LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

CENSURA A LA VALENCIANA (II)

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/fotocensuradapp.jpg 

 

Esta es una de las fotos censuradas por la diputación de Valencia hace unos días, cuando mandaron descolgar unas cuantas fotos de la exposición “Fragments d’un any”, promovida por la Unió de periodistes valencians.

 

Os comento un poco la historia. Resulta que la unió de periodistes valencians lleva ya unos años haciendo una exposición con las mejores fotografías del año que se expone en el Muvim, el museu valencià de la il.lustració i la modernitat. En la inauguración de la edición de este año asistieron dos diputados provinciales del PP (El muvim depende de la diputación de Valencia, dominada por el impresentable Alfonso Rus), que se escandalizaron al ver fotos del caso Gürtel como la que veis aquí.

Los diputados se quejaron de esas fotos a los organizadores, y al día siguiente la diputación ordenó quitar una decena de fotos. Ante el hecho, el director del Muvim, Román de la calle, dimitió en señal de protesta contra el acto de censura. Tal ha sido la polémica, que muchos dirigentes del PP a título personal se han mostrado en contra de esta censura.

 

Este es el resumen de la jugada. No es la primera vez que el PP de la comunidad Valenciana hace cosas como estas. De hecho, hace unos meses hubo un acto de censura cultural parecida que expliqué en este blog (http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/1257285420/) con una ópera que hablaba de Cataluña.

Como es lógico toda la oposición (Sí, si, aquí hay oposición, ¿No lo sabíais?) ha criticado duramente al PP y a la diputación. Hasta la alcaldesa de Valencia y González Pons se han mostrado en contra de la censura, tibiamente, pero lo han tenido que hacer ante la obvia aberración que ha cometido la diputación.

 

Román de la Calle ha dimitido valientemente. Ha explicado las cosas tal y como pasaron. Catedrático de la universidad de Valencia, escritor en lengua Valenciana y persona de cultura, no podía permitir un atentado a la cultura y a la libertad de expresión como este.

Quizá al lector no valenciano le pueda parecer que este es un hecho de escasa importancia si lo oponemos con los problemas económicos, el paro, la corrupción, etc. Si sólo analizamos los hechos puede ser así, pero circunstancias como estas son muy relevantes, no por el hecho en sí, si no por lo que dejan ver de la personalidad y los valores de las personas que han tomados estas decisiones.

 

Porque el censurar una obra de Chapí ó censurar unas fotos que no te gustan no es importante como hecho puntual, pero es importantísimo como método de entender la política. Seamos claros, esta acción ha sido propia de épocas pasadas, ha sido propia de la dictadura que vivió España hace décadas.

Porque quien quita unas fotos que no le gustan de una exposición es capaz de censurar todo lo que no le guste, es capaz de usar el poder político y las administraciones como una empresa personal, es capaz de enchufar en la administración a los amigos y relegar a los enemigos, es capaz de caer en la corrupción. No, no es exagerado, esto representa una forma de entender la política, convierte en transparente el pensamiento de que “Valencia es mia” ó “La administración es mia”, deja claro y es totalmente coherente con este proceso de degeneración moral e intelectual en el que está inmersa la comunidad valenciana.

 

Es importante tener claro que esto, al final, proviene del rockero Alfonso Rus y sus lacayos lameculos. Ya he hablado de Rus alguna vez y no precisamente en términos positivos. Es el arquetipo de cacique de otra época, que dirige su territorio con una mezcla de paternalismo y endiosamiento. Personaje analfabeto funcional, que se enorgullece de su falta de cultura, cultura a la que desprecia e insulta en cuanto puede. Jamás entenderé a la gente de Xàtiva como pueden aceptar que un individuo de ese nivel sea su alcalde.

¿Sabéis lo peor? Que estás cosas te indignan, te cabrean, te hunden tu orgullo valenciano, pero no te sorprenden. No, es que cosas como estas las hacen todos los días, son algo habitual. Manejan esta tierra como caciques que mandan sobre todo, con su pan y circo para atontar a las masas. Han idiotizado a parte de esta sociedad con unas esencias frívolas y victimistas.

 

Un día me dijo un lector que no es valenciano pero que conoce esta tierra que “sé que los valencianos "de antaño" están bastante asqueados con la ignorancia en general que hay y el fanatismo pepero en manos de Camps y Doña Rita”. Leí esta frase y me pareció de una lucidez extrema, sobre todo viniendo de una persona conservadora.

Porque Valencia no ha sido siempre así, patéticamente empeñada en tener cosas grandes para superar sus complejos, envidias y miedos. Fue una zona abierta al mundo durante siglos, ha sido cuna de movimientos liberales, progresistas y republicanos. Ha sido tierra de cultura, de emprendedores, de campesinos orgullosos de sus tierras y no de cuanto podían sacar de ellas vendiéndoselas a un constructor. Ha sido tierra de acogida de emigrantes de otras zonas de España, capital de España fugazmente, Valencia ha sido ciudad conocida por su importante universidad, cuna de intelectuales.

Esto de hoy no es la Valencia donde yo nací. Es mejor en algunas cosas pero su espíritu, su alma es mucho más pobre. Hoy está llena de un chovinismo que descubre sus complejos, de victimismo, de pijerio y frivolidad, de separatismos estúpidos, de un Lizondismo mezclado con una derecha cutre que lo ha invadido todo.

 

Cosas como esta censura estúpida no hacen más que confirmar estos hechos.

En la manifestación de protesta que se hizo en la puerta del Muvim, el ya exdirector Román de la Calle ha repetido varias veces “¡somos ilustrados, somos ilustrados!”, que es, quizá, la antítesis absoluta del gobierno y el partido que gobierna esta comunidad.

Ojala que estas palabras se claven simbólicamente sobre los adalides de la incultura como Alfonso Rus, y se claven, también, sobre las mentes de todos los valencianos, para que acabemos con este imperio de la vulgaridad que nos está destruyendo.

 

Comentarios

Un saludo: Es el mundo al reves... uno humildemente piensa que la democracia se regenera a si misma, que acaba poniendo las cosas en su lugar, pero finalmente te encuentras que no, que simplemente es el espacio idoneo para que algunos se manejen a sus anchas. Fuera queda el ilustrado, el culto, el formado, e impera el bruto, el ignorante, el que no tiene sensibilidad y el que hace escarnio de los valores. Y te encuentras que encima, es lo que mucha gente quiere, no se si inexplicablemente, pero parece apoyarlo, o tan siquiera no desaprobarlo. No es exclusivo de Valencia, se extiende a toda la nacion. Personajes como Baltar, en la Diputacion de Ourense, que ponen de rodillas hasta a los dirigentes de su propio partido, abundan por toda la geografia. Las Diputaciones, ese residuo decimononico, con el mayor grado de enchufismo y corrupcion de todas las administraciones, mas enfocadas a la recaudacion de votos que al servicio comun, deberian ser erradicadas, dentro de una reforma mas amplia del sistema, con el objetivo de librarnos de la mediocridad.

Los mismos que tanto critican a Canal Sur de Andalucía, a la TPA deaAsturias son los mismos que censuran , calumnia, mienten, manipulan o hacen su propaganda o su "agit pro" goebleliana de la manera más burda en Canal9 valenciana, TeleEspe madrileña, COPE, Intereconomía, El Mundo, ABC, etc, etc, etc... No estoy de acuerdo en que se censuren, silencien o se cierren esos medios como ha hecho "chabestia" como dice Manuel en Venezuela. Ahora bien, con la sacrosanta libertad de expresión muchos medios están cometiendo muchos, pero que muchos, muchos excesos y están haciendo mucho, pero que mucho daño a la sociedad. Esto que ha pasado en Valencia es otro episodio más, otro más hacia el fascismo, la mafiosidad y la berlusconización a la que va el país de la mano del PP y que va en auge según manifiesta las encuestas. Ni la masa anestesiada con tanto futbol y telebasura, ni la sociedad en su conjunto, ni ningún líder está haciendo frente ni contrarestando el daño que se está haciendo. Estoy viendo con preocupación y mucha tristeza cómo este "gota a gota" está calando a mi alrededor y en mi entorno. Estoy viendo cómo personas normales, moderadas y ponderadas en su juicio se ve acducidas por esta corriente y mostrarse cada vez más cabreadas, cada vez más llena de odio y deseando soluciones extremistas o, como no hace mucho, un compañero de trabajo, diciéndome que ojalá viniera un tío "con dos cojones como franco, hitler o berlusconi para levantar la nación.

Has dado en el clavo una vez más, Pedro. Y como dices, es importante no infravalorar lo que esto supone, lo que dice de personas que censuran todo aquello que no les gusta y actúan como si estuvieran en su finca particular. Muy peligroso ese ramalazo dictatorial y tiránico que se da en ciertos políticos, caciques anacrónicos al estilo de "Los santos inocentes\'. Como se dice en inglés, "they show their true colours", es decir, "muestran sus colores de verdad". Peligrosos. Un saludo

Estoy bastante de acuerdo con todo el artículo. Miro la fotografía y me parece inofensiva. Si relacionamos esta clase de censura con la forma de hacer política propia de cortijeros, podemos recordar también el caso de alguien que investiga la vida privada de su adversario político utilizando para ello al aparato de seguridad del Estado y luego utiliza los datos íntimos descubiertos para atacar a esa persona dialécticamente. Hablo de Su Señoría Cotino. El que quita —o intimida para que quiten— fotografías que no le gustan, mañana estará echando a trabajadores que no le gusten de sus puestos de trabajo o cerrando empresas que no le gusten. O "aconsejando" el exilio "voluntario" a los que no les gusten. Esto último podría ser de aplicación para la Sra. Manjón, que tuvo que irse a vivir fuera de Madrid porque se lo "aconsejaron". Molestaba de repente. Algunos no se han enterado de que son servidores públicos y que lo que les guste a ellos no le tiene por qué importar a casi nadie. Ellos están ahí para satisfacer los "gustos" de los ciudadanos, no los propios. Como no les mandemos el recado adecuado con intensidad y tenacidad, de que aquí mandamos nosotros y ellos son solamente nuestros delegados, dejará de ser verdad, como en determinados momentos y ámbitos puede parecer que ya lo es. Saludos cordiales,

Hola Pedro: Mi abuelo materno decía que quien censura algo oculta. Decía esto porque a veces los censuradores son tan ignorantes que si no entienden un escrito o una foto la censuran. Salvador Garmendia es un periodista y escritor venezolano. Tenía escritos muy densos, que muchos decían que eran para intelectuales. Publicaba una columna en un desaparecido diario en Venezuela (al ser critico con el gobierno, este le asfixio con el control de cambio que ya tiene 7 años). Cuando aparece la intentona golpista del chabestia en 1992 (desde ese entonces esta fastidiando el hombre ;D), el gobierno, decidio decretar el estado de excepción y los medios de comunicación tuvieron que pasar por un censurador, que casi siempre (por no decir siempre) suprimía el artículo de Garmendia. Mi abuelo decía que era porque no le entendía (y mi abuelo solo curso educación primaria).... El obscurantismo pasa Pedro. a veces más lento que de lo que realmente quisiesemos, pero pasa. Saludos

Añadir un Comentario: