LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

PIZARRO, "CARITAS IN VERITATE" Y EL PACTISMO

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/manuelpizarro.jpg 

Manuel Pizarro

 

Hace unas semanas escuchando la radio me topé con un discurso sobre economía. Por la voz me pareció que quien hablaba era Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y número dos por Madrid de las listas del PP de las últimas elecciones, y realmente era él.

Pizarro hablaba sobre la encíclica Papal “Caritas in veritate”, que tiene unos importantes contenidos económicos y sociales. Incluso alguien ha llegado a compararla con la famosa encíclica de León XIII, Rerun Novarum, algo que quizá sea un exceso propio de quien quiere dar excesiva relevancia a ciertos hechos que no la tienen.

 

Bien, fue muy curioso escuchar a Pizarro hablar sobre la encíclica y sus aportaciones sociales. Pizarro habló de la economía especulativa, del pelotazo, e hizo ciertas referencias a su carrera económica, diciendo que él siempre decía a los accionistas de Endesa que quien quisiese especulación que no contase con él (en fin, dejo el apunte).

La verdad es que tengo que decir que no me desagradó lo que dijo Pizarro. Habló de economía real en contra de la especulativa, de la función social de la empresa, que las actividades económicas tienen una responsabilidad social. Pizarro, que parece ser es muy católico, me dio la sensación de que priorizaba su función de católico sobre la de alto ejecutivo, en la conferencia me refiero.

Pizarro, que empezó y acabó su carrera política en el debate con Solbes, no me dio mala imagen la noche del debate. Solbes ciertamente le barrió del plató, no por conocimientos económicos si no porque Solbes era zorro viejo en esto de la política, conoce el estado y su funcionamiento, y tenía acceso a todos los datos de las cuentas del estado. Sin embargo Pizarro se comportó de una manera algo más seria que otros políticos del PP, ya que por ejemplo aceptaba algunas de las explicaciones de Solbes sin intentar desviar el debate como hacen los políticos profesionales. Obviamente arguyó ciertas cuestiones económicas que le habían preparado sus asesores con algo de demagogia, pero en la improvisación me pareció bastante honesto.

 

Escuchar a Pizarro me hizo reflexionar sobre el papel de la religión y de la iglesia en esto de la economía. No podemos negar que la religión es una fuerza poderosa que es capaz de convencer a muchas personas, aún cuando el escepticismo religioso es cada vez mayor.

Y mi mente me llevó a recordar algunas realidades históricas, como las ocurridas en Europa después de la segunda guerra mundial. Es ese momento, ante la reconstrucción de Europa, los estados europeos occidentales decidieron recrear los cimientos de su convivencia política y como sociedad. Al calor del Keynesianismo, los estados europeos crearon los estados del bienestar, alguno de cuyos cimientos ya habían sido edificados a finales del siglo XIX o principios del XX.

Para esa convivencia política fue importante que los partidos que iban a competir electoralmente por la gobernación del estado y que se turnarían en el poder estuviesen de acuerdo en lo fundamental. Y así fue. La democracia, la libertad individual y el estado del bienestar fueron los cimientos pactados en las sociedades europeas.

Fueron generalmente pactos entre el partido de centro izquierda, socialista o socialdemócrata, y el de centro-derecha, generalmente representado por los demócratas cristianos.

 

Estos demócratas cristianos aceptaron el estado del bienestar de forma cómoda, pues en mi opinión era algo que podía cuadrar bien con la doctrina social cristiana y en el humanitarismo cristiano. Los socialistas también rechazaron ciertas políticas radicales y socializantes, cosa que tampoco les costó mucho pues ya en ese momento las doctrinas de Eduard Berstein habían sido mayoritariamente aceptadas.

Quiero recordar una vez más que en los 30 años siguientes al fin de la II guerra mundial y gracias a este “pactismo” social los países europeos occidentales (Excepto las dictaduras como España) vivieron la mayor prosperidad de su historia, llegaron al pleno empleo y redujeron la pobreza hasta convertirla en algo marginal.

 

Sin embargo esta no es la realidad de hoy. La democracia cristiana ha tenido destinos diferentes en cada país. En algunos como Italia han acabado en la izquierda ante la irrupción de una derecha populista. En otros ha acabado derechizándose en un sentido económico y abrazando posturas en algunos casos neoliberales, o formando parte de coaliciones de derecha más amplias.

Los “liberales”, antaño centristas, han ocupado la derecha con políticas de reducción del estado social, privatizaciones, eliminación de las ayudas sociales, etc. Desgraciadamente el pactismo posterior a la II guerra mundial desapareció.

 

La encíclica de Benedicto XVI, convenientemente aplicada, podría ser muy interesante para potenciar y defender el estado social europeo y poder volver a cierto modo de pactismo entre sectores de derecha y de izquierda en esta materia. Sin embargo este pacto de la izquierda con los partidos “católicos” es bastante difícil hoy debido fundamentalmente a la posición ultraconservadora de la iglesia católica en materia de moral pública. Esta discrepancia absoluta en la agenda “valórica” hace muy difícil llegar a consensos y a pactos.

Hubiese sido muy interesante, en una época como la actual de crisis y replanteamiento de nuestro modelo económico, una cúpula eclesiástica progresista, tanto en España como en el Vaticano. Un Juan XXIII o un cardenal Tarancón hubiesen sido muy útiles en la actualidad.

Lamentablemente, los ciclos de la historia no coinciden siempre como quisiéramos.

Comentarios

Sí Pedro, son progresistas y han hablado muchas veces de que hay cosas que no se "tocan" -- como eso de los derechos sociales.

Si Progresista, es que también hay un liberalismo progresista. Pero este liberalismo progresista está muy relacionado con la socialdemocracia y el socialismo y generalmente comparte coaliciones políticas y objetivos políticos. Pero cuando hablamos de "liberales" generalmente nos referimos a neoliberales o a liberales-conservadores. No, no conozco Siracusa 2.0. Le he echado una ojeada y parece más bien un sitio liberal-progresista, ¿Lo es?

Pedro, Yo no hablaba necesariamente de acuerdos políticos de cooperación sino más bien intentar unir fuerzas con algún sector liberal pero a la vez moderado que comprenda que ciertas cosas son intocables o no han de tocarse. Hay liberales que no están dispuestos a cargarse sanidad o educación. No sé si conoces el proyecto Siracusa 2.0 por ejemplo. Saludos

Hola a todos, Niceto, acepto como válida tu opinión sobre que el pactismo tiene también mucho que ver con que al otro lado había comunismo, y muchas personas de derechas aceptasen el estado del bienestar como método para impedir una revolución obrera. Yo creo que mucho de esto hay. Incluso si lees mis artículos sobre la apertura del muro de Berlín (En noviembre) verás como digo que lo mejor del mundo comunista fue el pactismo que provocó al otro lado. Pero creo que también, dentro de el cristianismo político ha habido muchas influencias sociales. Muchos democrata cristianos estan hoy en la izquierda económica (Chile, Italia). También han habido movimientos sociales nacidos de la iglesia, como puede ser la teología de la liberación, y existen multitud de teólogos progresistas, aunque estos generalmente están muy alejados del vaticano. Creo que es importante conocer esto para ver que pueden haber áreas de pacto entre cristianos humanistas y la izquierda política laica. De hecho después de la II guerra mundial lo hubo, en parte también por un hecho que merece la pena resaltar. Muchos partidos católicos fueron aliados más o menos convencidos de los nazis. Cuando Alemania es derrotada, los políticos democrata cristianos que dirigen los partidos de nuevo legalizados son justamente aquellos que fueron oposición al fascismo, pues los que fueron aliados estaban proscritos. Como ejemplos podemos poner a Adenauer, que estuvo en la carcel durante el nazismo, o el general De Gaulle, libertador de Francia. Eso ayudó mucho a este pactismo. Jesús, Lo que yo recuerdo en el debate Solbes-Pizarro es unos ejes de debate irreales hoy. La política no es un juego de ruleta, en el que si uno dice rojo y otro negro, y al final sale negro, quiere decir que el que dijo negro sabía lo que decía. Ninguno de los dos criticó claramente la política especulativa, la burbuja inmobiliaria, la actitud de los bancos, etc. Por eso creo que Pizarro no hizo un debate temático mejor que Solbes, y si fuesemos muy exigentes podriamos decir que el debate inhabilitó a ambos. Cuando he dicho que Solbes conocía los datos del estado no me refería al futuro (nadie puede conocer los datos del futuro), si no que el debate, que te recuerdo versó fundamentalmente en el análisis a los 4 años anteriores, Solber conocía mucho mejor esta realidad que Pizarro por el mero hecho de ser ministro de economía. De todos modos tenía la sensación de que este post os agradaría tanto a Adelia como a ti. Pero bueno, veo que te concentras en lo accesorio del post y no en lo más fundamental. Progresista, Comentas que sería mejor un pactismo con los liberales económicos. Bien, aquí el problema que tenemos es que en temas de libertades públicas estamos mucho más de acuerdo con los liberales, pero en temas económicos es más fácil llegar a acuerdos con los demócrata cristianos. Paga garantizar educación y sanidad pública, y ayudas sociales a quien realmente lo necesite, creo que el pacto debe ser con la democracia cristiana o con ideas de ese perfil. Ahora a nivel de laicismo, libertades, reforma de la mentalidad victimista del país, etc. Los liberales pueden ser buenos aliados.

PS: "gracia" no lleva tilde.

@Niceto: "Las masas catolicas siguen siendo profundamente acriticas, influenciables y manipulables." Me ha hecho mucha gracía su comentario. El día que las masas católicas dejen de ser "profundamente acriticas, influenciables y manipulables", dejarán de ser católicas.

Para mi ese "pactismo" posterior a la II GM no se debe tanto a que cuadraba en los intereses de la doctrina social cristiana, pues esa derecha catolica europea se arrojo en manos del fascismo y el nazismo sin casi ningun escrupulo (vease el caso de Leon Degrelle, por ejemplo, o la Francia de Vichy) durante la guerra. Yo ese pactismo sobre politica y bienestar social lo encuadraria en su contexto: la guerra fria. Si se observa detenidamente, observamos que la democracia cristiana se ha ido alejando de posturas socializantes desde la caida , precisamente, del orbe sovietico. La mejor forma de tener a la izquierda occidental apartada de la Union Sovietica era simplemente ceder terreno en aquello que parecia mas facilmente aceptable, e incluso hacer propias reivindicaciones historicamente de izquierda. A su vez, los socialistas occidentales tuvieron que dehacerse de la parte mas radical y marxista pues esto los dejaba fuera del juego democratico. En mi opinion, el papel fundamental de la Iglesia Catolica desde su fundacion ha sido el del oportunismo: jugando el juego del poderoso y el vencedor en todas las epocas, acomodandose a lo que tuviese que acomodarse sin importarle las consecuencias. Por eso en unas epocas encontramos a un Vaticano que se inhibe-cuando no colabora abiertamente con las peores tiranias de la Historia- y otras veces encontramos su "humanismo cristiano". Ahora les toca defender el conservadurismo cavernicola porque es el unico que les garantiza la viabilidad economica del tinglado. Si los gays representasen como colectivo la financiacion de la Iglesia, veriamos como el Papa defenderia posturas muy diferentes. Las masas catolicas siguen siendo profundamente acriticas, influenciables y manipulables.

Hola Pedro, estoy de acuerdo con tu conclusión pero también me apunto al matiz de Niceto. Por ello, creo que más que depender ahora en lo que una vez existió, ¿no crees que sería mejor intentar hacer eso con los liberales económicos? Porque si vamos hacia una especie de pactismo, creo que hay ciertas cosas que deben ser respetadas y no alteradas. Por ejemplo, conceptos como el salario mínimo, derechos de los trabajadores son dos ejemplos y luego intentar pactar en otros asuntos sociales como ExC, el papel del colegio público para la sociedad, y más o menos el estado de bienestar. Obviamente los liberales no van a apoyar todo eso pero creo que quizás lo que quieres decir es que hay conceptos que deben ser respetados. En lo de la cuestión religiosa soy algo pesimista pero creo que se podría encaminarlo de esa forma que dices y sería cuestión de tener menos personas protagonizandolo todo como Varela en Madrid y dar más pluralismo a otras voces.

Añadir un Comentario: