LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

Camino del fracaso

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/huelgageneral.jpg 

 

En un par de días tendremos una huelga general en España contra la reforma del mercado laboral que ha legislado, que no ideado, el socialista gobierno de España. Las dos centrales sindicales mayoritarias, UGT y CC.OO, son las principales promotoras de la huelga, que han llegado a definir como la más importante de la democracia….

 

Francamente si no fuese por lo que dicen los medios de comunicación y por algún que otro cartel que veo en mi empresa, no diría que hay huelga pasado mañana. Casi nadie de las personas que conozco va a hacer huelga, independientemente de si se consideran de derechas o de izquierdas, afines al gobierno o no.

Esta no es una percepción personal que contraste con la realidad, pues estas sensaciones las he comentado con otras muchas personas, y todos han aceptado mi visión. Fuera de las personas que están sindicadas a una de estas dos centrales sindicales, no parece que vaya a haber un seguimiento relevante.

 

Escuchaba en la cadena SER esta tarde a Santiago Carrillo, a Antonio Gutiérrez y a algún otro comentarista hablar sobre la huelga. Carrillo decía que iba a ser un éxito (¿?) y Gutiérrez comentaba cuales fueron las consecuencias de otras huelgas y cómo éstas habían conseguido rectificaciones gubernamentales y mejoras para la sociedad en general.

Me sabe muy mal decir esto, pero creo que a don Santiago le traicionan sus sentimientos y que Antonio Gutiérrez ha confundido la época en la que está. Comparar esta movilización con la de 1988 me parece disparatado en todos los sentidos. Ni la potencia de las centrales sindicales es la misma, ni la voluntad de seguimiento de la población lo es, ni el gobierno tiene tanta capacidad de maniobra…En fin, es comparar dos acontecimientos históricos diferentes con el mismo rasero.

 

Dice el diccionario de la real academia que huelga es “Interrupción colectiva de la actividad laboral por parte de los trabajadores con el fin de reivindicar ciertas condiciones o manifestar una protesta”. El objetivo fundamental de una huelga es realizar una presión sobre el gobierno o las empresas para conseguir ciertas mejoras o evitar ciertos daños. Esa es la razón fundamental para la huelga, atacar de raíz los intereses de quienes te pueden conceder algo para que te lo concedan o por lo menos no te lo quiten.

Sin embargo esta huelga no ataca a los responsables de esta situación. Me diréis que el gobierno es responsable, pues es el que ha impulsado la reforma, pero eso es una verdad parcial. En esta batalla el gobierno de España es como todos los gobiernos de los países que han hecho reformas laborales, un mero títere, o si preferís una entidad reactiva que se dedica a ejecutar las órdenes de instancias superiores por un servilismo interesado o por una sensación de inevitabilidad. Son los mercados internacionales, los bancos centrales, los que compran la deuda Española, los que “obligan” a nuestro gobierno a realizar estas reformas.

Así pues no existe la posibilidad real (que no legal) de que se revierta esta ley. El gobierno de España aguantará las huelgas que hagan falta sin mover una sola coma del texto, pues no puede hacerlo. Esta es la triste realidad en la que se encuentra nuestro país ahora; es una mera marioneta de fuerzas económicas internacionales.

 

¿Vale la pena hacer una huelga en estas circunstancias? Porque esta huelga sólo tiene un fin, la protesta. Y la mayoría de la población no quiere perder un día de sueldo para ejercer una protesta, y esto es una realidad palpable.

Y siendo esta la situación hoy, que era fácilmente previsible hace tres meses, no parece inteligente haber hecho una huelga general. Porque ganar no van a ganar nada, pero en cambio los sindicatos pueden perder algo importantísimo para todas las batallas que se planteen a partir del jueves: La relevancia social.

Porque la semana que viene habrá conflictos, habrá negociaciones en las empresas, habrá diálogo social. Y unos sindicatos debilitados salidos de una huelga fracasada van a tener menos capacidad negociadora que antes.

Pero, ¿Es que había alternativa a convocar la Huelga ante esta agresión? Es cierto que los sindicatos, de no convocar la huelga, hubiesen sido tachados de serviles al gobierno y de ser un apéndice del partido socialista, pero si cedes a esto, si actúas por lavar tu imagen, lo que consigues es lanzarte a algo en lo que puedes salir fracasado y debilitado. Lo que han hecho los sindicatos es jugárselo todo a una carta, y esa carta me temo que no va a salir.

 

En la realidad laboral del mundo presente, por lo menos en países como el nuestro, la huelga general es una herramienta obsoleta. Los cambios son difíciles y la aceptación de que la herramienta por excelencia del sindicalismo del último siglo y medio ya no funciona es un golpe muy duro, pero esa es la realidad y hay que aceptarla para no acabar convirtiéndote en algo marginal.

Ya durante la huelga del metro de Madrid critiqué a los sindicatos por no ser inteligentes y perder la batalla de la opinión pública. Propuse, como medida alternativa, hacer huelga de brazos caídos y dejar pasar a la gente sin pagar. A mucha gente le pareció una chorrada, pero aunque la idea puede tener dificultades representa un nuevo camino, la búsqueda de alternativas que se adapten a este mundo donde la opinión pública es muy importante y donde el poder está deslocalizado. Insisto, necesitamos métodos nuevos.

Para este caso hay que pensar bien qué se podría hacer porque el principal elemento a atacar son a los especuladores que actúan en las bolsas y mercados del mundo. ¿Cómo se presiona a esta gente? Yo no tengo la respuesta, pero esa es la pregunta que debemos hacernos y debemos responder para buscar los nuevos mecanismos de protesta que deben primar en el futuro.

 

Me temo que fuera de los transportes y de determinados sectores donde el sindicalismo es poderoso, la huelga va a ser un sonoro fracaso. El gobierno no hará sangre del sindicalismo, y eso quizá ayude a las centrales a no aparecer como fracasados, pero el daño que se van a hacer a sí mismos va a ser evidente. El Jueves UGT y CC.OO serán menos fuertes que hoy.

Yo no deseo esto, yo no deseo que las centrales sindicales acaben debilitadas en tal extremo, pero hay que saber adaptarse al flujo de esta era, y los sindicatos no lo han hecho. ¿Sabrán hacerlo en el futuro? ¿O serán sustituidos por otras entidades? Espero que por lo menos sea alguna de estas dos opciones, porque la tercera opción sería terrible.

 

Comentarios

Añado más: **sobre las huelgas carlosmartinezblay.blogspot.com/2010/09/hay-que-doblar-el-espinazo-los.html carlosmartinezblay.blogspot.com/2010/09/hay-que-doblar-el-espinazo-los.html carlosmartinezblay.blogspot.com/2010/09/reflexiones-de-urgencia-sobre-la-huelga_30.html www.elmundo.es/blogs/elmundo/jaqueperpertuo/2010/09/27/29-s-instrucciones-para-hackear-el.html **sobre la tasa tobin www.attac.es/la-tasa-tobin-como-una-herramienta-anticapitalista/ www.attac.es/el-impuesto-sobre-las-transacciones-y-sus-dificultades/ Un saludo cordial,

Cuando leí esto en su día pensé que le interesaría. Lo guardé y el archivo en cuestión no ha salido hasta hoy: sepuedevivirmejor.blogspot.com/2010/08/diferentes-maneras-de-defenderse-con.html Saludos,

"los que compran la deuda Española, los que “obligan” a nuestro gobierno a realizar estas reformas" El problema no está en que compren deuda, sino en que el Estado Español se endeude.

La entrada que subí anoche va en la misma línea en lo que expones aquí, aunque yo me he extendido mucho más y he apoyado mis argumentos con variados enlaces. Te puedes pasar. Hay cosas muy interesantes. Yo pienso que hay muchísimos motivos para una huelga no sólo por la reforma laboral, que en vez de crear lo que está haciendo es destruir empleo y que el que se cree sea más precario. Pero esta huelga dirigida contra un gobierno, sea éste u otro, que no tiene margen de maniobra. O toma las medidas que ha tomado o los tiburones financieros que nos trajo esta Gran Depresión nos hunden el pais.Por eso, yo creo que la huega está mal enfocada y habría que hacer otra clase de protesta general pero no contra los gobiernos, que al fín y al cabo son unas marionetas, sino contra el poder económico y financiero. Pero cómo? No tengo ni idea, pero me da la sensación de que como no nos pongamos las pilas las vamos a pasar canutas, pero muy canutas. Yo también he escuchado esta tarde a Antonio Gutierrez en la SER, creo que ha sido uno de los mejores dirigentes sindicales desde la transición.

Añadir un Comentario: