LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

EL PAPEL DEL REY

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/rey.jpg 

 

Me gustaría analizar el papel del rey en los últimos días con su iniciativa de empezar una ronda de contactos con políticos y agentes sociales en aras de conseguir un gran consenso sobre las reformas económicas que necesita el país.

 

Para empezar quiero mostrar las cartas, para jugar sin trampa ni cartón. Yo soy republicano, y si mañana hubiese un referéndum que nos permitiese elegir entre un sistema de monarquía parlamentaria y uno de república parlamentaria yo votaría república. A pesar de esto, considero que el papel de Juan Carlos de Borbón como personaje histórico de España es esencialmente positivo. Quiero que quede claro esto para que se sepa de donde parto.

Bien, la polémica ha surgido en cuanto el rey se ha posicionado claramente a favor de un gran pacto de estado. Muchas veces lo ha hecho en el pasado, quizá como reflejo de la transición, pero nunca lo ha hecho como ahora, es decir, convocando directamente una ronda de consultas.

Este hecho de las consultas ha llevado a algunos constitucionalistas y a algunos políticos a decir que el rey se ha salido de su papel constitucional, pues ha tenido una iniciativa que corresponde a los partidos políticos. Este punto es ambiguo en la constitución y depende básicamente del significado que le demos a la palabra “moderar”. Quien considere que una ronda de contactos para buscar un consenso es moderar pensará que el Rey está haciendo su papel, quien piense que no lo es pensará que el rey está incumpliendo la constitución.

 

Para mí antes de decidir sobre la constitucionalidad o no de la actitud del rey creo que es importante saber por qué el rey ha hecho esto. Si el Rey lo ha hecho por propia iniciativa sería una cosa, pero si lo ha hecho por petición expresa del gobierno, que se ve incapaz de conseguir un acuerdo por si solo sin la participación de una personalidad superior, entonces estaríamos en otro caso distinto.

Si el Rey ha hecho esto por petición del gobierno entiendo que no ha incumplido la constitución. Es más, quizá lo más extraño aquí sería como se usa al jefe del estado como cartero de la Moncloa, y lo destacable sería que el gobierno no sabe ya a que acogerse para poder llegar a algún acuerdo mínimo con el PP y con la patronal, que se han demostrado por ahora como fuerzas absolutamente destructoras, fundamentalmente los populares.

Pero si el rey ha hecho esto por su propia iniciativa ahí si que considero que se ha excedido. Bien, en este caso concreto que un acuerdo de mínimos en ciertas cosas es un asunto de interés nacional, por lo que este pequeño exceso podría parecer perdonable e incluso valiente. Pero debemos tener cuidado. Mañana habrá otro rey u otra reina que no habrán cultivado su personalidad política en la transición ni en los pactos, y si establecemos como normal ciertos arbitrajes de forma tan implicada como estos podríamos encontrarnos en el futuro con que un rey se dedique a decirle a un gobierno que pacte con la oposición una ley que a él no le gusta con el fin de que no salga adelante, o salga desnaturalizada. Este sería el fin de la monarquía parlamentaria como la entendemos y volveríamos a la monarquía Alfonsina de la restauración.

 

Como no sabemos cual de las dos opciones es la real y cual ha sido la motivación del rey evito hacer un análisis mayor, y paso a hablar del pacto y la cultura del pacto.

En este país muchos han criticado la cultura del pacto y la extensión de la cultura de la transición a lo largo de las décadas. Estos argumentos sostienen que es el gobierno quien debe gobernar, y la cultura del pacto nos lleva a anular la democracia, pues si gobierne quien gobierne hay que pactar con la oposición, la elección en las urnas se convierte en algo simbólico, pues la política real se cocina entre bastidores.

Otros argumentan que es necesaria una cultura del pacto, bien por estabilidad como por un necesario continuismo en ciertas políticas, además de por temas de evitar conflicto social.

 

Yo creo que ambos argumentos son correctos y erróneos a la vez. Una cultura del pacto puede llevar a la paralización y desnaturalización de la democracia. Si el partido que está en la oposición piensa que “pacto” es que sólo se haga cosas que a ellos les parezcan bien, esta cultura del pacto será nociva y terrible.

Pero la teoría contraria también es mala. Los gobiernos tienen que alternarse, y si un gobierno nuevo destruye todo lo anterior y, cuatro años después, vuelve a cambiar el gobierno y repetimos la jugada estaríamos en una parálisis permanente; en ese caso la política de un país sería una locura.

El pacto es, pues, necesario en ciertas cosas y momentos, pero también es un instrumento que hay que saber limitar enormemente.

 

Sin embargo hoy, en la grave situación actual, el pacto de ciertas líneas maestras es necesario. Este país tiene una crisis provocada básicamente por problemas estructurales generados los últimos 15 o 20 años. Es absurdo pensar que se podrá salir de esto con una política cortoplacista de una legislatura, y si asumimos esto, si asumimos que hay que hacer proyectos a una década vista o quizá más, es absolutamente necesario que haya un compromiso por todos aquellos que vayan a ocupar en el futuro los poderes ejecutivo y legislativo de mantener lo básico de estos proyectos.

El pacto es necesario en esta situación, el consenso es necesario en esta situación. Quizá sólo haya que marcar tres o cuatro líneas rojas: Como evolucionar hacia la flexiseguridad, política de infraestructuras, potenciación de la economía productiva…Pero este mínimo hay que pactarlo, acordarlo o comprometerse a respetarlo.

Y quien no entienda esto, quien pretenda arreglar esto con cuatro leyes más o menos importantes y piense que en 6 meses estamos otra vez en la opulencia, quien no entienda que toca hacer un sacrificio político y de partido por el bienestar del país no está capacitado para gobernar y merece el máximo rechazo moral posible. Quien no esté dispuesto a esto debe estar inhabilitado éticamente para ejercer el poder ejecutivo y controlar el legislativo. Si los ciudadanos no entendemos esto, somos los primeros que estamos condenando a nuestro país al desastre.

 

Ya veremos si el Rey consigue algo. Si vale para llegar a un pacto que de otra manera no hubiese sido posible podríamos pensar que “el fin justifica los medios”, pero esto llevaría a peligrosísimas conclusiones. Una conclusión como que necesitamos una figura superior para tener una política decente sería terrible, y nos mostraría que somos un país por civilizar. Esta sería la afrenta más grave que podríamos sentir como españoles.

Si el rey lo intenta y no consigue nada la conclusión será peligrosa para la propia monarquía, pues demostraría su inutilidad.

De todos modos lo mejor es que el papel del rey sea mínimo y poco relevante, porque las conclusiones contrarias en una u otra dirección serían aterradoras para un país que pretende estar a la altura de las principales democracias europeas.

Comentarios

No, olvídelo Alfredo, no se preocupe. Igual fue un error de mail pero ya está el asunto resuelto. Sobre lo del paro y la declaración de su amigo, pues igual entendí mal y siento que se haya enfadado tanto.

Hola Pedro: Me llama la atención mucho tu entrada y me parece interesante que siendo republicano, tomes de esta manera la actitud del Rey. He hablado con otros repúblicano (quizás extremistas) y simplemente sus palabras no son reproducibles aquí. Pienso que en un pacto (digamos armisticio por como van las cosas) requiere que todos pongan sobre la mesa sus puntos y negociar sin carta escondida, es decir, no me guardo un as para despues decir que el pacto no funciono por X ó Y. Me da la impresión que todos se guardan un as, para librarse si el pacto, si se llega a producir, no me salpique porque todo se fue al garete. Creo que a fin de cuentas el llamdao del Rey ha sido responsable. Creo que quiere que la situación mejore y como bien dices, un plan a corto plazo, no ayudara mucho..... Saludos

A mí no me ha llegado ninguna propuesta, de nadie. A mí me llegan cientos de correos a diario así que sólo me dan los que hacen alguna referencia importante para mí. Y perdone pero yo siempre tengo en cuenta lo que me dice Pedro, y él lo sabe, que es lo importante aquí en realidad. Pedro me ha cedido los puntos que yo quería en la reforma migratoria y yo estoy muy dispuesto a proteger y mejorar, dentro de mis posibilidades a mi audiencia, el sistema de educación pública + la sanidad. Los derechos así que ustedes valoran están seguros en mis manos, no lo dude. Lo que no voy a defender es su otra propuesta del otro día respecto a los homosexuales: eso sí que no. Los homosexuales son bastante mayorcitos ya y capaces como para montarse sus propias fiestas sin nuestro dinero. Siento decirle que en Madrid por lo menos, la mayoría sí comparte casi un 80% de lo que digo y por eso, como ha publicado hoy el ABC, ya vemos los famosos "brotes verdes" -- somos líderes en todo: creación de empleo, impuestos a la baja, y salarios. Qué pena me da por ustedes los que viven en zonas socialistas, estancadas en el pasado y líderes en el índice de la miseria (España, según el S&P, este año lidera en Occidente el índice de la miseria -- búsquelo -- "misery index" - Spain.) ¿Que qué más quiero? Un compromiso con la austeridad, más patriotismo, menos agresiones a la cartera de los contribuyentes, menos perder el tiempo en estupideces como el "dia del orgullo gay" y un presidente capaz, no un payaso como Zapatero o un paleto como Rajoy. Hoy tengo una reunión con algunos militantes de UPyD que a pesar de ser progres como usted, no se dejan engañar por la demagogia de Zapatero. La postura de UPyD no me gusta nada en materia social pero tienen un plan educativo bastante sensato y lo miraré para ver qué comento al respecto para mis lectores liberales, si procede claro. Lo que usted me ha dicho sobre el paro es profundamente doloroso y pido que retire esa acusación inmediatamente. A mí el paro me parece una tragedia humana en España de grandes proporciones. Lo que dijo mi compañero sobre el paro no fue eso y usted lo sabe perfectamente. Dijo que como muchos parados son inmigrantes, tampoco vamos a perder el sueño porque no son de aquí, no son españoles, y a nosotros nos interesa el bienestar de nuestros chicos, nuestros compatriotas, nuestra gente. La labor que a mí me corresponde como patriota es velar por los nuestros, por nuestros jóvenes y ofrecerles soluciones reales dentro de mi escasísima influencia pero se hace lo que se puede. Prefiero dormirme por la noche y ver que la mayoría de parados son de fuera antes que leer que toda la juventud española está sin empleo. Afirmar que a mí no me interesa el paro sólo puede venir de una persona bastante descarada. Pero, yo no puedo desautorizar algo que ni comparto ni he visto, y esas no son las declaraciones que ví. Buenos días

Alfredo, yo no sé si usted lee sus e-mails pero le hemos enviado un programa de ideas y el único que tuvo la decencia de contestar fue su compañero. Creo que usted mismo me dijo una vez que sólo lee los emails que le gustan o algo por el estílo y que otros administran. En reiteradas ocasiones le hemos pedido ceder cosas. Si no recibió el correo hágamelo saber. La mandé aquí: Alfredo@liberalismodemocratico.com que es la que usted da en su web/bio. ¿Quién ha hablado aquí de los sindicatos? La propuesta de Pedro me parece sensata y usted debería escucharle más, no sólo cuando le conviene o cuando está de acuerdo. "Pedro y yo nos aguantamos supongo porque nos gusta lo que vemos en el espejo (yo al menos sí)" increíble pero no me extraña viniendo de usted. Está usted tan enamorado de sí mismo que se le olvidó que en este país la mayoría no comparte sus ideas decimonónicas, más allá del cuartel general del Casino de Madrid. Si me perdonais la palabra "guillotinear" pero eso es lo que usted ha intentado hacer a los demás para que pacten con usted. ¿Qué más quiere caballero? Hemos dicho que tiene razón en muchas cosas pero de ahí a dialogar para cuestionar los derechos básicos en materia social, pues por ahí no paso y es usted el que debería reflexionar sobre eso. Usted dice que se interesa por la juventud y permítame dudarlo mucho. A usted le importa un bledo el paro y eso no lo afirmo gratuitamente, pues su propio compañero de turno dijo que no perdía el sueño por el paro. Si de verdad le interesara, le habría desautorizado pero de usted no se oyó ni mú. Un saludo

"Una conclusión como que necesitamos una figura superior para tener una política decente sería terrible, y nos mostraría que somos un país por civilizar." Lamentablemente, creo que eso esta en la mente de muchos españoles. Se tiene a la familia real como algo superior, por encima de todo, con derechos divinos. Vease sino la admiracion que les es profesada. Realmente lo que hace falta no es la intervencion del rey, sino la intervencion popular. No he visto presion por parte del pueblo en ningun momento, es mas, siguen manteniendo la intecion de voto en los dos grandes partidos. No se han visto grnades manifestaciones, no hay grandes demandas, no hay huelgas... lo que me parece increible en un pais con 4 millones de desempleados. Si se produce esta situacion en otro pais del mundo, la situacion seria muy diferente. Pero aqui no, la gente confia de algun modo en los partidos, o bien en el PP o bien en el PSOE, aunque no tengan ninguna solucion a la situacion. Yo creo que si fuese el pueblo el que reclamase el pacto entre partidos y sindicatos, de forma espontanea, los partidos tendrian que verse forzados a reaccionar. Pero si este mismo pueblo necesita de un rey que lo guie, estamos apañados.

Hola Pedro: hace ya mucho que he estado liado y no he podido pasarme por aquí. Leí el debate que tuviste ayer con Alfredo y bueno, jeje, sin comentarios. Sigo pensando que vosotros dos sois más amigos que enemigos a secas, pero desde luego lo digo más bien por tu actitud que por la de Alfredo, que está enroscado en una intransigencia contra los trabajadores que roza lo maniático. Joder, que estamos en el 2010 y parece que algunos están en 1810. Sólo que me dio risa un poco veros a los dos liados casi a hostias. No sé cómo os aguantáis la verdad. Me ha gustado este artículo y creo que los progresistas tenemos una oportunidad si pactamos o al menos, intentemos entender la postura derechista. Si logramos un acuerdo y consenso con una derecha responsable, sobre todo en la derecha del mundo liberal, podríamos dar un paso hacia un sistema social, más social quiero decir que el que hemos tenido hasta ahora. Perdonad que me desvíe un poco del tema pero como en el debate de ayer vimos posturas implacables y choques tipo parlamentarios, pido que alguno que sea de derechas, sobre todo a Alfredo, que intente por lo menos comprender por una vez en la vida las necesidades de los que no cobramos más de mil euros mensuales. Ayer vimos el lado más duro de la derecha liberal, de la derecha elitista. Es necesario dialogar y un poco de brazo torcido de parte de los derechistas democráticos y en nuestro "lado", si se le puede llamar así, menos insultos cansinos como "fascista" o "cruel" o "inhumano" que no nos llevan a ningún sitio positivo. El consenso en estos momentos es absolutamente indispensable siempre y cuando se protejan los derechos establecidos de los trabajadores y no veo mucha voluntad en la derecha para respetar esos pactos la verdad. Por otra parte, pienso que el PSOE nos ha mentido ya más de una vez y han perdido mi voto. Están jugando con nuestros derechos a cambio de pactar con los neoliberales y eso no es a lo que me refiero cuando hablaba de dialogar. Una cosa es dialogar y otra cosa es hacerles el juego a los "liberales" que están ansiosos por recortar lo poco que tenemos en el ámbito social español. Saludos

"Es necesario dialogar y un poco de brazo torcido de parte de los derechistas democráticos" Bueno lo que faltaba: no señor -- usted lo que quiere es partirnos el brazo. Ya hemos dado bastante más que eso -- los que tienen que ahora comprender la postura que defendemos son ustedes. Además, ni una persona, usted incluído, nos ha presentado ni un sólo plan económico y laboral coherente. Hasta que ustedes no lo hagan, seguiré combatiendo estas doctrinas. Ya le he dicho a Pedro que estoy dispuesto a pactar aquí ciertas cosas o en mi web, a cambio de que me ceda cosas en materia de inmigración. Como estamos de acuerdo en eso, yo no tengo ningún problema con pactar pero oiga, ¡presénteme alguna propuesta! Sobre el rey: soy radicalmente monárquico y ya he dicho por aquí por qué. Pero, yo prefiero que el Rey se quede calladito, que está más guapo así. Yo a su Majestad le diría que me parece un poco chocante que intente dar instrucciones a los políticos que hemos elegido los españoles. Como ven, mi actitud monárquica es estrecha y tiene sus límites. "Joder, que estamos en el 2010 y parece que algunos están en 1810." Eso dígaselo a los sindicatos, no a nosotros. No tengo ninguna "manía" contra los trabajadores. En todo caso es el PP y el PSOE el que tiene manía contra esos "trabajadores" aumentándoles los impuestos y permitiendo el capital humano masivo de los extranjeros que hacen bajar los sueldos. No es esa tampoco la España que yo quiero, ya lo dije antes. Pedro y yo nos aguantamos supongo porque nos gusta lo que vemos en el espejo (yo al menos sí) y porque ambos sabemos que la derecha española es berlusconiana. Y eso no es algo que yo quiero para un país civilizado como es España. España no es tercermundista como Italia, a pesar de tener ciertos personajes tercermundistas que no voy a nombrar aquí.

Añadir un Comentario: