced de las voluntades ajenas a nuestras fronteras.

 

Irlanda en quiebra; el fin del mito liberal

Escrito por lasuertesonriealosaudaces 23-11-2010 en General. Comentarios (7)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/irlandacrisis.jpg 

 

El gobierno Irlandés ha aceptado finalmente su rescate financiero por parte de la UE y el FMI. Irlanda, quizá el país que más ha pagado la crisis económica (por encima incluso, en mi opinión, de países como Grecia) no podía aguantar sin ser intervenida.

 

La quiebra Irlandesa es profunda. Un desreguladísimo sector financiero fue el catalizador de una terrible burbuja inmobiliaria que ha llevado al país, una vez su economía se ha visto afectada por la crisis internacional, a un estado de quiebra profundo. Suena a España, sí, pero es bastante peor. El valor de los pisos ya ha bajado casi un 40%, las hipotecas valen más que lo pisos, el estado tiene un déficit pavoroso del 32% del PIB.

Y lo que es más grave aún, Irlanda está así después de haber hecho el paquete de recortes más duro de los países europeos. El sueldo de los funcionarios fue reducido un 15%, se subieron los impuestos, se redujo el gasto social, se eliminaron proyectos de infraestructuras…pero nada ha valido más que para congelar la crisis unos meses. El estado, que garantizó el 100% de los depósitos bancarios y eso le valió para solventar la tormenta de hace dos años, ha acabado quebrando junto con sus bancos.

 

Irlanda fue siempre un país de desarrollo medio en comparación con el resto de la Europa occidental, que estaba más desarrollada. En los 70 era el país más pobre de Europa entre los países democráticos, estando a un nivel similar a las dictaduras Española, Portuguesa y Griega.

Pero el pequeño país de 4 millones de habitantes decidió apuntarse, entrados los 80, al neoliberalismo de corte Thatcherista. Una rebaja de impuestos enorme y una desregulación del sistema bancario fueron la guía a seguir. Irlanda fue mucho más allá que otros países más grandes en la reducción de impuestos, precisamente porque su tamaño se lo permitió sin tambalear completamente la escena internacional.

Quizá lo más destacable de las reformas liberales en Irlanda es su impuesto de sociedades, situado en un escandalosamente bajo 12,5%. Este impuesto ha sido considerado algo así como competencia desleal por el resto de países europeos; España tiene un impuesto de sociedades del 30% después de haberlo bajado 5 puntos en los últimos años, el Reino Unido lo tiene también sobre el 28%, por poner dos ejemplos claros.

Una vez Irlanda entró en la zona euro la muchísimas multinacionales se asentaron allí atraídas por las enormes ventajas fiscales. Esto llevó a un crecimiento del PIB espectacular, llevando a Irlanda a tener la renta per cápita más alta de Europa detrás del microestado de Luxemburgo.

 

Cuando veo por la televisión o leo en alguna prensa especializada que hay empresas o instituciones que garantizan rentabilidades por inversión económica del triple de lo que garantiza cualquier banco en un plazo fijo, me vuelvo desconfiado. Una empresa que otorga algo a un precio sustancialmente más beneficioso para el comprador que la media del mercado sólo puede hacerlo porque hay trampa detrás, y lo mismo pasa si hablamos de la rentabilidad de una inversión. La única justificación para hacer eso es o una necesidad urgentísima de recaudar dinero, lo que indica que la empresa está al borde de la quiebra, o bien un fraude, sea de tipo piramidal o no.

Por un sentido común parecido cuando un país pasa de ser el más pobre de Europa a ser el más rico en una generación, es obvio que ha habido un crecimiento desmesurado que, por esta misma razón, no puede ser sólido. Un país que tiene crecimientos del 8 y el 9% al año o es causa de una hiperproductividad producida por una apertura de fronteras a las exportaciones y unos costes laborales bajísimos, lo que no fue el caso de Irlanda, o es pura burbuja.

 

Todavía se puede ver por Internet multitud de artículos en medios liberales económicos que hacían hace no mucho odas a las virtudes de Irlanda, a su crecimiento producto de la bajada de impuestos y la desregulación, y mostraban este país como el ejemplo a seguir para España, como el ejemplo perfecto de el éxito de las políticas liberales. Pues bien el paraíso de las políticas neoliberales promovidas en los 80 ha quebrado escandalosamente. ¿Qué dirán ahora las Libertad Digital, El Mundo y compañía? Tengo que hacer un repaso por estos medios, a ver si la culpa es de Obama, o quizá de Zapatero.

Grecia, Islandia, Letonia, Irlanda…Si fuésemos parciales e interesados podríamos decir que todos los países intervenidos y salvados han gestado sus crisis con gobiernos de centro-derecha y con partidos liberales en el poder. Pero no, esto sería usar la misma falacia que usan otros contra los partidos izquierdistas, eso no sería verdad, o no sería verdad del todo. Hay temores justificados de que Portugal puede ser la siguiente economía en caer, y allí los socialistas gobiernan desde 2005, y aunque no parece tan probable como en el caso Portugués, España e Italia están los siguientes en la línea de fuego.

Las políticas que nos han llevado aquí han sido compartidas por gobiernos de centro-derecha y centro-izquierda en todo el mundo. La burbuja económica, los desequilibrios fiscales (producidos tanto por un aumento del gasto público como por una reducción injustificada de impuestos) y la desregulación del sector financiero ha sido común. Al final ha sido una forma de entender la economía, generalmente aceptada y originaria de las políticas liberales de los 80, la que nos ha llevado a esta situación.

 

Un rescate no es una cosa agradable, ni por orgullo nacional ni sobre todo por la factura que te van a pasar después. A Irlanda le van a exigir que elimine ese déficit enorme que tiene en poco tiempo, y va a tener que hacer recortes enormes.

El gobierno Irlandés ya ha dicho que no piensa aumentar su impuesto de sociedades, y que no va a aceptar que le impongan aumentarlo. Aunque Merkel ha dicho que no le va a exigir a Irlanda eso, obviamente va a tener que hacerlo. La alternativa es generar un aumento generalizado de la presión fiscal sobre el ciudadano medio y además un recorte de sueldos, costes laborales y servicios sociales de tal magnitud que el país difícilmente va a poder soportar. Eso generaría una depresión en la economía Irlandesa terrible y prolongada.

La alternativa a todo esto es salir del euro. Dicen que un país que sale del euro lo pasaría muy mal los primeros años, y seguramente Irlanda sería el país que peor lo pasaría por su economía muy dependiente de multinacionales. Pero al final alguien va a tener que abrir la caja de Pandora, porque el no salir del euro se justifica con previsiones de un crecimiento y recuperación en un breve espacio de tiempo, previsiones que por lo que parece son producto más bien del deseo y de cierto optimismo conservador que de una situación real.

Ya veremos en qué acaba todo.