LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

LA CANCILLER INEVITABLE

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Merkel.jpg 

A pesar del traje, es la señora Merkel, no una de las hijas de Zapatero.

 

Ayer se celebraron las elecciones generales en Alemania. Los titulares de los medios de comunicación han sido la victoria de Merkel y el cambio de pareja que realizará la CDU, aliándose con los liberales en detrimento del SPD. La otra noticia, siguiendo el filtro mediático de las agencias, ha sido la debacle del SPD que ha caído al 23,1%, el peor resultado de su historia.

 

El titular de la prensa ha sido “Alemania gira a la derecha”, lo cual parece un análisis muy simplista de lo que ha sucedido en Alemania y lo que viene sucediendo en los últimos años. Pero lo que ha sucedido en Alemania tiene un análisis mucho más amplio de tendencias, ideas, frustraciones, proyectos y como todo esto puede tener una repercusión en el resto de Europa.

 

Para empezar, lo que ha pasado en Alemania no es un giro a la derecha, lo que ha sucedido es un giro hacia la oposición. Los dos partidos mayoritarios de Alemania, que gobernaban juntos por la ruptura del bipartidismo en las últimas elecciones han bajado en votos. El SPD ha sacado el peor resultado de su historia, pero es que la CDU ha sacado el segundo peor. En cambio, los tres partidos minoritarios han subido de votos. Los tres han sacado los mejores resultados de su historia, y entre los tres han sacado el 37% de los votos, frente al 56,8% de los grandes.

 

Esta tendencia era algo esperable. Los fracasos de un gran partido en el gobierno normalmente hacen aumentar al partido rival. Pero en este caso cualquier descontento iba a pulverizar el voto entre los tres partidos opositores, que es lo que ha sucedido.

Más esperable todavía era lo del SPD. Jugar a ser segundo de Merkel era un encargo envenenado. Cualquier éxito de ese gobierno lo hubiese capitalizado la canciller, sin embargo cualquier fracaso los hubiese perjudicado por igual. No había manera posible de cambiar eso. Se está machacando mucho al SPD, pero hay que reconocerle que se metieron en la boca del lobo por sentido de estado, porque el país lo necesitaba para crear una mayoría parlamentaria. El sentido de estado y de gobernabilidad del 2005 lo han pagado ahora. Seguro que lo sabían, y aún así lo aceptaron por responsabilidad. Creo que eso es algo a elogiar del SPD.

 

Hay algo más que ha matado al SPD, y eso ha sido la realidad de las elecciones. Lo que se debatía en estas elecciones era si el gobierno lo formaban la CDU y los liberales, o la CDU y el SPD. Con ese panorama, es fácil entender que muchos socialdemócratas no votasen al SPD, porque votar SPD era votar Merkel igualmente, aunque eso sí un poco más “socialdemocratizada”.

Ahora se abre un nuevo camino para el SPD. Los dos partidos que tiene a su izquierda sacan juntos más votos que él. No le queda otra al SPD que virar a su izquierda y extender sus brazos hacia esos dos partidos, rechazando lo que es la causa primera de sus males con la que se hizo el haraquiri hace unos años: La agenda 2010.

 

Ya hablé de Die Linke en un post anterior, y voy a repetir sustancialmente  lo que dije entonces. Ese 12% es un éxito para este partido, y un claro aviso para Merkel y sus aliados liberales. Este partido, que en el año 2002 sólo consiguió 2 diputadas, ahora tendrá 79. Es el claro efecto de la agenda 2010, el claro efecto de esa situación que parece vivir toda la socialdemocracia europea de no saber donde está ni qué defiende. La frustración del Este que se siente engañado y la resistencia del Oeste a no perder los amplios derechos sociales envidiables de la antigua RFA. Esos son los componentes del éxito de Die Linke, y si Merkel vira a la derecha Die Linke no hará más que subir.

 

En cuanto al gobierno que se avecina da la sensación de que va a ser muy derechista. Los liberales ya no son aquel partido centrista que pactaba tanto con la CDU como con el SPD. Ahora son claramente un partido neoliberal, económicamente más a la derecha de la CDU. Merkel parece que prefería este pacto al pacto con el SPD, y eso es algo difícil de entender en una persona criada en el este que debería entender perfectamente que, como aplique más recortes sociales y más liberalismo va a crear la desafección de los territorios que componían su antigua patria, ¿Realmente quería este pacto?

 

Algunos pensarán que Merkel ha triunfado, ha tenido suerte y le ha salido bien la jugada. Yo tiendo más a pensar lo contrario. Merkel ha cosechado el segundo peor resultado de la historia de la CDU. Ha bajado de votos, por lo que en cierta manera ha sido castigada por los electores. Si ha ganado es porque no podía ganar nadie más, porque no había otro candidato posible. Para colmo la participación ha sido bajísima para un país como Alemania.

Además, ha elegido el peor candidato posible para el gobierno, no por la competencia de los liberales que no pongo en duda, si no porque va a crear una oposición que antes no tenía. Su política se derechizará, y eso previsiblemente tirará a la izquierda al SPD y fortalecerá a Die Linke. Bien es cierto que no se podía seguir con la gran coalición más tiempo porque hubiese acabado destruyendo a los dos partidos mayoritarios.

Porque este el centro de la cuestión. La gran coalición era una solución de emergencia, y Merkel tenía que finiquitarla para no finiquitar la centralidad de su propio partido. La CDU necesitaba volver a la “normalidad”, y aún más el SPD. Creo que Merkel ha actuado como una persona de partido antes que de estado, algo que los suyos le agradecerán pero que va a ser el origen de sus problemas, ya que ha sido su pacto con el SPD el que ha garantizado su victoria y su buena imagen, sobre todo internacional.

 

Me da la sensación de que Merkel no es una triunfadora, si no una víctima. Le esperan años difíciles a poco que la economía no vaya a mejor. Su victoria no es más que el producto inevitable de la situación, y muy probablemente ella lo sabe. Lo mejor para ella hubiese sido repetir gran coalición, pero eso no era posible ni su partido se lo hubiese permitido. Ella creerá que está haciendo lo mejor para su partido y para Alemania pero ¿realmente es así?

 

El panorama político en Alemania se presenta incierto, ¿Se hará Merkel neoliberal? ¿Virará el SPD hacia la izquierda? ¿Capitalizará Die Linke todo el descontento popular? La aritmética de partidos ha desaparecido en Alemania, y su evolución dependerá del posicionamiento de todos ellos ante el probable acoso que va a sufrir el estado social alemán.

Comentarios

Es exactamente así Jesús (No creo que haga falta ser zahorí para entenderlo, pero bueno...)

Qué mal gusto tienes. ¿A cuento de qué viene la comparación de las hijas de Zapatero con Merkel? Y no me digas que no entiendo tu "doble sentido", que no entiendo el sarcasmo.

Las grandes coaliciones están bien para momentos muy concretos de la historia. Y esta última legislaura no era el caso que nos ocupa. Los socialdemócratas se equivocaron con el pacto y ahora lo están pagando.

Añadir un Comentario: