LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Hacia lo inevitable

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/agentesmith.jpg 

Licencia Friki....

 

Las últimas encuestas sobre unas posibles elecciones generales en tiempo presente indican que el PP sacaría mayoría absoluta. Más de 13 puntos de diferencia se convierten en una distancia escandalosa, que viene por el hundimiento del PSOE y no tanto por el aumento de la intención de voto del PP, que ha aumentado escasamente.

Más clarividente aún es la valoración del presidente del gobierno, político bien valorado hasta hace unos meses y que actualmente es el peor valorado, incluso por debajo del presidente de ERC. Creo que todo se puede resumir en una frase: El absoluto hundimiento del PSOE y su presidente.

 

No son extraños estos resultados. Además del lógico desgaste del presidente y el PSOE, y del cambio de voto de aquellos que necesitan tonificarse con la ilusión de que un cambio de gobierno puede cambiar las cosas, la razón fundamental de este hundimiento es que la política del PSOE se ha convertido en lo opuesto a lo que su base electoral quiere. Cuando tienes perdido el voto de los que no te han votado y, además, te dedicas a hacer políticas que desagradan a los que te han votado, no hay más resultado que este.

Claro que si el resultado de las encuestas fuese el contrario podríamos hacer el argumento al revés. Es decir, imaginemos que el PSOE le saca 10 puntos al PP, ¿Qué estaríamos diciendo? Diríamos que el PSOE se ha convertido en el partido único de España, porque tiene la fidelidad de los votantes de izquierda por su fachada progresista y que, además, se ha convertido en la derecha real del país, pues las políticas que está haciendo son esencialmente conservadoras, y que por eso ha acabado ocupando el espacio político de la derecha. Algo así como cuando Manuel Azaña le dijo en tono de broma a los ministros de centro-derecha que le cedían el gobierno “Ustedes tienen que entender que la derecha de la república soy yo, y ustedes son unos aprendices extraviados”.

Porque realmente el PSOE es ahora mismo la izquierda nominal y la derecha real, es decir, igual que se ha convertido en el foco de todas las desafecciones se podía haber convertido en el foco de todas las adhesiones. Quizá en una época de bonanza lo hubiese sido, como le pasó a los laboristas británicos.

 

Este es un proceso lógico en todos los países de nuestro entorno. Los gobiernos se están desgastando y perdiendo elecciones, y los gobiernos de izquierda más porque están realizando políticas contrarias a su idiosincrasia. Pero lo que me preocupa especialmente del caso Español es que existe un sujeto pasivo que sin merecerlo, o siendo claros mereciendo lo contrario, se va a encontrar con una mayoría, posiblemente absoluta, en sus manos.

En otros países las opciones menores están creciendo bastante, si no es en representación real sí por lo menos en votos. Pero aquí en España las dos fuerzas menores a nivel nacional, IU y UPyD no despegan. La encuesta del diario público, por ejemplo, les da poco más del 12% entre las dos formaciones, con lo que no pasarán de 15 escaños entre los dos.

La verdad es que la encuesta de Público, concretamente, tiene datos bastante raros. Que la estimación de voto de CiU se haya multiplicado por más de dos respecto a la encuesta pasada indica que la encuesta no está muy bien hecha y que las encuestas en Cataluña han sido pocas. Ciertamente si el PSOE va a bajar 15 puntos su estimación de voto y el PP sube muy poco, ¿Dónde demonios está ese voto?

 

En cualquier caso me preocupa sobremanera el resultado y me hace replantearme, una vez más, hasta que punto los ciudadanos españoles estamos ejerciendo convenientemente el sufragio universal. La democracia se supone que debe dar al ciudadano la capacidad de elección sobre distintas opciones políticas, distintos programas, distintas ideas, etc. El ciudadano debe analizar las opciones y decidir, de forma consciente, qué es lo mejor para su país.

¿Realmente estamos haciendo esto? Yo creo que no. Los españoles no estamos analizando a los partidos y los programas, las ideas y las soluciones que nos plantean. Estamos votando bien reactivamente, bien por desconocimiento profundo de la cruda realidad, bien atrapados por la telaraña bipartidista que nos han tejido durante los últimos 30 años. Rajoy no es el presiente elegido por este país, no, es un señor al que le cae el poder en las manos por rotación, sin que haya hecho nada para merecérselo.

Personalmente no puedo entender ni soportar que un partido que no ha propuesto nada y que, si hacemos caso a sus palabras, parece no tener ideología (recordemos que se presenta como el partido de los trabajadores), pueda llevarse una victoria electoral. Cualquier persona mínimamente enterada sabe que el PP hubiese hecho lo mismo que ha hecho el PSOE, y que cuando llegue al poder va a ser un puro continuismo del gobierno anterior. ¿Por qué votamos así? Es pura rabia, desesperanza, tonificarnos en una ilusión que sabemos que no es real, castigo, incapacidad para pensar más allá de las opciones preconcebidas.

 

El PSOE merece una derrota en las urnas. Un duro golpe le llevará al rincón de pensar donde están otras ex socialdemocracias europeas, que es el sitio donde deben de estar para replantearse hacia donde tienen que ir una vez la tercera vía se ha hundido en la nada.

Pero que el PP gane por puro rebote es algo que creo que este país no se merece. Y no es que el PP sea peligroso ni que su líder lo sea, el problema es el método, es cómo estamos haciendo uso de nuestro derecho al sufragio, es cómo no tenemos la más mínima exigencia para entregarle a un señor las llaves de la gobernabilidad del reino.

Rajoy no es peligroso, pero no puedo de dejar de pensar qué pasaría si a la cabeza del PP hubiese un loco, un fanático o un iluminado. ¿Ganaría igual las elecciones? Todos sabemos la respuesta, y esa respuesta es tan peligrosa que creo que hay que intentar dar soluciones antes de que esto pueda suceder.

 

 

Comentarios

Bueno, dado que se están acercando unas cuantas elecciones ha llegado la hora de replantearme a quien votar, y qué es lo que en éste momento le conviene a mi Pueblo, Comunidad Autónoma, País o a la UE. Y la verdad es que, aunque tenga algunas cosas claras, es muy difícil tomar una decisión. En las generales del 2004 lo tenía muy fácil, tan sólo con mirar en qué manos estuvimos los cuatro años precedentes: si en el 2000 podía tener dudas dado que la primera legislatura del PP en el poder no fue del todo mal; en la segunda, tan sólo le faltó tener una mayoría absoluta para que Aznar actuara "sin complejos" y poco le faltó para reeditar el franquismo. Por todo ello en 2008 también lo tuve claro. Pero ahora tengo muy claro, claro como el agua, a qué partido y a qué candidato NO voy a votar: ni al PP, ni a Rajoy, ni a Zapatero. El problema se me plantea donde va a ir a parar mi voto, para que va a servir si que es que va a servir para algo . Si me abstengo la abstención beneficia a la mayoría, que según todas las encuestas, favorecería al PP. UPyD y Ciudadans son apéndices del PP. Los nacionalismos no lo quiero ya sean nacionalel-católicos españoles o periféricos vascos, catalanes, gallegos, o de donde quieran que sean. IU no me convencen. Ha surgido una opción nueva, la opción verde EQUO, muy interesante. Creo que ha llegado el momento de que, como ya ocurre en otros paises europeos haya una opción verde fuerte en España, sobre todo desde que el PSOE desde esta segunda legislatura haya abandonado por completo, aparte de otras cosas, las políticas medioambientales. Pero esta opción tiene un problema por la actual ley electoral que tenemos, la cual, favorece a los partidos mayoritarios en pro de una más fácil gobernabilidad. Este sistema electoral tiene sus ventajas: el que tenga gobiernos fuertes y durareros. En un sistema totalmente proporcianal estaríamos como en Italia que para gobernarse tendría que aliarse muchos partidos pequeños y los gobiernos han sido siempre inestables y de poca duración. Pero tiene el inconveniente de que si voto a EQUO es un voto perdido. Para traducir votos a diputados va por circunscrinciones provinciales y, en mi caso, que voto en Asturias, esa formación tiene sopongamos 2000 votos, no obtendrían ninguna represetatibilidad pues se necesitan X + según la población de la provincia o si el partido es más votado o menos. En Madri, Barcelona, Valencia donde hay mucha población si puede que obtenga algún diputado. Así pues, en las municipales lo tengo claro. A veces la alcaldesa y el equipo del gobierno del PSOE tienen cosas de peón caminero, pero es la opción menos mala. A nivel regional y nacional idem the idem. La otra opción, con alternativa real de tener alta representatibilidad, y por tanto el poder, es el PP, un nido de fascistas, mafiosos, caciques, ladrones y corruptos. Para nada quiero que mi país se berlusconice com Italia y como de hecho está ya en las Comunidades de Valencia, Murcia o Madrid, o donde el PP tiene sus tentáculos. En éstos momentos tan sólo tengo claro que en las Europeas mi voto irá a EQUO, ya que ahí puede obtener representatibilidad ya que es circunscripción única. Para las municipales y autonómicas con toda seguridad mi voto irá al PSOE. Para las nacionales del 2012 tan sólo tengo claro que por supuesto no irá para el PP, pero tampoco para el PSOE si el candidato es Zapatero. Según sea el candidato mi voto será para el PSOE o para EQUO, aunque éste último no tenga representatibilidad en la provincia donde vote.

Te quedaste sorprendido cuando confesé en tu blog que una vez había votado al PP. Creo que fue en el año 2000, cuando Almunia se enfrentó a Aznar. Pero ahora que lo pienso más detenidamente no estoy muy seguro si en aquella ocasión voté al PP o me abstuve porque Almunia no me convencía para nada en absoluto. Pero por aquellos años hubo unas elecciones Municipales que coincidieron con las Europeas. Recuerdo que falté ese día al trabajo porque había sido elegido como vocal para una de las mesas en el colegio electoral donde me correspondía votar en mi pueblo, donde me tuve que desplazar porque hacía unos cuantos años que ya no vivía allí . Pues bien, después de cerrar nos dispusimos a votar los componentes de la mesa y yo voté entonces por el candidato de IU en aquel entonces alcalde del pueblo, y en las europeas al PP. Casi todos los presentes estaban expectantes a ver qué votaban cada cual, y yo como no llevaba el voto preparado, lo arreglé allí mismo sin preocuparme lo más mínimo de esconderlo. Cuando vieron que el de las municipales iba para el candidato de IU, entonces alcalde en funciones del ayuntamiento del pueblo y a las Europeas con las siglas del PP, se miraron unos a otros sorprendideos .Un consejal que ejercía de apoderado de IU ,que había sido compañero de clase cuando estaba en la escuela dijo: "cosas más raras se han visto" Y efectívamente. Cosas más raras he visto. Yo he visto gente, sobre todo mujeres, que vota en función de si el candidato es guapo o no. Gente que vota con la cartera, pensando erróneamente que por los que votan le iban a quitar de trabajar, o en su caso, darle un puesto de trabajo. Obreros que no tienen donde caerse muertos a Gil, Falange o al PP. Votos a Batasuna en pueblos de Andalucía...En fín. En el curso de formación continua al que voy a Oviedo, uno de los conmpañeros militante de IU confiesa que le encanta escuchar a Jimenez Losantos. Otro, afiliado a la UGT dice que también lo escucha al "pequeño talibán de sacristía" porque "le hace gracia", y sin embargo no le gusta a Carlos Herrera en Onda Cero porque dice que "es un talibán". ¿Alquien entiende algo? Yo siempre he votado al PSOE en todas las elecciones, salvo una vez que me abstuve, no voluntariemente sino porque no pude hacerlo, y las que en aquella vez que he contado. En otra ocasión que estaba tan desencantado de los políticos que mi voto salió nulo porque en una papaleta en blanco puse POLÍTICOS = KK. Pero siempre he votado en conciencia y no por una opción que egoistamente pueda creer que vea beneficiadas mis intereses; todos tenemos que trabajar y ganarnos la vida gobierne el el PSOE o el PP, Aznar, Zapatero, Rajoy o el que fuere. Yo voto por un modelo de sociedad, por el bien general del país, y por lo que crea que más le conviene en cada momento.

"Los españoles no estamos analizando a los partidos y los programas, las ideas y las soluciones que nos plantean. Estamos votando bien reactivamente, bien por desconocimiento profundo de la cruda realidad, bien atrapados por la telaraña bipartidista que nos han tejido durante los últimos 30 años. Rajoy no es el presiente electo por este país, no, es un señor al que le cae el poder en las manos por rotación, sin que haya hecho nada para merecérselo." Es que resulta, querido amigo, que los votantes, de aquí o de la República de Corea, son irracionales. Lo votantes no hacen un análisis coste-beneficio sobre los candidatos y los programas a la hora de depositar el voto. Es que ni tan siquiera se leen los puntos de las bases electorales. El votante medio piensa así; "A éste lo voto por que su partido es de izquierdas, de derechas o de en medio" o "éste es más guapo, más listo o es de mi pueblo". Estos argumentos vienen a darnos la razón a quienes defendemos el sistema representativo, en particular aquel que neutraliza los defectos del voto popular a través de los mecanismos de voto mediante mandato representativo.

Añadir un Comentario: