LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

MANUEL FRAGA

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/fraga.jpg 

 

Hacía tiempo que quería hacer un perfil de este personaje pero no encontraba el momento. Ahora, tras la nueva presencia de Fraga en las primeras de los medios de comunicación diciendo las únicas palabras con criterio sobre la trama Gürtel provenientes de un político del PP, creo que es el momento adecuado.

En muchos comentarios en prensa y blogs veo designar a Fraga como un franquista que debería estar en la cárcel. Siempre me han dado mucha rabia estos comentarios poco razonados, pues Manuel Fraga ha jugado un importante papel en la consolidación de la democracia en España, y sólo por eso creo que merece un respeto.

 

Manuel Fraga empezó su carrera política en el seno de la dictadura. Cuando en un país hay una dictadura tan larga como la hubo en España, o en los países del este, mucha gente que quiere incorporarse a la estructura de la gobernación del estado lo hace sin tener por qué ser adicto al poder político. En este tipo de países se observa, en momentos de transición, un aparente cambio de chaqueta de muchos miembros del stablishment, algo que puede parecer sorpresivo pero que realmente no lo es, ya que hay un gran número de tecnócratas que se integran en estas estructuras políticas y acaban desnaturalizándolas, afortunadamente.

Este fue el caso de algunos políticos que acabaron en UCD o en opciones más a la izquierda. No sé si es exactamente el de Manuel Fraga, porque él se ha negado siempre a condenar su pasado como ministro de la dictadura, pero bien es cierto que Fraga era ligeramente aperturista para lo que se estilaba en los gobiernos del infame caudillo.

 

Cuando llegó la transición Manuel Fraga no quería una democracia moderna. El partido que fundó, Alianza Popular (AP, actual PP), quería una serie de reformas liberales que mantuviesen cierta esencia del régimen anterior. Sin embargo, la escasa fuerza que obtuvo en las elecciones de 1977, muy por detrás de la UCD y el PSOE, e incluso detrás del PCE, frustraron esa extraña opción que él defendía.

En ese momento, en el debate constituyente y hasta 1982, creo que Fraga juega su papel político más relevante. Durante el debate constituyente mostró inconvenientes continuos sobre lo que UCD,PSOE y PCE pactaban. Sin embargo, a última hora Fraga pidió el voto para el sí en el referéndum constituyente. Dijo que había muchas lagunas, muchas cosas que no le gustaban, pero que aún así pedía el sí sirviendo un importante papel a la nación. Fraga reunía al franquismo sociológico, a la gente muy derechista que no llegaban a ser extremistas fanáticos, y esa gente se sentía muy desconfiada ante los cambios que vivía España.

Si ese franquismo sociológico hubiese tenido un líder que se hubiese posicionado claramente en contra de la constitución, ésta hubiese tenido muchas dificultades para haberse consolidado, sobre todo porque el ruido de sables alentado por estos sectores hubiese sido insoportable, mucho más que el que llevó al 23-F. Pero Fraga le sirvió un gran papel a la democracia en ese momento. Él votó a favor de la constitución e hizo un llamamiento a que sus seguidores también lo hiciesen, aunque la mayoría de su grupo parlamentario no votó a favor, y optó por la abstención o la negativa, algo que hace ver que tipo de partido era AP en aquel momento.

 

También fue destacable su papel durante el 23-F. Se escondió como casi todos los diputados debajo del escaño, pero no dudo en oponerse al golpe y estuvo en las manifestaciones del día después. Las malas lenguas dicen que no tenía miedo porque sabía que el futuro gobierno militar le iba a hacer ministro, pero creo que la actitud de Fraga en aquel momento es casi intachable.

En 1982 absorbió la mayoría del voto de la UCD, debido a la descomposición de ésta y a que desde 1979 supo rodearse de gente menos franquista y más moderada, lo que disminuyó el rechazo a su partido.

Sin embargo en 1986 tocó techo electoral. Fraga era una persona proveniente del franquismo, un tipo dialectalmente duro, sin complejos y con tendencia a comentarios muy inconvenientes, lo que le provocaba un amplio rechazo. Él entendió que no podía ganar unas elecciones generales en la vida con ese curriculum, y dejó el relevo a gente más joven, aunque el tiempo ha demostrado que menos honesta que él.

 

Fraga se “retiró” de la política nacional yendo a Galicia, donde gobernó varias legislaturas con mayoría absoluta. Finalmente, después de perder el gobierno en 2005, está situado en un tranquilo retiro en el senado, cámara de jubilados y gentes que no se sabe donde poner. También es presidente de honor del PP, partido que fundó.

Desde 2004 y el paso del PP a la oposición, la voz de Manuel Fraga ha sido la más sensata del PP. Muchas veces ha actuado como voz de la conciencia del PP, aunque nadie en su partido le haya caso, mostrando su oposición a algunas de las actitudes en las que los actuales y pasados dirigentes del PP están instalados hace un lustro. Cuando estás de vuelta de todo eres más honesto y no estás continuamente conspirando y maquinando contra el gobierno al que pretendes derribar. Pero no es solo eso: Manuel Fraga tiene un amplio bagaje político en sus espaldas y sabe que las actitudes conspiranoides y poco críticas pasan factura, que hay que esforzarse por parecer centrista, que no se puede hacer daño al estado porque sí. Esto es algo que sus compañeros, en su miopía, ambición y falta de paciencia no son capaces de ver, porque tienen infinitamente menos capacidad política que el veterano don Manuel, con su acusado sentido de la supervivencia política.

 

Hace unos años vi una gran avenida en Torremolinos llamada avenida de Manuel Fraga. Me pareció extraño que a una persona aún en vida se le dedique tal avenida, pero en cierta manera no me disgustó. Manuel Fraga ha sido una personalidad importante en este país y ha prestado un importante servicio en la transición. Bien se merece este homenaje, por muy lejos que se pueda encontrar de mis ideas.

Comentarios

Desde luego, a Lord Gay Rose, le describen sus palabras

Este nazi de mierda debería haber muerto hace muuuucho tiempo.

Ufff, no sé, más que lucidez y sentido común, quizás simplemente es un político con más sentido de estado que de partido.

Supo muy astutamente subirse al tren de la historia y, a pesar de su pasado franquista, pasar como de-mo-cra-ta-de-to-da-la-vi-da, como los demás componentes del partido que fundó. A mí el personaje nunca me convenció, aunque tengo que reconocer que, a pesar de la edad, tiene más lucidez y sentido común, que muchos dirigentes de su partido mucho más jóvenes.

Añadir un Comentario: