LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

¿BIPARTIDISMO O VOTO DE CASTIGO?

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/bipartidismo.jpg 

 

Esta mañana he leído la enésima encuesta sobre las elecciones europeas de Junio. En ella, el PP popular superaba al PSOE por unos 2 puntos, algo normal dadas las circunstancias. Sin embargo eso no ha sido lo que me ha llamado la atención. Lo que me ha sorprendido es que, a pesar de la naturaleza de estas elecciones, tanto el PP como el PSOE tenían una tendencia alcista respecto a la encuesta anterior, y que IU e UPyD se estancaban en el 3,5% de intención de voto.

El bipartidismo que existe en España está sustentado fundamentalmente en la naturaleza del sistema electoral, como ya comenté en otro artículo. Pero las elecciones europeas no están condicionadas por este sistema, ya que en ellas existe una única circunscripción nacional, siendo la representación electa directamente proporcional al número de votos.

Debido a esto sería lógico pensar que es una excelente ocasión para no votar pensando en el voto útil. Además, el resultado no va llevar a la formación de un gobierno u otro, si no que sólo elegimos una pequeña parte de un poder legislativo minimizado e ignorado en las políticas fundamentales de la unión.

Todos sabemos que ni el PP ni el PSOE son partidos con muy buena opinión entre los ciudadanos, fuera de sus militantes y sus votantes fieles. Entonces, ¿Cómo es posible que se repita el mismo bipartidismo que en las elecciones generales? Parece lógico pensar que este resultado es gracias a la máxima que rige nuestra política: Que no gane “el otro”.

Los españoles votamos más por rechazo a un partido que por adhesión a otro. Pero esto, que puede tener algún sentido en elecciones generales o autonómicas, no lo tiene en estas. Independientemente de quien gane, un porcentaje de votos cercano al 40% para ambos partidos llevará básicamente a la repetición de estrategias, ideas y actitudes que estos partidos han llevado hasta ahora, con la única diferencia de un pequeño cambio cosmético en el partido que quede en segundo puesto, o el incremento de su maquinaria propagandística.

Quien crea firmemente en las políticas de cada uno de estos partidos, ya sabe a quien tiene que votar. Pero quien piense que ambos no se están comportando como deberían hacerlo que sepa que el voto a la contra no cambiará nada sustancialmente. ¿Cómo cambiar esta situación de la política española? La única manera, a mi entender, es el voto a otras opciones distintas.

El resultado de estas elecciones realmente no importa mucho. Seamos atrevidos pues. Un voto de castigo contra la bipartitocracia imperante será lo único que despertará a estos dos partidos que dedican sus esfuerzos a la satanización del rival,  a la propaganda simple y facilona, y a sus rencillas personales.

Un resultado que diese a IU y a UPyD unos resultados importantísimos, imaginemos un 15% de votos cada uno, produciría un terremoto político de dimensiones enormes. Entonces el PP y el PSOE comenzarían un proceso de autocrítica interna, generando nuevas ideas y modos de comportamiento más propios de la política con P mayúscula (que decía Adolfo Suárez) que del politiqueo de programa del corazón al que nos tienen acostumbrados.

Los partidos políticos mayoritarios han llegado a pensar que son los dueños de España, y que la voluntad de los ciudadanos se limita a la elección entre ellos. Los partidos se acomodan y pierden su función, la generación de ideas y la mejora  de la vida del país. Básicamente se convierten en Oligopolios. Sólo la ruptura de este Oligopolio llevará a que despierten y espabilen.

Comentarios

Coincido contigo en tu análisis del proceso de decisión del voto de la mayoría de los españoles: "que no gane el otro" quizá sea el más fuerte de los motivos que condicionan la inclinación del votante-standar español. Sin embargo, aunque también pienso que el resultado de estas elecciones no importa mucho, no abogaría por romper el bipartidismo en este momento, pues la fuga de votantes hacia UPyD o IU me sugiere a priori una pérdida mayor de votos para el PSOE, lo que (independientemente del calado social que tenga el resultado de estas elecciones) pondría bastante facil al PP su estratégia de desgaste de los próximos meses: utilizar, como tanto les gusta, el nombre de LOS ESPAÑOLES en cada uno de sus demagogos discursos anti-gobierno. Sin duda a nuestro pais le vendría muy bien un resurgimiento (o surgimiento en el caso de UPyD) de partidos nacionales minoritarios que les diese voz, presencia notable en las instituciones, y el poder de inclinar la balanza hacía un lugar diferente al de PP o PSOE, le vendría muy bien, pero ese movimiento debe nacer en los propios partidos, y convencer a la sociedad de su necesidad, y a día de hoy todavía es poca la población convencida por los nuevos (Ciutadans, UPyDS, etc..) y viene siendo menos la convencida por IU, que con cada paso que da en su gestión interna se borra un poco más del panoráma político (e incluso social).

Añadir un Comentario: