LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

A LA IZQUIERDA DEL PSOE, A LA DERECHA DE IU

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/nuevaizquierda.jpg 

 

El exsecretario General del PCE, Santiago Carrillo, comentó en una entrevista que en España hay espacio para un partido a la izquierda del PSOE, pero que ese no puede ser ni IU ni el PCE.

 

El PCE es un tipo de partido que ya no corresponde a esta época” “Hace falta una nueva izquierda, pero adecuado a esta época. Un partido que critique al capitalismo de hoy, no al de hace 90 ó 100 años”. Esta ha sido la crítica de Santiago Carrillo a su ex partido, el PCE (ó IU, a estas alturas ya es lo mismo), y en mi opinión es totalmente acertada. Se nota que Santiago Carrillo sabe lo que se cuece en esa santa casa.

Obviamente Carrillo también habla desde la subjetividad. El Eurocomunismo responsable que el dirigía fue purgado del PCE, con él a la cabeza, por un grupo de integristas que se pensaban que estaban en la época de Lenin. En el fondo lo que está proponiendo Carrillo es un reflejo de ese eurocomunismo que él creó, pero 40 años después.

 

Yo soy de los que opina que hace falta este tipo de partido en España, pero no sólo este, hacen falta bastantes más partidos para que nos saquen de este bipartidismo servil y narcotizado. Pero centrémonos en esta opción.

Desde la marginalización de los partidos Excomunistas y la derechización de los socialdemócratas, no ha aparecido a nivel internacional un nuevo movimiento de izquierdas que se inserte en medio de esas opciones. El espectro político que han dejado es cada vez más amplio, y la base social a la que podrían representar también es más grande. Sin embargo, parece que existen terribles dificultades para que cuaje un movimiento de estas características.

El socialismo del siglo XXI, convenientemente deformado por Chávez, no es más que otro refrito de los populismos suramericanos, a caballo entre Castro y Perón, que tanto daño ha hecho a muchos países del cono sur. Los partidos ecologistas o eco socialistas no han sido capaces de generar una alternativa política coherente fuera de un buenismo respecto al medio ambiente, acaso ni lo han intentado. Otros movimientos de “fusión”, como Die Linke, parecen demasiado lastrados por sus miembros más radicales para crecer más allá de su representación actual, estando siempre en el peligro, por el lado contrario, en convertirse en partido “amigo” y complementario al socialdemócrata, perdiendo su propia identidad.

 

Nos encontramos, pues, en un terreno vacío sin perspectivas demasiado claras. La izquierda, esta izquierda en germinación, no tiene siquiera un referente filosófico como lo tenía en épocas pasadas. ¿En qué se deba basar? ¿Hacia dónde debe ir? ¿Debe rescatar ideas del pasado o crear unas nuevas?

Hace unos años tenía la sensación de que sería el movimiento eco socialista quien cogería el relevo de una izquierda, digamos, bien definida. Sin embargo hoy no tiene esto ninguna pinta, ¡Incluso de está hablando de que los Verdes gobiernen con la CDU en Alemania! Donde no son marginales, los eco socialistas se han convertido en un partido para complementar mayorías.

Como bien dice Carrillo los partidos excomunistas, comunistas, o lo que sea aquello, hoy no son más que unas cuantas personas que confunden el siglo en el que están, creyendo en revoluciones proletarias cuando los proletarios están pensando en revoluciones en la tecnología del plasma. Se han convertido casi en un folclorismo.

 

Aún estando así las cosas creo que este movimiento va a terminar germinando. No sé cuando ni cómo (¿Quizá un gran líder? ¿Quizá una filosofía nueva? ¿Quizá un eco socialismo con sensatez?), pero los ciclos históricos existen, las ideas y las necesidades son cambiantes, y es obvio que hay un amplio sector social a la espera de una alternativa a las realidades políticas que hemos comentado.

En el mundo actual ni filósofo ni un libro pueden generar un movimiento de masas. Un gran líder tendría siempre un ámbito parcial tanto espacial como temporalmente, y podría no generar un movimiento del tamaño necesario si otros hombres excepcionales no le secundan. Quizá los viejos modelos de extensión de unas ideas ya no sirvan, y nos encontremos una realidad imprevisible.

 

Es posible que necesitemos primero una extensión de ciertas ideas y ciertos valores fundamentales antes de crear un movimiento político encima de ellos. Quizá generando primero un rechazo a la cultura de la falsa apariencia y la ostentación, regenerando un respeto por la cultura y el conocimiento en contra de la frivolidad social e intelectual en la que vivimos, recuperando el principio de que el mercado y sus leyes no pueden ser los que condenen a las personas a la ostentación o a la miseria, creando un sentido de responsabilidad social que parece perdido; Quizá sólo así, con una base intelectual y ética sólida, pueda esta sociedad crear una alternativa política en esta era de la muerte de las ideologías y el abandono de las aspiraciones por crear una sociedad mejor.

 

Comentarios

Hola amigo Pedro: Una reflexión muy interesante que comparto en su totalidad. Procedo a enlazar tu blog a mi bitácora. Te comento, estamos potenciando la INICIATIVA 15%, si te parece aportas tus puntos de vista; sobre la misma tanto Enric (Esquirlas) como ElSrM te podrán informar; en mi bitácora tengo el enlace. Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Hola, Sr,M. Comentario muy interesante como siempre. El apunte sobre Keynes está muy bien porque me he planteado muchas veces si con los grandes avances tecnológicos es posible, hoy, el pleno empleo. Es obvio que aparecen nuevas "necesidades", nuevos productos de ocio, nuevas legislaciones, etc. Pero ¿Se puede compensar realmente una cosa con la otra? No lo sé. Antes de la implantación definitiva de la globalización se hablaba de jornadas de 35 horas, pero hoy en dia nadie va por ese camino. También démonos cuenta que estamos compitiendo con países con jornadas laborales mucho más amplias que las nuestras, las pueden incluso doblar. En este contexto, plantear esto parece ir contra el mundo. Pero este capitalismo de la superproducción y el consumo masivo realmente se ha convertido en una espirar acelerada que parece que nos arrastra a todos. En algún momento va a haber que parar, ya sea por criterios filosóficos, ecológicos o simplemente porque el sistema colapse. Sr. Snake, ¡Cuanto tiempo! Fíjese que nosotros estabamos hablando aquí de recuperar el respeto a la cultura, de tratar al humano como humano y no como el engranaje de una máquina económica, ir contra la cultura de la apariencia...hasta que llega usted y nos dice que estamos proponiendo un partido "totalitario"... Lo hemos hablado alguna vez, la mayor suerte que tiene usted es que sus locas ideas anarcocapitalistas no serán nunca aplicadas, pues me temo que de serlo acabaría usted terriblemente afectado, como aquellos que apoyaron a Hitler sin saber lo que pretendía, o los que apoyaron a Stalin con la misma candidez. Progresista, Sí, me rechazo es al modelo migratorio de estos últimos 10-15 años, no a la emigración en sí ni al emigrante. Y es cierto, tanto el trabajador nacional como el emigrante son ambos víctimas de la política de sueldos de miseria, lo que pasa es que es precisamente la gran cantidad de inmigrantes que han llegado en poco tiempo la que convierte eso en posible. Desgraciadamente si queremos una economía social me temo que debemos tener relativamente controlados ciertos factores, como el de la fuerza laboral. Un descontrol ahí puede llevarnos a que nuestro sistema no sea eficaz, y entonces aparezcan los que lo quieren eliminar. Por cierto creo que Snake está a favor del matrimonio gay, por lo que he leído. Snake en temas morales no es nada conservador, al contrario, es bastante progresista e izquierdista. Lo que pasa es que sus ideas económicas a mi, personalemente, me producen escalofrios, pues por mi conocimiento de los mercados liberalizados y de la empresa privada sé que esas ideas nos llevarían a la ruina como sociedad.

Pedro: yo tampoco soy defensor de la inmigración económica que es la que hay ahora. Me refiero a que soy internacionalista y no creo en las fronteras ni en las naciones. De siempre han sido conceptos muy de derechas, especialmente el nacionalismo de identidades. Y a pesar de que no hay "proletarios", sí hay esas personas delocalizadas que tú mencionas. Bueno gracias por aclarar lo de que no eres duro contra el emigrante porque eso es lo que yo interpreté en tus debates con Alfredo y me resultaba bastante inquietante que estabas a la par de él con el tema de la inmigración, sobre todo con un individuo que mantiene una postura radicalmente anti inmigrante y xenófoba. Y no es que yo vea al inmigrante como carnaza electoral. Lo que sé es que si miras los ejemplos de países que han sido más de izquierdas, han logrado contener bastante o lo habían logrado contener, el racismo y el identitarismo. ¿Crees que los negros en Cuba estaban mejor antes de la Revolución de los Castro? No defiendo la Cuba de Castro porque hay muchas injusticias pero en el tema racial han logrado hacer lo que se consideraba imposible. El problema que tú apuntas de la base tradicional "obrera" es cierto pero tiene que ver con una equivocación de las ideas. Es decir, en el entorno capitalista actual, lo máximo es aspirar a "ser mejor que tu vecino" en vez de mirar hacia abajo, la gente mira hacia arriba en un estado de puro egoísmo. Es ahí por qué resulta tan difícil explicarle a cualquier trabajador "nacional" que tanto él como el inmigrante son victimas del capitalismo. A la gente le gusta mirar diferencias más que cosas comunes. @Snake: Te guste o no España es un país de izquierdas y lo ha demostrado muchas veces. Por eso aquí no hay partidos ultras como en Italia ni liberales como en Holanda y se ha aceptado sin problemas el matrimonio de gays. También es uno de los países menos racistas de Europa. Que haya una minoría ultra liberal y derechista no quita que sois minoría, normalmente de familias privilegiadas. No digo que ese sea tu caso porque no te conozco pero la mayoría de liberales "famosos" ya tenían pasta.

No creo que España necesite otro partido totalitario. Creo que está mucho más necesitado de un partido liberal. Aunque por desgracia, en España no hay muchos más liberales que comunistas.

No había oído las palabras del Sr. Carrillo. Me parecen muy interesantes. Yo también esperaba/espero que el ecosocialismo gane cuerpo. Si se queda en un \'bluff\' no lo conseguirá. Lucha de clases y proletariado son cosas quizá muertas. Aunque desde el punto de vista social, económico, cultural... las clases sociales siguen existiendo. Y los trabajadores, obviamente, existen aunque no sean proletarios. Quizá sería positivo difundir, mostrar a los trabajadores que es posible obtener todo lo necesario tanto tú, tu familia... como tu país, tu empresa... trabajando unas 15 horas a la semana. Sir J. M. Keynes lo preveyó hace tiempo y el avance constante de las tecnologías materiales y organizativas hace que, si no se reduce la cantidad de horas-trabajo por persona, el desempleo deba aumentar. El aumento de la productividad empresarial del último siglo ha sido algo bárbaro. Un planteamiento como éste en un mundo con economía globalizada y tendente al libremercado puede toparse con muchos problemas. Keynes, que valoraba la Demanda Agregada, el pleno empleo, las políticas fiscales anticíclicas... como estabilizadores de la economía y del propio equilibrio socioeconómico, decía que si eso chocaba con el libre mercado, entonces debería optarse por el proteccionismo. Con proteccionismo o sin él, quedaban claro cuáles eran sus prioridades. En la actualidad, algunos neokeynesianos como Riffkin han vuelto a recuperar la idea. Quizá sea interesante difundir un mensaje de lo posible que es una subida potente de salarios, por abajo, no por arriba y de servicios públicos que den seguridad y homogeneidad socioeconómica... cosas que sólo se podrían instrumentar pasando por una fiscalidad potente y progresiva, no regresiva. Y quizá por cierta flexibilidad laboral para mejorar la capacidad organizativa empresarial. Como decíamos hace unos días: flexiseguridad al estilo escandinavo. No la flexiprecariedad al estilo CEOE que algunos desean. Un ejemplo: en las últimas elecciones generales, el candidato al Congreso del partido I.C.V., el hoy Diputado Herrera, se centró, entre otras cosas, en decir: el S.M.I. debe subir a 1.000 € mensuales. Como en Francia. Pero los medios de comunicación invirtieron más minutos en destacar que el candidato J. L. R. Zapatero llevaba corbata azul y el candidato M. Rajoy Brey llevaba corbata roja. Saludos,

Lo que pasa es que Carrillo parte de un presupuesto a mi juicio equivocado, que no es otro que el suponer que el PCE critica al capitalismo del siglo XIX. No es verdad, es una falacia, probablemente justificable por su historia personal, la de Carrillo digo, pero en todo caso falsa. Lo que le ocurre al PCE (IU) es que propone superar el capitalismo del siglo XXI con las recetas que se aplicaron en el siglo XIX, que es diferente. De ahí que, aunque reconociendo lo débil de su punto de partida, sí estoy de acuerdo con sus conclusiones, porque parece complicado, yo diría que imposible, hacer cambiar esas recetas anacrónicas para articular una respuesta viable y adecuada a la coetaneidad. Ahora bien, como señala la idea de Carrillo, sin caer en el liberalismo de corte progresista en el que se ha sumido el PSOE, porque eso no es izquierda, nunca lo ha sido. En mi opinión, una posibilidad está en la izquierda republicana, hoy practicamente desaparecida, que defiende unas ideas lo bastante ambiguas como para construir sobre ellas una alternativa válida de solución de continuidad.

Runaway, Ya que hablas de los comunistas, eso que dices de que prefieres mucho más USA que la URSS es perfectamente aplicable a la actualidad. Yo prefiero mucho antes los EE.UU que a la "comunista" China, patria actual del esclavismo de los trabajadores. Respecto a la fuerza del hipotético partido, hombre estamos teorizando. Obviamente un partido que saque 5 diputados sería irrelevante defendiese lo que defendiese. Pero, ¿Y si sacase 50? Se le podría ignorar, pero veriamos por lo menos un posicionamiento más real de todos los actores que hoy día actuan en la comedia bipartidista. Niceto y progresista comentáis un punto que me parece esencial: ¿Qué es hoy un proletario? Seamos realistas, ese es un concepto muerto, extinguido. Hoy no hay proletarios y Burgueses, lo que hay hoy son trabajadores y no trabajadores, privilegiados por el mercado y perjudicados por el mercado, personas que viven en la opulencia y personas que no pueden salir de la situación de pobreza relativa. La lucha de clases no es que sea inconveniente, es que hoy es totalmente absurda. Un comerciante o un pequeño empresario es en muchos casos más trabajador y mas "proletario" que muchos trabajadores asalariados, que hay muchos privilegiados. Ya no sé trata del concepto caduco de quien tiene los medios de producción, si no de como las fuerzas del mercado desatado arrastran a las personas a convertirse en una pieza del engranaje de la maquina del capitalismo sin posibilidad de salir, sin posibilidad de elegir, de cambiar esta maquinaria para ser algo más humano y menos contundente. Por cierto progresista, yo no es que sea un "duro" contra la inmigración. Yo defiendo al emigrante, pero critico el modelo de inmigración porque, en el fondo, es la extensión de esta globalización de precarización de la mano de obra y el trabajo, pero en vez de llevarse a cabo con deslocalizaciones se lleva a cabo localizando la mano de obra barata en el propio territorio. Ver al inmigrante como carnaza electoral es algo que piensan mucho los partidos de izquierda, pero es un error en mi opinión. Primero porque el abarcar un proyecto para que entre toda esta gente lo va a convertir en algo desprovisto de ideas sólidas. Es decir, cada inmigrante es de su padre y de su madre y tiene su cultura, y podrías perder, por ejemplo, ciertos principios laicistas a favor de una multiculturalidad "cool". O por ejemplo háblale de jornada laboral a los inmigrantes asiáticos, de feminismo a los Africanos, etc. Vas a acabar generando un cuerpo sin alma. Además, eso te puede enfrentar a parte de la base tradicional "obrera" de los partidos de izquierda. Esquirla ha comentado que podriamos recuperar la idea de la izquierda republicana. Fijáos como tiene bastante relación con aquellos principios que he indicado que deberiamos recuperar, como el de responsabilidad social y de que el mercado no dirija las vidas de las personas. En el fondo el republicanismo, el "radicalismo" como se le llamaba hace unas décadas, tiene mucho de eso. Saludos,

Muy interesante, Pedro, muy interesante. Estoy de acuerdo en que la izquierda ha perdido hace tiempo a su referente, todavia hay mucha gente que cree que el mundo se divide entre obreros y burgueses, o entre rojos y fachas. Este mundo tiene poco que ver con el de epocas pasadas. Hoy en dia hablarle de comunismo a la gente es hablarle de renunciar a derechos y comodidades adquiridos con el paso del tiempo. Aunque sigue habiendo privilegios, diferencias e injusticias, resulta mas dificil encuadrarlas como provenientes de un status social, y la posibilidad de la lucha de clases se encuentra un poco diluido. Como apunta progresista, no existe realmente un proletariado, y existe una clase media conservadora por naturaleza, con unos estandares de vida altos y con grandes aspiraciones. Los comunistas y socialistas del pasado luchaban contra un mundo de injusticias, por un reparto mas equitativo de la riqueza, por un porvenir para todos. Hoy en dia la riqueza esta mas repartida, hay mas oportunidades para todos, y el pueblo tiene mas poder en sus manos. Con este panorama, el comunismo resulta anacronico. Como bien dices Pedro, hace falta recuperar ciertos valores, que han desaparecido o se han abaratado hasta la gratuidad, y la responsabilidad social que hoy esta totalmente dormida.Esto hace que los unicos escenarios posibles conlleven cierto reaccionarismo: de hecho, la izquierda ya esta empezando a ser considerada como reaccionaria por ciertos sectores de la derecha. Bromeando un poco, los de izquierdas acabaran por reivindicar la buena educacion.Porque, ya fuera bromas, lo que ha desaparecido con todo lo que ha mejorado el mundo es eso, la educacion y la sensibilidad.

Hola Pedro: me ha gustado muchísimo esta entrada y sé que hace tiempo que no comento pero no he podido. Supongo que te acuerdas de mí. Para empezar, pienso que cometemos un error si negamos nuestros origenes ideológicos. Cuidado, no estoy defendiendo un comunismo como si estuviéramos en el siglo XIX o incluso mediados del siglo XX no. Pero yo me considero de izquierdas y sé que intelectualmente tengo más en común con Lenin que con Franco, defectos personales aparte. Creo que la clave está Pedro, en el tema educativo. En España la izquierda está perdiendo oportunidades en el tema educativo y lo siento si esto suena mal pero perdimos una gran oportunidad de difundir ideas con el tema de ExCiudadanía. Al final quedó descafeinada de contendidos solo con tal de contentar a la derecha española. Pedro, hay que preguntarse que hoy en día, ¿qué grupos serían los más propensos a sumarse a nuestra lucha por la igualdad si estuvieran más informadas? ¿A qué grupos creis que hay que llegar y unirse? Es que, en mi humilde opinión, creo que algunos grupos son directamente descartables. Por ejemplo, dudo mucho de que a las buenas podemos convencer a gente como Botín y creo que un amplio sector de lo que se llama "clase media" aspira a ser burgués - está muy difundida la idea de "yo quiero lo de mi vecino" pero no en el buen sentido, redistribución, sino para subir. El "problema" de hoy en día es que yo no tengo tan claro qué significaria "obrero" como expliqué alguna vez en algún foro. A ver, la definición tradicional la acepto pero no es ahi por donde van los tiros. Realmente, hoy en día en España, ¿Existe una "clase obrera?" Ya no tenemos industria, un sector tradicional y fuente de apoyo, y sin embargo, sí que podriamos hablar de sectores muy débiles y vulnerables. Pienso que a esos son los que hay que llegar. A mi me vale poco el típico tio en plan, hijos en el concertado, cobrando 30 mil euros anuales, viviendo "cómodo". Puede que algunos sí pero yo lo que veo es mucho reaccionario, desgraciadamente, y eso que me muevo mucho y hablo con la peña pero lo típico es un tio de 30 y tantos, con hijos pequeños, en el concertado, fuerte clase media. Eso UNA parte de la sociedad española empresarial. Gente titulada, abogados, ingenieros, etc pero sin ninguna conciencia equitativa que yo sepa. Entre los inmigrantes sí que podriamos hablar de "obreros" en un sentido más serio de lo que eso implica pero entre españoles, realmente ¿podemos hablar de "obreros"? No sé no sé - puede que sea distinto en otras zonas del Estado español pero en Madrid la idea de clase media entre españoles está muy arraigada, sobre todo en Mad capital, quitando algún que otro barrio. ¿qué opiniones o ideas teneis? Yo he pensado que los inmigrantes podrían ser futuros afiliados o simpatizantes de la izquierda pero si no recuerdo mal Pedro, tú eres bastante duro con la inmigración. Un saludo

¿Comunistas? ¿Pero hoy hay comunistas? ¿Pero si ya no hay comunistas ni siquiera en Rusia ni en China, cómo lo van a haber aquí? Ah, no que ahora el comunista está en la Casablanca y se sienta en el Despacho Oval, ¡¡y encima negro que les da cobertura sanitaria a más de 30 millones de conciudadanos y obligando a las aseguradoras a no rechazar pacientes con enfermedades¡¡¡ Pero dónde vamos a parar, hombre ¡¡ la industria farmacéutica y las aseguradoras van a ir a la bancarrota¡¡¡ ¿Pero tú te crees que es justo que Sara Palin, Muldoch y la fox nos frían a pagar impuestos para asistencia en salud pudiendo utilizarlo para invadir países y bombardearlos? (MODE IRONIC OFF) Bueno, me parece muy bien el partido que propone Carrillo. Tiene mucha razón en lo que dice. El comunismo hace muchos años que está fuera de su época. Tuvo su momento a principios del siglo XX pero de demostró un fracaso estrepitoso. Prefiero mil veces USA, a pesar de su lado oscuro, a lo que había en la URSS. Otra cosa diferente han sido los partidos comunistas demócraticos que había en los países de Europa Occidental. La cuestión está que esa "nueva izquierda" tenga posibilidades de llegar al poder, porque tocando poder es como se puede hacer reformas e ir mejorando y progresando. ¿De qué iba a servir, 5, 8, o 12 diputados? Para nada. ¿Para qué ha servido IU todos estos años si incluso una vez cuando estaba Anguita sirvió de "pinza" para aupar a Aznar a la Moncloa? Y ahora hace más o menos presión para que el PSOE gire a la izquierda pero no le hacen ni puto caso. ¿Crees que iba a cambiar en algo con un partido nuevo como propone Carrillo? No lo veo. Muy a mi pesar.

Añadir un Comentario: