LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Segundo aniversario de La suerte sonríe a los audaces

 

El 8 de octubre se cumple el segundo aniversario de este blog. Realmente me parece una proeza la cantidad de entradas que he podido escribir en estos dos años, alrededor de 230. La cantidad de horas dedicadas a escribirlos  han sido muchas, y todavía muchas más las dedicadas a los debates y discusiones en el apartado de los comentarios. A veces pienso que un amplísimo libro de ensayos se podría hacer con parte de lo escrito aquí.

 

Mi mayor orgullo en este año ha sido el crecimiento que ha tenido esta página. Si el año pasado en la entrada dedicada al primer aniversario comentaba que tenía unos 30 lectores diarios, ahora mismo la página está sobre los 300 lectores diarios.

Este crecimiento de lectores parece espectacular, aunque siempre me gusta relativizar las cosas. Yo sé que 300 IP’s diferentes, 300 personas diferentes, entran en esta página diariamente, pero ¿realmente han leído lo que está escrito? Supongo que muchos de los que entran lo hacen por error, a través de una imagen, quizá buscando algo diferente. Por eso creo que es importante relativizar las cifras y entender que no me leen las 300 ó 400 personas que veo muchos días en las estadísticas, si no que los verdaderos lectores son bastantes menos.

 

Un día me dijo un lector que mis entradas tenían relativamente pocos comentarios respecto a la gente que los leía porque mis escritos eran demasiado técnicos. Probablemente el lector tenga razón, pues cuando toco algún tema que está en el candelero de la actualidad o es realmente polémico la cantidad de comentarios se multiplica espectacularmente. En cambio los artículos sobre economía, realidades sociológicas o reflexiones sociales, que son la mayoría y con los que más disfruto, suelen tener una cantidad de comentarios bastante escasa.

¿Realmente interesan más los artículos sobre temas polémicos? Francamente no lo creo. Artículos exagerados y con ganas de polemizar hay en todas partes, y no hay más que teclear un par de palabras clave en Google para encontrar decenas de ellos de autores anónimos; sin embargo creo que escritos más reflexivos, serenos, basados en la experiencia personal o “técnicos”, como dijo el lector, escasean en la red, o por lo menos no son fáciles de encontrar.

Y creo que ese es el valor principal de este blog. Lo que escribo aquí puede parecer tópico y habitual si se lee por encima, pero quien haya leído una decena de escritos verá que hay más “chicha” de lo que parece. Aquí no hay fidelidades partidistas, no hay ideologías que se siguen irracionalmente, no es un apéndice de intereses o voluntades mayores. Hay unos principios, un método y unas preocupaciones que serán acertadas o equivocadas, tontas o brillantes, pero son una guía firme que muestran un estilo particular.

 

Durante este último año me he movido, en el ámbito de los blogs, entre dos aguas muy diferentes. Por un lado he mantenido mucha relación con bastantes blogs del agregador “Socialistas en Red”. Ciudadano público, Ulises 3000Pasión por la dialéctica ó La promesa de los lagos de Pokara son blogs que visito y en los que comento habitualmente. Con la gente de socialistas en red comparto muchas cosas, aunque me diferencian de ellos otras como es lógico. Digamos que soy “uno de ellos” si se me permite la expresión, alguien con ideas parecidas, con preocupaciones parecidas. Podría estar perfectamente agregado, creo, en Socialistas en Red.

Por otro lado también he mantenido una actividad muy intensa en la bitácora Liberalismo Democrático, administrada por Alfredo Coll. En liberalismo democrático mi papel, mi posición, es totalmente distinta a la que tengo en las bitácoras de socialistas en red. Allí soy “la oposición”, una oposición moderada pero firme, y creo que mayoritariamente respetada y valorada por los lectores de Liberalismo democrático. Allí no encuentro posiciones compartidas (generalmente), más bien encuentro posicionamientos contrarios a los míos, y tengo que decir que es un ejercicio excitante ejercer de oposición a una mayoría amplia de comentaristas.

 

La mayoría de los lectores de La suerte sonríe a los audaces provienen de uno de estos dos lugares, y eso ha generado una mezcla muy interesante de personas. De socialistas en red suelen venir progresistas, socialistas e izquierdistas de distintos matices, mientras que de Liberalismo democrático provienen conservadores, anarco-capitalistas y liberales varios.

Me voy a atrever a decir que he conseguido atraer a lo mejor de cada casa. Ha habido roces entre lectores por esta diferenciación ideológica, algunos lamentables, y creo que perfectamente evitables, pero fuera de esos lamentables sucesos tengo que decir que estoy bastante contento con los lectores que tengo.

Podrá parecer que ambos grupos son esencialmente contrarios entre sí, pero sin embargo yo creo encontrar similitudes entre ellos. Sí, si, no me he vuelto loco, he dicho bien, similitudes. “¡¿Qué similitud puede tener un socialista con un liberal-conservador!?” pensarán muchos. Pues una muy sencilla: Todos ellos se sienten alejados al sistema de partidos que hay en España, a los partidos mayoritarios que hoy dominan la escena nacional y sienten que este país debe cambiar y no puede mantenerse en las ideas y medidas que lo han llevado a la situación actual.

No es baladí la coincidencia. Realmente cualquiera que analice la actual situación del país podrá experimentar una desafección hacia la política y los políticos, pero la mayoría de gente lo hace simplemente por decepción e instinto, por sentir que como las cosas van mal los políticos deben ser los culpables. Pero las personas que comentan aquí, mayoritariamente, no han llegado a esa conclusión por instinto, si no por estudio, pensamiento y convicción.

Y ese es un punto en común mucho más importante de lo que pueda parecer. Yo tengo que reconocer que leo algunos análisis de personas conservadoras y los podría firmar aún no siendo conservador. Lo mismo me pasa leyendo algunos análisis de personas cercanas al marxismo, y no soy marxista. Luego las soluciones planteadas son casi radicalmente opuestas, es verdad, pero ¿realmente son irreconciliables las posturas de personas que comparten un análisis de los errores del pasado? No puedo pensar que no haya un mínimo campo de acuerdo y de ideas comunes. Creo que los prejuicios ideológicos, muchas veces, no nos dejan ver puntos de acuerdo evidentes. Uno de mis principales objetivos es hacerlos visibles.

 

Últimamente he disminuido el número de entradas del blog. La causa es el menor tiempo que tengo para ello, por un lado, y la ausencia de noticias que realmente me interesen por el otro. Me gusta escribir por lo menos un par de entradas a la semana, aunque noto que algunos de los últimos escritos están un poco forzados por esta obligación que me he autoimpuesto.

Quizá deba evolucionar este blog hacia una bitácora de menos escritos pero de más calidad. Estoy reflexionando sobre ello, y espero poder darme a mi mismo una respuesta en breve.

 

No me queda más que agradecer a los lectores habituales su tiempo y su participación. Sabéis todos que sois bienvenidos independientemente de la ideología que tengáis. Espero que sigamos, todos juntos, analizando los importantes acontecimientos que nos depara la época que nos ha tocado vivir. Porque de una cosa estoy convencido: Esta época es el germen de una revolución profunda en el mundo occidental. Nuestros países van a cambiar mucho, ya lo están haciendo aunque casi no nos demos cuenta de los acontecimientos. La crisis bancaria de 2008 y la crisis de la deuda externa de 2010 son sólo los dos primeros pasos de una época de cambios. El futuro de nuestra economía, el nuevo modelo productivo, la nueva izquierda que tiene que nacer, la derecha que va a prevalecer, la incertidumbre sobre el estado del bienestar, la xenofobia creciente en nuestras sociedades, un posible imperio del capital que subyugue a los estados…Estas incertidumbres se van a presentar en los próximos años y su resolución en uno u otro sentido marcará nuestro futuro en décadas.

Participar, aunque sea desde el ámbito de la opinión en red, en esta época de cambios es una tarea excitante para todos los que leemos este blog y otros de temáticas similares. Os invito a seguir haciéndolo.

Comentarios

¡Noragüena Pedro!

Muchas gracias a todos, Tomo nota de las recomendaciones de algunos lectores. Saludos,

Hola Pedro: Felicidades por el 2do aniversario. Si son técnicos tus escritos, pero es lo que debe ser. En parte no opino porque vengo a aprender. Poco puedo aportar sobre lo que escribes. Saludos

Enhorabuena!

Buen escrito, Dº Pedro :-) Se nota su voluntad de poner de relieve los puntos de conexión entre posiciones aparantemente enfrentadas. A veces, más allá de la apariencia, también ^^\'\' Me recuerda esto a que tanto Hobbes (el hombre es el lobo del hombre) como Rousseau (el buen salvaje) llegaron a una conclusión parecida partiendo de análisis opuestos, en cuanto a la necesidad de un Estado político que protegiese las libertades humanas. Creo que tiene una "fauna", entiéndase el animus iocandi, con todo el respeto y empezando por mí mismo, de lectores y comentaristas muy variada y rica. Eso posibilita un cruce de opiniones y argumentos que de otro modo sería más difícil de obtener. Coincido en que estamos en una época de profundos cambios, una transición política, económica, energética, ecológica... que marcará un antes y un después. Si se admiten peticiones del público, prefiero menos escritos y que se mantenga o se mejore aún más su calidad :-) ¡Y una media de 300 visitantes por día está muy bien! Felicidades y a seguir. Cordialmente,

Vaya, no sabía que Carlos Mendo había muerto. La verdad es que hace tiempo que no escucho las tertulias de hora 25. Me da bastante pena, pues Carlos Mendo representaba en cierta manera una derecha más intelectual y menos casposa que la que tenemos en España. De todos modos creo que me parezco bastante poco a Carlos Mendo, aunque tampoco creo que me parezca a esos "progres" de tertulia que escogen específicamente en las tertulias de COPE o intereconomía (o canal 9) por su caracter débil para que se lo coman los demás.

En otras palabras: Que en Socialistas en Red ejerces como el recientemente fallecido Carlos Mendo en las tertulias de la Cadena SER, y en Liberalismo Democrático eres como como cualquier tertuliano "progresista" que ponen en las tertulias de Intereconomía para hacer el paripé de que son neutrales e independientes y no parciales, sesgados y sectarios. En cualquier caso, en cuanto al blog en sí, soy uno de los lectores. Prefiero blogs "técnicos" en los cuales aporten algo positivo y de lo que aprender, a entradas superficiales o banales que no aportan nada y te hacen perder el tiempo. Para eso ya está Twiter, Facebook o Tuenti o pones El Gato al Agua, La noria o Sávame en Tele5.

Añadir un Comentario: