LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

WANDÚ PALACE Y EL FRAUDE EN NOCHEVIEJA

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/wandupalace.jpg 

 

Una de las cosas más revolucionarias que ha traído esto de los blogs es que se puede convertir en noticia cosas que suceden en un ámbito local, incluso de barrio, y que de otra manera jamás alcanzarían el estatus de opinión publicada, ni nadie tendría constancia de ellos fuera del boca a boca.

No suelo entrar mucho en este ámbito local y me dedico más a hablar de “grandes temas”, bien de actualidad, de historia o de principios políticos u económicos, a pesar de que sí que hago muchos apuntes de experiencias personales. No obstante hoy quiero contar una experiencia de ayer mismo que me servirá para enlazar con una tesis mayor.

 

Siempre me ha dado mucha rabia esto de la nochevieja y el salir por obligación. Prácticamente no hay persona joven sin obligaciones familiares o hijos que no salga esa noche, siendo todos víctimas de esta espiral de obligación social teñida de consumo de ocio. Cuando salgo en nochevieja (y salgo siempre) a veces pienso que soy parte de una masa idiotizada que actúa dominada por las fuerzas de la obligación social, e identifico a cualquier persona con la que me cruzo con esa misma definición. No obstante creo que todos caemos en situaciones así en muchas otras ocasiones a lo largo del año, no sólo en nochevieja, así que alguna vez haré un ejercicio de retrospección más amplio.

Bueno, la cuestión es que esta noche vieja también salí. Fui a un sitio que no había ido nunca, llamado Wandú Palace, situado en una céntrica calle de Valencia. Fui con unos amigos a comprar la entrada anticipada el día anterior, que no nos costó demasiado viendo como están los precios esa noche (me niego a pagar las barbaridades que paga la gente por ahí).

 

Cuando llegamos a la puerta del local, sobre las 2 de la noche del día 1, nos encontramos una cola espantosa. En primer momento pensé que habría dos colas mezcladas, una de quienes teníamos la entrada anticipada y otra para los que no, pero no era así. Todo el mundo tenía entrada anticipada, y aún así los porteros del local dejaban entrar a los clientes de 5 en 5, y generalmente esperando a la salida de personas del interior.

Hubo conatos de protesta en la cola, y gritos de consignas a modo de manifestación. Entiendo que la gente estuviese molesta, porque tenían motivo, pero me pregunté en ese momento si esas personas serían capaces de ir a una manifestación de cualquier otra cosa a gritar otras consignas. En fin, cosas que te pasan por la cabeza.

 

¿Cómo era posible que con entradas anticipadas estuviesen impidiendo la entrada fluida de los clientes? Os podréis imaginar la respuesta.

Wandú palace tiene un aforo de 300 personas en sus dos plantas principales. La tercera, generalmente un restaurante, se habilitó como lugar de baile al desmontarse éste. Esta tercera planta no podía tener un aforo de más de 100 personas, si me apuráis y no respetando el espacio vital del cliente podríamos dar un tope de 150.

Bien, según me dijeron posteriormente, se vendieron 600 entradas, muchas más de las que el aforo permite. No es nada nuevo ciertamente, y mucho menos en nochevieja donde se venden más entradas de las permitidas en la mayoría de sitios.

Una vez conseguimos entrar tengo que reconocer que el local no estaba mal y que me gustó bastante, si no tenemos en cuenta la calidad del alcohol servido allí, bastante deficiente si nos atenemos a las consecuencias fisiológicas del día siguiente. Luego se extrañan que la gente haga botellón…

 

Este mundo del ocio nocturno es seguramente de los más “ilegales” que hay. Es algo general que se superen los aforos permitidos, así como el incumplimiento de las horas de cierre. Vemos muchas veces como ciertos locales son cerrados por algún  tipo de procedimiento sancionador y vuelven a abrir en cuestión de semanas. En fin sería muy largo hablar de todas las cosas que conocemos, y siempre me he preguntado cual es el motivo es esto, si es la propia idiosincrasia de la noche, la debilidad del procedimiento sancionador u otras causas.

Si volvemos a hablar del caso de wandú, y estimamos que pudo haber personas haciendo una hora de cola, ¿Alguien reclamará por eso? ¿Alguien denunciará al local por superar el aforo limitado? Los clientes seguro que ninguno, bien porque consideren que es absurdo reclamar por tan poco dinero, o bien porque no saber donde dirigirse (Por cierto, ¿Hay asociaciones de consumidores que te hagan caso si no estás asociado?).

Quizá esta propia idiosincrasia del mundo de la noche lleve a la relativa inmunidad legal de este tipo de locales.

 

Aunque a algunos os pueda parecer algo inconexo todo esto me hace tener ciertas reflexiones. Oímos hablar mucho de las bondades de la iniciativa privada, que dicen prestar mejores servicios que la pública. Sin embargo si analizamos estos hechos que comento y este tipo de mundo, sólo se ven empresas que bordean o directamente vulneran la ley para conseguir más dinero y una serie de ilegalidades convertidas en habituales por la fuerza de los hechos.

Al final es una cuestión de ética. Pero la ética de muchos se acaba cuando el dinero empieza a competir directamente con ella. Y me temo que no tenemos engranados  los mecanismos necesarios para controlar estos abusos que cada vez son más frecuentes, en este sector y en otros.

 

Comentarios

Gracias Paquita por "memorizar" un resumen de mis convicciones pero aún sigo sin ver la relación entre eso y el esnobismo, lo siento. Hay mucho esnobs bastante comuneros...

COPIO Y PEGO "un comentario más" a la empresa de Don Ricardo -está en Su lugar-... - ¿y la gente como yo Pedro que no recibimos ni un sólo céntimo público más allá de lo que pagamos en impuestos? - Como le dije hoy al "rojo", es mi voluntad que el siguiente poema se escriba en mi tumba cuando me toque morir cuando Dios lo quiera: Yo no quiero ser un hombre común. Dios me ha dado el derecho a no ser como los demás Yo prefiero los desafíos de la vida antes que la seguridad garantizada La emoción del éxito antes que la calma del estado utópico Nunca me acobardé ante ningún líder humano Sálvame Dios - EscritoS por Alfredo 21/12/2009 21:08 ******************* SIN -MÁS- COMENTARIOS Escrito por PAQUITA 02/01/2010 22:16

"Vamos de snobistas ¡eh! Poque con esto y lo del Casino ¡ya te digo!" Para nada, para nada, no acepto esto. No sé qué tendrá que ver la música "energy" o "trance" con el esnobismo. Si lo que se refiere es a lo del Casino, tampoco: simplemente que me gusta tener espacio donde voy y que si me voy a gastar dinero, que me traten muy bien, y me cuiden y me sirvan en condiciones y limiten el acceso para prevenir la entrada de indeseables nocturnos que la lian. Recuerdo cuando me pillaron algunos "periodistas" (sic) de cierto circulo liberal el año pasado y nada más salir del Casino, flashes y flashes. Menos mal que era de noche y llevaba gafas de sol precisamente porque me avisaron. Si hubiése sido un "bareto" normal, me hubieran podido molestar. Lo de conducir, pues como no tengo carnet de conducir, prefiero que otros me lleven y así no me preocupo de atascos y demás. Ojo, en parte comprendo a Pedro, pobret...si el entorno no ofrece otra cosa...en mi colegio los "malos" nos escapábamos y teníamos alternativas pero en España eso es difícil...

Loca me quedo... y no es de estrañar, con el nombre que me puse y lo que leo al pasar. Rimado esto digo: Alfredo... ¿"sorpresa" que seguro le hace caerse de la silla, esta vez de verdad: me encanta que me paseen por la autopista en un coche con cierta música "energy" pero bueno no digo más...no digo más? Vamos de snobistas ¡eh! Poque con esto y lo del Casino ¡ya te digo! pedro... dejarse llevar por las convenciones es un "rollo" del que sólo logras zafarte cuando tienes muy claro lo que eres y lo que te gusta. Así valoras si te compensa "ese sacrificol" que supone hacer algo que va contra tu "construcción" personal. Que compensa... adelante con el marrón. Que no, las cosas claras y el chocolate... ya se sabe, negro y espesito. Y me retiro, SE DESPIDE vuestra? humilde? servidora?: PAQUITA

Hola Pedro: Feliz año. Éxitos Saludos. Lo del Wandú....algo que contar a los nietos..... ;D

Pedro: Ya había leído su artículo sobre el botellón y bueno, ¿qué quiere que le diga? A mí me parece una práctica tercermundista aunque, le confieso una cosa: entiendo lo que dicen muchos jóvenes -- ya he dicho muchas veces que no soy ningún "abuelete", que estoy más que enterado de la situación de la juventud española y que, además, creo que se exagera a veces -- en mi opinión y en mi experiencia personal, créame cuando le digo que la juventud española es de las más respetuosas que hay. Yo conozco bien también a la juventud inglesa y americana y no son ni de lejos tan respetuosos como los nuestros. Sí, eso no quita que hay una juventud en España, como en Valencia los famosos bakalas, que son destructivos pero en general la juventud aquí es más educada y "amable" si uno se da a respetar y es muy raro que al salir de una discoteca le peguen un puñetazo a uno como sí ocurre de forma habitual en Inglaterra y USA. A mí nunca me pasó eso más que nada porque mucha gente me conocía y cuando entraba al bar "West End", cerca de mi universidad, los americanos decían, en medio de su borrachera, "PRESIDENTE, PRESIDENTE", etc...pero bueno ese es otro relato irrelevante aquí. Esto......respecto a lo que me ha dicho de los antros: vamos a ver Pedro -- mi mensaje era y es principalmente para los chicos -- creo que en esta "sociedad" moderna o progre se cometen muchas injusticias contra los chicos y es mi deseo ver que ningún hombre baje la cabeza y se deje manipular o chulear por nadie. Yo le tengo otra "sorpresa" que seguro le hace caerse de la silla, esta vez de verdad: me encanta que me paseen por la autopista en un coche con cierta música "energy" pero bueno no digo más...no digo más. Eso sí, en los dias festivos prefiero ni salir -- ni a cenar ni a ninguna parte, son días cuando veo mucho borreguismo en general que no me va. En cuanto a lo de conocer novias y demás, siempre me pareció raro el sistema de "ligoteo" aunque no lo critico. Pero simplemente conmigo no va esa forma, y mucho menos en un antro nocturno. Prefiero, si viene el caso, el cortejo. Saludos

Hola, Adelia, yo si considero que esto sería una iniciativa privada mal llevada y deshonesta, porque se está vulnerando la ley para poder conseguir más beneficio económico. Otra cosa es que no se deba generalizar, aunque en este caso las prácticas que comento son bastante generales. Alfredo, igual no me he explicado del todo bien. No es que el lugar no me gustase (estaba bien), lo que no me gusta es salir precisamente esa noche. Pero bueno, al final es una cuestión social. Si la gente con la que vas a cenar quiere ir luego a una discoteca ese día, pues tu también vas porque quieres estar con ellos por encima del sitio al que vayas. Y Alfredo, yo no sé a que lugares ha entrado usted de noche, pero lo que usted ha expuesto es una verdadera exageración. No le voy a negar que cada una de las cosas que ha explicado las he visto, pero no en el modo de sodoma y gomorra generalizada y permanente que usted expone. Hace un par de meses hice un artículo sobre el Botellón. http lasuertesonriealosaudaces blogspot es/1252520427/ En él criticaba las visiones exageradas que consideraban los botellones como focos de violencia, refugio de jóvenes con falta de valores y futuro, etc. De todo hay en todas partes, y poco tiene que ver unos botellones con otros. Por la misma razón, poco tiene que ver unas discotecas con otras y unos pubs con otros , y si tienes dos dedos de frente sabrás elegir. Por cierto, y no se caiga de la silla, yo conocí a mi novia en una discoteca, aunque en una situación relativamente especial. Ella no es mucho de ir a discotecas (yo lo era más que ella) pero fíjese, coincidió. Creo que es un buen ejemplo para hacer lo que ha dicho Adelia antes, no generalizar.

Pedro: comparto en general lo que usted dice y me parece que va a estar de acuerdo conmigo en esto: liberalismodemocratico.wordpress.com/2009/08/19/jovenes-espanoles-%C2%BFque-haceis-en-las-discotecas/ lo que no entiendo es por qué va a eso sino le gusta: yo he aprendido que en esos días "festivos" e impuestos la soledad es la mejor compañera. De hecho, sólo salgo y muy de vez en cuando al Casino de Madrid (NO participo en juegos de apuesta) sólo voy porque me gusta que es un club privado y exclusivamente para los que pagamos o bien una cuota o bien la entrada -- yo no soy socio. Y ahora que nos van a prohibir fumar tabaco, MENOS iré a ningún bar o sitio público. Yo prefiero perderme en las montañas, o montar reuniones en casas privadas y desocupadas, organizarlo todo entre amigos o conocidos y así no preocuparme de esos problemas. Sé que a veces no hay más remedio que ir pero por lo general tampoco me gusta salir con mucha gente y muchas veces prefiero ir solo, a mi bola, sin imposiciones ajenas.

Mejor sería que nadie acudiera a lugares como el que estás mencionando. De esa forma, desaparecerían. Sin embargo, no considero que esto sea una cuestión de iniciativa privada mal llevada, y con fines deshonestos. No se debe generalizar. En muchas ocasiones acusamos a los demás de tramposos, de estafadores, de egoistas, pero no nos damos cuenta de que nosostros mismos estamos actuando sin coherencia personal. Si no compartes una costumbre.... pues no la hagas.

El problema es cuando la masa acepta como normal este tipo de sucesos!no es que no sepas donde reclamara sino que ni se te ocurre...

Añadir un Comentario: