LA SUERTE SONRÍE A LOS AUDACES

LA JUNGLA DE CRISTAL

http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/img/rita.jpg 

Una de las cosas que más me enervan a lo largo del día es el momento de tener que aparcar. El término momento lo he usado sin ningún tipo de rigurosidad, puesto que el “momento” puede oscilar en ciertas horas del día entre 20 minutos y una hora.

Cuando llevas media hora intentando aparcar se te llevan los demonios, te acuerdas de la madre de la alcaldesa, del padre del concejal responsable y de las 15 generaciones anteriores al conductor del coche de delante que acaba de aparcar en el sitio que habías visualizado veinte metros antes.

La verdad es que conduciendo sale lo peor del ser humano. Personas totalmente civilizadas se convierten en auténticos energúmenos, la violencia y el estrés acumulado hacen su aparición. Las grandes capitales se han convertido en lugares invivibles, gracias a la proliferación de coches.

En mi ciudad (creo que en todas) se observan un proceso claro desde hace unos años. Cada vez hay menos plazas de aparcamiento. La Zona azul lo inunda todo (con sus vigilantes moviéndose en círculos de 100 metros, no se les vaya a escapar alguien), se hacen continuamente pasos de cebra en lugares absurdos, aparcamientos para motos kilométricos que están siempre vacíos, puesto que las motos aparcan encima de la acera siempre aunque tengan la plaza a un metro, zonas de carga y descarga donde jamás descarga nadie, etc. Cada día hay más coches, pero hay menos sitio donde aparcar.

Nuestro glorioso ayuntamiento, en vista de la situación, decidió en su momento poner remedios contundentes. Se crearon muchos “parkings”, pero claro, los parkings no son para todos, bueno sí, son para todos…los que paguen. Un descampado cercano, que hacía una gran función como parking improvisado, fue reconvertido a parque. Aunque realmente el parque  es la bonita cubierta de un parking subterráneo donde el honrado ciudadano debe pagar para poder aparcar. Porque el ilustrísimo ayuntamiento ha tenido la bondad de agasajar al ciudadano de servicios excelentes, siempre que tenga la posibilidad o las ganas de pagar 90 € al mes.

La cuestión del aparcamiento es una pieza más de esta sociedad donde cualquier servicio de calidad debe ser pagado. Las autopistas, los aparcamientos, los mejores lugares de patrimonio nacional, los museos, etc. Por supuesto cualquier cosa gratuita está masificada, y suele ser de escasa calidad. Todavía no tenemos playas y lagos privados, como en otros países, pero en cualquier momento nos dirán que es necesario que los accesos sean de pago para poder costear la limpieza de esos lugares.

Mi admiración hacia aquellos ciudadanos de Madrid que decidieron arrancar los parquímetros que ponía el ayuntamiento. Quizá el procedimiento no sea el más adecuado, pero creo que llega un momento en que el ciudadano debe decir “Basta”. La aceptación pasiva de los hechos consumados no suele traer nada bueno para el futuro.

Por mi parte, por cabezonería y rabia, me niego a alquilar una plaza de garaje. Posiblemente pierdo un par de horas a la semana en el asunto, pero siento que no acepto esta imposición obligada del tener que pagar, que no colaboro con los que nos querrían hacer pagar hasta por respirar. Mientras pueda y tenga fuerzas me negaré.

Comentarios

POR FAVOR QUITAR LA FOTO DE LA CAMISETA El que ha puesto la foto de la camiseta anunciando lo de Rita muesta su incultura, su intolerancia y su mala leche. La vida de Rita es personal, nunca nadie la ha vista con otra mujer, y si lo esta, es problema de ella, nadie podemos juzgazla por ello, ni querer que ella viva como los homosexuales de hoy...creo que no casandose falsamente ya ha demostrado su defensa por la homosexualidad cuando en su epoca tod@s se casaban para esconderse. ES SU VIDA Y NUNCA SE HA PRONUNCIADO EN CONTRA. Se puede estar en contra de ella, pero en ningun momento se le puede hacer eso solo pq su partido este en contra, ¿acaso todos los lideres de partidos piensan en la misma linea? afortunadamente NO.

Añadir un Comentario: