LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

LOS IMPUESTOS EN ESPAÑA

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/impuestoshelp.jpg 

 

Dos noticias sobre los impuestos se han dado paralelamente estos últimos días. En primer lugar se ha conocido un estudio del ministerio de hacienda donde se concluye que la tributación media de las empresas españolas por el impuesto de sociedades, que es el que se aplica a los beneficios de las empresas, está en el 10%, cuando realmente éste es del 30% para las grandes empresas, 25% para las Pymes.

Por otro lado el ministro de Fomento, principal afectado del recorte del gasto público, ha declarado, quizá conocedor de este informe, que los impuestos en España son bajos en comparación con la media europea, teorizando sobre la probable necesidad de subirlos para tener unos servicios de calidad.

 

Puede sorprender que el impuesto de sociedades “real” que paguen las empresas sea un tercio del impuesto teórico. Esto se debe a la existencia de deducciones fiscales de todo tipo que las empresas se aplican, y que en un alto porcentaje de casos se hace fraudulentamente. Ya expresé hace meses en la entrada “Las deducciones fiscales” la cantidad de fraude que existe en dos deducciones con conozco bien, las inversiones por mejoras medioambientales y el gasto en proyectos de I+D.

Igual que estas deducciones, existen decenas de ellas con posibilidades de fraude parecidas. Las ideas de las deducciones fiscales es orientar la inversión en determinadas direcciones, a donde la inversión directa en forma de subvenciones no puede llegar. Sin embargo se han convertido en la forma más fácil de no pagar impuestos, pues la cantidad de deducciones que hay y el contenido susceptible de manipulación de muchas de ellas (bien por ser técnicas, bien por ser fácilmente camuflables con ingeniería fiscal) las han hecho incontrolables para la administración.

 

Como en este país somos muy inteligentes en los años de bonanza y en base a un superávit provocado por una situación económica sobredimensionada en uno de los ciclos típicos del capitalismo financiero en el que vivimos, nuestro gobierno se dedicó a bajar impuestos de distintas maneras. Las dos más sangrantes, para mi, fue la eliminación del impuesto de patrimonio para todo el mundo y la reducción del impuesto de sociedades del 35% al 30% actual.

Claro, entre el descenso de los beneficios de las empresas, la infinidad de deducciones y la bajada del tipo “inicial” del impuesto ha llevado a que en tres años la recaudación por este impuesto se haya reducido a la mitad.

 

Los estados del bienestar mediterráneos han sido y siguen siendo los más débiles entre los distintos modelos de estados del bienestar. La protección social se ha construido mediante un mercado de trabajo rígido, que protegía a los trabajadores cubriendo las carencias del débil estado del bienestar.

Este modelo, que puede ser adecuado para países de desarrollo medio, llega un momento en que debe ser superado para ir hacia modelos de bienestar basados en muchas prestaciones y menor seguridad laboral. En los tiempos que nos ha tocado vivir, donde ya no se trabaja en la misma empresa toda la vida como antaño, donde se ha creado una dualidad entre el trabajador que lleva toda la vida en la misma empresa y el joven con trabajo temporal, y donde las necesidades de tanta pequeña empresa con dificultades de supervivencia también aprietan, era más necesario si cabe este cambio.

Sin embargo para crear un estado del bienestar “nórdico” es necesario, de forma urgente, un aumento importantísimo del dinero disponible para sustentar este estado del bienestar. Y para conseguir esto se debe hacer por tres vías: Aumento de la recaudación, minimización del despilfarro y gastos superfluos, y combate contra el fraude fiscal.

 

El ministro Blanco, que me ha resultado siempre un político horrible pero que ha demostrado ser mucho mejor ministro que político de partido, no va mal encaminado. Es cierto, hay una baja presión fiscal en España y es necesario subirla. Pero claro lo que se le debería decir al ministro Blanco, por si se le ha olvidado, es que el gobierno del que él forma parte, y todos los gobiernos anteriores desde 1993, se ha dedicado de forma sistemática a bajar impuestos.

Que el ministro se queje es normal, pero a quien se lo tendría que decir es a su presidente y a los que mandan en la política económica de su partido, que para quien no lo recuerde están en Bruselas y en Wall Street. La única subida de presión fiscal de este gobierno ha sido el aumento del IVA, precisamente la subida de impuestos que debía ser el último recurso pues grava claramente a quien menos capacitado está para pagar impuestos.

 

Observando este ejemplo del IVA vemos que los impuestos no pueden ser tratados como un todo que tenga una finalidad exclusivamente recaudatoria. No, nos equivoquemos y no caigamos en clichés. Subir impuestos no es bueno ni es malo de por sí, como tampoco es lo contrario, lo importante son las consecuencias de esa subida o bajada en función de los objetivos que tengas y cual es el destino de esa recaudación.

Las subidas de impuestos no deben gravar especialmente el consumo y deben concentrarse en la medida de lo posible a los capitales ociosos y no productivos. Las deducciones fiscales deben hacerse con el claro y comprobado objetivo de aumentar la inversión que produzca empleo y la modernización, sin hacer experimentos con gaseosa; las demás deben ser eliminadas. Subir un impuesto cuando se puede conseguir con una mayor eficiencia en el gasto es contraproducente. De nada vale subir un impuesto si estás permitiendo la exención de la obligación por otro medio, etc, etc.

Hay que tener claro qué pretendes, y como va a afectar la política de impuestos a este objetivo. No hay que llegar al absurdo de Zapatero de que “bajar impuestos es de izquierdas”, pero no tiene que ser necesariamente de derechas en ciertos entornos. Nunca me ha gustado el fundamentalismo en este punto.

 

El ministro se da cuenta ahora que está en el cargo de que la restricción de gastos va a dejar en cuarentena importantes infraestructuras para España, y que sin estas infraestructuras va a ser más difícil crecer. A lo mejor si no se hubiesen dedicado a bajar impuestos cuando no era necesario para incentivar nada no tendrían estos problemas ahora, pues habría podido hacer mucha más obra pública en aquel momento o haber tenido un superávit mayor que no obligase a estas restricciones.

También hubiese sido interesante haber controlado los excesos megalomaniacos y caciquiles de la mayoría de los municipios de España que hincharon los presupuestos municipales gracias al boom del ladrillo y que ahora, sin esos ingresos extraordinarios, se ven sin dinero ni para las cosas más básica.

 

Pero sí, hace falta aumentar los impuestos directos sobre los beneficios y los grandes patrimonios, pero es más importante todavía combatir el fraude. Y todo ello, combinado con planes de eficiencia.

Esta triple vía es necesaria para fortalecer el estado social. No obstante Sr. Ministro, ¿No le parece que esto está demasiado alejado de lo que están haciendo desde el gobierno? Porque si queremos fortalecer el estado social y queremos usar el impulso público para mejorar este país, quizá usted esté en el partido equivocado, por lo menos en el partido equivocado en esta época.

 

Comentarios

Muy bueno. Subiré el enlace a la 2ACP (Asamblea Abierta de Cibermilitantes Progresistas; www.facebook.com/group.php?gid=329610970979) en Facebook para que llegue más fácilmente a la gente de allí ;-) La rigidez laboral española es cosa del pasado. El sistema dual, el abuso permitido de la temporalidad y mercantilidad fraudulentas, convirtió al Estatuto de los Trabajadores y a aquello de que el contrato indefinido era el normal en papel mojado. Todavía estamos esperando a ver qué se nos dio a cambio. Hace un tiempo, el Sr. Benítez (www.elartedelaguerra.es/2010/05/el-geometra-ciego.html) escribía sobre esto también. Decía que no todo era subir tipos impositivos. También había que tocar esas deducciones "mágicas". El diputado Herrera, escribía meses antes algo parecido. Defendía que había que luchar decididamente contra toda evasión, empezando por la de gran magnitud, claro está y que había que eliminar además los mecanismos de elusión porque venían a legalizar la evasión o a convertir —como decíamos del Derecho Laboral— en papel mojado la legislación tributaria vigente. Cordialmente,

Muy buena la frase de Indalecio, sí, y es muy aplicable Pedro. Me alegro que hayas puesto a los chulitos en su sitio. La cosa parece que está que arde por ciertos lares... Decía lo de Canadá porque tiene una población más parecida a la nuestra, y no tan disciplinada como los nórdicos ni tan homogéneos como ellos son. Sobre lo que dices de las rentas altas...mmmm....lo tendría que volver a mirar pero no me parece lógico que un tio que gane incluso 80 mil euros al año, muy muy por encima de la media salarial española, no "arrime el hombro" un poco. ¿Por qué algunos son tan alérgicos a esa frase? Saludos

Hola amigo: Aquí lo que mola al gobierno es dejarse estafar, el fraude fiscal asciende a 250.000 millones de euros y el Zetapeísmo en el poder no tiene agallas de tomar decisión alguna para atajarlo, lo mismo ocurre con la economía sumergida que supone el 31% del PIB. Recibe un abrazote amigo.

Hola Javier, Pues sí, es verdaderamente increible como no se destinan esfuerzos enormes a este punto. No digo que se persiga a quien de una clase particular en negro o venda algo, eso es incontrolable, si no que se audite con mucha más exahustividad la cuentas de las empresas y que se eliminen las deducciones fraude. Progresista, No sé por qué no somos País para modelo nórdico y sí Canadiense. Obviamente no se llega al modelo nórdico en poco tiempo, pero creo que sí hay que avanzar por ese camino, por el de servicios públicos de calidad y para todos, y presión fiscal alta y facilidad para la creación y crecimiento de empresas. Luego la propia idiosincrasia del país nos dirá qué medidas en concreto pueden no funcionar y cómo adaptarlas. Yo no propongo copiarnos de Suecia o Dinamarca, propongo buscar nuestra vía para llegar a algo parecido. "me parece un poco limitado decir que se deben aumentar los impuestos solamente a los grandes "patrimonios". Pedro, ¿es que ellos son los únicos ricos?" No, pero creo que es importante recuperar la importancia del trabajo y de sus rentas, por eso no soy especialmente partidario de subirlas de modo general. Sí soy partidario de un nuevo tramo que se aplique a rentas del trabajo muy altas, quizá más de 100.000 ó 150.000 euros, pero tampoco tocar mucho más. Creo que la presión fiscal sobre las rentas del trabajo están bastante altas en comparación con el coste de la vida en España y la proporción con los salarios. "Un saludo, "pescador" jeje" Ya me extrañana a mi que nadie me acusase de "pescar", pero bueno ya sale alguien. Lo que no entienden muchos es que , para pescar, hay que tener un buen anzuelo y dar algo que al pez le interese. Hay algunos que piensan que los peces son sus lacayos y no deben salir de su pecera. "Un fuerte abrazo y tu sigue tranquilo con tu blog y no te dejes intimidar por los chulitos irrespetuosos que te insultan y te descalifican. Son mala gente" Gracias amigo. No sé si son mala gente, pero sí son gente con una mente enfermiza en la mayoría de los casos. Es lamentable como la gente disfruta sintiendo odio y provocándolo en los demás. Pero para eso estamos nosotros, progresista, para seguir esta frase de Indalecio Prieto que creo que viene muy al caso: "Ante la crueldad ajena, la piedad vuestra; ante la sevicia ajena, vuestra clemencia; ante los excesos del enemigo, vuestra benevolencia generosa [..] ¡No los imitéis! ¡No los imitéis! Superadlos en vuestra conducta moral; superadlos en vuestra generosidad" Un abrazo.

Estoy fundamentalmente de acuerdo con lo que dice Pedro pero creo que se olvida que se trata de España, donde la estafa es habitual y donde la población parece que hasta lo disfruta. También me parece un poco limitado decir que se deben aumentar los impuestos solamente a los grandes "patrimonios". Pedro, ¿es que ellos son los únicos ricos? Tampoco comparto lo del modelo nórdico. No somos país para eso pero sí podríamos mirar, quizá, al sistema canadiense como mucho y aumentar las prestaciones sociales para jóvenes con el dinero de esos impuestos para formación, empleo y mejor y más sanidad. Un saludo, "pescador" jeje (si no entiendes la referencia te lo explico pero creo que lo pillarás). Un fuerte abrazo y tu sigue tranquilo con tu blog y no te dejes intimidar por los chulitos irrespetuosos que te insultan y te descalifican. Son mala gente.

Añadir un Comentario: