LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Irlanda en quiebra; el fin del mito liberal

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/irlandacrisis.jpg 

 

El gobierno Irlandés ha aceptado finalmente su rescate financiero por parte de la UE y el FMI. Irlanda, quizá el país que más ha pagado la crisis económica (por encima incluso, en mi opinión, de países como Grecia) no podía aguantar sin ser intervenida.

 

La quiebra Irlandesa es profunda. Un desreguladísimo sector financiero fue el catalizador de una terrible burbuja inmobiliaria que ha llevado al país, una vez su economía se ha visto afectada por la crisis internacional, a un estado de quiebra profundo. Suena a España, sí, pero es bastante peor. El valor de los pisos ya ha bajado casi un 40%, las hipotecas valen más que lo pisos, el estado tiene un déficit pavoroso del 32% del PIB.

Y lo que es más grave aún, Irlanda está así después de haber hecho el paquete de recortes más duro de los países europeos. El sueldo de los funcionarios fue reducido un 15%, se subieron los impuestos, se redujo el gasto social, se eliminaron proyectos de infraestructuras…pero nada ha valido más que para congelar la crisis unos meses. El estado, que garantizó el 100% de los depósitos bancarios y eso le valió para solventar la tormenta de hace dos años, ha acabado quebrando junto con sus bancos.

 

Irlanda fue siempre un país de desarrollo medio en comparación con el resto de la Europa occidental, que estaba más desarrollada. En los 70 era el país más pobre de Europa entre los países democráticos, estando a un nivel similar a las dictaduras Española, Portuguesa y Griega.

Pero el pequeño país de 4 millones de habitantes decidió apuntarse, entrados los 80, al neoliberalismo de corte Thatcherista. Una rebaja de impuestos enorme y una desregulación del sistema bancario fueron la guía a seguir. Irlanda fue mucho más allá que otros países más grandes en la reducción de impuestos, precisamente porque su tamaño se lo permitió sin tambalear completamente la escena internacional.

Quizá lo más destacable de las reformas liberales en Irlanda es su impuesto de sociedades, situado en un escandalosamente bajo 12,5%. Este impuesto ha sido considerado algo así como competencia desleal por el resto de países europeos; España tiene un impuesto de sociedades del 30% después de haberlo bajado 5 puntos en los últimos años, el Reino Unido lo tiene también sobre el 28%, por poner dos ejemplos claros.

Una vez Irlanda entró en la zona euro la muchísimas multinacionales se asentaron allí atraídas por las enormes ventajas fiscales. Esto llevó a un crecimiento del PIB espectacular, llevando a Irlanda a tener la renta per cápita más alta de Europa detrás del microestado de Luxemburgo.

 

Cuando veo por la televisión o leo en alguna prensa especializada que hay empresas o instituciones que garantizan rentabilidades por inversión económica del triple de lo que garantiza cualquier banco en un plazo fijo, me vuelvo desconfiado. Una empresa que otorga algo a un precio sustancialmente más beneficioso para el comprador que la media del mercado sólo puede hacerlo porque hay trampa detrás, y lo mismo pasa si hablamos de la rentabilidad de una inversión. La única justificación para hacer eso es o una necesidad urgentísima de recaudar dinero, lo que indica que la empresa está al borde de la quiebra, o bien un fraude, sea de tipo piramidal o no.

Por un sentido común parecido cuando un país pasa de ser el más pobre de Europa a ser el más rico en una generación, es obvio que ha habido un crecimiento desmesurado que, por esta misma razón, no puede ser sólido. Un país que tiene crecimientos del 8 y el 9% al año o es causa de una hiperproductividad producida por una apertura de fronteras a las exportaciones y unos costes laborales bajísimos, lo que no fue el caso de Irlanda, o es pura burbuja.

 

Todavía se puede ver por Internet multitud de artículos en medios liberales económicos que hacían hace no mucho odas a las virtudes de Irlanda, a su crecimiento producto de la bajada de impuestos y la desregulación, y mostraban este país como el ejemplo a seguir para España, como el ejemplo perfecto de el éxito de las políticas liberales. Pues bien el paraíso de las políticas neoliberales promovidas en los 80 ha quebrado escandalosamente. ¿Qué dirán ahora las Libertad Digital, El Mundo y compañía? Tengo que hacer un repaso por estos medios, a ver si la culpa es de Obama, o quizá de Zapatero.

Grecia, Islandia, Letonia, Irlanda…Si fuésemos parciales e interesados podríamos decir que todos los países intervenidos y salvados han gestado sus crisis con gobiernos de centro-derecha y con partidos liberales en el poder. Pero no, esto sería usar la misma falacia que usan otros contra los partidos izquierdistas, eso no sería verdad, o no sería verdad del todo. Hay temores justificados de que Portugal puede ser la siguiente economía en caer, y allí los socialistas gobiernan desde 2005, y aunque no parece tan probable como en el caso Portugués, España e Italia están los siguientes en la línea de fuego.

Las políticas que nos han llevado aquí han sido compartidas por gobiernos de centro-derecha y centro-izquierda en todo el mundo. La burbuja económica, los desequilibrios fiscales (producidos tanto por un aumento del gasto público como por una reducción injustificada de impuestos) y la desregulación del sector financiero ha sido común. Al final ha sido una forma de entender la economía, generalmente aceptada y originaria de las políticas liberales de los 80, la que nos ha llevado a esta situación.

 

Un rescate no es una cosa agradable, ni por orgullo nacional ni sobre todo por la factura que te van a pasar después. A Irlanda le van a exigir que elimine ese déficit enorme que tiene en poco tiempo, y va a tener que hacer recortes enormes.

El gobierno Irlandés ya ha dicho que no piensa aumentar su impuesto de sociedades, y que no va a aceptar que le impongan aumentarlo. Aunque Merkel ha dicho que no le va a exigir a Irlanda eso, obviamente va a tener que hacerlo. La alternativa es generar un aumento generalizado de la presión fiscal sobre el ciudadano medio y además un recorte de sueldos, costes laborales y servicios sociales de tal magnitud que el país difícilmente va a poder soportar. Eso generaría una depresión en la economía Irlandesa terrible y prolongada.

La alternativa a todo esto es salir del euro. Dicen que un país que sale del euro lo pasaría muy mal los primeros años, y seguramente Irlanda sería el país que peor lo pasaría por su economía muy dependiente de multinacionales. Pero al final alguien va a tener que abrir la caja de Pandora, porque el no salir del euro se justifica con previsiones de un crecimiento y recuperación en un breve espacio de tiempo, previsiones que por lo que parece son producto más bien del deseo y de cierto optimismo conservador que de una situación real.

Ya veremos en qué acaba todo.

 

Comentarios

Tarde como siempre ^^\' llego para dejar un comentario. Excelente artículo Dº Pedro. Así, con todas las letras. Estoy "haciendo los deberes", leyendo publicaciones atrasadas, y no puedo extenderme mucho. Pero, p.ej., cuando dice: "Por un sentido común parecido cuando un país pasa de ser el más pobre de Europa a ser el más rico en una generación, es obvio que ha habido un crecimiento desmesurado que, por esta misma razón, no puede ser sólido". Ahí podemos hacer la pregunta que hacía siempre Aristóteles para juzgar algo: juzguemos cada cosa por sus principios, entendamos cada cosa tanto por sus unidades básicas que la componen como en su conjunto. Países ricos son casi todos ¡los 192 del mundo! Ahora bien, cuando en el discurso dominante se dice "país rico" nos referimos a la riqueza de sus personas, de quienes allí habitan. Esta distinción es clave. Se hizo rica Irlanda pero ¿se hicieron ricos del mismo modo (casi) todos los irlandeses o sólo algunos pocos? Lo mismo vale para cualquier país: España, Qatar, Omán, Suiza, Dinamarca, Alemania, Luxemburgo, Suecia, U.S.A... En cada una de esas sociedades veremos cosas distintas, si bien con ciertos parecidos que podría llevarnos a agruparlas. Más aún si consideramos las causas, por ejemplo la Política Económica seguida tradicionalmente. Cuando en un Estado un Gobierno, o una sucesión de los mismos, gobierna para los intereses de todos los ciudadanos, incluso para los de todos los habitantes, lo que a veces llamamos el Pueblo, esos ciudadanos, el país entero, prosperan, viven con más paz, libertad, justicia, riqueza... Es una lógica causa-consecuencia bien sencilla. Cuando un Gobierno, o una sucesión de gobiernos, gobierna sólo para los intereses de unos pocos ciudadanos, que tienen en común todos ellos sus altas riquezas, rentas y patrimonios, prosperan sólo esos pocos ciudadanos pertenecientes a las élites. Al resto del país, a la gran mayoría de los ciudadanos, eso les perjudica. Si se gobierna para todos, todos mejoran. Si se gobierna para unos pocos, sólo mejoran unos pocos. Si se gobierna para el Pueblo, para todos los ciudadanos, todos mejoramos. Si se gobierna para los súper ricos, para las élites económicas, sólo mejoran ellos. Y, en ambos casos, ciertas estadísticas del país en su conjunto arrojarán unos números que podrían usarse para explicar que el país es más rico, cuando sólo lo son unos pocos. Se ha hecho y se sigue haciendo. Otros indicadores estadísticos, sin embargo, explicarán cosas distintas si además de estudiarse al país como conjunto se estudián distintos subgrupos de esa población, de manera y modo que se vea que sólo unos ciudadanos, minoría de ese país, son más ricos mientras que otros han empeorado y no han participado de ese enriquecimiento. Que teniendo gobiernos Democráticos de Derecho y Sociales los ciudadanos hayamos permitido que nuestro Gobierno, o la sucesión de los mismos detentados por distintos partidos políticos, no hayan gobernado para los intereses de todos sino sólo de unos pocos ha hecho que, formalmente teniendo Democracias, estemos "disfrutando" de Oligarquías en la práctica diaria. Y que hayamos permitido eso nosotros, nuestros vecinos, nuestros padres... si bien no todos sí la mayoría, hace que nos merezcamos lo que tenemos. Triste. Al final me extendí :-P

Creo que hay que ser realistas y pragmáticos, por lo que tal vez dejar caer los bancos sea demasiado drástico. Pero, por otro lado, no podemos seguir financiado el problema. No podemos seguir manteniendo un sistema bancario que parece que, de manera inevitable y por muchas regulaciones que se le pongan, está destinado a entrar en crisis de manera cíclica. Este modelo debe ser cambiado por uno que incentive la responsabilidad, y que deje de ser toda la sociedad quien pague los excesos de las grandes empresas. Por cierto, tal vez le parezca interesante este enlace relacionado con algo lo que hablábamos el otro día: www.elpais.com/articulo/internacional/China/apuesta/dominar/Corea/unificada/elpepuint/20101129elpepuint_14/Tes

Francisco, ¿Qué no ha sido un fracaso del modelo liberal? ¿Qué ha generado esa deuda tan enorme que obligó al estado Irlandés a intervenir para no crear una catástrofre (que sin embargo se ha producido igual)? Pretender que el rescate gubernamental ha sido el problema de Irlanda es como decir que la causa de la muerte de un enfermo de Cáncer es la quimioterapia. La verdad es que no puedo entender como se aferra usted a un modelo claramente fallido. ¿Qué hubiese hecho usted? ¿Dejar que quebrasen los bancos y que los Irlandeses perdiesen todos sus ahorros? Es una opción, ¿pero realmente cree que eso hubiese mejorado la situación de Irlanda? No hubiese habido una crisis de deuda pública, pero hubiese habido igualmente un crack económico. Es posible que Irlanda sea el peor país para experimentar la salida del euro. Países como España o portugal, con más industria y más potencial exportador (Irlanda prácticamente no tiene industria) serían mejores campos donde experimentar, pues la economía de Irlanda está fuertemente relacionada con el euro. No obstante se puede producir una crisis de demanda agregada muy duradera en Irlanda, a causa de una deuda indigerible. Y si esa es la situación la deuda debe ser eliminada, y la única manera factible de hacer eso es una devaluación que los Alemanes no van a permitir...La verdad es que la situación de Irlanda es complicada. Saludos,

Hola Manuel, La verdad es que no sé que responder, ¿Hará falta un rescate o no? En principio parece que no debería hacer falta, pero que haga falta o no depende exclusivamente de los ataques de los especuladores. Si estos quieren llevar a España hasta el colapso, desgraciadamente pueden hacerlo. Teóricamente el fondo de ayuda europeo está hecho para evitar crisis de confianza contra la deuda soberana de los países, pero tengo la sensación de que pueden estar teniendo el efecto contrario. Es decir, el fondo de ayuda garantiza que un país va a ser capaz de cumplir las obligaciones de su deuda, pero también sabemos que un país rescatado es intervenido económicamente y se le aplican unos recortes draconianos (que favorecen la solvencia de la deuda pública). Desde el punto de vista del especulador no hay un miedo real a que la deuda no sea pagada. Pero eso en vez de evitar el ataque especulativo parece que este sistema lo está fortalenciendo, pues se vende la deuda con un interés bajo, provocas un aumento del interés, recompras (pues sabes que ese estado no va a colapsar) y si es necesario llevas al país al extremo de pedir ayuda, pues esto no va a suponer un riesgo para tu deuda recomprada, casi lo contrario. Saludos,

Gracias Pedro por la respuesta. Ya me imaginaba que los especuladores estarían o están detrás de todo esto. Saludos

Llevo más de 10 años viviendo en Irlanda, y es increible ver cómo este país ha pasado de ser uno de los más prósperos de Europa a estar en la bancarrota en tan sólo 2 ó 3 años. Se respira hartazgo y rabia en el ambiente, más que rabia, cabreo. No sé en qué va a acabar todo esto, pero desde luego el futuro no parece muy halagüeño que digamos. Si, según se suele decir, la caída del muro de Berlín señaló el fin y el fracaso del comunismo, lo que hemos experimentado en los últimos 2 años demuestra también el fracaso del capitalismo tal y como lo hemos conocido hasta ahora. Lo que pasa es que nuestros gobiernos y nuestros políticos están demasiado empeñados en negar la mayor como para admitirlo: mejor probar recetas que ya se han mostrado fallidas. A esto se le llama la política del avestruz. Y la política de plegarse incondicionalmente al dictado del sistema financiero, de los banqueros y los especuladores. Es curioso esto del liberalismo económico: los problemas de las cuentas públicas de Irlanda han sido causados por empresas privadas a las que han tenido que rescatar con dinero público. Todos los europeos tendremos que aportar dinero para salvar a la banca irlandesa. Dicen que el mercado se vale por sí solo para generar riqueza. Pero lo cierto es que los beneficios se los llevan empresas privadas, mientras que cuando estas tienen problemas graves (problemas que ellas mismas han ocasionado por sus malas prácticas) se socializan las pérdidas mediante los presupuestos, y todos tenemos que apretarnos el cinturón y dar dinero de nuestros bolsillos para rescatar a estas empresas privadas.

Hola Pedro: Según tu opinión, España necesitará de este tipo de rescate o realmente se esta haciendo lo que debió hacerse hace tiempo?. Saludos

Añadir un Comentario: