LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

MERKEL Y SARKOZY

 

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/Merkelsarkozy.jpg 

 

He escuchado algunas veces a amigos militantes del PP, y también a algunos dirigentes del PP, alabar a los gobernantes de Francia y Alemania, Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy, y ponerlos como modelo que su visión política. Esto es algo también frecuente en personas que dicen militar en aquello que ahora se llama liberalismo, y que en el pasado era simplemente librecambismo, independientemente de si militan en el PP o no.

 

Estos comentarios, en mi opinión, provienen del poco conocimiento político que existe en nuestro país, y de la dogmatización que los partidos ejercen sobre sus simpatizantes, que a veces llega a alienar su capacidad crítica.

Porque realmente, Merkel y Sarkozy tienen poco que ver con estos “liberales”. De hecho, incluso me atrevería a decir que las políticas a nivel económico de estos dos gobiernos están más a la izquierda que la política del gobierno socialista español, en el peor de los casos serían similares.

 

Nicolás Sarkozy es el presidente de la UMP, un partido conservador pero Gaullista. El Gaullismo, nacido de las ideas del general Charles de Gaulle, es profundamente estatalista y anti-liberal, en un sentido económico y anglosajón de la palabra.

Los franceses consideran que el estado es la cumbre máxima de la vida pública. Ellos viven bajo la protección del estado providencia que les garantiza aquellos principios provenientes de la revolución: libertad, igualdad y fraternidad. En Francia el estado es intocable, y el liberalismo es prácticamente una cosa prohibida. De hecho, los liberales de Francia (que los hay), no están en la UMP y, además, son considerados una rareza política, algo así como unos portadores de ideas extranjeras anglosajonas.

A pesar de que Sarko parecía el menos estatalista (económicamente hablando) de los candidatos de la UMP, las líneas políticas en Francia están marcadas. Sí han realizado los Gaullistas cierta liberalización de la economía durante las dos últimas décadas, pero no se atreven a llegar a niveles como los que conocemos en España, por ejemplo. El estado de bienestar Francés es mucho más sólido y amplio que el español, y el señor Sarkozy no se atreve a tocar más que los retales.

 

La canciller Alemana Ángela Merkel proviene de un partido distinto. La CDU alemana no es tan estatalista como la UMP. Sin embargo, como es conocido, en Alemania existe un estado de bienestar incluso mayor que el francés (Por lo menos antes de la agenda 2000), nacido de el pactismo en la RFA entre el SPD y la CDU después de la segunda guerra mundial.

La política de Merkel en Alemania es una política que podríamos llamar centrista en términos objetivos. La razón de esta política es fácil de entender. El gobierno de Merkel es un gobierno de coalición con los socialdemócratas, donde éstos ocupan la mayoría de carteras. De hecho, el responsable de economía es un socialdemócrata.

Mucha gente desconoce cual es la realidad personal de Merkel, y la realidad de la CDU. La CDU es un partido centrista a nivel económico, aunque conservador a nivel social. Tiene una base católica marcada. Pero Merkel no es católica, es protestante e hija de un pastor luterano. Además, ella ha sido ciudadana de la RDA, cuando la CDU es un partido bastante “occidental” y de raíces en el sur de Alemania. Otro dato es que Merkel militó en organizaciones juveniles comunistas, aunque es algo que no tiene mayor importancia porque en la RDA eso era algo bastante normal.

Quizá pueda parecer irrelevante que Merkel sea protestante y del este de Alemania, además de ser mujer. Pero, por hacer una comparación, sería algo así como si la presidenta del PP fuese catalana y atea (¿Montserrat Nebreda?), algo difícil de creer hoy en día, ya que estos partidos conservadores tienen una parte de voto bastante “reaccionario”, que les cuesta aceptar un candidato que no sea hombre y católico.

 

Hoy la prensa refleja la noticia de que Francia y Alemania han acordado plantear en la próxima reunión de G20 una regulación internacional de las primas de los directivos de las entidades bancarias. La medida, es profundamente reguladora, intelectualmente contraria a al liberalismo económico teórico, y han sido estos dos gobiernos dirigidos por políticos conservadores los que la van a proponer.

¿Alguien imagina a Aznar y al líder conservador británico James Cameron proponiendo esto? Sería inconcebible para dos liberales proponer algo así.

 

Ya que hemos hablado de Francia. Una de las cosas que más me gustan de Francia es que sus ciudadanos saben de política. Conocen las ideas, las alternativas, las medidas y sus posibles consecuencias. Eso da una mayor altura al debate político francés y mayor seriedad y responsabilidad a sus políticos.

En España, la mayoría de ciudadanos no entienden de política fuera de cuatro principios básicos, y muchas veces ni eso. Yo me he encontrado universitarios que no saben cual es la diferencia entre un partido de derechas y uno de izquierdas (aunque viendo la realidad presente no me extraña). En este país mucha gente vota a una opción porque es la que votan sus padres. Me parece descorazonador.

 

Y gracias a eso tenemos un debate político tan bajo. Y por eso la gente de este país se llega a creer que lo que propone el PP en España es lo que proponen estos dos gobiernos de países serios. Ojala nuestros amigos del PP se pareciesen a la derecha de Francia y Alemania, mejor nos iría a todos.

 

Comentarios

Hola Pedro: Como tu, comparto lo de júcaro, pero el agregado que haces sobre Chavez, que por el hecho de ser de izquierdas hay mucha gente que lo defiende... ... Pues hombre me sorprende lo poco que se conoce del llamado "marxista-narcista" (Carlos Alberto Montaner, "dixit") Para tu coleto, te informo: tiene 7000 gasolineras en el Imperio que tan denodadamente combate. Es allí donde vuelca la mayor paarte del petróleo que se produce en Venezuela. ¿Te imaginas si un día ese Imperio le digese a nuestro "izquierdizta" -"Quédate con tu petróleo"? De seguro que se ahogaba con sus bravuconadas.

Ya, si las particularidades de los países y sus tradiciones socio-políticas son bastante curiosas si se compraran con las de aquí. En Australia por ejemplo, dónde han alternado el partido laborista y el liberal (el National Party creo que se coaliga con estos en los últimos tiempos), también existe un estado de bienestar y unas ayudas sociales que harían temblar la canillas del PP. Por simplificar, resumir y porque igual ha cambiado algo con los años, en Australia sólo te pagan el paro o la pensión si demuestras que te hace falta, si no, no te dan un duro. Y no sólo eso, sino que el paro o las pnesiones son (o eran) para todo el mundo igual. Es decir, todo el mundo cobra lo mismo. Y si tienes una ingresos que no sean salariales elevados o patrimonio también cobras los mismo que los que están en tu situación: CERO. Por supuesto, si cambia tu situación a peor, o si te deshaces de tu patrimonio, cobras. Esto no lo defendería ni IU es España. Otra cosa que allí era habitual es que cuando el gobierno decretaba una subida salarial, era líneal, y por tanto, igual para todo el mundo. Creo que se calculaba lo que subían los gastos mínimos y necesarios para todo el mundo (la cesta de la compra, la gasolina, luz, gas) y todo el mundo pasaba a cobrar X dólares más. Lógico, todo eso le cuesta lo mismo a todo el mundo. Si alguien conoce la situación australiana mejor que yo, que lo cuenta y/o me corrija, porque me gustaría estar más al corriente.

Ojalá tuvieramos en España una derecha moderna, racional y decente como la francesa o alemana. Pero aquí, así como en Italia o Estados Unidos, estamos condenados a tener la derecha más retrógrada y fascista del mundo.

Hola Júcaro. Respecto a lo que dices fíjate. También hay mucha gente que defiende a Chavez por el hecho de ser de Izquierdas, e incluso hay quien llega a defender a Kim Jong Il por autodenominarse comunista. De todos modos estas afinidades por las etiquetas son mucho más frecuentes en la derecha que en la Izquierda. Y lo de Aranalde, pues no me hubiese extrañado que hubiese acabado en medio de la teoría de la persecución que defiende el PP.

Interesante reflexión que comparto. Aquí somos de izquierdas o de la derecha como se puede ser del Barcelona o Madrid, del Betis o Sevilla consecuentemente alguien de derechas bendice lo que hace Merkel o Sarkozy por ser de derechas. Si esa derecha es diferente a la española no importa tanto, lo decisivo es que estos dos son de derechas como ellos. Por cierto, y cambiando de tema, no es difícil imaginar la reacción del PP si la pérdida de la documentación de la orden contra la etarra Aranalde se hubiera producido en España.

Añadir un Comentario: